You are on page 1of 38

DERECHO DE LAS VÍCTIMAS EN LA LEY GENERAL DE VÍCTIMAS Y EN LA LEGISLACIÓN ESTATAL.

OBJETIVO:

Las personas identificarán los derechos de las mujeres víctimas de Violencia de Género acorde con la Legislación Federal y Estatal.

Legislación Federal.

Ley General de Víctimas. Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Legislación Estatal.

Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de San Luis Potosí. Ley de Prevención y Atención a la Violencia Familiar.

Es importante señalar que cuando hablamos de las mujeres víctimas de violencia de género se reconoce que hay elementos diferenciados, sobre todo, en la exposición y riesgo que unas y otras pueden enfrentar dependiendo si son mujeres indígenas, migrantes, ancianas, niñas, jóvenes, adolescentes, lesbianas, trabajadoras, en situación de calle o en prisión, con discapacidad o enfermedad, con o sin educación formal, vinculadas de alguna manera con la trata, el narcotráfico o cualquier otra forma de crimen organizado. Las leyes deben considerar estas diferencias para impactar de manera eficiente en cada grupo; que, en general, la característica que las identifica como pertenecientes a uno y otro grupo, no signifique exclusión de los programas del Estado ni menor cuidado y atención a los riesgos reales que corren.

La violencia de género contra las mujeres y las niñas es un tema que necesita de todos los esfuerzos nacionales, estatales y municipales para prevenirla, atenderla, sancionarla y erradicarla en un marco en donde el acceso a los espacios de justicia encuentra obstáculos derivados de una tradición que permite la impunidad y por tanto, la tolerancia y aceptación del problema.

En las Naciones Unidas (ONU), El Secretario General en el 2006 escribió en un documento titulado De las palabras a los hechos en donde señala que:

La violencia de género contra las mujeres es una forma de discriminación y una violación de los derechos humanos. Causa sufrimientos indecibles, cercena vidas y deja a incontables mujeres viviendo con dolor y temor en todos los países del mundo. Causa perjuicio a las familias durante generaciones, empobrece a las comunidades y refuerza otras formas de violencia en las sociedades.

La violencia de género contra las mujeres les impide alcanzar su plena realización personal, restringe el crecimiento económico y obstaculiza el desarrollo. La generalización y el alcance de la violencia de género contra las mujeres ponen de manifiesto el grado y la persistencia de la discriminación con que siguen tropezando. Por consiguiente, sólo se podrá erradicar eliminando la discriminación, promoviendo la igualdad y su empoderamiento, y velando por el pleno ejercicio de sus derechos humanos.

Recientemente, en el s. XXI , se sistematizan los esfuerzos de coordinación entre los poderes del Estado, la academia, la sociedad civil y los movimientos feministas y de derechos humanos, para incluir en el marco jurídico nacional los compromisos internacionales, hoy materializados en los principios de igualdad entre mujeres y hombres; de no discriminación y respeto a la dignidad y libertad de las personas que hoy rigen en el país las acciones de gobierno en materia del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, de conformidad con lo establecido en la Ley General de Acceso.

La Ley General de Acceso se refiere a modelos de prevención, atención y sanción, en la modalidad de violencia en el ámbito familiar a los que se define como el conjunto de medidas y acciones para proteger a las víctimas de violencia familiar, como parte de la obligación del Estado, de garantizar a las mujeres su seguridad y el ejercicio pleno de sus derechos humanos

Más adelante, al definir los lineamientos del Programa Integral para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia de Género contra las Mujeres, establece la obligación de diseñar un modelos integral de atención a los derechos humanos y ciudadanía de las mujeres que deberán instrumentar las instituciones, los centros de atención y los refugios que atiendan a víctimas

En la Ley General de Acceso, la violencia se entiende como todo acto violento que tiene por motivo profundo la pertenencia al sexo femenino Este tipo de violencia ocasiona además del sufrimiento inherente, un daño físico, psicológico y/o sexual para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada. La misma Ley define las modalidades de violencia como : Las formas, manifestaciones o los ámbitos en los que se presenta la violencia de género contra las mujeres y los tipos de la misma como: las formas que reviste, siendo las primeras las que se refieren a la violencia en el ámbito familiar, laboral, docente, comunitario e institucional y las segundas a la violencia psicológica, física, patrimonial/económica, sexual, de pareja y de género, así como los tipos análogos .

