You are on page 1of 47

Necesidad de un nuevo sistema en Italia, contra el ataque de los especuladores

13 de agosto de 2018 (EIRNS) -Giancarlo Giorgetti (Lega), subsecretario de la Oficina del Primer Ministro, concedió una entrevista al diario Libero diciendo que espera un ataque especulativo
contra los bonos italianos en septiembre.
"Espero el ataque", dijo Giorgetti.
"Los mercados están poblados por hambrientos fondos especulativos que eligen a sus víctimas y actúan. Vimos lo que sucedió a fines de agosto de 1992 y hace siete años con
Berlusconi. En verano hay poco movimiento en los mercados y eso lo convierte en un período favorable para la iniciativa agresiva contra los estados. Mira a Turquía.Si llega la tormenta,
abriremos el paraguas. Italia es un país grande y tiene los medios para resistir [el ataque], incluso debido a sus grandes ahorros privados. Lo que me preocupa es que, en el silencio general,
una gran parte de los ahorros italianos se haya llevado al exterior y, por lo tanto, la administración de nuestros bonos no es interna ".
Giorgetti no da indicaciones sobre cómo Italia finalmente defenderá contra la especulación. Pero el diputado de Lega, Claudio Borghi, quien preside el Comité de Presupuesto de la Cámara
de Diputados, lo hizo en términos muy definidos.
En las publicaciones de Twitter, Borghi hizo hincapié en que
"No solo se expande Italia con la ampliación de los bonos alemanes, sino también los de otras naciones como España. O el BCE otorgará una garantía [para comprar bonos italianos como
prestamista de último recurso] o se desmantelará el euro. No hay una tercera opción ".
Luego, en una entrevista, Borghi colocó la falla en el sistema monetario:
"No puede haber un sistema a merced de los movimientos del mercado sin ningún tipo de escudo por parte del banco central ... Es significativo que un evento externo como Turquía, que no
tiene nada que ver con Italia, desate tal efecto".
También se informó que Paolo Savona tuvo una reunión con el presidente del BCE, Mario Draghi, en Frankfurt a fines de julio, en la que Savona presentó sus ideas sobre cómo reformar el
BCE y cómo estimular el crecimiento. El BCE debería ser un prestamista de última instancia, capaz de defender los bonos soberanos de todos y cada uno de los miembros de la zona euro,
dice Savona. Debe permitirse a Italia gastar 50 000 millones de euros en inversiones productivas. Esta cifra corresponde al superávit comercial anual de Italia, y no debe contarse en el déficit
según las reglas de austeridad de la UE.

Nueva capa de escándalo de Muellergate: Steele, Ohr y 'Our Guy'

13 de agosto de 2018 (EIRNS) -Nuevas revelaciones este fin de semana sobre lo que Rudy Giuliani ha llamado "la investigación ... peor que el no crimen", mostraron que el "ex" agente del
MI6 británico Christopher Steele y el entonces Viceministro de Justicia del Departamento de Justicia El General Bruce Ohr estuvo en correspondencia regular durante todo el año 2016 y más
allá, incluso sobre asuntos aún no conocidos sobre "Russiagate".
La correspondencia de Steele y Or (y / u otros funcionarios del Departamento de Justicia) fue solicitada hace meses por carta del presidente, el senador Chuck Grassley, y del representante
Bob Goodlatte, del Senado y de los comités judiciales de la Cámara. Las filtraciones de esta intervención de inteligencia británica muestran su duración, por lo menos desde enero de 2016,
mucho antes de que comenzara cualquier investigación supuestamente "estadounidense" de la campaña de Trump, por lo menos hasta finales de enero de 2017, mucho después de que
Steele fuera "desmantelado". o despedido, como informante del FBI.
Un intercambio se llevó a cabo a fines del 31 de enero de 2017, inmediatamente después del despido por parte del presidente de la superiora de Ohr, Sally Yates, como Fiscal General
Adjunta. Steele le preguntó si Ohr estaba "bien" y si él, Steele, todavía era capaz de "ayudar a nivel local como se discutió ..." Ohr respondió: "Todavía estoy aquí y puedo ayudar como se
discutió. Te dejaré saber si eso cambia ". Steele le envió un mensaje de vuelta:
"Sin embargo, si terminas saliendo, realmente necesito otro (oficina) punto de contacto / número a quien se informe. No podemos permitir que nuestro hombre se vea obligado a volver a
casa. Sería desastroso ".
Quién o qué es "nuestro tipo", aún no se puede determinar, agregando otra capa a la demanda de desclasificación completa. Pero lo que está claro es que Steele, y presumiblemente el
mentor del MI6 Sir Richard Dearlove y otros, consideraron a Bruce Ohr crucial para evitar consecuencias "desastrosas" para la campaña británica "Get Trump".
El operativo británico Steele, ahora completamente en el banquillo, de repente está siendo descrito como un "espía respetado" o un "antiguo espía respetado" por un montón de tories
estadounidenses en contra de Trump. El domingo 12 de agosto, el principal editorial del Washington Post dijo que "el Sr. Steele, un ex espía bien considerado, actuaba como investigador
compensado con una especialidad en Rusia "; El comentarista de Fox News Juan Williams habló de "Steele, un antiguo agente de inteligencia muy respetado"; y el presentador de NBC,
Chuck Todd, dijo: "Steele era un respetado ex profesional de la inteligencia". Todo recordaba a otro espía británico que fue "muy respetado" por los tories estadounidenses después de ser
atrapado: el comandante André, al que el presidente Washington ahorcó durante la Guerra de Independencia. Ohr carece de la destreza militar de Benedict Arnold, pero los investigadores
del Congreso se están centrando en él ahora.

Silla de inteligencia de la casa Nunes quiere que Trump desclasifique todo el material de Russiagate

13 de agosto de 2018 (EIRNS) -El presidente de Inteligencia de la Cámara de los Estados Unidos, Devin Nunes, dijo a Maria Bartiromo de Fox News ayer que el presidente Trump debe
desclasificar toda la información sobre supuesta interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.
Nunes señaló que aunque el espía británico Christopher Steele fue "despedido" como informante por el FBI, el entonces fiscal adjunto adjunto Bruce Ohr siguió proporcionando información
de Steele al FBI, mientras que la esposa de Ohr, Nellie, trabajó para Fusion GPS-Steele, empleador de Estados Unidos. y la campaña de Clinton. Nunes dijo que la información de Steele fue
enviada a los niveles superiores del FBI y el Departamento de Justicia para abrir una operación de contrainteligencia en una campaña política "que ahora ha contaminado a casi todos los
altos funcionarios del Departamento de Justicia y el FBI en los últimos años". "
Bartiromo señaló la declaración de Trump de que podría desclasificar este material. "¿Lo hará?", Le preguntó a Nunes. "Creo que realmente no tiene otra opción", dijo Nunes.
"Van a terminar con una situación en la mitad de los Estados Unidos, incluidos muchos, casi todos los miembros republicanos del Congreso, que no tendrán confianza en el Departamento de
Justicia y el FBI [si no] ... tiene que tener un fuerte Departamento de Justicia y un fuerte FBI que se mantenga fuera de la política ... "
Nunes insistió,
"Vamos a tener que desclasificar toda esta información, y realmente necesitamos una investigación sobre estas personas de alto nivel sobre cómo alguien inventó la idea de que está bien
tomar información de una campaña política y usarla para abrir una investigación sobre el partido político contrario de otra persona ".
Nunes continuó,
"¿Veremos persecución? Solo con transparencia total y completa de los documentos. Nuestro comité envió una carta al Presidente. Ellos [los documentos] no ponen en peligro la seguridad
nacional. La gente se sorprenderá de lo que entró en la orden de FISA [Foreign Intelligence Surveillance Act] para Carter Page, y lo que no entró en la orden de FISA para Carter Page ".
Nunes dijo (énfasis en el original).
Corea del Norte y Corea del Sur deciden sobre cumbre de septiembre para Pyongyang

13 de agosto de 2018 (EIRNS) -La República de Corea y la República Popular Democrática de Corea mantuvieron conversaciones de alto nivel en Panmunjom hoy en las que declararon
conjuntamente: "Acordamos celebrar una cumbre intercoreana en Pyongyang en septiembre". la capital de Corea del Norte, informó la Agencia de Noticias Yonhap.
"También revisamos la implementación de las condiciones de la Declaración de Panmunjom y celebramos consultas de manera sincera sobre asuntos relacionados con su aplicación más
activa".
La fecha particular en septiembre no fue revelada.
Esto sigue a la cumbre del 27 de abril entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un en Panmunjom, y una segunda en mayo.

El Acuerdo del Mar Caspio mejora la iniciativa del cinturón y la carretera

13 de agosto de 2018 (EIRNS) -El acuerdo del Mar Caspio firmado este fin de semana por los presidentes de los cinco países fronterizos -Rusia, Kazajstán, Irán, Azerbaiyán y Turkmenistán-
mejorará el papel de la región en la Iniciativa de Belt and Road. Junto con la convención, que también prohíbe la presencia militar de cualquier potencia externa, descartando efectivamente el
arrendamiento de una base militar a una potencia extranjera, varios otros documentos incluyen protocolos de cooperación en la lucha contra el terrorismo, una cooperación en la lucha contra
el crimen organizado y un acuerdo para evitar incidentes en el Mar Caspio. Los cinco Presidentes también firmaron acuerdos sobre comercio y cooperación económica, y un acuerdo sobre la
cooperación en el transporte.
Subrayando la necesidad de desarrollar transporte, el presidente ruso Vladimir Putin dijo en su discurso: "La interconexión del transporte es uno de los factores clave para asegurar el
crecimiento sostenible y fortalecer la cooperación de nuestros países", explicando que Rusia está implementando una estrategia para el desarrollo de puertos marítimos en la cuenca del
Caspio hasta 2030, incluida la construcción de un puerto de aguas profundas cerca de Kaspiysk para 2025. El puerto será capaz de manejar buques pesados con una carga útil de 15,000-
25,000 toneladas.
Kaspiysk es el puerto directamente al otro lado del mar desde el puerto de Kuryk en Kazajstán. Su desarrollo como puerto de alta mar implica el desarrollo de un corredor este-oeste en el
contexto de la Iniciativa Belt and Road. Desarrollar un puerto para barcos de 15,000 a 25,000 toneladas también es significativo ya que los barcos más grandes actualmente no superan las
10,000 toneladas y se ajustan a la clase de río-mar con capacidad para ingresar al río Volga y a la red rusa más amplia de ríos y canales.

La construcción de más centrales nucleares reduce los precios de la electricidad; Cerrarlos elevará los precios

13 de agosto de 2018 (EIRNS) - Hace una semana, el Sierra Club y el Environmental Defense Fund demandaron al Departamento de Energía por no entregar los documentos solicitados en
virtud de la Ley de Libertad de Información. Estos se refieren al plan "denunciado" de la administración Trump, dicen, "para obligar a los contribuyentes y clientes de electricidad a pagar miles
de millones de dólares para rescatar a las plantas nucleares y de carbón antieconómicas". Este "plan secreto" "trastornaría los mercados eléctricos estadounidenses y generaría electricidad".
los precios ", afirman, todo para" apuntalar el fracaso de las plantas de carbón y nucleares que están listas para ser reemplazadas por competidores más nuevos y baratos como los recursos
de energía solar, eólica y energética ". Sentido común, ¿no?
Forbes imprimió un artículo el 31 de julio por Michael Shellenberger, jefe de Environmental Progress, y el promotor del cambio climático James Hansen, informando sobre una carta que
enviaron al presidente Trump y políticos de Iowa, que están considerando qué hacer con el amenazado cierre del Duane Planta nuclear de Arnold. Los autores analizaron el problema y
encontraron: La cantidad de electricidad "limpia" que no produce carbono que se perdería al cerrar las 10 centrales nucleares más vulnerables del país sería un 23% más que toda la
electricidad generada por la energía solar en 2017- una gran pérdida neta para la campaña del Sierra Club para reducir las emisiones de carbono.
Sobre la acusación de que la energía nuclear ha obtenido subsidios federales desmesurados, los autores escriben que el estudio más reciente de la Oficina de Presupuesto del Congreso
encontró que los llamados renovables recibieron 94 veces más subsidios federales en 2016 que la energía nuclear, por unidad de electricidad generada.
Dado que la producción de energía confiable para reemplazar la generación nuclear perdida requerirá principalmente gas natural con tal vez algo de carbón limpio, el cierre de la planta de
Duane Arnold realmente elevaría los precios de la electricidad, dependiendo de lo que la reemplace. Y si a los consumidores les gustaría ver cómo sería el futuro, solo tienen que ir a
Alemania, que está cerrando sus plantas nucleares. Como lo describió Reuters el otoño pasado:
"La expansión descontrolada de turbinas eólicas y paneles solares ha hecho que los precios alemanes sean los más altos de Europa desde 2013, no solo por recargos [gubernamentales],
sino porque una capacidad de energía verde más volátil también necesita nuevas redes de transmisión y mayores costos para administrarlas".
También requieren estaciones de generación de respaldo duplicadas confiables para los momentos en que la naturaleza no coopera.
Históricamente, Hansen y Shellenberger informan que agregar un nuevo reactor nuclear a un sitio con un reactor existente es "a menudo la forma más económica de reemplazar los
combustibles fósiles". Siete de las diez plantas potencialmente programadas para el cierre son plantas de una sola unidad, que puede costar un tercio más que aquellos en sitios de unidades
múltiples, que pueden compartir infraestructura. Con pocas excepciones, los servicios públicos habían planeado construir grupos de plantas en los sitios, hasta el sabotaje de la energía
nuclear que comenzó a mediados de los años setenta.
A principios de la década de 2000, cuando se produjo un "renacimiento nuclear", EIR imprimió un mapa de 17 sitios en los EE. UU. Con plantas nucleares únicas, que originalmente se
diseñaron para varias unidades (ver EIR, 17 de junio de 2005 "¡Comience ahora a construir 28 plantas nucleares en los Estados Unidos!") . Además de "salvar" las plantas en operación bajo
amenaza de cierre del "mercado libre", estos sitios "brownfield" deberían ver la construcción inmediata de los 28 reactores nucleares "faltantes".
Las próximas semanas pueden ver cambios muy dramáticos si hay un impulso total para defender la presidencia de Donald Trump de los tres años de ataque de la inteligencia británica, y
para empujar a los Estados Unidos en la Iniciativa Belt and Road y sus grandes proyectos de infraestructura. Esto puede tener éxito. Significa una batalla para inhabilitar el plan de destitución
del Comité Nacional Demócrata, exigido en los medios de comunicación de Londres desde el día en que Trump fue inaugurado, antes de que pueda ser lanzado. Y significa derrotar a los
dogmas británicos de la confrontación de las superpotencias y el libre comercio, que siguen infectando a todo el Congreso y círculos alrededor del presidente.
En primer lugar, desde ahora hasta el 28 de agosto, cuando el ex Departamento de Justicia Número Cuatro Bruce Ohr es citado para testificar ante dos Comités de la Cámara, el escándalo
de "Mueller-gate" puede explotar por completo. Este es el escándalo proclamado por el abogado del presidente Rudy Giuliani, el escándalo de la "investigación de McCarthy" peor que el (no)
delito "de querer las relaciones de Estados Unidos con Rusia". A medida que sale la información sobre el papel central de Ohr en el escándalo, el potencial de lo que desclasificación
completa expondría, entra a la vista. El alto oficial británico MI6 Christopher Steele, en constante colaboración con el DoJ a través de Ohr mucho después de que el FBI supuestamente
rompió contacto con Steele, ahora se revela que ha advertido de "consecuencias desastrosas" para la campaña anti-Trump de la inteligencia británica si Ohr hubiera sido despedido cuando
su superior Sally Yates era.
A medida que los comités del Congreso profundizan en la colaboración de Ohr-Steele y el papel del MI6-Brennan, la colaboración de la CIA ya está expuesta, el público estadounidense
puede despertar para detener la obvia iniciativa británica de eliminar aún otra Presidente estadounidense temido por Londres.
Nuevo ataque de EIR contra el olor británico de este escándalo, autor El artículo de Barbara Boyd "El pez apesta de la cabeza" tiene que ser circulado en masa a través de Internet y las
redes sociales, así como al Congreso, desde ahora hasta el 28.
Al mismo tiempo, el sistema financiero transatlántico está amenazado con explotar en el futuro inmediato. En el contexto de una inmensa burbuja de deuda corporativa, más de una
clasificación oficial de basura o solo un peldaño por encima de la basura, varias monedas principales de repente están cayendo dramáticamente, empujando grandes cantidades de esa
deuda al default en los próximos meses y amenazando de inmediato megabancos centrados en Londres. Las sanciones y los aranceles punitivos están contribuyendo a la crisis. Entre las
monedas que caen está el rublo ruso.
No hay forma de prevenir esta crisis financiera general al esperar que esos países aumenten las tasas de interés más allá de la usura, o diezmen sus servicios gubernamentales, o vayan al
fallido FMI. La solución fue completamente descrita por EIR El editor fundador Lyndon LaRouche durante años antes del último colapso financiero global. Significa un acuerdo inmediato
entre, hoy, las naciones BRICS y los Estados Unidos para un nuevo sistema monetario de Bretton Woods con tipos de cambio fijos y acuerdos de crédito conjuntos para fomentar las
exportaciones de bienes de capital y los proyectos de infraestructura.
Helga LaRouche señaló hoy que el orden internacional como solía ser, se está desintegrando, y el "terreno elevado" es el largo historial de Lyndon LaRouche de especificar un nuevo sistema
de Bretton Woods para fomentar la emisión de créditos productivos y "cuatro leyes" para la recuperación económica con Glass-Steagall.
En tercer lugar, la propuesta del candidato del Congreso de Texas Kesha Rogers de una "Iniciativa del cinturón y la carretera de América del Norte (NABRI)" de los Estados Unidos y México
abrió una amplia vía para la Presidencia Trump en colaboración con Belt and Road Initiative de China. colaborando con China, que ya se encuentra en medio de nuevos proyectos de
infraestructura en todo Iberoamérica.
