You are on page 1of 12

SOLUBILIDAD 

Se conoce como solubilidad a la capacidad que posee determinada


sustancia para disolverse en otra y formar un sistema homogéneo.
Como tal, el término solubilidad se utiliza para designar al fenómeno
cualitativo del proceso de disolución como cuantitativo de la concentración
de las soluciones.

La sustancia que se disuelve se llama soluto y la sustancia donde se


disuelve el soluto, se conoce como solvente. La concentración, por otro
lado, es la proporción existente entre la cantidad de soluto y disolvente
de una disolución, como es el caso de:

 Solución saturada, no se puede disolver más soluto en la solución.


 Solución sobresaturada, la solubilidad supera el máximo
permitido de la disolución.
 Solución insaturada, la solución admite más soluto.

La solubilidad de una solución química puede ser expresada en porcentaje


de soluto o en unidades como moles por litro (m/l) o gramas por litro
(g/l). Es importante destacar, que no todas las sustancias se disuelven en
los mismos disolventes, como por ejemplo: el agua es solvente de la sal
pero no del aceite.

Por otro lado, el carácter polar o apolar de una sustancia es de suma


importancia, ya que determina la capacidad de solubilidad de la misma.
Una sustancia polar se suele disolver en un solvente polar, y una sustancia
apolar en un solvente apolar. De esta manera, es fácil comprender porque
la gran mayoría de las sustancias inorgánicas, como ácidos o sales, que
son polares se disuelven en el agua que es un solvente polar, o por el
contrario, sustancias orgánicas apolares se disuelven en solventes
orgánicos, por ejemplo: parafina con la gasolina.

El carácter polar representa la separación de las cargas eléctricas en la


misma molécula y, por su parte, las moléculas apolares se producen por
la unión entre átomos que poseen igual electronegatividad.

El grado de disolución de un soluto y un solvente depende de


varios factores. Los más importantes son:

 La naturaleza de las partículas del solvente y el soluto, así como de


las interacciones entre ellas.
 La temperatura, el aumento de esta se obtiene un mayor
movimiento de las moléculas en solución, lo que origina una rápida
difusión.
 La presión de un soluto gaseoso, la solubilidad de gases es
directamente proporcional a la presión.
 La presencia de otras especies disueltas en el solvente, como por
ejemplo: compuestos metálicos.

El coeficiente de solubilidad es la cantidad necesaria de una sustancia


para saturar una cantidad de solvente, en determinada temperatura y
presión. En este caso, cuando el coeficiente de solubilidad de una
sustancia es cero, se está en presencia de una sustancia insoluble de ese
solvente, por ejemplo: AgCl, coeficiente de solubilidad en agua es
0,014g/L.
Producto de solubilidad

Se conoce con el nombre de producto de


solubilidad (o iónico) al compuesto
iónico que surge de las concentraciones
molares (el total de sustancia de soluto que
hay en un litro de disolución) de los iones
que lo constituyen, elevándolas dentro de
la ecuación de equilibrio a la potencia del coeficiente estequiométrico
(un multiplicador que indica la cantidad de moléculas de un tipo
determinado).

En el gráfico de la derecha se observa la ecuación de equilibrio, y se


aprecian las siguientes variables: C, un catión, y A, un anión. Por otro
lado, se encuentran los coeficientes esquiométricos m y n. Debajo de la
misma se encuentra la ecuación que da como resultado la constante de
solubilidad (Kps).

Dicho valor expresa la solubilidad de los compuestos iónicos de manera


directamente proporcional. De denomina efecto ion común a un
fenómeno que tiene lugar al aumentar la concentración de uno de los
iones (lo cual puede efectuarse al añadir una sustancia que produzca un
ion del mismo tipo una vez disociada) y que permite recuperar el equilibrio
disminuyendo la concentración del primer ion.

La solubilidad de una sustancia puede ser expresada de dos maneras:

* en forma de solubilidad molar: a través de la cantidad de soluto por


cada litro de disolución saturada, representada por la razón mol / L;

* como solubilidad: la razón de gramos de un soluto determinado por


cada litro de disolución saturada, g / L.
Ejemplos de sistemas de solubilidad

Sistema homogéneo formado por dos o más componentes (sustancias).

Se llama solvente (o disolvente) al componente que se halla en mayor


proporción en masa. El componente minoritario se llama soluto.

Los solutos y solventes pueden estar en estado sólido, líquido o gaseoso.

Ejemplos:

1. Una solución de agua salada consta del soluto cloruro de sodio


(sólido) disuelto en el solvente agua (líquido).
2. Una solución acuosa de alcohol está formada por el soluto alcohol
(líquido) disuelto en el solvente agua (líquido).

El estado de agregación de la solución (sólido, líquido o gaseoso) coincide


con el del solvente de partida.

