You are on page 1of 2

Topicos Calientes

No sólo que Dios no juega a los dados, según el nuevo libro del científico Stephen Hawking,
Dios ni siquiera jugaría papel alguno en la creación del universo…

La famosa frase del físico Albert Einstein que descubriría el siglo pasado la teoría de la
relatividad –de hecho “dios no juega a los dados” es la explicación “más simple” de esta teoría-
podría estar equivocado, al igual que Isaac Newton científico y físico que el siglo 18 dijo que el
universo no podría haber surgido del caos, sino que hacía falta un Dios hacedor de todo ello.
Pues nada más y nada menos que Stephen Hawking acaba de desbaratar esas teorías al
asegurar que para la generación del universo y el big bang no hizo falta dios alguno, sino que
el universo surgió por las “simples” y puras leyes de la física.

Por supuesto, tal afirmación ha desatado la polémica ya que junto con la teoría evolucionista y
post darviniana (las primeras que cuestionaron la existencia de dios) se constituye en un golpe
más al dogma religioso que asegura que el universo fue creado en 5 días. Los científicos ateos
están que saltan en una pata, pues esto simplemente reafirma lo que se “sospechó desde un
principio”.

Sin embargo, para otra gente esta afirmación no constituye una prueba de la existencia de
Dios, pues la ciencia no puede probarlo de manera alguna, simplemente puede sostener
teorías que prescinden de la mano de dios como hacedora del hombre y del universo. Lo que
se está cuestionando en resumen es simplemente el dogma occidental judeo-cristiano en el
que Dios es el único creador, amo y señor del universo. Para los menos ortodoxos o más
fundamentalistas (depende de cómo se los quiera ver) esto no significa la muerte de dios,
simplemente, es la ausencia de la necesidad de un Dios creador que no niega la existencia de
una energía universal vital que se enmarca en las concepciones más new age de Dios.

1/2
Topicos Calientes

Sin embargo, queda mucha tela que cortar en este tema. Para mucha gente, la existencia de
Dios se resume a la fe que se tiene en él, que es lo que le da fuerza para vivir a las personas.
Cosa que personalmente crítico, ya que la fe debe ser en uno mismo y no en algo que no se
conoce y que se basa más en un proceso de sugestión colectiva que en una realidad. Aunque
la última palabra, como siempre, la tiene cada persona que decide en lo que cree y en lo que
no.

2/2