Trump está en buenas conversaciones con el presidente electo de México, que ha presentado sus propias propuestas a Trump para la colaboración en proyectos de infraestructura ferroviaria
y energética a través de la frontera y hacia Centroamérica. Trump aún está pronosticando buenas relaciones económicas de Estados Unidos con China, hasta su cena del 7 de agosto con
empresarios estadounidenses. Sus comentarios sobre China parecen haber sido directamente mal informados de manera incendiaria por el principal periódico de capital The Hill , lo que
indica la desesperación para evitar la colaboración de Trump con su buen amigo, el presidente Xi Jinping. Pero la propuesta "NABRI" del candidato Kesha Rogers puede lograrlo si recibe
apoyo nacional.
En cuarto lugar, la dirección del Partido Demócrata está mirando incómodamente a medida que las secciones del movimiento obrero revivir dan un apoyo político calificado al
Presidente. Algunas de sus elecciones primarias en todo el país están siendo ganadas por candidatos del ala izquierda del Partido, para quienes la acusación de destitución del DNC contra
el presidente Trump no es una prioridad. Quieren derrotar el libre comercio y la especulación de Wall Street.
Las "cuatro leyes" de LaRouche una iniciativa de Belt and Road y un nuevo sistema monetario de Bretton Woods son los únicos medios para hacerlo.

Por Alexander Hamiton 13 de diciembre de 1790 Al presidente de la Cámara de Representantes: en obediencia a la orden de la Cámara de Representantes del noveno día de agosto pasado,
que requiere que el Secretario del Tesoro prepare e informe este día tal provisión adicional como puede, en su opinión, ser necesario para establecer el crédito público. El mencionado
Secretario informa con respeto que De una convicción (como se sugiere en su informe No. I presentado aquí) Que un Banco Nacional es una Institución de primordial importancia para la
administración próspera de las Finanzas, y sería de la mayor utilidad en las operaciones conectado con el apoyo del Crédito Público, su atención se ha dirigido a la elaboración del plan de tal
institución, en una escala que lo intime a la confianza, y que sea probable que lo iguale a las exigencias del público. Antes de entrar en los detalles de este plan, solicita la indulgencia de la
Cámara, hacia algunas reflexiones preliminares que surgen naturalmente del tema, que espera sean consideradas, ni inútiles ni fuera de lugar. Como la opinión pública es el principal árbitro
de toda medida de gobierno, difícilmente puede parecer impropio, en deferencia a eso, acompañar la originación de cualquier proposición nueva con explicaciones, que la información
superior de aquellos a quienes se dirige inmediatamente superfluo. Es un hecho bien entendido, que los bancos públicos han encontrado admisión y mecenazgo entre las principales
naciones comerciales y las más ilustradas. Han obtenido sucesivamente en Italia, Alemania, Holanda, Inglaterra y Francia, así como en los Estados Unidos. Y es una circunstancia, que no
puede sino tener un peso considerable en una estimación sincera de su tendencia, que después de una experiencia de siglos, no existe una pregunta sobre su utilidad en los países en los
que han estado establecidos durante tanto tiempo. Las teorías y los hombres de negocios se unen en el reconocimiento de ello. El comercio y la industria, donde sea que hayan sido
probados, han estado en deuda con ellos por una ayuda importante. Y el gobierno ha estado en repetidas ocasiones bajo las mayores obligaciones hacia ellos, en emergencias peligrosas y
angustiantes. La de los Estados Unidos, así como en algunas de las coyunturas más críticas de la última guerra, ya que la paz ha recibido ayuda de aquellos establecidos entre nosotros, con
los cuales no podría haberse dispensado. Con esta doble evidencia ante nosotros, podría esperarse que hubiera una unión perfecta de opiniones a su favor. Sin embargo, las dudas se han
entretenido; celos y prejuicios han circulado: y aunque el experimento los disipa todos los días dentro de las esferas en las cuales los efectos son más conocidos; sin embargo, todavía hay
personas por las cuales no han sido renunciados por completo. Dar una visión completa y precisa del tema sería hacer un tratado de un informe; pero hay ciertos aspectos en los que puede
exhibirse de manera superficial, lo que puede conducir a una impresión justa de sus méritos. Esto implicará una comparación de las ventajas, con las desventajas, reales o supuestas, de
tales instituciones. Las siguientes son algunas de las principales ventajas de un banco. Primero. El aumento del capital activo o productivo de un país. El oro y la plata, cuando se emplean
simplemente como instrumentos de intercambio y alienación, no se han denominado incorrectamente como acciones muertas; pero cuando se depositan en los bancos, para convertirse en la
base de una circulación en papel, que toma su carácter y lugar, como signos o representantes de valor, adquieren vida o, en otras palabras, una cualidad activa y productiva. Esta idea, que
parece sutil y abstracta, en una forma general, puede hacerse obvia y palpable, al entrar en algunos detalles. Es evidente, por ejemplo, que el dinero, que un comerciante guarda en su cofre,
esperando una oportunidad favorable para emplearlo, no produce nada hasta que llega esa oportunidad. Pero si en lugar de encerrarlo de esta manera, lo deposita en un Banco o lo invierte
en el Stock de un Banco, obtiene un beneficio durante el intervalo; en la que participa, o no, de acuerdo con la elección que haya hecho de ser un depositante o un propietario; y cuando
ofrece alguna especulación ventajosa, para poder abrazarla, solo tiene que retirar su dinero, si es un depositante, o un propietario para obtener un préstamo del Banco, o para deshacerse de
sus Acciones; una alternativa rara vez o nunca asistida con dificultad, cuando los asuntos de la institución se encuentran en un tren próspero. Su dinero así depositado o invertido, es un
fondo, sobre el cual él y otros pueden pedir prestado en una cantidad mucho mayor. Es un hecho bien establecido que los bancos con buen historial de crédito pueden hacer circular una
suma mucho mayor que el monto real de su capital en oro y plata. La extensión del posible exceso parece indeterminada; aunque ha sido conjeturado en las proporciones de dos y tres a
uno. Esta facultad se produce de varias maneras. Primero. Una gran proporción de los pagarés, Report on a National Bank que se emiten y pasan corrientemente en efectivo, se suspenden
indefinidamente en circulación, desde la confianza que tiene cada titular, que puede en cualquier momento convertirlos en oro y plata. En segundo lugar, cada préstamo que hace un banco
es, en su primera forma, un crédito otorgado al prestatario en sus libros, cuyo monto está listo para pagar, ya sea en sus propias notas, o en oro o plata, en su nombre. opción. Pero, en una
gran cantidad de casos, no se realiza ningún pago real en ninguno de los dos casos. El Prestatario con frecuencia, mediante un cheque o una orden, transfiere su crédito a otra persona, a
quien tiene que hacer un pago; quien, a su vez, se contenta con un crédito similar, porque está satisfecho, que puede, cuando lo desee, convertirlo en efectivo o pasarlo a otra mano, como
equivalente. Y de esta manera el crédito sigue circulando, desempeñando en cada etapa la oficina de dinero, hasta que se extingue mediante un descuento con una persona, que tiene un
pago que hacer al Banco, en una cantidad igual o mayor. Por lo tanto, se prestan y pagan grandes sumas, frecuentemente a través de una variedad de manos, sin la intervención de una sola
moneda. En tercer lugar, siempre hay una gran cantidad de oro y plata en los repositorios del Banco, además de su propia Acción, que se coloca allí, en parte para su custodia y en parte
para la acomodación de una institución, que es en sí misma una fuente de alojamiento general. Estos depósitos tienen una inmensa importancia en las operaciones de un banco. Aunque es
probable que se vuelva a dibujar en cualquier momento, la experiencia demuestra que el dinero cambia con más frecuencia de propietario que de lugar, y que lo que se retira se reemplaza
tan rápidamente que autoriza el recuento de las sumas depositadas, como un fondo efectivo; que, en coincidencia con el Stock del Banco, le permite extender sus préstamos y responder a
todas las demandas de moneda, ya sea como consecuencia de esos préstamos, o como resultado de la devolución ocasional de sus notas. Estas diferentes circunstancias explican la
manera en que se adquiere la capacidad de un banco para hacer circular una suma mayor que su capital real en monedas. Esto sin embargo debe ser gradual; y debe estar precedido por un
firme establecimiento de confianza; una confianza que puede otorgarse por los motivos más racionales; ya que el exceso en cuestión siempre se topará con una buena seguridad de un tipo u
otro. Esto, todo Banco bien conducido lo requiere cuidadosamente, antes de que consienta en avanzar ya sea su dinero o su crédito; y cuando hay un capital auxiliar (como será el caso en el
plan presentado más adelante) que, junto con el capital en monedas, define el límite, que no debe ser excedido por los compromisos del Banco, la seguridad puede, de manera coherente
con todas las máximas de una circunspección razonable se consideran completas. Las mismas circunstancias ilustran la verdad del puesto, que es una de las propiedades de los bancos
aumentar el capital activo de un país. Esto, en otras palabras, es la suma de ellos. El dinero de una persona, mientras espera la oportunidad de emplearlo al ser depositado en el Banco para
su custodia o invertido en su Stock, está en condiciones de administrar a las necesidades de los demás sin ser sacado de su alcance propio, cuando la ocasión se presenta. Esto produce un
beneficio extra, que surge de lo que se paga por el uso de su dinero por otros, cuando él mismo no puede hacer uso de él y mantiene el dinero en un estado de actividad incesante, en las
casi infinitas vicisitudes y competiciones de mercantiles empresa, nunca puede haber peligro de una interrupción de la demanda, o que el dinero permanecerá por un momento inactivo en las
bóvedas del Banco. Este empleo adicional dado al dinero, y la facultad de un banco para prestar y distribuir una suma mayor que la cantidad de sus acciones en moneda, son para todos los
propósitos del comercio y la industria un aumento absoluto del capital. Las compras y compromisos, en general, pueden realizarse con una suma determinada de papel bancario o crédito,
con la misma eficacia que una suma igual de oro y plata. Y así, al contribuir a aumentar la masa de la empresa industriosa y comercial, los bancos se convierten en viveros de la riqueza
nacional: una consecuencia, verificada satisfactoriamente por la experiencia, como es claramente deducible en teoría. En segundo lugar, una mayor facilidad para el Gobierno en la obtención
de ayudas pecuniarias, especialmente en emergencias repentinas. Esta es otra y una ventaja indiscutible de los bancos públicos: uno, como ya se comentó, se ha realizado en instancias de
señal, entre nosotros. La razón es obvia: las capitales de un gran número de individuos son, mediante esta operación, recogidas en un punto y ubicadas bajo una dirección. La masa, formada
por esta unión, en cierto sentido se magnifica por el crédito que se le atribuye: Y aunque esta masa siempre está lista, y puede ponerse en marcha de inmediato, en ayuda del Gobierno, el
interés del banco en pagar esa ayuda, independientemente de la seguridad pública y el bienestar público, es una promesa segura para su disposición de ir tan lejos en sus conformidades,
como puede hacerlo con prudencia. Hay en la naturaleza de las cosas, como se notará más particularmente en otro lugar, una conexión íntima de interés entre el gobierno y el Banco de una
nación. En tercer lugar. La facilitación del pago de impuestos. Esta ventaja se produce de dos maneras. Aquellos que están en una situación para tener acceso al Banco pueden tener la
asistencia de préstamos para responder con puntualidad las llamadas públicas sobre ellos. Este alojamiento ha sido. . . sintieron en el pago de los deberes establecidos hasta ahora, por
aquellos que residen donde existen establecimientos de esta naturaleza. Sin embargo, esto, aunque es extenso, no es un beneficio universal. La otra manera, en la que se produce el efecto
aquí contemplado, y en el que el beneficio es general, es el aumento de la cantidad de medio circulante y la aceleración de la circulación. La manera en que ocurre el primero ya ha sido
rastreada. El último puede requerir alguna ilustración. Cuando los pagos deben hacerse entre diferentes lugares, tener una relación comercial entre ellos, si no hay facturas privadas, en el
mercado, y no hay billetes bancarios, que tienen una moneda en ambos, la consecuencia es la la moneda debe ser remitida. Esto va acompañado de problemas, demoras, gastos y
riesgos. Si, por el contrario, hay billetes corrientes en estos lugares, la transmisión de estos por correo o cualquier otro medio de transporte rápido y conveniente responde al propósito; y
estos, una vez más, en las alternancias de la demanda, con frecuencia se devuelven, muy poco después, al lugar de donde fueron enviados por primera vez: de donde se obvia el transporte
y la retransportación de los metales; y se sustituye un medio de pago más conveniente y más expedito. Tampoco es esto todo. Los metales, en lugar de suspenderse de sus funciones
habituales, durante este proceso de vibración de un lugar a otro continúan en actividad y se administran aún a la circulación ordinaria; que, por supuesto, no puede sufrir ni disminución ni
estancamiento. Estas circunstancias son causas adicionales de lo que, en un sentido práctico o para los propósitos de los negocios, puede llamarse mayor cantidad de dinero. Y es evidente
que todo lo que aumenta la cantidad de dinero circulante se suma a la facilidad con que cada miembro laborioso de la comunidad puede adquirir esa parte de la cual necesita; y lo capacita
para pagar mejor sus impuestos, así como para satisfacer sus otros deseos. Incluso cuando la circulación del papel bancario no es general, aún debe tener el mismo efecto, aunque en
menor grado. Para lo que proporciona suministros adicionales a los canales de circulación, en un trimestre, naturalmente contribuye a mantener la corriente más completa en otros
lugares. Esta última visión del tema sirve tanto para demostrar la posición, que los bancos tienden a facilitar el pago de impuestos; y ejemplificar su utilidad para negocios de todo tipo en los
que el dinero es un agente. Sería inmiscuirse demasiado en la paciencia de la casa para prolongar los detalles de las ventajas de los bancos; sobre todo porque aquellos, que aún pueden ser
particularizados, pueden ser fácilmente referidos como consecuencias de aquellos que han sido enumerados. Sus desventajas, reales o supuestas, ahora deben ser revisadas. Los más
graves de los cargos que se han presentado contra ellos son: que sirven para aumentar la usura: que tienden a evitar otros tipos de préstamos: que proporcionan tentaciones de sobrepasar:
que conceden ayuda a los aventureros ignorantes que perturban el natural y curso comercial beneficioso:Que dan a los comerciantes en quiebra y fraudulentos un crédito ficticio, que les
permite mantener apariencias falsas y extender sus imposiciones: Y, por último, que tienen una tendencia a desterrar el oro y la plata del país. Hay una gran razón para creer que, en una
encuesta cercana y sincera, se descubrirá que estos cargos carecen de fundamento; o que, en la medida en que los males, sugieren, se ha encontrado que existen, han procedido de otros
estados, parciales o temporales, no son inherentes a la naturaleza y tendencia permanente de tales instituciones; o están más que compensados por ventajas opuestas. Esta encuesta se
realizará, en el orden en que se hayan declarado los cargos. El primero de ellos es que los bancos sirven para aumentar la usura. Es una verdad, que no debe ser negada,que el método de
hacer negocios, que es esencial para las operaciones bancarias, tiene entre nosotros, en casos particulares, una oportunidad para transacciones usuradas. La puntualidad, en los pagos, que
ellos necesariamente exigen, a veces obliga a aquellos, que se han aventurado más allá de su capital y de su crédito a obtener dinero, a cualquier precio, y en consecuencia a recurrir a los
usureros para obtener ayuda. Pero la experiencia y la práctica gradualmente traen una cura a este mal. Un hábito general de puntualidad entre los comerciantes es la consecuencia natural
de la necesidad de observarlo con el Banco; una circunstancia que a su vez compensa con creces cualquier enfermedad ocasional, que puede haber surgido de esa necesidad, en particular,
en consideración. Por lo tanto, en la medida en que los comerciantes dependen unos de otros para los suministros pecuniarios,pueden calcular sus expectativas con mayor certeza; y están
en un peligro proporcionalmente menor de desilusiones, lo que podría obligarlos a recurrir a un expediente tan pernicioso, como el de pedir prestado a la usura; las travesuras de las cuales,
después de algunos ejemplos, naturalmente inspiran gran cuidado, en todos esos hombres de circunstancias desesperadas, para evitar la posibilidad de someterse a ellos. Uno, y no el
menor de los males incidentales al uso de ese expediente, si el hecho es conocido o incluso se sospecha fuertemente, es la pérdida de crédito con el banco mismo. Los directores de un