Por ser un sistema homogéneo, las propiedades intensivas (por ejemplo


la densidad) de la solución formada son diferentes a las del soluto y
solvente que la integran.
Ejemplos de sistemas de solubilidad

1. Sal (cloruro de sodio) en agua. La sal común se disuelve


ordinariamente en el agua, de acuerdo a una tasa de 360 g/l,
siempre y cuando ésta se encuentre a 20 °C. Lo cual indica que en
un litro de agua a dicha temperatura puede disolverse 360 gramos
de sal. Si incrementamos la temperatura del agua, dicha cantidad
de sal aumentará.
2. Bebidas gaseosas. Las gaseosas enlatadas o embotelladas tienen
una cantidad de dióxido carbónico (CO2) disuelto en su interior, que
les confiere su característico burbujeo. Esto se produce
sobresaturando la mezcla a condiciones de presión muy alta. Al
contrario del ejemplo anterior, incrementar la temperatura de esta
mezcla la desestabiliza y libera en mayor cantidad los gases, por lo
que disminuye la tasa de solubilidad.
3. Soluciones con yodo. Muchas soluciones que emplean yodo
(como las usadas para curar heridas superficiales) no pueden
emplear agua en su preparación, ya que el yodo no es soluble en
agua. En cambio, empleando alcohol, la tasa de solubilidad mejora
y es posible producir la mezcla.
4. Café con leche. Tomando como ejemplo el café con leche, en el
que se agrega la segunda al primero, veremos que la tasa de
solubilidad de la leche en el café aumenta si incrementamos la
temperatura, mientras que si esperamos a que las sustancias se
enfríen, seguramente veremos la formación de grumos o nata en la
superficie, evidencia de que la solución se ha saturado más
rápidamente.
5. El oxígeno en la sangre. Todos sabemos que requerimos del
oxígeno del aire para vivir, y que dicha sustancia es un gas. Aun
así, este elemento es transportado en nuestra sangre hasta los
diversos tejidos que lo requieren, y ello se lleva a cabo a través de
una solución, permitida por sustancias como la hemoglobina. Las
personas con mayor presencia de dicho compuesto en la sangre
podrán disolver más de dicho gas en sangre que otras personas,
pudiendo así tener sus tejidos más oxigenados.
6. Disolver etanol en benceno y en agua. Un caso curioso: a pesar
de que el benceno es polar y el agua apolar, el etanol puede
disolverse en ambos. Esto se debe a que posee partes
hidrocarbonatadas que lo hacen semejante al benceno (un
hidrocarburo) y a la vez a que posee un grupo hidroxilo (-OH) que
puede establecer puentes de hidrógeno con el agua.
7. Los gases atmosféricos. Muchos gases que liberamos
cotidianamente a la atmósfera no son solubles en el aire, a menudo
desplazándolo y ocupando su lugar. Sin embargo, al elevarse en la
atmósfera y variar la presión a la que se encuentran sometidos,
dicha condición varía y se produce finalmente la mezcla, que en
ocasiones es una fuente importante de contaminación ambiental
(como la destrucción de la capa de ozono).
8. Pintura de aceite y rebajador (thinner). Los rebajadores de
pinturas al aceite son solventes orgánicos derivados del petróleo,
cuya composición hidrocarbúrica permite disolver las capas de
pintura de esmalte, de aceite o de grasa, a las cuales se asemejan
en composición y polaridad.
9. Nitratos (NO3) en agua. Todas las sustancias compuestos por
nitratos (grupos moleculares de nitrógeno y oxígeno) son
perfectamente solubles en agua. Esto es muy comprobable en los
procesos de contaminación del agua por la industria química o
de los agrofertilizantes, cuyos desechos, ricos en nitrógeno, van a
dar al mar y a los ríos, en los que se disuelve con facilidad y
deteriora la calidad de la vida presente.
10. Plásticos en acetona. A menudo se disuelven plásticos por
error en la acetona, como puede ocurrir con lentes y otros
accesorios expuestos por error a quitaesmaltes; esto se debe a que
poseen una constitución molecular semejante (orgánica). En
cambio, ni el plástico ni la acetona son solubles en el agua, ya que
no comparten polaridad.
Solubilidad en los alcoholes (metanol – octanol)

Las propiedades físicas de un alcohol se basan principalmente en su


estructura. el alcohol está compuesto por un alcano y agua. contiene un
grupo hidrofóbico (sin afinidad por el agua) del tipo de un alcano, y un
grupo hidroxilo que es hidrófilo ( con afinidad por el agua), similar al agua.

De estas dos unidades estructurales, el grupo -OH da a los alcoholes sus


propiedades físicas características, y el alquilo es el que las modifica,
dependiendo de su tamaño y forma.