La interpretación de la violencia de género contra las mujeres es clave cultural; remite necesariamente al machismo como trasfondo ideológico sobre el que se sostiene la sociedad patriarcal. Se manifiesta a través del maltrato físico o el abuso verbal y está presente en casi todos los aspectos de la vida cotidiana de hombres y mujeres, de tal suerte que revela un juego de poder: el deseo de los hombres por controlar a sus mujeres en todas las áreas de su vida, emocional, intelectual, laboral y política.

DIVERSAS FORMAS DE VIOLENCIA DESCRITAS EN LA LEY GENERAL DE ACCESO:

Violencia Familiar. Violencia Laboral y Docente. Violencia en la Comunidad. Violencia Institucional. Violencia Feminicida.

Violencia Psicológica. Violencia Física. Violencia Patrimonial. Violencia Económica. Violencia Sexual. Cualquier forma análoga que lesione o sea susceptible de dañar la dignidad, integridad y/o libertad de las mujeres.

LEY DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSÍ.

Fecha de aprobación: 17 de julio del 2007. Fecha de promulgación: 7 de agosto del 2007. Fecha de publicación: 7 de agosto del 2007.

En sesión extraordinaria el Pleno de la LXI Legislatura aprobó por unanimidad expedir la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de San Luis Potosí, que incluye la armonización con las disposiciones constitucionales en relación con los derechos humanos de las mujeres, con lo que avanzamos en el alcance del fin último que es erradicar todas las formas de violencia en nuestra sociedad, especialmente la que afecta gravemente a las mujeres

Se armoniza con las reformas y adecuaciones de que ha sido objeto la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la inclusión del Enfoque de Género en las políticas Públicas de los Estados, con el propósito de lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, y garantizar en este caso el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en los ámbitos públicos y privados.

En este marco de armonización, en esta Ley se incluyen el concepto de acciones afirmativas para considerar su aplicación temporal cuando se requiera para apoyar el adelanto de las mujeres; así como la definición de violencia contra los derechos reproductivos y violencia obstétrica; violencia social, violencia de las Instituciones Públicas y violencia mediática; para considerar otros ámbitos de violencia y conductas que también constituyan violencia contra las mujeres se incluyen los derechos de las mujeres víctimas de violencia.

Se integran al Sistema Estatal para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres la:

Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas. Centro de Atención Integral a Víctimas. Centro de Justicia para las Mujeres.

LEY GENERAL DE VICTIMAS.

Primera Edición en 2013.

Se trata de un instrumento jurídico fundamental para garantizar la justicia restaurativa en nuestro País para reintegrar integralmente a las víctimas. La Ley es una respuesta del Estado al enorme dolor que sufre nuestro País, responde a la demanda de las víctimas y sus familiares de verdad, justicia y paz .

(pag.12)

La Ley general de Víctimas, establece un marco de derechos de las víctimas de delitos y de violaciones a los derechos humanos, así como acciones concretas para garantizar su protección, atención y reparación del daño.

En la Ley se facilita la determinación de la calidad de las víctimas, al distinguir entre víctimas directas (las que han sufrido una agresión directamente) y víctimas indirectas (familiares y personas que tengan una relación inmediata con una víctima directa y cuyos derechos peligren).

Se reconoce un amplio catálogo de derechos de las víctimas: recibir ayuda y trato humanitario, atención para ellas y sus familiares, conocer la verdad, impartición de justicia, reparación del daño y conocer el proceso penal contra sus agresores.

Crea instancias para la atención de las víctimas:

El Sistema Nacional de Víctimas, encargado de supervisar los programas de atención; La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas que fungirá como órgano de vigilancia; y un Órgano de Asesoría Jurídica de Atención a Víctimas.