banco también, aunque con el fin de extender su negocio y su popularidad, en la infancia de una institución, pueden tener la tentación de ir más allá en las acomodaciones, de lo que las
estrictas reglas de prudencia exigirán, por supuesto, hacerse más circunspectos,a medida que los asuntos se establecen mejor, y como los males de una gran facilidad se demuestran
experimentalmente. Se vuelven más atentos a la situación y conducta de aquellos con quienes tratan; observan más estrechamente sus operaciones y búsquedas, economizan el crédito,
otorgan a aquellos de solidez sospechosa; lo rechazan a aquellos cuya carrera es más manifiestamente peligrosa. En una palabra, en el curso de la práctica, por la naturaleza misma de las
cosas, su interés la convertirá en la política de un Banco, para socorrer a los cautelosos e industriosos; para desacreditar el sarpullido e ingobernabilidad; para desanimar tanto a los
prestamistas usureros como a los prestatarios usureros. Existe una visión de liderazgo, en la cual se verá que la tendencia de los bancos es, más que promover la usura, más que
promover.Esto se relaciona con su propiedad de aumentar la cantidad y acelerar la circulación del dinero. Si es evidente, la usura prevalecerá o disminuirá de acuerdo con la proporción que
la demanda de préstamos conlleva a la cantidad de dinero en el mercado que se prestará; cualquiera que sea la propiedad que se acaba de mencionar, ya sea en forma de papel o de
moneda, al contribuir a que el suministro sea más igual a la demanda, debe tender a contrarrestar el progreso de la usura. Pero el préstamo bancario, se pretende, es un impedimento para
otros tipos de préstamos; que, al confinar el recurso de préstamo a una clase particular, deja al resto de la comunidad más indigente y, por lo tanto, más expuesto a las extorsiones de los
usureros. Como las ganancias de las acciones bancarias exceden la tasa de interés legal, los poseedores de dinero, se argumenta,Prefiero invertirlo en ese artículo para prestarlo a este
ritmo; a lo cual hay motivos adicionales de un dominio muy rápido del capital, y de rendimientos más frecuentes y exactos, sin problemas o perplejidad en la recaudación. Esto constituye el
segundo cargo, que ha sido enumerado. El hecho en el que descansa este cargo no debe admitirse sin varias calificaciones; particularmente en referencia al estado de las cosas en este
país. Primero. La mayor parte del Stock de un banco consistirá en los fondos de los hombres en el comercio, entre nosotros mismos y los extranjeros adinerados; los primeros de los cuales
no podían ahorrar capital fuera de su alcance, invertir en préstamos, por largos períodos, en hipotecas o en seguridad personal; y el último de los cuales no estaría dispuesto a ser sometido a
las bajas,retrasos y embarazos de tal disposición de su dinero en un país distante. En segundo lugar. Siempre habrá una proporción considerable de aquellos, que son los prestamistas de un
país, que con ese espíritu de precaución, que suele caracterizar esta descripción de los hombres, se inclinarán más bien a depositar sus fondos en hipotecas sobre bienes inmuebles, que en
el Stock de un banco, que pueden considerar como una seguridad más precaria. Estas consideraciones sirven en un grado material para acotar el fundamento de la objeción, en cuanto al
hecho. Pero hay una respuesta más satisfactoria. El efecto supuesto, en la medida en que tiene existencia, es temporal. Lo contrario ocurre en el funcionamiento general y permanente de la
cosa. El capital de cada banco público, por supuesto, estará restringido dentro de un cierto límite definido.Es la provincia de la prudencia legislativa ajustar así este límite, que si bien no
estará demasiado contraído para la demanda, que el curso de los negocios puede crear, y para la seguridad, que el público debería tener para la solidez del papel , que puede ser emitido por
el banco, aún estará dentro de la brújula de los recursos pecuniarios de la comunidad; de modo que puede haber una factibilidad fácil de completar las suscripciones. Cuando esto se hace
una vez, el supuesto efecto de la necesidad cesa. Entonces ya no hay espacio para la inversión de ningún capital adicional. Las acciones pueden cambiar de manos por una persona que
vende y otra que compra; pero el dinero, que el comprador saca de la masa común para comprar las acciones, el vendedor recibe y lo restablece. De ahí los excedentes futuros, que pueden
acumularsedebe tomar su curso natural, y los préstamos a interés deben continuar, como si no existiera tal institución. De hecho, debe fluir en una corriente más copiosa. El Banco
proporciona un suministro extraordinario para los prestatarios, dentro de su esfera inmediata. En consecuencia, queda un mayor suministro para los prestatarios de otros lugares. En
proporción, a medida que se extiende la circulación del Banco, hay un aumento de la masa agregada de dinero, para responder a la masa agregada de la demanda. De ahí una mayor
facilidad para obtenerlo para cada propósito. No debe escaparse sin una observación, que en cuanto a los ciudadanos de otros países se convierten en aventureros en el Banco, hay un
aumento positivo del oro y la plata del país. Es cierto que a partir de esto se retira una renta semestral, que se deduce de los dividendos de la acción. Pero como esta renta surge del empleo
del capital, por nuestros propios ciudadanos,es probable que sea más que reemplazado por las ganancias de ese empleo. También es probable que una parte se convierta, en el comercio,
en productos de nuestro país: e incluso puede ser un incentivo, en algunos casos, para la emigración a un país, en el que el carácter de ciudadano es tan fácil de adquirir, ya que es
estimable e importante. Esta visión del sujeto proporciona una respuesta a una objeción, que se ha deducido de la circunstancia de la que aquí se tiene noticia, a saber, los ingresos
resultantes para los extranjeros de la parte de la Acción que poseen, que se ha representado como tendencia a agotar el país de su especie. En esta objeción, la inversión original del capital
y el uso constante de la misma parecen haberse pasado por alto.El hecho de que Banks proporcione tentaciones a la sobretrastificación es la tercera de las objeciones enumeradas. Esto
debe significar que al proporcionar ayudas adicionales a la empresa mercantil, inducen al comerciante a veces a aventurarse más allá del punto prudente o saludable. Pero la misma
declaración de la cosa muestra, que el sujeto de la acusación es un enfermo ocasional, incidente para un bien general. El crédito de todo tipo (como una especie de la que solo pueden tener
el efecto los créditos bancarios) debe ser en diferentes grados, con el mismo inconveniente. Incluso es aplicable al oro y a la plata, cuando abundan en circulación. Pero sería sabio por esta
cuenta desacreditar a los metales preciosos, erradicar el crédito; o proscribir los medios de esa empresa, que es la principal fuente de comercio y una fuente principal de riqueza
nacional,porque de vez en cuando se ejecuta en excesos, de los cuales el overtrading es uno? Si los abusos de algo beneficioso son para determinar su condena, apenas hay una fuente de
prosperidad pública que no se cierre rápidamente. En todos los casos, el mal debe ser comparado con el bien; y en el presente caso, tal comparación dará como resultado que las nuevas y
mayores energías derivadas de las empresas comerciales, de la ayuda de los bancos, son una fuente de ganancia y ventaja general; que superan con creces los males parciales de
sobrecargar a unos pocos individuos, en momentos particulares, o de números de coyunturas particulares. Los cargos cuarto y quinto se pueden considerar juntos. Estos se relacionan con la
ayuda, que a veces es otorgada por los bancos a aventureros inhábiles y comerciantes fraudulentos. Estas cargas también tienen algún grado de fundamento;aunque mucho menos de lo
que se ha pretendido, y se suman a las instancias de enfermedades parciales, conectadas con beneficios más amplios y desequilibrados. La práctica de dar crédito ficticio a las personas
impropias es uno de esos males, cuya experiencia guiada por el interés corrige rápidamente. El banco en sí está en peligro tanto de sufrir por eso, que tiene el más fuerte de todos los
incentivos para estar en guardia. No solo puede resultar lesionado de manera inmediata por la morosidad de las personas a quienes se les otorga dicho crédito; pero eventualmente, por las
incapacidades de otros, a quienes sus imposiciones o fallas pudieron haber arruinado. Tampoco hay mucho peligro de que un banco sea traicionado en este error, por falta de información.
Los directores, ellos mismos, siendo, en su mayor parte,Se espera que los seleccionados de la clase de Comerciantes posean individualmente un conocimiento preciso de los personajes y
las situaciones de aquellos que entran dentro de esa descripción. Y tienen, además de esto, el curso del trato de las personas mismas con el banco para ayudar a su juicio, que en la mayoría
de los casos es un buen índice del estado en el que se encuentran esas personas. Los artificios y cambios, que aquellos en circunstancias desesperadas o en declive están obligados a
emplear, para mantener el semblante, que requieren las reglas del Banco, y el tren de sus conexiones, son tantos pronósticos, no difíciles de interpretar, de el destino que les espera. Por lo
tanto, no es raro que ocurra, que los bancos son los primeros en descubrir la falta de solidez de dichos personajes y, al retener el crédito, para anunciar al público,que no están intitulados a
eso. Si los bancos, a pesar de todas las precauciones, a veces se traicionan para dar un crédito falso a las personas descritas; con mayor frecuencia habilitan a hombres honestos y
laboriosos, pequeños o quizás sin capital para emprender y enjuiciar negocios, con ventaja para ellos y para la comunidad; y ayudar a los comerciantes tanto de capital como de crédito, que
se encuentran con choques fortuitos e imprevistos, que podrían sin tales ayudas resultarles fatales a ellos y a otros; para hacer frente a sus desgracias, y finalmente para recuperar sus
asuntos: las circunstancias, que forman un elogio sin importancia en la utilidad de los bancos. Pero el último y más pesado cargo aún debe ser examinado. Esto es, que los bancos tienden a
desterrar el oro y la plata del país. La fuerza de esta objeción radica en que son un motor de crédito en papel,que al proporcionar un sustituto para los metales, se supone que promueve su
exportación. Es una objeción, que si tiene algún fundamento, no está contra los bancos, curiosamente, sino contra toda especie de crédito en papel. La respuesta más común que se le da es
que la cosa que se supone es de poca o ninguna consecuencia; que es inmaterial lo que sirve al propósito del dinero, ya sea papel u oro y plata; que el efecto de ambos en la industria es el
mismo; y que la riqueza intrínseca de una nación debe medirse, no por la abundancia de los metales preciosos contenidos en ella, sino por la cantidad de las producciones de su trabajo e
industria. Esta respuesta no carece de solidez, aunque no totalmente satisfactoria. Es cierto, que la vivificación de la industria, por una circulación completa, con la ayuda de un crédito de
papel adecuado y bien regulado,puede más que compensar la pérdida de una parte del oro y la plata de una nación; si la consecuencia de evitar esa pérdida debe ser una circulación escasa
o defectuosa. Pero el aumento o disminución positiva y permanente de los metales preciosos en un país difícilmente puede ser una cuestión de indiferencia. Como la mercancía tomada en
lugar de las demás, es una especie de la riqueza más efectiva; y como el dinero del mundo, es una gran preocupación para el estado, que posee suficiente para hacer frente a cualquier
demanda que pueda crear la protección de sus intereses externos. La objeción parece admitir otra y una respuesta más concluyente, que controvierte el hecho mismo. Una nación, que no
tiene minas propias, debe derivar los metales preciosos de otros; en términos generales, a cambio de los productos de su trabajo e industria.La cantidad que poseerá, por lo tanto, en el curso
ordinario de las cosas, estará regulada por el equilibrio favorable o desfavorable de su comercio; es decir, por la proporción entre sus capacidades para abastecer a los extranjeros y sus
necesidades; entre el monto de sus exportaciones y el de sus importaciones. De ahí el estado de su agricultura y sus manufacturas, la cantidad y calidad de su trabajo e industria debe, en
general, influir y determinar el aumento o disminución de su oro y plata. Si esto es cierto, la inferencia parece ser que los bancos bien constituidos favorecen el aumento de los metales
preciosos. Se ha demostrado que aumentan de diferentes maneras, la capital activa del país. Esto es, lo que genera empleo; que anima y expande el trabajo y la industria. Cada adición, que
se hace a ella,al contribuir a poner en movimiento una mayor cantidad de ambos, tiende a crear una mayor cantidad de los productos de ambos: Y, al suministrar más materiales para la
exportación, conduce a una balanza comercial favorable y consecuentemente a la introducción y aumento de oro y plata. Esta conclusión parece ser extraída de premisas sólidas. Sin
embargo, hay objeciones que se le harán. Puede decirse que, como el papel del Banco ofrece un sustituto para la especie, sirve para contrarrestar esa necesidad rigurosa de los metales,
como medio de circulación, que en el caso de un equilibrio incorrecto, podría restringir en algún grado su exportación; y puede agregarse que, por la misma causa, en el mismo caso,
retrasaría aquellas reformas económicas y parsimoniosas, en la forma de vida, que la escasez de dinero está calculada para producir,y que podría ser necesario para rectificar ese equilibrio
erróneo. Quizás haya algo de verdad en estas dos observaciones; pero parecen ser de naturaleza más bien para formar excepciones a la generalidad de la conclusión, que para derrocarla.
El estado de las cosas, en el que se puede suponer que las exigencias absolutas de la circulación resisten con cualquier efecto las demandas urgentes de una especie, que una balanza
comercial errónea puede ocasionar, presenta un caso extremo. Y una situación en la que una forma de vida demasiado costosa de una comunidad, en comparación con sus medios, puede
necesitar una corrección, de angustia o necesidad, es una, que tal vez rara vez resulta, pero de causas extraordinarias y adventicias: por ejemplo ejemplo, como una revolución nacional, que
desestabiliza todos los hábitos establecidos de un pueblo e inflama el apetito de extravagancia,por las ilusiones de una riqueza ideal, engendrada por la continua multiplicación de una
moneda en depreciación o por alguna causa similar. Hay buenas razones para creer que, donde las leyes son prudentes y están bien ejecutadas, y se mantiene la inviolabilidad de las
propiedades y los contratos, la economía de un pueblo, en el curso general de las cosas, se corresponderá con sus medios. El apoyo de la industria es probablemente en todos los casos, de
mayor consecuencia para corregir una balanza comercial equivocada, que cualquier reducción practicable, en los gastos de familias o individuos: y el estancamiento de la misma
probablemente tendría más efecto, al prolongar , que cualquier ahorro de ese tipo en acortar su continuidad. Ese estancamiento es una consecuencia natural de un medio inadecuado, que,
sin la ayuda de la circulación del Banco, en los casos supuestos, se sentiría severamente.También merece notarse que, dado que la circulación siempre está en una relación compuesta con
respecto al fondo, del que depende, y según la demanda, y dado que ese fondo se ve afectado por la exportación de los metales, no existe peligro de su exceso de existencias, como en el
caso del papel emitido por el placer del Gobierno; o de evitar que las consecuencias de cualquier equilibrio desfavorable se sientan de manera suficiente, para producir las reformas aludidas,
en la medida en que las circunstancias lo requieran y admitan. Nada puede ser más falible, que las comparaciones, que se han hecho entre diferentes países, para ilustrar la verdad de la
posición que se considera. La cantidad comparativa de oro y plata, en diferentes países, depende de una infinita variedad de hechos y combinaciones, todos los cuales deben ser conocidos,
para poder juzgar,si la existencia o inexistencia de monedas en papel tiene cualquier participación en las proporciones relativas que contienen. La masa y el valor de las producciones del
trabajo y la industria de cada uno, en comparación con sus deseos; la naturaleza de sus establecimientos en el exterior; el tipo de guerras en las que generalmente está involucrado; las
relaciones que tiene con los países, que son los poseedores originales de esos metales; los privilegios que disfruta en su oficio; estas y varias otras circunstancias se deben tomar en la
cuenta y tornar la investigación demasiado compleja para justificar cualquier confianza en las suposiciones vagas y generales, que hasta ahora han sido cuestionadas en este punto. En la
discusión anterior, se ha considerado que la objeción se aplica a la expulsión permanente y la disminución de los metales. Su exportación temporal, para fines particulares, no ha sido
contemplada. Esta,se debe confesar que es facilitado por los bancos, de la facultad que poseen de proporcionar su lugar. Pero su utilidad no es nada más evidente que en estos casos.
