You are on page 1of 10

CONCEPTO

La humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre emitidos
por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del
petróleo. En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y ácidos
nítricos, que caen en forma de lluvia, niebla o nieve.

CAUSAS

El fenómeno conocido como lluvia ácida se deriva de dos compuestos: el dióxido de azufre
y los óxidos de nitrógeno. Cuando estos compuestos se acumulan en el aire pueden alcanzar
niveles muy altos de la atmósfera, en donde se mezclan y reaccionan con agua (humedad
del aire), oxígeno y otras sustancias químicas, formando así más contaminantes ácidos
como: ácido sulfúrico, ácido sulfuroso, ácido nítrico y ácido clorhídrico. Estos ácidos se
depositan en las nubes, y posteriormente la lluvia que se produce contiene pequeñas
partículas de ácido, mismas que dan origen a este fenómeno causa de impacto ambiental.

En realidad, el agua lluvia es ligeramente ácida porque el agua y el dióxido de carbono del
aire forman ácido carbónico. Cuando el nivel de acidez es bajo, esa lluvia no afecta de
ninguna manera a la naturaleza. La lluvia que debería tener un pH de aproximadamente
5.6, puede alcanzar un valor cercano a un 7.0, debido la presencia en la atmósfera de otras
sustancias de carácter alcalino que neutralizan el ácido carbónico. Sin embargo, el aumento
de la contaminación atmosférica hace que el pH del agua de la lluvia caiga a valores entre
5 y 3, llegando a ser extremadamente ácida.

En general, la lluvia ácida se produce como consecuencia de la contaminación del aire. Está
conformada por componentes altamente nocivos, tales como óxido nitrógeno, dióxido de
azufre, gases contaminantes e invisibles, los cuales son altamente peligrosos para el
medio en el que vivimos. Dado que los gases contaminantes emitidos a la atmósfera son
fácilmente propagados de un lugar a otro por acción del viento, la lluvia ácida puede caer
muy lejos del lugar donde se originó ese aire contaminado; de este modo, grandes
extensiones pueden verse afectadas por un único foco de contaminación.
A pesar de que no existen datos concretos, se estima que este fenómeno comenzó a
producirse desde la Revolución Industrial, y desde entonces ha ido en aumento. El
término lluvia ácida tiene su origen en unos estudios atmosféricos realizados en Inglaterra
en el siglo XIX, pero actualmente cabría denominarla deposición ácida, ya que puede
presentarse en forma líquida (agua), sólida (nieve), o incluso como niebla, ésta última tan
efectiva en su capacidad de destrucción como lo es la deposición líquida.

¿Cómo se inyectan y se desplazan los gases en la atmósfera?

Los distintos contaminantes atmosféricos son producidos, principalmente, por la


combustión de carburantes fósiles en las actividades industriales, de ahí que las industrias
que los generan suelen disponer de altas chimeneas, para evitar que las partículas en
suspensión se depongan en las inmediaciones de las propias instalaciones; además, de esta
forma se reduce la contaminación local. Por otra parte, los humos al ser inyectados en la
alta atmósfera son arrastrados a cientos de kilómetros de su punto de origen por las
corrientes de convección, y una vez las partículas contaminantes han reaccionado con el
vapor de agua, se depositan en el suelo en forma de lluvia ácida.

Este hecho en particular y la contaminación de la atmósfera en general, hace más evidente


su aspecto global, pues trasciende las fronteras de los países y obliga a entendimientos
difíciles, que en muchas ocasiones se ven entorpecidos por motivaciones políticas de
carácter económico o desarrollo de las diferentes naciones.

Cuando la lluvia ácida se precipita a tierra es transportada hacia los lagos por las aguas
superficiales, acidificando los suelos y fijando elementos como el calcio y magnesio, que los
vegetales necesitan para desarrollarse.

El origen de compuestos como los óxidos de azufre y de nitrógeno puede aparecer por
efecto natural o antropogénico (emisiones de fuentes fijas o móviles).