El grupo -OH es muy polar y, lo que es mas importante, es capaz de


establecer puentes de hidrógeno con sus moléculas compañeras o con
otras moléculas neutras. la formación de puentes de hidrógeno permite
la asociación entre las moléculas de alcohol. Los puentes de hidrógeno se
forman cuando los oxígenos unidos al hidrógeno en los alcoholes forman
uniones entre sus moléculas y las del agua. Eso explica la solubilidad del
metanol, etanol, propanol, entre otros. Los alcoholes de pocos átomos de
carbono son solubles en todas las proporciones. La solubilidad del alcohol
reside en el grupo -OH incorporado a la molécula del alcano respectivo.

La solubilidad de los alcoholes disminuye con el aumento del número de


átomos de carbono, pues el grupo hidroxilo constituye una parte cada vez
más pequeña de la molécula y el parecido con el agua disminuye a la par
que aumenta la semejanza con el hidrocarburo respectivo. A partir del
Hexanol son prácticamente insolubles.

Los miembros superiores de la serie son solamente solubles en solventes


polares.
Los alcoholes de pocos átomos de carbono son solubles en todas las proporciones. La
solubilidad del alcohol reside en el grupo -OH incorporado a la molécula del alcano
respectivo.

Las uniones puente de hidrógeno también se manifiestan entre las moléculas de agua y el

alcohol

Asociación de metanol con agua


Alcohol Formula Formula Desarrollada

Metanol CH3 OH

Etanol C2 H5 OH

Propanol C3 H7 OH

Butanol C4 H9 OH

Pentanol C5 H11 OH

Hexanol C6 H13 OH

Heptanol C7 H15 OH

Octanol C8 H17 OH
Estructuras Espaciales de Alcoholes
PROPIEDADES COLIGATIVAS

Muchas de las propiedades de las


disoluciones verdaderas se
deducen del pequeño tamaño de las
partículas dispersas. En general,
forman disoluciones verdaderas las
sustancias con un peso molecular
inferior a 104 dalton. Algunas de estas
propiedades son función de la
naturaleza del soluto (color, sabor, densidad, viscosidad, conductividad
eléctrica, etc.). Otras propiedades dependen del disolvente, aunque pueden ser
modificadas por el soluto (tensión superficial, índice de refracción, viscosidad,
etc.). Sin embargo, hay otras propiedades más universales que sólo dependen
de la concentración del soluto y no de la naturaleza de sus moléculas. Estas
son las llamadas propiedades coligativas.

Las propiedades coligativas no guardan ninguna relación con el tamaño ni con


cualquier otra propiedad de los solutos.

Son función sólo del número de partículas y son resultado del mismo fenómeno:
el efecto de las partículas de soluto sobre la presión de vapor del
disolvente (Ver Figura superior).

Las cuatro propiedades coligativas son:

 Descenso de la presión de vapor del disolvente


 Elevación ebulloscópica
 Descenso crioscópico
 Presión osmótica
Resumen de propiedades coligativas

 La temperatura de fusión y la de congelación para una sustancia


pura a una determinada presión, están a la misma temperatura.
 La temperatura de congelación de una sustancia pura desciende
cuando a la sustancia se le adiciona un soluto.
 El descenso en la temperatura de congelación es muy utilizado
actualmente en diferentes procesos industriales.
 El descenso en la temperatura de congelación es una consecuencia
directa de la disminución de la presión de vapor por parte del
solvente al agregarle un soluto.
 El proceso de congelación, al igual que el de fusión y el de
evaporación son procesos isotérmicos. Esto debido a que el calor
ganado o perdido por la sustancia es liberado en su transformación
de un estado a otro.
 El cambio en la presión trae como consecuencia un cambio en la
temperatura de ebullición, congelación y fusión.
 Las propiedades de una solución que depende de la concentración
de las partículas de soluto y no de su identidad se conocen como
propiedades coligativas.
 Las propiedades coligativas incluyen disminución de la presión de
vapor, elevación de la temperatura de ebullición, descenso de la
temperatura de congelación y de la presión osmótica.
 A partir de las propiedades coligativas se puede determinar el peso
molecular de un soluto desconocido. Además, en la industria son
utilizadas también para la criogénesis.
 La presencia de un soluto siempre disminuye la temperatura de
congelación si éste es insoluble en la fase sólida.
 La disminución, o descenso de la temperatura de congelación, hace
que la línea de equilibrio sólido - líquido se desplace a la izquierda
en el diagrama de fase.
 Soluciones de solutos con pesos moleculares diferentes diluidos en
un mismo solvente a una misma concentración tienen la misma
constante crioscópica para el solvente.
 La temperatura de congelación de un líquido es la temperatura a la
cual las fases sólida y líquida de una sustancia pueden coexistir
entre sí.