Permiten que el Gobierno pague sus deudas externas y responda a las exigencias que las preocupaciones externas de la comunidad puedan haber producido. Permiten que el comerciante
respalde su crédito (del que depende la prosperidad del comercio) cuando circunstancias especiales impiden las remesas en otros modos. También le permiten enjuiciar a las empresas, que
en última instancia tienden a un aumento de las especies de riqueza en cuestión. Es evidente que el oro y la plata a menudo pueden emplearse en la adquisición de productos en el exterior;
que, en un comercio tortuoso, reemplaza el fondo original, con una adición considerable.Pero no se puede deducir de esta facilidad otorgada a la exportación temporal, que los bancos, que
son tan amigables con el comercio y la industria, están en su tendencia general, contraria al aumento de los metales preciosos. Estas diversas visiones del tema parecen suficientes para
imprimir una convicción plena, de la utilidad de los bancos, y para demostrar que son de gran importancia, no solo en relación con la administración de las finanzas, sino en el sistema general
de la economía económica. . El juicio de muchos concernientes a ellos sin duda ha estado perplejo, por la mala interpretación de las apariencias, que debían atribuirse a otras causas. La
devastación general de la propiedad personal, ocasionada por la guerra tardía, produjo naturalmente, por una parte, una gran demanda de dinero y, por otra, una gran deficiencia de la misma
para responder a la demanda.Algunas leyes imprudentes, que surgió de las angustias públicas, al afectar la confianza y haciendo que una parte de la suma inadecuada en el país para ser
encerrados, agravan el mal: Los hábitos disipado, contratados por muchas personas, durante la guerra, que después de la paz los sumió en gastos superiores a sus ingresos: el número de
aventureros sin capital y, en muchos casos, sin información, que en esa época se lanzaron al comercio, y se vieron obligados a hacer cualquier sacrificio para respaldar un crédito transitorio;
el empleo de sumas considerables en las especulaciones sobre la deuda pública, que desde su estado sin resolver era incapaz de convertirse en sí mismo un sustituto: Todas estas
circunstancias concurriendo necesariamente se llevaron a préstamos usurarios, produjo la mayor parte de los inconvenientes, y fueron las verdaderas causas de la mayoría de las
apariciones; cual,donde se establecieron los bancos, han sido erróneamente colocados en su cuenta: un error, que fácilmente podrían haber evitado, volviendo los ojos hacia lugares, donde
no había ninguno, y donde, sin embargo, los mismos males habrían sido percibidos existir, incluso en un grado mayor, que donde esas instituciones habían obtenido. Estos males han cesado
o han sido mitigados en gran medida. Se puede buscar su extinción más completa, desde esa seguridad adicional a la propiedad, que la constitución de los Estados Unidos da felizmente
(circunstancia de un momento prodigioso en la escala tanto de la prosperidad pública como privada) de la atracción del capital extranjero, bajo el los auspicios de esa seguridad, para ser
empleados en objetos y en empresas, para lo cual el estado de este país abre un campo amplio y acogedor,de la consistencia y la estabilidad, que la deuda pública está adquiriendo
rápidamente, así como en la opinión pública, en el hogar y en el extranjero, como de hecho; del aumento de capital, que esa circunstancia y el pago trimestral de intereses proporcionarán; y
de la circulación más copiosa, que probablemente será creada por un Banco Nacional bien constituido. El establecimiento de bancos en este país parece ser recomendado por razones de
naturaleza peculiar. Previamente a la revolución, la circulación fue en gran medida llevada a cabo por el papel emitido por los diversos gobiernos locales. Solo en Pensilvania, la cantidad fue
de cerca de un millón y medio de dólares. Se puede decir que este auxiliar está ahora en un final. Y generalmente se supone que ha habido durante algún tiempo pasado, una deficiencia de
medio circulante.Hasta qué punto esa deficiencia se debe considerar como real o imaginaria no es susceptible de demostración, pero hay circunstancias y apariencias que, en relación con el
país en general, toleran la suposición de su realidad. Las circunstancias son, además del hecho mencionado, que se respetan las emisiones de papel, las vastas extensiones de tierra baldía
y el poco estado avanzado de las manufacturas. La solución progresiva de la primera, si bien promete una amplia retribución, en la generación de recursos futuros, disminuye u obstruye,
mientras tanto, la riqueza activa del país. No solo extrae una parte del dinero circulante y lo coloca en un estado más pasivo, sino que desvía hacia sus propios canales una parte de esa
especie de trabajo e industria, que de otro modo se emplearía, en el suministro de materiales para el comercio exterior. ,y que al contribuir a un equilibrio favorable, ayudaría a la introducción
de la especie. En los primeros períodos de los nuevos asentamientos, los colonos no solo no proporcionan excedentes para la exportación, sino que consumen una parte de lo que produce el
trabajo de otros. Lo mismo es una causa, que los fabricantes no avanzan o avanzan lentamente. Y a pesar de algunas hipótesis en contra, hay muchas cosas para inducir una sospecha, que
los metales preciosos no abundan, en cualquier país, que no tiene minas o variedad de manufacturas. A veces han sido adquiridos por la espada, pero el sistema moderno de guerra ha
expulsado a este recurso, y es uno de los que es de esperar que los Estados Unidos nunca se inclinen a confiar. Las apariencias, aludidas a, son, mayor prevalencia de trueque directo,en los
distritos más interiores del país, que sin embargo ha ido disminuyendo gradualmente durante un tiempo; y una mayor dificultad, generalmente, en la enajenación ventajosa de bienes
inmuebles mejorados; que, también, últimamente, ha disminuido, pero todavía se siente seriamente en diferentes partes de la Unión. La dificultad de obtener dinero, que ha sido una queja
general, no se agrega al número; porque es la queja de todos los tiempos, y una, en la que la imaginación siempre debe tener un alcance demasiado grande, para permitir una apelación a
ella. Si la suposición de tal deficiencia se funda en algún grado, y algunas ayudas a la circulación son deseables, queda por investigar cuál debería ser la naturaleza de esa ayuda. La emisión
de billetes por la autoridad del gobierno está sabiamente prohibida a los Estados individuales, por la Constitución Nacional.Y el espíritu de esa prohibición no debe ser ignorado por el
Gobierno de los Estados Unidos. Aunque las emisiones de papel, bajo una autoridad general, pueden tener algunas ventajas, no aplicables, y estar exentas de algunas desventajas, que son
aplicables, a las emisiones similares por parte de los estados por separado; sin embargo, son de una naturaleza tan propensa al abuso, e incluso puede afirmarse con tanta certeza de ser
abusada, que la sabiduría del gobierno se manifestará en no confiar nunca en el uso de un recurso tan seductor y peligroso. En tiempos de tranquilidad, podría no tener consecuencias
negativas, incluso podría manejarse de alguna manera para ser productivo del bien; pero en grandes y penosas emergencias, existe casi una certeza moral de que se vuelva malicioso. El
estampado de papel es una operación mucho más fácil que la imposición de impuestos,que un gobierno, en la práctica de las emisiones de papel, rara vez fracasaría en una emergencia de
ese tipo para permitirse demasiado, en el empleo de ese recurso, para evitar en la medida de lo posible una popularidad menos auspiciosa. Si no se llegara siquiera a convertir en una
burbuja absoluta, al menos sería probable que se extendiera hasta cierto punto, lo que ocasionaría un estado de cosas inflado y artificial incompatible con el curso regular y próspero de la
política. oeconomía. Entre otras diferencias materiales entre un papel moneda, emitidas por la mera autoridad del Gobierno, y una emitida por un Banco, pagaderas en monedas, se
encuentra esto: que en el primer caso, no existe un estándar al que se pueda apelar, en cuanto a la cantidad que solo satisfará o que recargará la circulación; en el último,ese estándar
resulta de la demanda. Si se emitiera más de lo necesario, se devolverá al banco. Sus emisiones, como se ha sugerido en otras partes, siempre deben estar en una relación compuesta al
fondo y a la demanda: por lo que es evidente, que hay una limitación en la naturaleza del asunto: mientras que la discreción del gobierno es la única medida de el alcance de las emisiones,
por su propia autoridad. Esta consideración ilustra aún más el peligro de emisiones de ese tipo, y la preferencia, que se debe al papel del Banco. El pago del interés de la deuda pública, en
trece diferentes lugares, es una razón de peso, peculiar de nuestra situación inmediata, para desear una circulación del Banco. Sin un papel, en moneda general, equivalente a oro y
plata,una proporción considerable de la especie del país debe suspenderse siempre de la circulación y dejarse acumular, de forma preparatoria para cada día de pago; y tan a menudo como
uno se acerca, en muchos casos debe haber un transporte real de los metales, tanto a expensas como a riesgo, desde sus depósitos naturales y adecuados hasta lugares distantes. Esta
necesidad se sentirá muy perjudicial para el comercio de algunos de los Estados; y avergonzará no poco las operaciones del Tesoro en esos Estados. También obstruirá esas negociaciones,
entre las diferentes partes de la Unión, por la instrumentalidad de los bonos del Tesoro, que ya han ofrecido alojamiento valioso para el Comercio en general. Asumiendo esto como
consecuencia, por lo que se ha dicho, que un banco nacional es una institución deseable; dos preguntas surgen.¿No existe tal institución, que ya existe, que tiene un derecho sobre ese
carácter y que reemplaza la propiedad o la necesidad de otro? Si no hay ninguno, ¿cuáles son los principios sobre los cuales uno debe establecerse? Actualmente hay tres bancos en los
Estados Unidos. El de América del Norte, establecido en la ciudad de Filadelfia; el de Nueva York, establecido en la ciudad de Nueva York; la de Massachusetts, establecida en la ciudad de
Boston. De estos tres, el primero es el único, que en cualquier momento ha tenido una relación directa con el Gobierno de los Estados Unidos. El Banco de América del Norte se originó en
una resolución del Congreso del 26 de mayo de 1781, fundada sobre una proposición del Superintendente de Finanzas, que luego fue llevada a la ejecución, mediante una ordenanza del 31
de diciembre siguiente, titulada:"Una ordenanza para incorporar elSuscriptores del Banco de América del Norte ". La ayuda otorgada a los Estados Unidos por esta institución durante el
período restante de la guerra fue de consecuencias esenciales, y su conducta hacia ellos desde la paz no ha debilitado su título de propiedad. mecenazgo y favor Hasta ahora sus
pretensiones al personaje en cuestión son respetables; pero hay circunstancias que militan contra ellos; y consideraciones, que indican la propiedad de un establecimiento sobre diferentes
principios. Los Directores de este Banco, en nombre de sus constituyentes, han aceptado y actuado bajo un nuevo estatuto del Estado de Pensilvania, materialmente diferente de su original;
y que estrecha de esta manera la base de la institución, que la convierte en una base incompetente para los amplios propósitos de un Banco Nacional.El límite asignado por la ordenanza del
Congreso al Stock del Banco es de diez millones de dólares. La última carta de Pennsylvania lo limita a dos millones. Las preguntas surgen naturalmente, ya sea que no haya una
repugnancia directa entre dos cartas de manera tan diferente; y si la aceptación de la una no se debe considerar una rendición virtual de la otra. Pero tal vez no sea aconsejable ni necesario
intentar una solución de ellos. No hay nada en las Actas del Congreso, que implique un derecho exclusivo en la institución, con el que se relacionan, excepto durante el período de la guerra.
Por lo tanto, no hay nada, si el bien público lo requiere, lo que impide el establecimiento de otro. Sin embargo, puede señalarse incidentalmente que, según la opinión general de los
ciudadanos de los Estados Unidos,el Banco de América del Norte ha tomado la estación de un banco de Pensilvania solamente. Este es un fuerte argumento para una nueva institución, o
para una renovación de la anterior, para restaurarla a la situación en la que originalmente se encontraba, en opinión de los Estados Unidos. Pero aunque la ordenanza del Congreso no
contiene ninguna concesión de privilegios exclusivos, puede haber lugar para alegar que el Gobierno de los Estados Unidos no debe, por cuestiones de sinceridad y equidad, establecer
ninguna institución rival o interferente, en perjuicio de la ya establecido; especialmente porque esto tiene, desde los servicios prestados, alegaciones fundadas de protección y respeto. La
justicia de tal observación debe ser admitida dentro de los límites apropiados. No debe hacerse un nuevo establecimiento de este tipo, sin razones convincentes y sinceras de bien público.Y
en la forma de hacerlo, se deben dar todas las facilidades a una consolidación de lo viejo con lo nuevo, en términos no perjudiciales para las partes involucradas. Pero no hay fundamento
para sostener que, en un caso en el que el Gobierno no haya condicionado su autoridad, debería restringirlo voluntariamente, con respecto a los intereses de una institución en particular,
cuando los del estado dictan una curso; especialmente también después de que tales circunstancias hayan intervenido, ya que caracterizan la situación real del Banco de América del Norte.
Los incentivos, a una nueva disposición de la cosa ahora deben ser considerados. El primero de ellos que ocurre es la situación, al menos ambigua, en que el Banco de América del Norte se
ha colocado, por la aceptación de su último estatuto. Si esto lo ha convertido en el mero banco de un estado particular,susceptible de disolución a la expiración de catorce años, cuyo término
el acto de ese estado ha restringido su duración, no sería apropiado ni conveniente aceptarlo, como un equivalente para un Banco de los Estados Unidos. La restricción de su capital también,
que de acuerdo con la misma suposición, no puede extenderse más allá de dos millones de dólares, es una razón concluyente para un establecimiento diferente. Un capital tan pequeño no
promete la ayuda necesaria para el gobierno ni la seguridad requerida para la comunidad. Puede responder muy bien a los propósitos de la acomodación local, pero es una base inadecuada
para una circulación coextensiva con los Estados Unidos, abarcando la totalidad de sus ingresos, y afectando a cada individuo, a cuyas manos puede llegar el documento.E insuficiente como
tal capital sería para los fines esenciales de un Banco Nacional, es probable que se lo rinda aún más, por ese principio de la constitución del Banco de América del Norte, contenido
igualmente en su antiguo y en su nuevo estatuto. , lo que deja el aumento del capital real en cualquier momento (ahora muy por debajo del alcance permitido) a discreción de los Directores o
Accionistas. Es de esperar, naturalmente, que las seducciones de un precio avanzado de acciones y / o grandes dividendos puedan desincorporar a aquellos, que están interesados, a una
extensión del capital; de lo cual pueden temer una disminución de las ganancias. Y a partir de esta circunstancia, el interés y la acomodación del público (así como individualmente como
colectivamente) se hacen más subordinados a los intereses, reales o imaginarios, de los Accionistas, de lo que deberían ser.Es cierto que, a menos que se consulte a este último, no puede
haber un banco (en el sentido, al menos, de instituciones de este tipo, dignas de confianza, que puedan establecerse en este país), pero esto no significa que esto sea solo. para ser
consultado, o que incluso debería ser primordial. La utilidad pública es más bien el objeto de los bancos públicos, que el beneficio privado. Y es asunto del gobierno, para constituirlos en tales
principios, que si bien estos últimos resultarán, en un grado suficiente, para proporcionar motivos competentes para participar en ellos, los primeros no se verán sometidos a él. Para lograr
esto, un objeto principal de atención debería ser dar un alcance libre a la creación de un capital amplio; y con esta visión, fijar los límites, que se consideran seguros y convenientes, para no
dejar ningún margen de discreción para detenerlos o sobrepasarlos.La falta de esta precaución, en el establecimiento del Banco de América del Norte, es una razón más y una razón
importante para desear uno diferente constituido. Puede haber lugar, a primera vista, para suponer, que como los beneficios de un Banco tendrán una proporción en la medida de sus
operaciones, y como, por esta razón, el interés de los Accionistas no se verá perjudicado, por cualquier aumento necesario de capital, no hay motivo para comprender, que estarán
indispuestos a tales aumentos. Pero la mayoría de los hombres, en asuntos de esta naturaleza, prefieren las certezas, disfrutan, a probabilidades que dependen de experimentos no
experimentados; especialmente cuando estos prometen, más bien, que no serán heridos, que serán beneficiados. De la influencia de este principio, y el deseo de mejorar sus ganancias,los
directores de un banco tenderán a sobreexigir sus facultades, en un intento de hacer frente a las demandas adicionales, que el curso de los negocios puede crear, que establecer nuevas
suscripciones, lo que puede poner en riesgo una disminución de los beneficios, e incluso una reducción temporal del precio de Stock. Los bancos se encuentran entre los mejores recursos
para reducir la tasa de interés en un país; pero para tener este efecto, sus capitales deben ser completamente iguales a todas las demandas de los negocios, y lo que tenderá a eliminar la
idea de que los alojamientos que ofrecen sean en algún grado favorables; una idea muy apropiada para acompañar la parsimoniosa distribución de fondos contratados. En esto, como en
cualquier otro caso, la abundancia de la mercancía debería generar una moderación del precio. La falta de un principio de rotación, en la constitución del Banco de América del Norte,es otro
argumento para una variación del establecimiento. Apenas una de las razones, que militan contra este principio en la constitución de un país, es aplicable a la de un Banco; mientras que hay
fuertes razones a favor de él, en relación con el uno, que no se aplican al otro. El conocimiento, que se deriva de la experiencia, es la única circunstancia común a ambos, que aboga contra
la rotación en los directores de un banco. Pero los objetos del gobierno de una nación y los del gobierno de un banco son tan ampliamente diferentes, como para debilitar la fuerza de esa
consideración, en referencia a esta última. Casi todos los casos importantes de legislación requieren, hacia una decisión correcta, un conocimiento general y preciso de los asuntos del
estado; y hábitos de pensamiento rara vez adquiridospero desde una familiaridad con las preocupaciones públicas. La administración de un banco, por el contrario, está regulada por unas
simples máximas fijas, cuya aplicación no es difícil para ningún hombre de juicio, especialmente si se lo instruye en los principios del comercio. En general, es una sucesión constante de los
mismos detalles. Pero, aunque este sea el caso, la idea de las ventajas de la experiencia no debe despreciarse. Debe dejarse espacio para la transmisión regular de información oficial: y
para este propósito, el jefe de la dirección debe estar exceptuado del principio de rotación. Con esta excepción, y con la ayuda de la información de los oficiales subordinados, no puede
haber ningún peligro de efectos negativos por falta de experiencia o conocimiento; especialmente porque la exclusión periódica no debería llegar a la totalidad de los Directores al mismo
tiempo;El argumento a favor del principio de rotación es el siguiente: que al disminuir el peligro de combinaciones entre los directores, hacer que la institución se subordine a los puntos de
vista de los partidos, o a la acomodación, preferiblemente, de cualquier conjunto de hombres en particular, esto hará que el confianza pública más firme, estable y sin reservas. Cuando se
considera, que los directores de un banco no son elegidos por el gran cuerpo de la comunidad, en el que prevalecerá una diversidad de puntos de vista, en diferentes coyunturas, sino por
una clase pequeña y selecta de hombres, entre los que se encuentra es mucho más fácil cultivar una adherencia constante a las mismas personas y objetos; y que aquellos Directores lo
tienen en su poder para conciliar de inmediato, obligando a los más influyentes de esta clase, es fácil percibir que sin el principio de rotación,los cambios en ese cuerpo raramente pueden
suceder, sino como una concesión que ellos mismos pueden considerar conveniente hacer a la opinión pública. La administración continua de una institución de este tipo, por las mismas
personas, nunca fallará, con o sin causa, de su conducta, para despertar desconfianza y descontento. El secreto necesario de sus transacciones da un alcance ilimitado a la imaginación para
inferir que algo es, o puede estar mal. Y este misterio inevitable es una razón sólida, para insertar en la constitución de un Banco la necesidad de un cambio de hombres. Como ni a la masa
de las partes interesadas ni al público en general se les puede permitir ser testigos de la gestión interna de los directores, es razonable que ambos tengan ese control sobre su conducta, y
esa seguridad contra la prevalencia de una parcial o sistema pernicioso,que será producido por la certeza de los cambios periódicos. Tal es también la delicadeza del crédito de un banco,
