You are on page 1of 4

UNIVERSIDAD POPULAR DE LA

CHONTALPA.
“universidad del pueblo y para el pueblo”

División académica de ciencias básicas e ingenierías.

Lic. Químico farmacéutico biólogo.

Materia:

hematología

Docente:

Químico clínico: Roberto Romero Mendoza.

Trabajo:

Ensayo del origen y desarrollo de la sangre y los tejidos


(hematopoyesis).

Alumna:

Alma Mía Hernández Torres.

Semestre: 5to Grupo: A Turno: Matutino

24 de agosto del 2018.


Introducción.
La sangre es un tejido muy particular, que posee numerosas propiedades. La sangre
circulante está compuesta por elementos celulares hematíes, leucocitos, plaquetas
suspendidos en una solución acuosa de sales y proteínas (plasma). Constituye el
medio de transporte del oxígeno y otras sustancias necesarias para el metabolismo
celular. Algunos componentes ofrecen protección contra la invasión de organismos
extraños. Otros preservan la integridad de los vasos sanguíneos sanos, limitan la
pérdida de los vasos lesionados y mantienen la fluidez de la sangre.
Mientras circula por el cuerpo, la sangre realiza varias funciones esenciales.
Distribuye oxígeno y nutrientes esenciales como grasas, azúcares, minerales y
vitaminas a los diferentes tejidos del organismo. Además, transporta el dióxido de
carbono a los pulmones y lleva otros productos de desecho hacia los riñones para
que sean eliminados del organismo. Asimismo, circulan en la sangre distintas
hormonas que son mensajeros químicos que permiten que las diferentes partes del
cuerpo se comuniquen entre sí.
El tejido hematopoyético es aquel en el cual tiene lugar la formación de las diversas
células de la sangre. En el ser humano se consideran tejidos hematopoyéticos, el
mieloide y el linfoide. El tema de la hematopoyesis ha sido uno de los más discutidos
en el campo de la Histología. El principal punto de desacuerdo radica en determinar
el carácter de las células originales de las distintas líneas de diferenciación celular.
En la actualidad se acepta la teoría monofilética, que establece que todos los tipos
celulares de la sangre se originan de una célula madre primitiva.