Factores Naturales:

 Comprenden: erupciones volcánicas, incendios forestales, tormentas eléctricas,


terremotos, biomasa, actividad microbiana, entre otros, que liberan cierto grado
de partículas contaminantes a la atmósfera.
 Los compuestos de azufre que resultan de las erupciones volcánicas, los manantiales
termales y las fumarolas, y una cantidad considerable de óxidos de nitrógeno y azufre,
producto final del metabolismo de diversos grupos bacterianos. A pesar de estos
contaminantes naturales del aire, el pH del hielo glacial llega a casi 5,0, lo que significa
que las emisiones naturales de los compuestos ácidos no son el origen principal de la
lluvia ácida.
Actividad Humana:

INDUSTRIA

 Las centrales eléctricas emiten la mayor parte del dióxido de azufre y muchos de los
óxidos de nitrógeno cuando queman combustibles fósiles, tales como carbón, petróleo,
gas para producir electricidad. Todos estos son usados en cantidades enormes, del orden
de millones de toneladas por día, y los desechos de su combustión se arrojan a la
atmósfera en forma de polvo, humo y gases; siendo aquellos gases los causantes de la
lluvia ácida.
 Procesamiento de minerales y combustión de hidrocarburos que contienen S, N y Cl.

TRANSPORTE

 Uso generalizado de mecanismos de trasporte alimentados con combustibles fósiles -


como la gasolina-. Debido a los motores de combustión interna el escape de los
automóviles, camiones y autobuses emite óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre en el
aire.
DOMÉSTICA
 La contaminación al interior de los hogares se produce generalmente por la calefacción
(estufas a parafina, leña, carbón) y cocina doméstica; producen CO, COV, NOx y material
particulado respirable (PM10)
 Se asocian a esta actividad la utilización de solventes de tipo doméstico (insecticidas,
fungicidas, termicidas).
AGRICULTURA
 Procesos de desnitrificación de fertilizantes añadidos a los suelos en dosis excesivas.

QUÍMICA DE LA LLUVIA ÁCIDA

Los Óxidos de azufre han sido ampliamente estudiados. Ellos incluyen seis compuestos
gaseosos diferentes que son: monóxido de azufre (SO), dióxido de azufre (SO2), trióxido
(S03), tetraóxido (S04), sesquióxido (S2O3) y heptóxido (S2O7). El SO2 y S03 son los dos
óxidos de mayor interés en el estudio de contaminación del aire.

El S02 es altamente soluble en agua y relativamente estable en la atmósfera. Se estima que


permanece en esta de 2 a 4 días, intervalo durante el cual puede ser transportado a más de
1000 km. del punto de emisión. Actúa como agente oxidante o reductor y reacciona
fotoquímicamente o catalíticamente con otros componentes en la atmósfera. El SO2 puede
producir S03, H2S04 y sales del ácido sulfúrico como se presenta en las reacciones 1 y 2,
siendo uno de los mayores precursores de la lluvia ácida. Las reacciones que se llevan a cabo
son:
SO2 + CaCO3 + H2O → H2S03 Reacción 1

S03 + H20 → H2S04 Reacción 2

Los carbonates son reemplazados por sulfatos, los cuales son más solubles en agua, como
se indica en la reacción 3:

CaC03+ H2SO4 → CaS04 + C02 + CaC03 Reacción 3

El sulfato de calcio, o yeso, formado en este proceso es lavado de nuevo dejando una
superficie descolorida y “picada”.