que todo lo que pueda fortalecer la confianza y repeler la sospecha, sin dañar sus operaciones, debe buscarse cuidadosamente en su formación. Otra consideración a favor de un cambio es
la regla impropia, por la cual el derecho de voto de los directores está regulado en el plan, sobre el cual se constituyó originalmente el Banco de América del Norte, es decir, un voto por cada
acción, y la falta de una regla en el último estatuto; a menos que el silencio de la misma, en ese punto, pueda significar que cada Accionista debe tener un voto igual y un voto único, que
sería una regla en un extremo diferente, no menos erróneo. Es importante que se establezca una regla, en este sentido, ya que es una de esas cosas,que no debe dejarse a la discreción; y,
en consecuencia, es de igual importancia que la regla sea adecuada. Un voto por cada acción representa una combinación, entre algunos accionistas principales, para monopolizar el poder y
los beneficios del Banco demasiado fácil. Un voto igual para cada Accionista, no importa cuán grande o pequeño sea su interés en la institución, no permite que los grandes accionistas
tengan el mismo peso, lo que es razonable que tengan y que tal vez requieran su seguridad y la del banco. Un medio prudente es ser preferido. Una convicción de esto ha producido un
estatuto de la corporación del banco de América del Norte, que evidentemente apunta a tal medio. Pero surge una reflexión aquí, que una mayoría similar con la que promulgó esta ley,
puede derogarla en cualquier momento. El último aliciente, que se mencionará, es la falta de precauciones para protegerse contra una influencia extranjera que se insinúa en la Dirección del
Banco.Parece difícil de reconciliar con la debida precaución para permitir que todos los ciudadanos, salvo los ciudadanos, sean elegibles como Directores de un Banco Nacional, o que los
extranjeros no residentes puedan influir en el nombramiento de los Directores por los votos de sus representantes. Sin embargo, en el caso de una incorporación del Banco de América del
Norte en el plan, puede ser necesario calificar este principio, a fin de dejar el derecho de los extranjeros, que ahora tienen acciones de sus acciones intactas; pero sin el poder de transmitir el
privilegio en cuestión a alienees extranjeros. Se debe considerar que dicho Banco no es una mera cuestión de propiedad privada, sino una máquina política de la mayor importancia para el
Estado. Hay otras variaciones de la Constitución del Banco de América del Norte, no de momento insignificante, que parecen deseables,pero que no son de una magnitud suficiente como
para reclamar una discusión preliminar. Esto se verá en el plan, que se presentará en la continuación. Si se admite que las objeciones que se han manifestado a la constitución del Banco de
América del Norte son fundadas, no derogarán el mérito del diseño principal, ni de los servicios prestados por ese banco, ni los beneficios que ha producido. La creación de tal institución, en
el momento en que tuvo lugar, fue una medida dictada por la sabiduría. Su utilidad ha sido ampliamente demostrada por sus frutos. La independencia estadounidense le debe mucho. Y es
(muy) concebible que las razones del momento puedan haber hecho que esas características en él sean inoportunas, lo que una revisión, con una visión permanente, sugiere como
deseable.El orden del tema lleva al lado de una investigación sobre los principios, sobre los cuales debe organizarse un Banco nacional. La situación de los Estados Unidos naturalmente
inspira un deseo, que la forma de la institución podría admitir una pluralidad de ramas. Pero varias consideraciones desalientan la búsqueda de esta idea. La complejidad de dicho plan podría
inspirar dudas, lo que podría disuadir de aventuras en él. Y la viabilidad de una administración segura y ordenada, aunque no debe abandonarse como desierta, no puede manifestarse de
manera tan manifiesta en perspectiva, como para prometer la eliminación de esas dudas, o para justificar que el Gobierno adopte la idea como un experimento original. Lo más que parecería
aconsejable, en este punto, es insertar una disposición, que puede conducir a la siguiente; si la experiencia demuestra más claramente su utilidad,y satisfacer a aquellos, que puedan tener la
Dirección, que pueda ser adoptada con seguridad. Es cierto, que tendría algunas ventajas tanto peculiares como importantes. Además de un alojamiento más general, disminuiría el peligro
de una corrida bancaria. El argumento, en su contra, es que cada rama debe estar bajo una dirección distinta, aunque subordinada; a lo cual debe otorgarse una considerable libertad
discrecional. Y como la propiedad de toda la institución sería responsable por los compromisos de cada parte, eso y su crédito estarían en juego, bajo la prudencia de los Directores de cada
parte. La mala administración de cualquiera de las ramas puede poner en peligro un desorden serio en el conjunto. Otro deseo, dictado por la situación particular del país, es:que el Banco
podría estar constituido de tal manera que se convierta en un instrumento inmediato de préstamos a los propietarios de tierras; pero este deseo también cede a la dificultad de lograrlo. La
tierra es solo un fondo inadecuado para la circulación bancaria. Si los pagarés emitidos sobre él no debían pagarse en moneda, a demanda o en una fecha corta; esto equivaldría a nada más
que una repetición de las emisiones de papel, que ahora son explotadas por la voz general. Si las notas deben pagarse en moneda, la tierra debe convertirse primero en venta o hipoteca. La
dificultad de efectuar esto último es lo que engendra el deseo de encontrar otro recurso, y el primero no sería factible en una emergencia repentina, sino con sacrificios que empeorarían la
curación de la enfermedad.Tampoco la idea de constituir el fondo es en parte de moneda y en parte de tierra libre de impedimentos. Estas dos especies de propiedad no se unen en su
mayoría en las mismas manos. ¿Aceptará el hombre adinerado entrar en una sociedad con el propietario de la tierra por el cual este último compartirá los beneficios que se obtendrán con el
dinero de la primera? El dinero que es evidente será el agente o la causa eficiente de los beneficios. La tierra solo puede ser considerada como una seguridad adicional. No es difícil prever
que una unión, en tales términos, no se formará fácilmente. Si los terratenientes van a obtener el dinero por la venta o hipoteca de una parte de sus tierras, esto también pueden hacerlo,
cuando la acción consiste en dinero, como si fuera compuesto de dinero y tierra.Para procurar a los terratenientes, la asistencia de los préstamos es el gran deseo. Suponiendo que se
superaran otras dificultades, y se creara un fondo, compuesto en parte de moneda y parte de tierra, sin embargo, el beneficio contemplado solo podría obtenerse, por los bancos que les
adelantaban sus billetes por la totalidad o parte del valor de las tierras, tenían suscrito a la acción. Si este avance fuera pequeño, no se proporcionaría el alivio deseado; si fuera grande, la
cantidad de pagarés emitidos sería motivo de desconfianza y, si se reciben, es probable que regresen rápidamente al Banco para su pago; que, después de agotar su moneda, podría estar
bajo la necesidad de convertir sus tierras en dinero, a cualquier precio, que pudiera obtenerse para ellos, ante el perjuicio irreparable de los propietarios. Consideraciones de ventaja pública
sugieren un deseo adicional, que es,que el Banco podría establecerse sobre principios, que haría que los beneficios de éste redundaran en beneficio inmediato del Estado. Esto es
contemplado por muchos, que hablan de un Banco Nacional, pero la idea parece susceptible de objeciones insuperables. Para otorgar plena confianza a una institución de esta naturaleza,
parece ser un ingrediente esencial en su estructura, que estará bajo una Dirección privada, no pública, bajo la guía de interés individual, no de política pública; lo que se suponía que era, y en
ciertas emergencias, bajo una administración débil o demasiado optimista, realmente sería susceptible de estar demasiado influenciado por la necesidad pública. La sospecha de esto
probablemente sería un chancro, que corroería continuamente los puntos vitales del crédito del Banco, y que probablemente sería fatal en esas situaciones;en que el bien público requeriría,
que deberían ser más sólidos y vigorosos. Sería poco menos que un milagro, si el crédito del Banco estuviera a disposición del Gobierno, si en una larga serie de tiempo no hubiera
experimentado un calamitoso abuso de él. Es cierto que sería un interés real del Gobierno no abusar de él; su política genuina de casarse y atesorarlo con la circunspección más cautelosa
como un tesoro inestimable. Pero, ¿qué gobierno alguna vez consultó uniformemente su verdadero interés, en oposición a las tentaciones de las exigencias momentáneas? ¿Qué nación fue
alguna vez bendecida con una sucesión constante de Administradores rectos y sabios? El sentido agudo, estable y, por así decirlo, magnético, de su propio interés, como propietarios, en los
Directores de un Banco, apuntando invariablemente a su verdadero polo,la prosperidad de la institución, es la única seguridad, en la que siempre se puede confiar, para una administración
cuidadosa y prudente. Por lo tanto, es la única base sobre la cual se puede esperar y mantener una confianza ilustrada, no calificada y permanente. Los precedentes de los Bancos
establecidos en varias ciudades de Europa, Amsterdam, Hamburgh y otros, parecen estar en contra de esta posición. Sin un conocimiento preciso de todas las peculiaridades de sus
respectivas constituciones, es difícil determinar hasta qué punto puede ser el caso. La de Amsterdam, sin embargo, que mejor conocemos, está más bien bajo una dirección municipal que
gubernamental. Los magistrados particulares de la ciudad, no los oficiales de la república, tienen su administración. También es un banco de depósito, no de préstamo o circulación; en
consecuencia, menos susceptible de abuso,así como menos útil. Su actividad comercial general consiste en recibir dinero para su custodia; que si no se solicita dentro de un cierto tiempo se
convierte en una parte de su Stock e irrevocable: Pero se le otorga un Crédito en los libros del Banco, que al ser transferible, responde a todos los propósitos del dinero. Como los Directores
son Magistrados de la ciudad y Accionistas en general, sus ciudadanos más influyentes, es evidente que el principio de interés privado debe prevalecer en la gestión del Banco. Y es
igualmente evidente que, por la naturaleza de sus operaciones, ese principio es menos esencial para él, que para una institución constituida con miras a la acomodación del público y los
individuos mediante préstamos directos y una circulación en papel. En lo que concierne a la ayuda del Banco, dentro de los límites apropiados,un buen gobierno no tiene nada más que
desear, que siempre poseerá; aunque la gestión esté en manos de particulares. Como la institución, si está correctamente constituida, debe depender para su renovación de vez en cuando
del placer del Gobierno, no es probable que sienta la disposición de expresarse, por su conducta, indigna de patrocinio público. El Gobierno también en la administración de sus finanzas
tiene la potestad de corresponder a los beneficios del Banco, no menos importantes, que los que el banco otorga al Gobierno y que, además, nunca son desatendidos con una indemnización
inmediata y adecuada. Independientemente de estas consideraciones más particulares, el peso natural y la influencia de un buen gobierno siempre irán muy lejos para lograr el cumplimiento
de sus deseos;y como los Directores generalmente estarán compuestos por algunos de los ciudadanos más discretos, respetables y bien informados, difícilmente puede ser difícil hacerlos
sensibles a la fuerza de los alicientes, que deberían estimular sus esfuerzos. De lo que se ha dicho, no se desprenderá que el Estado no sea el titular de una parte de las Acciones de un
Banco y, en consecuencia, participe de los beneficios del mismo. Seguirá solamente, que no debe desear ninguna participación en la Dirección del mismo, y por lo tanto no debe poseer la
totalidad o una parte principal de la Acción; porque si la masa de la propiedad debe pertenecer al público, y si la dirección de la misma debe estar en manos privadas, esto implicaría
comprometer los intereses del estado a personas que no estén interesadas o que no estén suficientemente interesadas en su manejo adecuado. Hay una cosa, sin embargo,que el Gobierno
se debe a sí mismo y a la comunidad; al menos a toda esa parte de ella, que no son accionistas; que es reservar un derecho de determinar, cuantas veces sea necesario, el estado del
Banco, excluyendo sin embargo toda pretensión de contribuir. Este derecho forma un artículo en la constitución primitiva del Banco de América del Norte. Y su propiedad se basa en las
razones más claras. Si se permite que el papel de un banco se inscriba en todos los ingresos y recibos de un país; si incluso se tolera como el sustituto del oro y la plata, en todas las
transacciones de negocios, se convierte, en ambos casos, en una preocupación nacional de primera magnitud. Como tal, las reglas ordinarias de la prudencia requieren que el Gobierno
posea los medios para determinar, cuando lo considere apropiado, que se ejecuta una confianza tan delicada con fidelidad y cuidado. Un derecho de esta naturaleza no solo es deseable, ya
que respeta al Gobierno; pero debería ser igual para todos aquellos,preocupado en la institución; como un título adicional a la confianza pública y privada; y como una cosa que solo puede
ser formidable para las prácticas, eso implica una mala gestión. La presunción debe ser siempre, que los personajes a quienes se confíe el ejercicio de este derecho, en nombre del
Gobierno, no carecerán de la discreción que pueda requerir; al menos admitir esta presunción no puede considerarse una devolución de confianza demasiado grande para esa gran parte de
ella, que el Gobierno debe colocar en el Banco. Abandonando, por lo tanto, las ideas que, aunque sean agradables o deseables, no son ni practicables ni seguras, el siguiente plan para la
constitución de un Banco Nacional se somete respetuosamente a la consideración de la Cámara. I. El capital social del Banco no excederá de diez millones de dólares,dividido en veinticinco
mil acciones, cada acción es de cuatrocientos dólares; para aumentar la suma, las suscripciones se abrirán el primer lunes de abril próximo y continuarán abiertas, hasta que se suscriba el
total. Tanto los cuerpos políticos como los individuos pueden suscribirse. II. El monto de cada acción será pagadero, un cuarto en monedas de oro y plata, y tres cuartos en la parte de la
deuda pública, que de acuerdo con el préstamo propuesto por la Ley que establece la deuda de los Estados Unidos, deberá llevar una intereses devengados en el momento del pago del seis
por ciento anual. III. Las sumas respectivas suscritas serán pagaderas en cuatro partes iguales, así como en deudas, en sucesión y a una distancia de seis meses calendario entre sí; el
primer pago que se realizará en el momento de la suscripción. Si se produce un error en un pago posterior, la parte que falla perderá el beneficio de cualquier dividendo que se haya
acumulado, antes del momento de realizar dicho pago y durante el retraso del mismo. IV. Los Suscriptores al Banco y sus sucesores se incorporarán y continuarán hasta la redención final de
la parte de sus acciones, que consistirá en la deuda pública. V. La capacidad de la corporación para poseer bienes inmuebles y personales se limitará a quince millones de dólares, incluido el
monto de su capital, o su stock original. Las tierras y casas de vecinos, que se le permitirá tener, serán solo las que sean necesarias para la acomodación inmediata de la institución; y
aquellos que hayan sido de buena fe hipotecados a título de garantía, o que le hayan sido entregados en satisfacción de deudas previamente contraídas, en el curso habitual de sus
transacciones, o adquiridos en ventas a través de sentencias que hayan sido obtenidas por tales deudas. VI. La totalidad de las deudas de la empresa, ya sea mediante bonos, letras,
pagarés u otro contrato (los créditos por depósitos exceptuados) nunca excederán el monto de su capital social. En caso de exceso, los Consejeros, bajo cuya administración se llevará a
cabo, serán responsables de ello en sus capacidades privadas o separadas. Los que pueden haber disentido pueden excusarse de esta responsabilidad notificando de inmediato el hecho y
su desacuerdo al Presidente de los Estados Unidos, y a los Accionistas, en una reunión general convocada por el Presidente del Banco a petición suya. . VII. La Compañía puede vender o
vender sus tierras y propiedades, o puede vender la totalidad, o cualquier parte de la Deuda pública, de la cual consistirá su Stock; pero no negociarán en nada, excepto letras de cambio,
lingotes de oro y plata, o en la venta de bienes empeñados en dinero prestado: ni tomarán más que a razón del seis por ciento anual sobre sus préstamos o descuentos. VIII. El banco no
hará ningún préstamo, para el uso o en cuenta del Gobierno de los Estados Unidos, o de cualquiera de ellos a un monto que exceda los cincuenta mil dólares, o de cualquier príncipe o
Estado extranjero; a menos que haya sido previamente autorizado por una ley de los Estados Unidos. IX. El Stock del Banco será transferible de acuerdo con las reglas que instituirá la
Compañía en ese nombre. X. Los asuntos del Banco estarán bajo la administración de Veinticinco Directores, uno de los cuales será el Presidente. Y habrá el primer lunes de enero, en cada
año, una elección de Directores, por pluralidad de sufragios de los Accionistas, para servir durante un año. Los Directores en su primera reunión, después de cada elección, elegirán a uno de
ellos como Presidente. XI. La cantidad de votos a los que cada Accionista tendrá derecho,será de acuerdo con el número de acciones que tendrá en las proporciones siguientes, es decir,
para una acción y no más de dos acciones un voto; por cada dos acciones, por encima de dos y, sin exceder diez, un voto; por cada cuatro acciones superiores a diez y no superiores a
treinta, un voto; por cada seis acciones de más de treinta y no más de sesenta, un voto; por cada ocho acciones superiores a sesenta y no superiores a cien, un voto; y por cada diez
acciones superiores a cien, un voto; pero ninguna persona, coparticipación o cuerpo político tendrá derecho a un número mayor de treinta votos. Y después de la primera elección, ninguna
acción o acciones le conferirán un derecho de sufragio, que no deberá haberse acumulado tres meses antes del día de la elección.Los accionistas que actualmente residen dentro de los
Estados Unidos y ninguno puede votar en las elecciones por poder. XII. No más de las tres cuartas partes de los Directores en ejercicio, excluyendo al Presidente, serán elegibles para el año
siguiente. Pero el Director que será el Presidente en el momento de una elección siempre puede ser reelecto. XIII. Solo un Accionista que sea ciudadano de los Estados Unidos será elegible
como Director. XIV. Cualquier número de Accionistas no menores de sesenta, que en conjunto serán propietarios de doscientas acciones, o ascendentes, tendrán poder en cualquier
momento para convocar una asamblea general de Accionistas, para fines relativos a la Institución; avisar con al menos seis semanas de anticipación en dos gacetas públicas del lugar donde
se encuentra el Banco y especificar en dicha notificación el objeto de la reunión. XV. En caso de muerte, renuncia,ausencia de los Estados Unidos, o el retiro de un Director por parte de los
Accionistas, su lugar puede ser ocupado por una nueva opción para el resto del año. XVI. Ningún director tendrá derecho a ningún emolumento, a menos que los accionistas lo hayan
permitido en una junta general. Los Accionistas deberán hacer tal compensación al Presidente, por su asistencia extraordinaria al Banco, como les parezca razonable. XVII. No menos de
siete Directores constituirán una Junta para la transacción de negocios. XVIII. Todo cajero o tesorero, antes de ingresar a los deberes de su cargo, deberá otorgar una fianza, con dos o más
garantías, a satisfacción de los directores, en una suma no inferior a veinte mil dólares, con condición para su bien. comportamiento. XIX. Los dividendos semestrales se realizarán con la
mayor parte de los beneficios del Banco que le parezca aconsejable a los Consejeros: Y una vez cada tres años los Administradores presentarán ante los Accionistas, en una Junta General,
para su información, una información exacta y particular la declaración de las deudas, que se mantendrán sin pagar, después de la expiración del crédito original, por un período de triplicado
del plazo de ese crédito; y del excedente de ganancia, si lo hay, después de deducir pérdidas y dividendos. XX. Los recibos y notas del Banco originalmente pagaderos,o que haya sido
pagadero a pedido, en monedas de oro y plata, será exigible en todos los pagos a los Estados Unidos. XXI. El Oficial al frente del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, se
proporcionará periódicamente, cuantas veces lo requiera, sin exceder una vez a la semana, con declaraciones del monto del capital social del Banco y del deudas debido a lo mismo; de los
dineros depositados en el mismo; de los billetes en circulación y del efectivo en caja; y tendrá derecho a inspeccionar dicha cuenta general en los libros del banco que se relacionará con
dichas declaraciones; siempre que esto no se interprete como que implica un derecho de inspección de esta cuenta de cualquier individuo o personas privadas con el Banco. XXII. Ninguna
institución similar será establecida por ningún acto futuro de los Estados Unidos,durante la continuación de la que se propone establecer. XXIII. Será lícito que los Directores del Banco
establezcan oficinas, donde prefieran, dentro de los Estados Unidos, a los fines del descuento y el depósito solamente, y en los mismos términos, y de la misma manera, que se practicarán.
