You are on page 1of 2

Organización de los 48 cantones de Totonicapán

Plaza Central de Totonicapán en 2012.


En el siglo xix se establecieron las corporaciones municipales de corte segmentario
y reemplazaron a las k'iche's en Totonicapán. A partir de entonces la municipalidad
indígena quedó delegada a segunda instancia, a través del regidor cuarto. Sin
embargo, aunque en la cabecera gubernamental la municipalidad ordena la vida
política junto con las demás instancias gubernamentales, los alcaldes auxiliares son
la instancia en la cual los «cantones» y «parajes» canalizan sus inquietudes para
solicitar financiamiento a obras públicas y asesoría administrativa o legal. El alcalde
indígena o regidor cuarto -fundamentalmente k'iche'-, cumple su función como
intermediador entre la municipalidad de Totonicapán y los alcaldes auxiliares de los
48 Cantones.

Desde entonces, la asamblea de Alcaldes Comunales y su Junta Directiva de los 48


Cantones de Totonicapán, constituyen la institución de mayor representatividad y
legitimidad del pueblo de Totonicapán, dada su historia y estructura. Su asamblea
la forma toda la población de las comunidades rurales y urbanas del municipio y su
objetivo fundamental se concentra en velar y defender los intereses colectivos del
pueblo de Totonicapán. Así pues, la organización de cada cantón en Totonicapán
se estructura fundamentalmente en dos principios:

Una ideología político-social desde la cosmovisión maya, cuyo impacto es tan fuerte
que tiene reconocimiento legal a nivel nacional e internacional a través del convenio
169 y la Constitución política de la República.
Una estructura política social en apego a los tres poderes del estado de Guatemala.
Ahora bien, aunque ambas estructura se respetan dentro de los cantones, según la
ideología del pueblo se respeta más la Junta Directiva.47
Las actividades que realizan los 48 cantones son cinco: primero está la actividad
jurídica, ya que es considerada como la base para la resolución de conflictos,
atender denuncias y poner en práctica el derecho consuetudinario. En segundo
lugar está la administrativa, la cual vela por el patrimonio de la comunidad y del
pueblo de Totonicapán y del bienestar común de la población; y luego, en tercer
lugar está la actividad social, que atiende todas las formas de la organización de la
comunidad, prioriza en programas de salud, educación y seguridad. Por último están
las actividades política y cultural, que mantienen la organización de la comunidad,
transmiten información en temas que benefician o que perjudican a la comunidad y
consensuan la toma de decisión, conservando las prácticas ancestrales del sistema
jurídico, social y político de la cultura precolombina.

Históricamente, la estructura de los 48 cantones tiene acciones de levantamientos


históricos que surgen de la rebelión de Atanasio Tzul en 1820; han realizado
convocatorias que culminan en bloqueos de carreteras y manifestaciones,
defendiendo los intereses del pueblo k'iche' desde una filosofía basada en tres
aspectos: Cosmos, Naturaleza y persona.
“Las Parcialidades son unidades familiares de bosque que fueron asignadas justo
en los primeros momentos de la compra del bosque comunal en Totonicapán
muchos tienen registros de derecho de uso de familia; esto consiste en que son
familias que lo han administrado por generaciones. Ellos tienen sus modos de uso,
turnos y participan de 48 cantones, sin embargo la organización ha tenidos varios
problemas.
A pesar de la forma ancestral de organización ha sido lento el trabajo de articulación,
desde el 2012 al 2013 se lograron algunos espacios de reencuentro, a partir del
control de la tala del Pinabete en donde las parcialidades tienen áreas destinadas
para la siembra y comercialización y otras son específicamente para la
conservación.”
Durante los primeros días del mes de diciembre “Las Parcialidades” denunciaron la
falta de apoyo de parte del Consejo Nacional de Áreas Protegidas CONAP en la
protección del árbol de Pinabete, el problema radica que el CONAP no tiene
presupuesto asignado para hacerlo. Otro de los problemas que se denunciaron es
la continuidad de las personas que siguen haciendo la tala Ilegal de los árboles en
la comunidad de Quiacquix a pesar de los patrullajes comunitarios que se realizan
para protegerlos.
El día 02 de diciembre La Parcialidad de la comunidad de Chipuac y Quiacquix
realizaron la “Campaña de protección del Pinabete”, en esta actividad participaron
las autoridades comunales, los representantes de las ocho Parcialidades que
conforman la Mesa de Parcialidades de Totonicapán, la Asociación Utz Che’ y el
INAB.
La Mesa de Parcialidades organizó esta campaña para invitar a la población y a las
autoridades a unificar esfuerzos en la protección del árbol, especialmente cuando
llega la época de fin de año por la comercialización desmedida que hacen de este.
Hicieron un recorrido por los bosques de la Parcialidad Chipuac y Quiacquix,
estuvieron en las aéreas reforestadas y en las áreas de protección del Pinabete, los
vecinos compartieron con los visitantes como es la experiencia en el manejo y
control de la vigilancia que realizan en los bosques durante el año, durante las 24
horas del día, los 365 días del año, al menos 10 hombres hacen turnos de noche y
de día para cuidar a los árboles y el bosque.
Las tierras comunales son la totalidad de la tierra comunal del pueblo maya Kiché
de Totonicapán, cada milímetro de tierra, agua, aire, flora, fauna y bosques que la
integran recibe el nombre de “Parque Regional Los Altos de María Tecun”, que son
un aproximado de 254.8 hectáreas de bosques y más de 2000 fuentes de
nacimiento de agua y el territorio de mayor conservación del árbol de Pinabete del
país.[2]

Vicente Menchu de la comunidad de Quiacquix, comento que “para cortar un árbol


se pide permiso y perdón al árbol porque tiene vida, protege los nacimientos y de
ello obtenemos oxígeno, sin embargo personas ajenas entran en nuestros bosques,
talan los Pinabetes sin piedad, sin importar que estén en peligro de extensión y
mucho menos el esfuerzo que hay detrás de un arbolito. En nuestro bosque podrán
ver claramente la tala del Pinabete que algunos mal hechores realizaron el día
martes 01 de diciembre, este hecho nos causa tristeza y enojo porque a pesar de
tiempo en que vivimos la gente no es consiente aún del daño que causa” manifestó.

Related Interests