Establece un registro Nacional de Víctimas para facilitar el acceso de las víctimas a las medidas de asistencia y apoyo.

Integra un fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, a fin de contar con los recursos necesarios para garantizar la concreción de las acciones previstas en la Ley.

Contiene los siguientes derechos:

A una atención en forma oportuna, rápida, equitativa, gratuita y efectiva. A que se le brinde protección y se salvaguarde su vida y su integridad corporal. A conocer la verdad de lo ocurrido acerca de los hechos en que le fueron violados sus derechos humanos. A una investigación pronta y eficaz que lleve, en su caso, a la identificación y enjuiciamiento de los responsables.

A una reparación oportuna, plena, diferenciada, transformadora, integral y efectiva. A una debida diligencia. A ser tratadas con humanidad y respeto de su dignidad y sus derechos humanos por parte de los servidores públicos. A solicitar y recibir información clara, precisa y accesible. (pag. 11 y 12)

LEY DE VICTIMAS PARA EL ESTADO DE SAN LUIS POTOSÍ.

Art. 1º. La presente Ley es de orden público, de interés social y observancia en el territorio del Estado de San Luis Potosí, en términos de los dispuesto por los artículos 1º. párrafo tercero, 17 y 20 apartado C de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como por los Tratados Internacionales celebrados y ratificados por el Estado Mexicano, la jurisprudencia y recomendaciones de los órganos de protección de los derechos humanos creados por Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano sea Parte, la Ley General de Víctimas, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí y demás disposiciones aplicables en la materia.

Esta ley será de aplicación complementaria y, en su caso, supletoria a la Ley General de Víctimas para lo referente a derechos reconocidos a las víctimas en el Estado se San Luis Potosí.

LEY DE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN DE LA VIOLENCIA FAMILIAR DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSÍ.

Última reforma publicada en el Periódico Oficial el 4 de junio del 2011. Ley publicada en la edición Extraordinaria del Periódico Oficial del Estado de San Luis Potosí, el martes 10 de julio de 2007.

Consta de 58 artículos más los transitorios.

Como señala su artículo 1º. La presente Ley es de orden público e interés social, tiene como objetivo prevenir, combatir y erradicar la violencia familiar en el Estado. En esta Ley se establecen las bases de coordinación y competencia de los servicios con los que cuenta el Estado, Instituciones y procedimientos para la atención de las personas receptoras y generadoras de violencia familiar.

Su propósito será garantizar los derechos de los integrantes de las familias, a efectos de que éstos no sean restringidos, ni lesionados. Unidad, Igualdad de oportunidades, de derechos y deberes de los miembros de la familia, equidad y protección de las personas en el núcleo familiar, constituyen principios rectores para la interpretación y aplicación de la presente Ley.

El Estado y los Municipios están obligados a procurar la convivencia armónica de las familias. Los integrantes de las familias se encuentran obligados a evitar conductas que generan violencia respetando la integridad física, psíquica y sexual para lograr un sano desarrollo individual que permita una inserción saludable en la sociedad.

Los órganos encargados de vigilar y atender el cumplimiento de la Ley son:

Consejo Estatal para la Prevención y atención de la Violencia Familiar del Estado. Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado. (DIF) Instituciones Legalmente constituidas y registradas que se ocupan de la materia de esta Ley. Procuraduría de la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia. (PRODEM) Unidades de Atención de la Administración Pública Municipal encargadas de dar atención a las personas receptoras y generadoras de violencia.

Objeto y sujetos de aplicación de la Ley son:

Familia o Núcleo Familiar. Persona generadora de violencia familiar. Persona receptora de la violencia familiar. Violencia familiar.

Modalidades de maltrato:

Físico.

Económico/Patrimonial.

Psicoemocional.

Sexual.

Verbal.

Para los efectos de esta Ley, respecto a las medidas, instancias y procedimientos se entiende:

Atención. Garantía de Protección del receptor de violencia familiar. Medidas cautelares. Medidas de Protección inmediata. Prevención. Conocimiento de hechos.

ANÁLISIS DE CASO: JUICIO LA MANADA .

GRACIAS.