en el banco; y comprometer la gestión de dichas oficinas y la realización de dichos descuentos, ya sea a Agentes especialmente designados por ellos, oa las personas que puedan ser
elegidas por los Accionistas que residan en el lugar donde se encuentre dicha oficina, bajo tales acuerdos y sujetos a las regulaciones que consideren apropiadas; no ser contrario a la ley o a
la Constitución del Banco. XXIV. Y por último.El Presidente de los Estados Unidos estará autorizado a hacer una suscripción a las Acciones de dicha Compañía, en nombre de los Estados
Unidos, por un monto que no exceda de dos Millones de dólares, a pagar de los dineros que prestarse en virtud de cualquiera de las leyes, la titulada "una ley que prevé la deuda de los
Estados Unidos" y la otra titulada "Una ley que prevé la reducción de la deuda pública"; el préstamo del banco por una suma igual, que se aplicará a los fines para los cuales dichos fondos
habrán sido adquiridos, reembolsable en diez años por pagos anuales iguales; o en cualquier momento antes, o en mayores proporciones, que el Gobierno considere oportuno. Las razones
de las diversas disposiciones contenidas en el plan anterior, se han anticipado hasta el momento y, en su mayor parte,se sugiera tan fácilmente, por la naturaleza de esas disposiciones, que
cualquier comentario, que sea necesario realizar, será breve y conciso. La combinación de una porción de la Deuda pública en la formación de la Capital es la principal, de la cual se requiere
una explicación. El objetivo principal de esto es permitir la creación de un capital lo suficientemente grande como para ser la base de una amplia circulación y una seguridad adecuada para
ello. Como se ha señalado en otra parte, el plan original del Banco de América del Norte contemplaba un capital de diez millones de dólares, que ciertamente no es una base demasiado
amplia para las operaciones extensas a las que está destinado un Banco Nacional. Pero juntar tal suma en este país, en oro y plata en un depositario, puede, sin dudarlo, declararse
impracticable.De ahí la necesidad de un auxiliar que presente la deuda pública de una vez. Esta parte del fondo siempre estará lista para ayudar a la especie. Será más y más ordenar una
venta lista; y, por lo tanto, puede convertirse rápidamente en una moneda si la exigencia del Banco lo exige en cualquier momento. Esta cualidad de pronta convertibilidad en moneda, lo
convierte en un equivalente para ese agente necesario de circulación del Banco; y lo distinguió de un fondo en tierras cuya venta en general sería mucho menos compendiosa y en gran
desventaja. Los recibos de intereses trimestrales también serán una adición real al fondo de inversión durante los intervalos entre ellos y los dividendos de ganancias semestrales. La
objeción a combinar la tierra con la moneda, como resultado de que generalmente no están en posesión de las mismas personas, no se aplica a la deuda que siempre se encontrará en una
cantidad considerable entre la gente adinerada y comercial. La deuda que compone parte de la capital,además de su efecto colateral que le permite al Banco extender sus operaciones y, en
consecuencia, aumentar sus ganancias, generará un ingreso anual directo de seis por ciento del Gobierno, que ingresará en los dividendos semestrales recibidos por los Accionistas. Cuando
se considera el precio actual de la deuda pública, y el efecto que su conversión en Stock del Banco, incorporado con un fondo en especie, con toda probabilidad tendrá que acelerar su
subida al punto apropiado, se descubrirá fácilmente, que la operación presenta desde el principio una ventaja muy considerable para quienes pueden convertirse en suscriptores; y de la
influencia, que ese aumento tendría sobre la masa general de la Deuda, un beneficio proporcional para todos los acreedores públicos, y, en cierto sentido, que se ha advertido más de una
vez, a la comunidad en general.Hay un hecho importante, que ejemplifica la adecuación de la Deuda pública, para un fondo bancario, y que puede servir para eliminar las dudas en algunas
mentes sobre este punto. Es esto, que el Banco de Inglaterra en su primera erección descansaba completamente sobre esa base. Los suscriptores de un Préstamo al Gobierno de un millón
doscientos mil libras esterlinas se incorporaron como Banco; de los cuales la Deuda creada por el Préstamo, y el interés sobre el mismo, fueron el único fondo. Los aumentos subsecuentes
de su capital, que ahora asciende a entre once y doce millones de libras esterlinas, han sido de la misma naturaleza. Limitar el derecho del Banco a contraer deudas por el monto de su
capital es una precaución importante, que no se encuentra en la constitución del Banco de América del Norte, y que, si bien el fondo consiste completamente en monedas,Sería una
restricción atendida con inconvenientes, pero estaría libre de cualquiera si la composición de la misma fuera tal como ahora se propone. La restricción existe en el establecimiento del Banco
de Inglaterra, y como fuente de seguridad es digna de ser imitada. La consecuencia de exceder el límite es que cada Accionista es responsable del exceso, en proporción a su interés en el
Banco. Cuando se considera que los Directores deben sus nombramientos a la elección de los Accionistas, una responsabilidad de este tipo, por parte de este último, no parece irrazonable.
Pero, por otro lado, se puede considerar una dificultad para aquellos, que pueden haber disentido de la elección. Y hay muchos entre nosotros, a quienes tal vez disuada de preocuparse en
la institución.Estas razones han inducido la atribución de la responsabilidad a los Directores, quienes deben transgredir el límite prescrito. La interdicción de préstamos a cuenta de los
Estados Unidos, o de cualquier estado en particular, más allá de la suma moderada especificada, o de cualquier potencia extranjera, servirá como una barrera para las incorporaciones
ejecutivas; y a combinaciones desfavorables para la seguridad o contrarias a la política de la Unión. La limitación del tipo de interés viene dictada por la consideración de que prevalecen
tasas diferentes en diferentes partes de la Unión; y como las operaciones del Banco pueden extenderse a lo largo del todo, algunas reglas parecen ser necesarias. Hay lugar para una
pregunta, si la limitación no debería ser más bien a cinco que a seis por ciento, según lo propuesto. Puede con seguridad darse por sentado,que la primera tasa arrojaría un amplio dividendo;
tal vez tanto como este último, por la extensión que daría a los negocios. El efecto natural del bajo interés es aumentar el comercio y la industria; porque las empresas de todo tipo pueden
ser procesadas con mayor ventaja. Esta es una verdad generalmente admitida; pero es necesario haber analizado al sujeto, en todas sus relaciones, para poder formar una concepción justa
del alcance de ese efecto. Tal análisis no puede sino satisfacer a una mente inteligente, que la diferencia del uno por ciento, en la tasa a la que se puede tener dinero, a menudo es capaz de
hacer un cambio esencial para mejor en la situación de cualquier país o lugar. Por lo tanto, todo lo que tiende a reducir la tasa de interés es particularmente digno de los cuidados de los
Legisladores.Y aunque las leyes que bajan violentamente la tasa de interés legal muy por debajo del nivel del mercado no son recomendables, porque no están calculadas para responder a
su objetivo, sin embargo, tienen tendencia a reducirse, sin violencia al curso natural de las cosas , debe ser atendido y perseguido. Los bancos se encuentran entre los medios más
adecuados para lograr este fin; y la moderación de la tasa a la cual se hacen sus descuentos, es un ingrediente material para ello; con lo que su propio interés, visto en una escala ampliada y
permanente, no parece chocar. Pero como las ideas más obvias tienden a tener una mayor fuerza, que aquellas que dependen de combinaciones complejas y remotas, habría peligro de que
las personas cuyos fondos deben constituir el Stock del Banco tuvieran dudas sobre la suficiencia de los beneficios para esperarse,si la tasa de préstamos y descuentos fuera inferior al punto
al que estaban acostumbrados; y, por este motivo, podría estar indispuesto a embarcarse en el plan. Hay, es cierto, un reflejo, que con respecto a los hombres activamente involucrados en el
comercio debe ser una garantía contra este peligro; es esto, que las acomodaciones que pudieran derivar en el camino de sus negocios, a un ritmo bajo, los indemnizarían más que cualquier
diferencia en el dividendo, suponiendo incluso que su consecuencia fuera alguna disminución. Pero en general, el peligro de un razonamiento contrario entre la masa de hombres adinerados
es un poderoso argumento en contra del experimento. Las instituciones del tipo ya existente se suman a la dificultad de hacerlo. La reflexión de Maturer y un gran capital pueden conducir al
fin deseado. Lo último,lo cual requerirá cualquier observación explicativa, es la autoridad propuesta para ser entregada al Presidente para suscribir la cantidad de dos millones de dólares a
cuenta del público. El diseño principal de esto es ampliar el fondo de inversión en especie del Banco y permitirle otorgar una extensión más temprana a sus operaciones. Aunque se propone
tomar prestado con una mano lo que se presta con la otra, sin embargo, el desembolso de lo que se pide prestado será progresivo, y los billetes bancarios pueden ponerse en circulación, en
lugar del oro y la plata. Además, habrá un reembolso anual de una parte de la suma prestada, que finalmente operará como una inversión real de tanta cantidad. Además de los incentivos a
esta medida, que resulta del interés general del Gobierno, para ampliar el ámbito de la utilidad del Banco,existe esta consideración más particular, a saber, que, en la medida en que el
dividendo en la Acción excederá el interés pagado sobre el préstamo, hay un beneficio positivo. El Secretario pide permiso para concluir, con esta observación general, que si el Banco de
América del Norte presenta alguna proposición que tenga como objeto el injerto en esa institución, las características que le corresponderán a la Legislatura necesaria en la medida debida y
seguridad de un Banco Nacional, hay, a su juicio, incentivos de peso para dar todos los medios razonables a la medida. No solo las pretensiones de esa institución, de su relación original con
el Gobierno de los Estados Unidos, y de los servicios que ha prestado, son tales como para reclamar una disposición favorable a ella,si los interesados están dispuestos a ponerlo en
condiciones satisfactorias para el Gobierno, e igual a los propósitos de un Banco de los Estados Unidos; pero su cooperación aceleraría materialmente la realización del gran objeto, y la
colisión, que de otro modo podría surgir, podría, en una variedad de formas, resultar igualmente desagradable e injuriosa. La incorporación o unión aquí contemplada, puede efectuarse en
diferentes modos, bajo los auspicios de una Ley de los Estados Unidos, si así lo desea el Banco de América del Norte, en términos que le parezcan oportunos al Gobierno. Todo lo cual es
humildemente presentado Alexander Hamilton Secretario del Tesoropero su cooperación aceleraría materialmente la realización del gran objeto, y la colisión, que de otro modo podría surgir,
podría, en una variedad de formas, resultar igualmente desagradable e injuriosa. La incorporación o unión aquí contemplada, puede efectuarse en diferentes modos, bajo los auspicios de
una Ley de los Estados Unidos, si así lo desea el Banco de América del Norte, en términos que le parezcan oportunos al Gobierno. Todo lo cual es humildemente presentado Alexander
Hamilton Secretario del Tesoropero su cooperación aceleraría materialmente la realización del gran objeto, y la colisión, que de otro modo podría surgir, podría, en una variedad de formas,
resultar igualmente desagradable e injuriosa. La incorporación o unión aquí contemplada, puede efectuarse en diferentes modos, bajo los auspicios de una Ley de los Estados Unidos, si así
lo desea el Banco de América del Norte, en términos que le parezcan oportunos al Gobierno. Todo lo cual es humildemente presentado Alexander Hamilton Secretario del Tesorosi así lo
desea el Banco de América del Norte, según términos que le parezcan oportunos al Gobierno. Todo lo cual es humildemente presentado Alexander Hamilton Secretario del Tesorosi así lo
desea el Banco de América del Norte, según términos que le parezcan oportunos al Gobierno. Todo lo cual es humildemente presentado Alexander Hamilton Secretario del Tesoro
Por Alexander Hamilton Enero de 1790 Al Presidente de la Cámara de Representantes: El Secretario del Tesoro, en obediencia a la resolución de la Cámara de Representantes, del vigésimo
primer día de septiembre pasado, ha aplicado, durante el receso del Congreso, él mismo a la consideración de un plan adecuado para el apoyo del Crédito Público, con toda la atención que
se debió a la autoridad de la Cámara, y a la magnitud del objeto. En el cumplimiento de este deber, ha sentido, en un pequeño grado, las ansiedades que naturalmente se derivan de una
estimación justa de la dificultad de la tarea, de una fundada falta de fundamento de sus propias calificaciones para ejecutarla con éxito, y de una convicción profunda y solemne de la
naturaleza trascendental de la verdad contenida en la resolución bajo la cual se han llevado a cabo sus investigaciones,"Que una provisión adecuada para el apoyo del Crédito Público, es
una cuestión de gran importancia para el honor y la prosperidad de los Estados Unidos." Con un ardiente deseo de que sus esfuerzos bien intencionados puedan ser conducentes a la
verdadera ventaja de la nación y con la mayor deferencia al juicio superior de la Cámara, ahora somete respetuosamente el resultado de sus pesquisas y reflexiones, a su construcción
indulgente. En opinión del Secretario, la sabiduría de la Cámara, al dar su aprobación explícita a la proposición que se ha establecido, no puede sino ser aplaudida por todos, que
considerarán seriamente, y rastrearán a través de sus obvias consecuencias, estas verdades claras e innegables. . Es de esperar que se produzcan las exigencias en los asuntos de las
naciones, en las que habrá necesidad de pedir prestado.Que los préstamos en tiempos de peligro público, especialmente de guerras extranjeras, se encuentran como un recurso
indispensable, incluso para los más ricos. Y que en un país que, como este, posee poca riqueza activa, o en otras palabras, capital poco capitalizado, la necesidad de ese recurso debe ser,
en tales emergencias, proporcionalmente urgente. Y como, por un lado, no se puede poner en duda la necesidad de tomar préstamos en emergencias particulares, por otro lado, es
igualmente evidente que, para poder tomar préstamos en buenos términos, es esencial que el crédito de una nación esté bien establecido. Porque cuando el crédito de un país es
cuestionable, nunca deja de otorgar una prima extravagante, de una forma u otra, a todos los préstamos que tiene que hacer. Ni el mal termina aquí;la misma desventaja debe ser sostenida
sobre lo que se va a comprar en términos de pago futuro. De esta constante necesidad de pedir prestado y comprar caro, es fácil concebir cuán inmensamente los gastos de una nación, en
el transcurso del tiempo, se verán aumentados por un estado poco sólido del crédito público. Intentar enumerar la variedad complicada de travesuras en todo el sistema de la economía
social, que proviene de un descuido de las máximas que defienden el crédito público, y justifica la solicitud manifestada por la Cámara sobre este punto, sería una intrusión incorrecta en su
tiempo y paciencia En una luz tan fuerte, sin embargo, le parecen al Secretario que, en su debida observancia en la actual coyuntura crítica, depende materialmente, a su juicio, la
prosperidad individual y agregada de los ciudadanos de los Estados Unidos; su alivio de las vergüenzas que ahora experimentan; su personaje como Pueblo; la causa del buen gobierno. Si
el mantenimiento del crédito público, entonces, es realmente tan importante,la siguiente pregunta que se sugiere a sí misma es, ¿por qué debe efectuarse? La respuesta inmediata a la
pregunta es, de buena fe, por una ejecución puntual de los contratos. Los estados, al igual que las personas, que observan sus compromisos, son respetados y de confianza: mientras que el
reverso es el destino de aquellos que persiguen una conducta opuesta. Cada incumplimiento de los compromisos públicos, ya sea por elección o por necesidad, es en diferentes grados
perjudicial para el crédito público. Cuando tal necesidad realmente exista, sus males sólo se verán paliados por una escrupulosa atención, por parte del gobierno, para llevar la violación más
allá de la necesidad absolutamente requerida, y para manifestar, si la naturaleza del caso lo admite, una disposición sincera de reparar, siempre que las circunstancias lo permitan. Pero con
cada posible mitigación, el crédito debe sufrir,y muchas travesuras se producen. Por lo tanto, es muy importante, cuando una apariencia de necesidad parece presionar sobre los consejos
públicos, que deben examinar bien su realidad, y estar perfectamente seguros, que no hay ningún método para escapar de ella, antes de ceder a sus sugerencias. Porque aunque no se
puede afirmar con seguridad, nunca han existido, o pueden no existir, ocasiones en las que las violaciones del Informe sobre el Crédito Público de la fe pública, en este sentido, sean
inevitables; sin embargo, hay una gran razón para creer que existen con mucha menos frecuencia de lo que indican los precedentes; y con frecuencia son fingidos por ligereza, falta de
firmeza o supuestos por falta de conocimiento. Expedients a menudo puede haber sido diseñado para afectar, de manera consistente con buena fe, lo que se ha hecho en contravención de
ello.Los que más comúnmente son acreedores de una nación son, en términos generales, hombres ilustrados; y hay ejemplos de señal para garantizar una conclusión, que cuando se les
presenta una apelación sincera y justa, entenderán demasiado bien su verdadero interés como para rechazar su aceptación de tales modificaciones de sus reclamos, como lo exija cualquier
necesidad real. Mientras que la observancia de esa buena fe, que es la base del crédito público, es recomendada por los mayores alicientes de la conveniencia política, se impone por
consideraciones de una autoridad aún mayor. Hay argumentos para ello, que se basan en los principios inmutables de la obligación moral. Y en la medida en que la mente esté dispuesta a
contemplar, en el orden de la Providencia, una conexión íntima entre la virtud pública y la felicidad pública, será su repugnancia a una violación de esos principios.Esta reflexión deriva
fortaleza adicional de la naturaleza de la deuda de los Estados Unidos. Fue el precio de la libertad. La fe de los Estados Unidos se ha comprometido en repetidas ocasiones, y con
solemnidades, que le dan una fuerza peculiar a la obligación. De hecho, hay motivos para lamentar que no se haya conservado hasta ahora; que las necesidades de la guerra, conspirando
con la inexperiencia en los temas de las finanzas, producen infracciones directas; y que el período subsiguiente ha sido una escena continua de violación negativa, o incumplimiento. Pero
una disminución de este remordimiento surge del reflejo de que los últimos siete años han exhibido un esfuerzo serio y uniforme, por parte del gobierno del sindicato, para recuperar el crédito
nacional, haciendo justicia a los acreedores de la nación; y que las vergüenzas de una constitución defectuosa,que derrotó este esfuerzo loable, han cesado. A partir de esta evidencia de una
disposición favorable, dada por el gobierno anterior, la institución de una nueva, revestida de poderes competentes para convocar a los recursos de la comunidad, ha suscitado expectativas
de corresponsalía. En consecuencia, prevalece la creencia general de que el crédito de los Estados Unidos se establecerá rápidamente sobre la base firme de una provisión efectiva para la
deuda existente. La influencia, que esto ha tenido en casa, es atestiguada por el rápido aumento, que ha tenido lugar en el valor de mercado de los valores públicos. De enero a noviembre,
aumentaron treinta y tres y un tercio por ciento, y desde ese período hasta este momento, han aumentado un cincuenta por ciento. Más.Y la inteligencia del exterior anuncia efectos
proporcionalmente favorables para nuestro crédito y consecuencia nacional. No puede menos que merecer una atención especial, que entre nosotros mismos, los amigos más ilustrados del
buen gobierno son aquellos cuyas expectativas son las más altas. Para justificar y preservar su confianza; promover la creciente respetabilidad del nombre estadounidense; para responder a
los llamados de la justicia; para restaurar la propiedad aterrizada a su valor debido; proporcionar nuevos recursos tanto a la agricultura como al comercio; para consolidar más de cerca la
unión de los estados; para agregar a su seguridad contra ataque extranjero; establecer el orden público sobre la base de una política recta y liberal. Estos son los grandes e invaluables fines
que se deben asegurar, mediante una disposición adecuada y adecuada, en el presente período, para el respaldo del crédito público.A esta disposición estamos invitados, no solo por las
consideraciones generales, que han sido notadas, sino por otras de una naturaleza más particular. Procurará para cada clase de la comunidad algunas ventajas importantes, y eliminará
algunas desventajas no menos importantes. La ventaja para los acreedores públicos del mayor valor de la parte de su propiedad que constituye la deuda pública no necesita explicación.