Los Óxidos de nitrógeno incluyen los compuestos gaseosos: óxido nítrico (NO), dióxido de
nitrógeno (NO2), óxido nitroso (N2O), sesquióxido (N2O3), tetraóxido (N2O4) y pentóxido
(N2O5). Los dos óxidos de nitrógeno considerados como mayores contaminantes
atmosféricos primarios son el NO y el NO2. El NO2 es fácilmente soluble en agua, más
pesado que el aire, en el rango ultravioleta el N02 es un buen absorbente de energía. Por lo
tanto, juega un papel importante en la producción de contaminantes secundarios y con el
vapor de agua existente en el aire por la humedad forma ácido nítrico, ácido nitroso y óxido
nítrico como se indica en las reacciones 4 y 5:

2NO2 + H2O → HNO3 + HNO2 Reacción 4

3N02 + H20 → HNO3 + NO Reacción 5

Ambos ácidos producen acidez en el agua lluvia. Además, se combinan con el amoniaco
(NH3) de la atmósfera para formar nitrato de amonio (NH4NO3).

El óxido nítrico (NO) es emitido a la atmósfera en cantidades mayores que el dióxido de


nitrógeno (N02). Se forma en procesos de combustión a altas temperaturas cuando el
oxígeno atmosférico se combina con el nitrógeno, de acuerdo a la reacción 6:

N2O + O2 → NO Reacción 6

EFECTOS

Muchas plantas y peces han desaparecido por efecto de la acidez a la que se ha sometido el
entorno en que vivían, los cuales se encontraban adaptados a ciertos límites que se vieron
superados. En el norte de Europa, por ejemplo, la lluvia ácida ha dañado extensas áreas de
bosques y cosechas y diezmado la vida de los lagos de agua dulce.

Además de a los seres vivos, la lluvia ácida afecta también a las construcciones y materiales.
Es común observar monumentos, edificios o construcciones de piedra, alterados por los
ácidos que contienen estos contaminantes, los cuales reaccionan con sus componentes
graníticos o calcáreos, demoliéndolos o debilitándolos, convirtiendo este fenómeno en una
verdadera amenaza para las edificaciones.

Efectos en medio ambiente

EFECTOS EN LOS RÍOS

Muerte de crustáceos, insectos acuáticos y moluscos y la desaparición del fitoplancton,


causando con el tiempo la imposibilidad de sobrevivencia del resto de la fauna por falta de
alimento. Los lagos deben contar con aproximadamente 6,5 de pH para que haya vida. La
presencia de lluvia ácida cambia este factor, haciendo que el pH caiga y genere un ambiente
ácido. Cuando esto sucede, las plantas acuáticas y los peces pequeños, que son muy
sensibles a las variaciones de acidez del agua, se mueren.

La acidez es invisible, lo que quiere decir que existen lagos muy bellos a la vista, pero en los
cuales, se ha alterado el equilibrio natural y, por ejemplo, ya no quedan peces.

EFECTOS EN EL SUELO

La lluvia contaminada que cae en el suelo destruye el balance de minerales que existen en
él, causando la acidificación del suelo, haciéndolo improductivo y más susceptible a la
erosión; de ahí que la acidez del suelo es la mayor causa de la desertificación de la cobertura
vegetal en diversos países.

En general, el agua ácida disuelve y traslada de la tierra alguno de los nutrientes que las
plantas necesitan, como el calcio y el magnesio, y a la vez libera otros que son dañinos, como
el aluminio.
EFECTOS EN LAS PLANTAS

En plantas y árboles, la lluvia ácida actúa a través de ciertos mecanismos que los debilitan,
haciéndolos más vulnerables a la acción del viento, el frío, la sequía, las enfermedades y los
parásitos. Además afecta directamente a las hojas porque esta les quita las ceras
protectoras que las defienden contra hongos, bacterias e insectos. Entonces, las hojas se
enferman, se ponen amarillas y caen. En ocasiones la lluvia ácida hace que penetren al
vegetal ciertos elementos como el aluminio (éste bloquea la absorción de nutrientes en las
raíces), que afectan directamente su desarrollo

EFECTOS EN LAS CIUDADES

La lluvia contaminada también causa destrozos cuando moja las ciudades y sus
construcciones. Al caer sobre los edificios, borra las formas de relieve, como esculturas o
letras, hasta que son irreconocibles. Además se evidencia un serio compromiso al volver
porosa la construcción y causar la pérdida de resistencia de los materiales, por lo que deben
ser continuamente restaurados.