Desarrollo.
 Origen y desarrollo de la sangre y los tejidos
(hematopoyesis).
La sangre contiene diferentes tipos de células que resultan esenciales para
garantizar la supervivencia entre las células esenciales se mencionan los eritrocitos
que son los encargados de transportar oxígeno, las plaquetas las cuales cumplen
la función de mediar la coagulación sanguínea y los granulocitos, neutrófilos y
basófilos que son indispensable a igual que los monocitos para establecer
mecanismos de defensas para virus, bacterias y hongos.
La formación de la sangre se puede detectar en la gestación. La sangre se forma
en una capa llamada mesodermo la cual da origen a los músculos, cartílagos los
huesos y órganos internos como el corazón y la sangre.
La hematopoyesis es la formación, el desarrollo y la especialización de todas las
células sanguinas, los sitios de la hematopoyesis cambian varias veces desde el
embrión, el feto hasta el adulto, en el primer mes de vida comienza a aparecer las
primeras células sanguíneas pero fuera del embrión en la mesénquima del saco
vitelino. Las primeras células son denominadas eritroblastos primitivos.
Posteriormente a la sexta semana se da inicio a la hematopoyesis en el hígado que
se convierte en el órgano principal hematopoyético los eritroblastos llegan hacer
glóbulos rojos se forman extravascularmente en el hígado.
A la mitad de la vida fetal, el bazo y los ganglios tienen un poco desempeño en la
hematopoyesis, sin embargo el hígado continua siendo el órgano funcional de la
hematopoyesis, es entonces que a la mitad de la vida fetal la medula ósea va
adquiriendo más importancia como el principal sistema y lugar de producción de las
células sanguíneas, cuando las medula ósea toma ese papel es ahí donde el hígado
va disminuyendo la función hematopoyética, posteriormente la actividad de la
medula ósea aumenta y se vuelve el principal sistema hematopoyético dejando
atrás la función que el hígado antes desempeñaba convirtiendo se así en el único
lugar de producción de los glóbulos rojos conocidos como hematíes entonces las
células progenitoras y la célula madre hematopoyética son mantenidas ahora por
las medula ósea.
Los linfocitos B se producen en la medula ósea mientras que los linfocitos T son
producidos en el timo. Los eritrocitos son un medio de transporte de hemoglobina
que son producidas en las células precursoras de los hematíes, así mismo la
hemoglobina es la que se encarga de transportar oxígeno y dióxido de carbón. El
eritrocito es capaz de mantener la hemoglobina funcionando adecuadamente en su
estado óptimo.
Tejido mieloide.
En el adulto, el tejido mieloide está limitado a la médula ósea, que ocupa la cavidad
interior de los huesos. La médula ósea experimenta cambios con la edad, su función
no es igualmente activa en el recién nacido que en el adulto. En su evolución pasa
por etapas, las cuales por su aspecto macroscópico se denominan médula roja y
amarilla. En el feto y en el recién nacido, la médula es intensamente activa,
constituye la denominada médula roja, a ésta el tejido adiposo la invade, de manera
que en el adulto encontramos médula amarilla inactiva. En el adulto la médula roja
se halla en los huesos del cráneo, en las costillas y el esternón, en los cuerpos
vertebrales, en algunos huesos cortos y en los extremos de los huesos largos.
Eritropoyesis es formación de eritrocitos. Aunque en la sangre periférica los
eritrocitos constituyen el mayor porcentaje de los elementos formes, sólo
constituyen en la médula una minoría de las células sanguíneas en desarrollo.
Existen dos causas principales para que esto se produzca: la primera, el rápido
desarrollo de células inmaduras a células maduras, para lo cual se requiere sólo
tres días y, la otra, su larga vida en sangre periférica, en comparación con la de los
granulocitos. Para facilitar la descripción del proceso de desarrollo del eritrocito se
ha dividido su estudio en distintas etapas; sin embargo, se debe de tener en cuenta
que esto es un fenómeno continuo y que, en ocasiones, se hace difícil diferenciar
con exactitud el final y el principio de dos etapas sucesivas.
Mielocitos: Esta etapa de diferenciación del pro-mielocito este prolifera y se
diferencian en los mielocitos, en los cuales comienza la síntesis de los gránulos
secundarios o específicos.

Conclusión.
Como logramos comprender en este documento revisamos el origen y desarrollo de
la sangre y los tejido que participan en ello, con el fin de lograr identificar los
procesos de producción de la sangre y su inicio desde la etapa de gestación
llevando acabo una serie de cambios desde los primeros meses hasta la edad
adulta, así mismo identificamos cuales son las células que componen a la sangre el
cual sabemos que la sangre se forma desde los primeros meses de gestación
iniciando su formación y dando le ese papel tan importante al hígado, sin embargo
a medida que nos vamos desarrollando el papel del hígado cambia dándole así el
proceso de hematopoyesis a la medula ósea que será la encargada de producir la
sangre en su estado óptimo.

Bibliografía.
 Bernadette F. rodak. Hematología: fundamentos y aplicaciones clínicas.
Segunda edición. Editorial panamericana.

 Ulrich welsch. Histología. Segunda edición. Editorial panamericana.


 Jesús F. San Miguel, Fermín M. Sánchez. Hematología: manual basisco
razonado. Tercera edición. Editorial Elseviel. 2009. España.

 John Bernard Henry. Laboratorio en el diagnóstico clínico. Editorial Marban.


Edición de homenaje.

 Shoemaker, Ayres, Grenvik & Holbrook. Tratado de medicina crítica y terapia


intensiva. Cuarta edición. Editorial: Medica panamericana. 2002.

 http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/histologia/sangre_y_tejido_hematopoyet
ico.pdf

 https://www.smu.org.uy/publicaciones/libros/historicos/lh/Parte1/p1-cap1.pdf