Pero hay una consecuencia de esto, menos obvia, aunque no menos cierta, en la que todos los demás ciudadanos están interesados. Es un hecho bien conocido que en los países donde la
deuda nacional está financiada adecuadamente y es un objeto de confianza establecida, responde a la mayoría de los propósitos del dinero. Las transferencias de acciones o de deuda
pública son equivalentes a los pagos en especie; o en otras palabras, acciones, en las principales transacciones de negocios,pasa corriente como especie. Lo mismo sucedería, con toda
probabilidad, aquí, en las circunstancias similares. Los beneficios de esto son varios y obvios. Primero. El comercio se extiende por él; porque hay un capital más grande para llevarlo, y el
comerciante puede, al mismo tiempo, permitirse comerciar para obtener ganancias más pequeñas; como su stock, que, cuando está desempleado, le trae intereses del gobierno, le sirve
también como dinero, cuando tiene un llamado en sus operaciones comerciales. En segundo lugar. La agricultura y las manufacturas también son promovidas por ella: por la misma razón, se
puede ordenar que más capital sea empleado en ambos; y porque el comerciante, cuya empresa en el comercio exterior le da actividad y extensión, tiene mayores medios para la empresa.
En tercer lugar. El interés del dinero se reducirá; porque esto siempre está en una proporción,a la cantidad de dinero, y a la rapidez de la circulación. Esta circunstancia permitirá tanto al
público como a las personas pedir prestado en términos más fáciles y más baratos. Y a partir de la combinación de estos efectos, se proporcionarán ayudas adicionales para el trabajo, la
industria y las artes de todo tipo. Pero estos buenos efectos de una deuda pública solo deben buscarse cuando, al estar bien financiados, ha adquirido un valor adecuado y estable. Hasta
entonces, tiene una tendencia bastante contraria. La fluctuación y la inseguridad que le incumben en un estado no financiado, lo convierten en una mera mercancía y una mercancía precaria.
Como tal, siendo solo un objeto de especulación ocasional y particular, todo el dinero que se le aplica se desvía tanto de los canales de circulación más útiles, por lo que la cosa en sí misma
no puede sustituir: de modo que, de hecho,un inconveniente serio de una deuda no financiada es que contribuye a la escasez de dinero. Esta distinción que ha sido poco o nada atendida, es
del momento más grandioso. Implica una pregunta inmediatamente interesante para cada parte de la comunidad; que no es otro que esto: si la deuda pública, mediante una disposición para
ello basada en principios verdaderos, se convertirá en un sustituto del dinero; o si, al dejarlo como está, o al estar provisto de una manera que hiera esos principios, y destruir la confianza, se
seguirá sufriendo para continuar, como es, un drenaje pernicioso de nuestro efectivo de los canales de industria productiva. El efecto, que la financiación de la deuda pública, en los principios
correctos, tendría sobre la propiedad de la tierra, es una de las circunstancias que concurren a tal arreglo, que ha sido menos advertido,aunque merece la atención más particular. El presente
estado depreciado de esa especie de propiedad es una grave calamidad. El valor de las tierras cultivadas, en la mayoría de los estados, ha disminuido desde la revolución del 25 al 50 por
ciento. En los más al sur, la disminución es aún más considerable. De hecho, si las representaciones, recibidas continuamente de ese trimestre, pueden acreditarse, las tierras allí no tendrán
precio, lo que no puede considerarse un sacrificio casi total. Esta disminución, en el valor de las tierras, debe, en gran medida, atribuirse a la escasez de dinero. En consecuencia, cualquier
cosa que produzca un aumento del capital monetario del país, debe tener un efecto proporcional en la elevación de ese valor. La tendencia beneficiosa de una deuda financiada, en este
sentido, se ha manifestado por la experiencia más decisiva en Gran Bretaña.Los propietarios de tierras no solo sentirían el beneficio de este aumento en el valor de sus propiedades, y de
una venta más pronta y mejor, cuando tuvieran la oportunidad de vender; pero la necesidad de vender sería, en sí misma, muy disminuida. Como la misma causa contribuiría a la facilidad de
los préstamos, hay razones para creer que aquellos que están endeudados podrían, a través de ese recurso, satisfacer a sus acreedores más urgentes. Sin embargo, no debería esperarse
que las ventajas, que probablemente se derivarían de la financiación de la deuda pública, serían instantáneas. Puede requerir algún tiempo para llevar el valor de las acciones a su nivel
natural y para unirlo a esa confianza fija, que es necesaria para su calidad de dinero. Sin embargo, el rápido aumento tardío de los valores públicos alienta una expectativa,que el progreso
del stock hasta el punto deseable será mucho más rápido de lo que podría haberse previsto. Y, mientras tanto, aumentará su valor, hay espacio para concluir, que desde el principio
responderá a muchos de los propósitos en la contemplación. En particular, parece probable que, de los acreedores, que no son necesariamente necesarios, se reúnan pronto con una pronta
recepción en el pago de las deudas, a su precio actual. Habiendo tomado ahora una visión concisa de los alicientes para una provisión apropiada para la deuda pública, la siguiente pregunta
que se presenta es, ¿cuál debería ser la naturaleza de tal provisión? Esto requiere algunas discusiones preliminares. Está de acuerdo en todas partes, que la parte de la deuda que ha sido
contraída en el exterior, y se denomina deuda externa, debe ser provista,de acuerdo con los términos precisos de los contratos relacionados con ella. Las discusiones, que pueden surgir, por
lo tanto, tendrán referencia esencialmente a la parte doméstica de la misma, o a la que se ha contraído en el hogar. Es de lamentar que no haya la misma unanimidad de sentimientos en
esta parte, como en la otra. El Secretario tiene demasiada deferencia por las opiniones de cada parte de la comunidad, por no haber observado una que, más de una vez, ha aparecido en las
publicaciones públicas y que ocasionalmente debe encontrarse en una conversación. Implica esta pregunta, si no se debe hacer una discriminación entre los titulares originales de valores
públicos y los poseedores presentes, por compra. Aquellos que abogan por una discriminación son para hacer una provisión completa de los valores de los primeros, a su valor nominal; pero
afirman, que este último no debería recibir más que el costo para ellos,y el interés: Y a veces se sugiere la idea de hacer una buena diferencia para el poseedor primitivo. A favor de este
plan, se alega que no sería razonable pagar veinte chelines en libras esterlinas, a uno que no le haya dado más por tres o cuatro. Y se agrega, que sería difícil agravar la desgracia del primer
dueño, quien, probablemente por necesidad, se deshizo de su propiedad en una pérdida tan grande, al obligarlo a contribuir al beneficio de la persona, que había especulado en sus
angustias. El Secretario, después de la reflexión más madura sobre la fuerza de este argumento, es inducido a rechazar la doctrina que contiene, tan injusta e impolítica, como altamente
perjudicial, incluso para los titulares originales de valores públicos; como ruinoso para el crédito público. Es inconsistente con la justicia, porque, en primer lugar,es un incumplimiento de
contrato; en violación de los derechos de un comprador justo. La naturaleza del contrato en su origen es que el público pagará la suma expresada en el valor, al primer tenedor o a su
cesionario. La intención, al hacer que la seguridad sea asignable, es que el propietario pueda hacer uso de su propiedad, vendiéndola por todo lo que pueda valer en el mercado, y que el
comprador puede estar seguro en la compra. Por lo tanto, cada comprador se coloca exactamente en el lugar del vendedor, tiene el mismo derecho con él a la suma idéntica expresada en la
garantía, y habiendo adquirido ese derecho, mediante una compra justa, y de conformidad con el acuerdo original y la intención del gobierno, su reclamo no puede ser disputado, sin injusticia
manifiesta. Que se lo considere como un comprador justo, resulta de esto:Cualquiera que sea la necesidad que haya tenido el vendedor, fue ocasionado por el gobierno al no hacer una
provisión adecuada para sus deudas. El comprador no tenía agencia, y por lo tanto no debería sufrir. Él ni siquiera es responsable de haber tomado una ventaja indebida. Pagó lo que valía el
bien en el mercado y se arriesgó a reembolsarse a sí mismo. Por supuesto, dio un equivalente justo, y debería cosechar el beneficio de su peligro; un peligro que distaba mucho de ser
insignificante y que, tal vez, se convirtió en poco menos que una revolución en el gobierno. Que el caso de aquellos que se despidieron de sus valores por necesidad es difícil, no puede
negarse. Pero cualquier queja de lesión, o demanda de reparación, pueden tener, respeta únicamente al gobierno. No solo tienen nada que objetar a las personas que aliviaron sus
necesidades,al darles el precio actual de su propiedad, pero incluso están bajo una condición implícita para contribuir al reembolso de esas personas. Sabían que, según los términos del
contrato con ellos mismos, el público debía pagar a aquellos a quienes debían transmitir su título, las sumas estipuladas para pagarles; y, como ciudadanos de los Estados Unidos, debían
asumir su parte de la contribución para ese fin. Esto, por el acto de la asignación, se comprometen tácitamente a hacer; y si tuvieran una opción, no podrían, con integridad o buena fe,
negarse a hacerlo, sin el consentimiento de aquellos a quienes vendieron. Pero aunque muchos de los titulares originales vendieron por necesidad, no se sigue, que este fue el caso con
todos ellos. Se puede suponer,que algunos lo hicieron ya sea por falta de confianza en una eventual provisión, o por las seducciones de alguna especulación rentable. ¿Cómo se
discriminarán estas diferentes clases unas de otras? ¿Cómo se determinará, en cualquier caso, que el dinero que el titular original obtuvo para su garantía no fue más beneficioso para él,
que si lo hubiera conservado hasta el presente, para acogerse a la disposición que será ¿hecho? ¿Cómo se sabrá si el comprador utilizó su dinero de alguna otra forma, no estaría en una
mejor situación que si lo hubiera aplicado en la compra de valores, aunque ahora debería recibir el monto total? Y si ninguna de estas cosas se puede conocer, ¿cómo se determinará si una
discriminación, independientemente de, el incumplimiento del contrato,no causaría un daño real a los compradores; y si incluía una compensación a los propietarios primitivos, no les daría
una ventaja a la que no tenían una pretensión equitativa. También puede imaginarse que no faltan instancias en las que los individuos, impulsados por una necesidad presente, se separen
de los valores recibidos por ellos del público, y poco después los reemplacen por otros, como una indemnización por su primera pérdida. ¿Se verán privados de la indemnización que se han
esforzado por obtener mediante un acuerdo tan previsor? Preguntas de este tipo, en una inspección minuciosa, se multiplican sin fin, y demuestran la injusticia de una discriminación, incluso
en los cálculos más sutiles de la equidad, abstraídos de la obligación del contrato. Las dificultades también de regular los detalles de un plan para ese propósito,que tendría incluso la
apariencia de equidad, se encontraría inmensa. Bien puede dudarse de si no serían insuperables y estarían repletos de consecuencias tan absurdas como injustas, como para disgustar
incluso a los que proponen la medida. Como muestra de su operación caprichosa, será suficiente notar, el efecto que tendría sobre dos personas, que se suponía que dos años atrás habían
comprado, cada uno, valores a tres chelines en libras esterlinas, y uno de ellos a retener a los comprados por él, hasta que la discriminación debe tener lugar; el otro se separó de los que
compró, en el transcurso de un mes, en nueve chelines. El primero, que había tenido la mayor confianza en el gobierno, en este caso solo recibiría a razón de tres chelines y el interés;
mientras que el segundo,quien hubiera tenido menos confianza recibiría por lo que le costó el mismo dinero a razón de nueve chelines, y su representante, de pie en su lugar, tendría derecho
a una tarifa similar. La impolítica de una discriminación es el resultado de dos consideraciones; uno, que parte de un principio destructivo de la calidad de la deuda pública, o el acervo de la
nación, que es esencial para su capacidad de responder a los propósitos del dinero: esa es la seguridad de la transferencia; el otro, que también en esta cuenta, como porque incluye una
falta de fe, hace que la propiedad de los fondos sea menos valiosa; en consecuencia induce a los prestamistas a exigir una prima más alta por lo que prestan, y produce todos los demás
inconvenientes de un mal estado de crédito público. Se percibirá a primera vista,que la calidad transferible de las acciones es esencial para su funcionamiento como dinero, y que esto
depende de la idea de seguridad total para el transferree, y una persuasión firme, de que no se puede hacer ninguna distinción entre él y el propietario original en ninguna circunstancia. El
precedente de una invasión de este principio fundamental, por supuesto, tenderá a privar a la comunidad de una ventaja, con la cual ningún ahorro temporal podría soportar la menor
comparación. Y se percibirá fácilmente, que la misma causa operaría una disminución del valor de las acciones en manos del primero, así como de cualquier otro tenedor. El precio, que
cualquier hombre, que debería inclinarse a comprar, estaría dispuesto a pagar por él, estaría en una proporción compuesta con respecto a la ganancia inmediata que le brindaba, y con la
posibilidad de continuar con sus ganancias.Si se suponía que existía algún riesgo para este último, se tomaría en cuenta el riesgo y no se realizaría ninguna compra o se obtendría a un
precio proporcionalmente menor. Para esta disminución del valor de las acciones, cada persona, que debería estar a punto de prestarle al gobierno, exigiría una compensación; y se sumaría
a la diferencia real, entre el valor nominal y el valor de mercado, y equivalente para la posibilidad de una mayor disminución; que, en un estado precario de crédito público, siempre debe
incluirse en la cuenta. Cada compensación de este tipo, es evidente, sería una pérdida absoluta para el gobierno. En la discusión anterior sobre la impolítica de una discriminación, se ha
explicado la tendencia perjudicial de la misma para aquellos que continúan siendo los titulares de los valores que recibieron del gobierno.No es necesario agregar nada sobre este tema,
excepto que esta es una luz adicional e interesante, en la que se puede ver la injusticia de la medida. No solo despojaría a los propietarios actuales por compra de los derechos adquiridos
bajo la sanción de la fe pública, sino que también depreciaría la propiedad de los tenedores originales restantes. Es igualmente innecesario añadir algo a lo que ya se ha dicho para
demostrar la influencia fatal, que el principio de discriminación tendría sobre el crédito público. Pero todavía hay un punto en vista en el que parecerá incluso más notable que en cualquiera
de los primeros. Sería repugnante a una disposición expresa de la Constitución de los Estados Unidos. Esta disposición es,que "todas las deudas contraídas y los compromisos contraídos
antes de la adopción de esa Constitución serán tan válidos contra los Estados Unidos en virtud de ella, como en la confederación", lo que equivale a una ratificación constitucional de los
contratos relativos a la deuda, en el estado en que ellos existieron bajo la confederación. Y recurriendo a ese estándar, no puede haber ninguna duda, que los derechos de los cesionarios y
titulares originales, deben ser considerados como iguales. Al estallar así el principio de discriminación, el Secretario se complace en reflejar que él es el único defensor de lo que ya ha sido
sancionado por la autoridad formal y expresa del gobierno de la Unión, en estos términos enfáticos: "El resto clase de acreedores (por ejemplo, el Congreso en su dirección circular a los
estados, del 26 de abril de 1783) está compuesta,en parte, de los conciudadanos que originalmente prestaron al público el uso de sus fondos, o que desde entonces han manifestado la
mayor confianza en su país, al recibir transferencias de los prestamistas; y en parte de aquellos, cuya propiedad ha sido avanzada o asumida para el servicio público. Discriminar los méritos
de estas varias descripciones de los acreedores sería una tarea igualmente innecesaria e injusta. Si la voz de la humanidad se pronuncia más a favor de unos que de otros, la voz de la
política, al igual que la de la justicia, aboga a favor de todos. Una nación sabia nunca permitirá que aquellos que alivian las necesidades de su país o que dependen más de su fe, su firmeza
y sus recursos, cuando se desconfía de alguno de ellos, sufran por el evento. "El Secretario concluye que un discriminación,entre las diferentes clases de acreedores de los Estados Unidos,
no puede hacerse con propiedad, procede a examinar si se debe permitir que una diferencia permanezca entre ellos, y otra descripción de los Acreedores: los de los estados individualmente.