Efectos en los seres humanos

Para el hombre, la acumulación de dióxido de azufre en el organismo puede llevar a la


formación de ácidos en el cuerpo y causar daños irreversibles a los pulmones. Se evidencia
el incremento de las afecciones respiratorias (asma, bronquitis crónica, síndrome de Krupp,
entre otras) y un aumento de los casos de cáncer.
Lo peor es que no siempre la lluvia ácida cae sobre el lugar donde se hizo la emisión de los
contaminantes. Debido a que esas sustancias están en forma de gas, pueden ser
transportadas por el viento por kilómetros de distancia antes de caer en forma de lluvia,
aumentando el nivel de alcance. Todos estos efectos negativos – sobre ríos, lagos, suelos,
plantas y edificios- se concentran principalmente en Europa y Norteamérica, donde la lluvia
ácida suele caer en un país vecino, a miles de kilómetros de su lugar de origen.

Por ejemplo, en Inglaterra, en 1952, en la ciudad de Londres, unas 4.000 personas murieron
a causa de la emisión de dióxido de azufre por la quema de carbón en las industrias y en las
casas.

SOLUCIONES

Los efectos de este problema se estudiaron por primera vez en 1872, por Roberth August.
Sin embargo, no fue hasta fines de la década de 1970 que se tomaron acciones concretas
para frenar o mitigar este fenómeno, cuando en la Convención administrada por la Comisión
Económica de las Naciones Unidas para Europa[1], se establecieron exigencias y
coordinaron esfuerzos de las naciones para combatir este problema. Como ejemplo, en 1990
la Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos incorporó en Clean Air Act una
enmienda que declara objetivos sobre las emisiones de precursores de la lluvia ácida. El
propósito de esta modificación era:

“… reducir los efectos adversos de la deposición ácida a través de la reducción en las


emisiones anuales de 10 millones de toneladas a niveles de 1980, y, … emisiones de óxidos
de nitrógeno de aproximadamente 2 millones de toneladas a niveles de emisión de 1980…

 Reducir el nivel máximo de azufre en diferentes combustibles.


 Trabajar en conjunto con las fuentes fijas de la industria para establecer disminuciones
en la emisión de SOx y NOx, usando tecnologías para control de emisión de estos óxidos.
 Impulsar el uso de gas natural en diversas industrias.
 No agregar muchas sustancias químicas en los cultivos.
 Adición de un compuesto alcalino en lagos y ríos para neutralizar el pH.
 Control de las condiciones de combustión (temperatura, oxigeno, etc.).
 Reducir las emisiones en la generación de electricidad a través de nuevos desarrollos
utilizando energías alternativas no contaminantes.
 Los gobiernos tienen que gastar más dinero en investigación y desarrollar proyectos que
tengan el objetivo de reducir la contaminación ambiental.
 Hay que seguir avanzando en la producción de convertidores catalíticos de tres vías para
automóviles que eliminen sustancias químicas peligrosas en los gases de escape.
 Se deben buscar fuentes alternativas de energía: Es necesario que los
gobiernos investiguen diferentes formas de producir energía utilizando energías
renovables.
 Se debe mejorar el transporte público para alentar a la gente a utilizar este tipo de
servicio en lugar de utilizar sus propios automóviles.
 Hay que ahorrar energía. Existen muchas cosas que podemos hacer día a día para
ayudar a preservar el medio ambiente, y tener una convivencia más armoniosa con la
naturaleza. Lo único que se requiere es una pequeña modificación en nuestro
comportamiento cotidiano.

SOLUCIONES ADOPATADAS POR LAS INDUSTRIAS

- ÓXIDOS DE NITRÓGENO (NOX)

En plantas que combustionan carbono para generar electricidad, la emisión de NOx no


representa un gran problema, dado que del carbón no se reporta una gran producción de
este gas. Sin embargo, por razones medioambientales y presiones locales, es necesario
incorporar algún mecanismo de mitigación de estas emisiones.

Quemadores de baja emisión de NOx.

El método más utilizado en centrales termoeléctricas a carbón para reducir las emisiones es
el uso de quemadores de baja emisión de NOx (LNB por sus siglas en inglés). En términos
operativos, los quemadores de baja producción de NOx consideran: el empleo de bajo exceso
de aire de combustión (menos del 1% de los gases de combustión), la recirculación de gases
de escape, la realización de premezcla de combustible pobre aire, la combustión por etapas.
Un bajo exceso de aire en la combustión limita la concentración de oxígeno en la zona de
combustión reduciendo así la formación de NOx.
Reducción Catalítica Selectiva (SCR)

Consiste en proporcionar un agente reductor a la corriente de gases de escape, tal como


amoniaco (NH3) o urea (en condiciones de operación produce NH3). El amoniaco, al pasar
a través de un lecho catalítico, reduce selectivamente los NOx sin reaccionar con otras
substancias tales como el oxígeno.

La reacción química que describe el proceso está descrita en la ecuación siguiente:

4NO + 4NH3 + O2 --> 4N2 + 6H2O

Para poder llevar a cabo esta reacción química el sistema necesita una presencia constante
de oxígeno y una temperatura de operación mínima de 250°C. La máxima eficiencia se
produce a temperaturas de entre 370°C y 400°C. Otro factor crítico es el control del flujo de
material absorvente de NOx. Por ejemplo si el reactivo utilizado es urea y la cantidad
inyectada insuficiente, la eliminación de NOx se ve mermada, por el contrario, ante un
exceso de urea, se producen emisiones de amoniaco a través de la chimenea.
- DIÓXIDO DE AZUFRE (SO2)

Para cuantificar la cantidad de azufre emitida en condiciones de operación normales de una


central termoeléctrica de 500 MW alimentada con carbón con un contenido de azufre del
1% produce 5 toneladas por cada hora de funcionamiento

La manera más simple de disminuir la cantidad de SO2 en los gases de escape, es cambiar
la calidad del combustible, utilizando uno de bajo contenido de azufre. Si esto no puede
realizarse, existen sistemas de post combustión para estos efectos. En caso de no ser posible
introducir este tipo de mejoramiento, existe la alternativa de incorporar sistemas de post
combustión que utilizan reactivos secos o mojados, regenerables o no, para caturar estos
gases.

Flue Gas Desulfuration (FGD)

El SO2 es permanentemente sometido a absorbentes como la piedra caliza para la


formación de gymsum o yeso adherido (sulfato de calcio dihidratado), los cuales deben
eliminarse como desecho o pueden ser utilizados como un producto (por ejemplo en la
industria cementera) . En las tecnologías de regeneración el SO2 es removido del absorbente
durante el paso de regeneración y este SO2 puede ser procesado para producir ácido
sulfúrico, azufre elemental, o SO2 líquido.

Para la aplicación es necesario controlar el grado de oxidación con el fin de mejorar la


confiabilidad operativa del sistema. En consecuencia, el proceso en FGD en el cual a la piedra
caliza se le obliga a sufrir un proceso de oxidación mediante el soplado de aire en la mezcla
de absorbente (Lime Forced Oxidation, LSFO) se ha convertido en el preferido de todo el
mundo la tecnología de desulfuración.

BIBLIOGRAFIA

 Giraldo, L. F. G., & Ángel, M. L. H. (2004). La lluvia ácida: un fenómeno fisicoquímico de


ocurrencia local. Revista Lasallista de Investigación, 1(2), 67-72.
 http://www.quimtiamedioambiente.com/blog/causas-efectos-lluvia-acida/
 http://www.crana.org/es/contaminacion/mas-informacion_3/diaxido-azufre-so2
 Herrera Londoño, M. L. (1999). Lluvia ácida: Aspecto fisicoquimicos y ambientales (No.
C034. 013). Fundación para Actividades de Investigación y Desarrollo.