El Secretario, después de una madura reflexión sobre este punto, tiene plena convicción de que la asunción de las deudas de los estados particulares por parte del sindicato, y una
disposición similar para ellos, como para los del sindicato, será una medida de política sólida. y justicia sustancial. En opinión del Secretario, contribuiría, en grado sumo, a un ordenamiento
ordenado, estable y satisfactorio de las finanzas nacionales. Admitiendo, como debería ser el caso, que se debe hacer una provisión, de una manera u otra, para la totalidad de la deuda, se
deducirá que no se requerirán mayores ingresos ya sea que dicha provisión sea totalmente de los Estados Unidos, o parcialmente por ellos y en parte por los estados por separado. La
pregunta principal, entonces,debe ser si tal disposición no puede ser hecha más conveniente y efectivamente por un plan general, emitido por una autoridad, que por diferentes planes,
originarios de diferentes autoridades? En el primer caso, no puede haber competencia por los recursos; en el último debe haber tal competencia. Las consecuencias de esto, sin la mayor
precaución en ambos lados, podrían ser las regulaciones interferentes, y de ahí la colisión y la confusión. Las ramas particulares de la industria también pueden ser oprimidas por ella. Los
objetos de ingresos más productivos no son numerosos. O bien deben estar completamente absortos por un lado, lo que puede disminuir la eficacia de las disposiciones por el otro, o ambos
deben recurrir a los mismos objetos, en diferentes modos, lo que podría ocasionar una acumulación sobre ellos más allá de lo que podrían soportar adecuadamente. Si esto no debería
suceder,el requisito de precaución para evitarlo evitaría que los ingresos deriven el beneficio total de cada objeto. El peligro de interferencia y de exceso sería capaz de imponer restricciones
muy poco amistosas al mando completo de los recursos que son más convenientes, y de obligar a recurrir a otros, menos elegibles en sí mismos y menos agradables para la comunidad. La
dificultad de un dominio efectivo de los recursos públicos, en el caso de provisiones separadas para la deuda, se puede ver en otra y, tal vez, más sorprendente. Naturalmente, sucedería que
diferentes estados, desde consideraciones locales, recurrirían, en algunos casos, a diferentes objetos, en otros a los mismos objetos, en diferentes grados, para procurar los fondos que
necesitaban.Es fácil concebir cómo esta diversidad afectaría los ingresos totales del país. Por la suposición, los artículos que producían un suministro completo en algunos estados no
arrojarían nada, o un producto insuficiente, en otros. Y, por lo tanto, los ingresos públicos no derivarían el beneficio total de esos artículos de las regulaciones estatales; tampoco las
deficiencias pueden ser compensadas por las de la Unión. Es una disposición de la Constitución nacional que "todos los deberes, impuestos y arbitrios serán uniformes en todos los Estados
Unidos". Y, como el Gobierno General estaría bajo la necesidad, por motivos de política, de cumplir con el deber que puede haber sido impuesta anteriormente sobre cualquier artículo,
aunque en un solo estado, se vería obligado a abstenerse por completo de cualquier otra imposición sobre tal artículo,donde ya se había calificado como alto como era apropiado, o para
limitarse a la diferencia entre la tasa existente y lo que el artículo razonablemente soportaría. Por lo tanto, la pre ocupación de un artículo por un solo Estado tendería a detener o reducir las
imposiciones de la Unión sobre ese artículo. Y como es de suponer que una gran variedad de artículos podría colocarse en esta situación, por disposiciones diferentes de los estados en
particular, es evidente que los ingresos totales del país podrían ser muy materialmente contraídos por el plan de disposiciones separadas . Si todos los acreedores públicos reciben sus
cuotas de una fuente, distribuidas con una mano igual, su interés será el mismo. Y, teniendo los mismos intereses, se unirán en apoyo de los arreglos fiscales del Gobierno, ya que estos
tambiénse puede hacer con más comodidad donde no hay competencia. Estas circunstancias combinadas asegurarán a las leyes de ingresos una ejecución más lista y más satisfactoria. Si,
por el contrario, hay disposiciones distintas, habrá intereses distintos, dibujando diferentes formas. Esa unión y concierto de puntos de vista entre los acreedores, que en cada gobierno es de
gran importancia para su seguridad y la del crédito público, no solo no existirá, sino que probablemente dará lugar a celos y oposición mutuos. Y a partir de esta causa, el funcionamiento de
los sistemas que puedan ser adoptados, tanto por los estados particulares como por la Unión, en relación con sus respectivas deudas, estará en peligro de ser contrarrestado.Existen varias
razones que hacen que sea probable que la situación de los acreedores estatales sea peor que la de los acreedores de la Unión, si no existe una asunción nacional de las deudas estatales.
De estos, bastará con mencionar dos: uno, que una de las principales ramas de ingresos recae exclusivamente en la Unión; el otro, que un estado siempre debe ser controlado en la
imposición de impuestos sobre los artículos de consumo, desde la falta de poder para extender la misma regulación a los otros estados, y desde la tendencia de los deberes parciales a
perjudicar su industria y comercio. Si los acreedores estatales tienen una base menos elegible que los demás, no es natural esperar que vean con placer una provisión para ellos. La
influencia que su insatisfacción podría tener, no podía sino operar injuriosamente,tanto para los acreedores como para el crédito de los Estados Unidos. Por lo tanto, es incluso el interés de
los acreedores de la Unión, que los de los estados individuales deben ser comprendidos en una disposición general. Cualquier intento de asegurar a los primeros ventajas exclusivas o
peculiares, arriesgaría materialmente sus intereses. Tampoco sería simplemente que una clase de acreedores públicos debería ser más favorecida que la otra. Los objetos para los cuales se
contrataron ambas descripciones de la deuda son en general los mismos. De hecho, una gran parte de las deudas particulares de los estados surgió de supuestos de ellos a causa de la
Unión. Y es más equitativo que debería haber la misma medida de retribución para todos. Sin embargo, hay una objeción a una asunción de las deudas estatales, que merece un aviso
particular.Se puede suponer que aumentaría la dificultad de una solución equitativa entre ellos y los Estados Unidos. Los principios de ese arreglo, siempre que se debatan, requerirán toda la
moderación y sabiduría del Gobierno. En opinión del Secretario, esa discusión, hasta que se obtengan nuevas luces, sería prematura. Por lo tanto, todo lo que ahora consideraría aconsejable
sobre el punto en cuestión sería que el monto de las deudas asumidas y provistas debería cargarse a los respectivos estados para cumplir con un arreglo eventual. Esto los Estados Unidos,
como cesionarios a los acreedores, tendrían un derecho indiscutible a hacer. Pero, como podría ser una satisfacción para la Cámara tener ante ellos algún plan para la liquidación de cuentas
entre la Unión y sus miembros, que,incluyendo la asunción de las deudas estatales, consistiría en equidad, el Secretario presentará, en este lugar, las reflexiones sobre el tema que se le
ocurrieron o le sugirieron, más compatibles, a su juicio, con el fin propuesto Permita que cada estado sea cargado con todo el dinero que se le adelantó del tesoro de los Estados Unidos,
liquidado de acuerdo con el valor de la moneda en el momento de cada adelanto, con un interés del seis por ciento. Permita que también se le cargue el monto, en valor de la moneda, de
todos sus valores que se asumirán, con los intereses sobre ellos, al momento en que los intereses serán pagaderos por los Estados Unidos. Que se le acredite por todo el dinero pagado y
los artículos entregados a los Estados Unidos, y por todos los demás gastos durante la guerra, ya sea para defensa general o particular,ya sea autorizado o no autorizado por los Estados
Unidos; todo liquidado a valor de especie, y teniendo un interés del seis por ciento. de las varias veces en que se acumularon los diversos pagos, adelantos y gastos. Y que todas las sumas
de dinero continental, ahora en los tesoros de los estados respectivos, que se pagarán en el tesoro de los Estados Unidos, se acredite a valor de la moneda. Tras una declaración de las
cuentas de acuerdo con estos principios, puede haber pocas dudas de que los saldos aparecerían a favor de todos los estados contra los Estados Unidos. Para igualar las contribuciones de
los estados, que cada uno sea cargado con su proporción del agregado de esos saldos, de acuerdo con una proporción equitativa, que se ideará para ese fin. Si las contribuciones se
encuentran desproporcionadas,el resultado de este ajuste sería que algunos estados serían acreedores, algunos deudores, de la Unión. Si este fuera el caso, ya que se asistirá con menos
inconvenientes para que los Estados Unidos tengan que pagar saldos que recibirlos de los Estados particulares, tal vez sea posible efectuar el primero por un segundo proceso, en la
naturaleza de una transferencia del monto de las deudas de los estados deudores, al crédito de los estados acreedores, observando la relación por la cual se habrá realizado la primera
distribución. Esto, si bien destruiría los saldos adeudados por el primero, aumentaría los debidos a este último; estos deben ser provistos por los Estados Unidos, a un interés razonable, pero
no ser transferibles. La conveniencia de este segundo proceso debe depender del conocimiento del resultado del primero.Si las desigualdades son demasiado grandes, el arreglo puede ser
impracticable, sin aumentar indebidamente la deuda de los Estados Unidos. Pero no es probable que este sea el caso. También hay que señalar que, aunque este segundo proceso podría,
según el principio de reparto, llevar la cuestión al punto al que apunta, sin embargo, puede acercarse tanto a ella, como para evitar esencialmente la vergüenza de tener balances
considerables. recoger de cualquiera de los estados. El conjunto de este acuerdo está bajo la superintendencia de comisionados, investidos de discreción equitativa y autoridad final. El
funcionamiento del plan se ejemplifica en el Anexo A. El principio general parece ser equitativo: parece difícil concebir una buena razón por la cual los gastos para la defensa particular de una
parte, en una guerra común,no debe ser un cargo común, así como aquellos incurridos profesamente para la defensa general. La defensa de cada parte es la del todo; y a menos que todos
los gastos se traigan a una masa común, la tendencia debe ser aumentar las calamidades sufridas, al ser el más expuesto a los estragos de la guerra, un aumento de las cargas. Este plan
parece ser susceptible de no objeción, que no pertenece a ningún otro, que parte de la idea de un ajuste final de cuentas. La dificultad de establecer una relación es común para todos. Esto
debe, probablemente, buscarse en las proporciones de las requisiciones durante la guerra o en la decisión de los comisionados, nombrados con el poder plenario. La regla prescrita en la
Constitución, con respecto a la representación y los impuestos directos,evidentemente no sería aplicable a la situación de las partes durante el período en cuestión. La deuda existente de los
Estados Unidos se excluye del cómputo, como debería ser, porque se proporcionará a partir de un fondo general. La única discusión de tipo preliminar que queda, se refiere a las distinciones
de la deuda en principal e interés. Es bien sabido que los atrasos de estos últimos tienen una gran proporción con la cantidad de los primeros. El pago inmediato de estos atrasos es
evidentemente impracticable; y surge una pregunta, ¿qué se debe hacer con ellos? Hay buenas razones para concluir, que las impresiones de muchos son más favorables a la reclamación
del principal, que a la del interés; al menos en la medida de producir una opinión, que una disposición inferior podría ser suficiente para este último. Pero, para el Secretario, esta opinión no
parece estar bien fundada. Sus investigaciones sobre el tema lo llevaron a una conclusión, que los atrasos de intereses tienen pretensiones al menos iguales al principal. La deuda liquidada,
que se remonta a su origen, cae bajo dos discriminaciones principales. Uno relacionado con préstamos,el otro a servicios prestados y artículos suministrados. La parte derivada de los
préstamos se hizo pagadera en un primer momento en períodos fijos, que han transcurrido desde hace mucho tiempo, con una opción temprana a los prestamistas, ya sea para recibir su
dinero al vencimiento de esos períodos o continuarlo a interés, hasta el total la cantidad de letras de cambio continentales que circulan no debe exceder la suma en circulación en el momento
de cada préstamo. Esta contingencia, en el sentido del contrato, nunca ocurrió; y la presunción es que los acreedores prefirieron continuar su dinero indefinidamente a cambio de recibirlo en
un estado depreciado y depreciado. Las otras partes eran principalmente para objetos que deberían haberse pagado en ese momento, es decir, cuando se prestaron los servicios o se
suministraron los suministros; y no fueron acompañados con ningún contrato de interés.Pero por diferentes actos de gobierno y administración, acordados por los acreedores, estas partes de
la deuda se convirtieron en capital, con un interés del seis por ciento. por año, pero sin un período definido de redención. Una parte de la deuda de la Oficina de Préstamo se ha canjeado por
nuevos valores de esa importación; y el conjunto parece haber adquirido ese carácter después de la expiración de los períodos prefijados para el reembolso. Si esta visión del tema es justa,
el capital de la deuda de los Estados Unidos puede considerarse a la luz de una anualidad a razón del seis por ciento. por año, redimible por placer del Gobierno mediante el pago del
principal: porque parece ser una posición clara, que cuando un gobierno contrae una deuda pagadera con intereses,sin que se estipule o entienda un tiempo preciso para el pago del capital,
ese tiempo es una cuestión de pura discreción con el Gobierno, que tiene la libertad de consultar su propia conveniencia respetando el mismo, teniendo cuidado de pagar el interés con
puntualidad. Por lo tanto, mientras los Estados Unidos paguen el interés de su deuda, a medida que se acumulaba, sus acreedores no tendrían derecho a exigir el principal. Pero con
respecto a los atrasos de intereses, el caso es diferente. Estos son ahora debidos, y aquellos a quienes les corresponde, tienen derecho a reclamar el pago inmediato. Decir que sería
impracticable cumplir, no variaría la naturaleza del derecho. Tampoco esta idea de impracticabilidad puede ser llevada honrosamente más allá de justificar la proposición de un nuevo
contrato, sobre la base de una conmutación de ese derecho por un equivalente.Este equivalente, también, debe ser real y justo. ¿Y qué otro equivalente justo se puede imaginar para la
detención de dinero, pero un interés razonable? ¿O cuál puede ser el estándar de ese interés, sino la tasa de mercado, o la tasa que paga el gobierno en casos ordinarios? Desde este punto
de vista del asunto, que parece ser exacto y verdadero, se deducirá que los atrasos de intereses tienen derecho a una provisión equivalente con el principal de la deuda. El resultado de la
discusión anterior es este: que no debe haber discriminación entre los tenedores originales de la deuda y los poseedores presentes por compra; que es conveniente que la Unión asuma las
deudas estatales; y que los atrasos de intereses deben ser proporcionados en igualdad de condiciones con el principal. La siguiente pregunta, en orden,para determinar la naturaleza de una
provisión adecuada, respeta la cuantía de la deuda y las tasas de interés actuales. La deuda de la Unión se distingue en extranjera y nacional. La deuda externa, como se indica en el Anexo
B, equivale a, principal. . . $ 10,070,307 con un interés de cuatro, y en parte un interés del cinco por ciento. Atrasos de interés hasta el pasado mes de diciembre de 1789. . . 1,640,071.62
Making, together. . . $ 11,710,378.62 La deuda interna puede subdividirse en liquidada y sin liquidar; principal e interés. El principal de la parte liquidada, como se indica en el Anexo C,
equivale a. . . $ 27,383,917.74 con un interés del seis por ciento. Los atrasos de intereses, como se indica en el Anexo D, hasta el final de 1790, ascienden a. . . 13,030,168.20 Making,
together. . . $ 40,414,085.94 Esto incluye todo lo que se ha pagado en sangrías (excepto lo que ha ingresado en la tesorería de los Estados Unidos), que, en opinión del Secretario, no se
puede considerar de ninguna otra manera que como intereses vencidos. La parte no liquidada de la deuda interna, que consiste principalmente en las cuentas de crédito continentales, no se
ha determinado, pero puede estimarse en 2.000.000 de dólares. Estas varias sumas constituyen la totalidad de la deuda de los Estados Unidos, que asciende a $ 54,124,464.56. El de los
estados individuales no está igualmente bien establecido. El Anexo E muestra el grado en que se ha determinado por los retornos, de conformidad con las órdenes de la Cámara del 21 de
septiembre pasado; pero al no comprender todos los estados, el residuo debe estimarse a partir de información menos auténtica. El Secretario, sin embargo,presume que el monto total
puede establecerse de manera segura en veinticinco millones de dólares, principal e interés. El tipo de interés actual en la deuda de los estados es, en general, el mismo que el de la deuda
interna de la Unión. En el supuesto de que los atrasos de intereses deberían estipularse, en los mismos términos con el principal, el importe anual de los intereses, que, a las tasas
existentes, sería pagadero sobre la masa total de la deuda pública, sería : Sobre la deuda externa, calculando el interés sobre el principal, tal como está, y permitiendo el cuatro por ciento. en
los atrasos de interés.En el supuesto de que los atrasos de intereses deberían estipularse, en los mismos términos con el principal, el importe anual de los intereses, que, a las tasas
existentes, sería pagadero sobre la masa total de la deuda pública, sería : Sobre la deuda externa, calculando el interés sobre el principal, tal como está, y permitiendo el cuatro por ciento. en
los atrasos de interés.En el supuesto de que los atrasos de intereses deberían estipularse, en los mismos términos con el principal, el importe anual de los intereses, que, a las tasas
existentes, sería pagadero sobre la masa total de la deuda pública, sería : Sobre la deuda externa, calculando el interés sobre el principal, tal como está, y permitiendo el cuatro por ciento. en
los atrasos de interés. . . $ 542,599.66 Sobre la deuda interna, incluida la de los estados. . . 4,044,845.15 Making, together. . . $ 4,587,444.81 El problema interesante ahora ocurre: ¿Está en
el poder de los Estados Unidos, consistentemente con esas consideraciones prudenciales que no deben pasarse por alto, hacer una provisión igual al propósito de financiar toda la deuda, a
las tasas de interés que Ahora osos, además de la suma que será necesaria para el servicio actual del Gobierno? El Secretario no dirá que tal disposición excedería las capacidades del país,
pero claramente opina que para hacerlo requeriría la extensión de la tributación en cierta medida y a los objetos que el verdadero interés de los acreedores públicos prohíbe. Por lo tanto, es
de esperar, e incluso se espera que participen alegremente en tales modificaciones de sus afirmaciones, sobre principios justos y equitativos,lo que facilitará al Gobierno un acuerdo
sustancial, duradero y satisfactorio para la comunidad. La importancia de la última característica afectará a cada mente exigente. Ningún plan, por muy favorecedor que fuera, al que no
pertenecía, podía tener verdadero derecho a la confianza. No se olvidará que a la larga pueden surgir exigencias que requerirían recursos mucho más allá de lo que ahora se considera
suficiente para el servicio actual; y que, si las facultades del país se agotan, o incluso se esfuerzan, para pagar la deuda pública, podría depender menos de lo sagrado de la provisión. Pero
mientras el Secretario cede a la fuerza de estas consideraciones, no pierde de vista los principios fundamentales de la buena fe que dictan que todo esfuerzo practicable debe
hacerse,escrupulosamente para cumplir los compromisos del Gobierno; que no debe intentarse ningún cambio en los derechos de sus acreedores sin su consentimiento voluntario; y que
este consentimiento debe ser voluntario, tanto de hecho como de nombre. En consecuencia, toda propuesta de cambio debe ser en forma de apelación a su razón y a su interés, no a sus
necesidades. Para este fin, es necesario que se ofrezca un equivalente justo para lo que se puede pedir que se abandone, y una seguridad incuestionable para el resto. Sin esto, una
alteración consistente con el crédito y el honor de la nación sería impracticable. Queda por ver qué se puede proponer de conformidad con estos puntos de vista. Se ha señalado que el
capital de la deuda de la Unión debe considerarse a la luz de una anualidad, a razón del seis por ciento. anualmente,redimible a placer del gobierno mediante el pago del principal. Y no será
necesario que los atrasos de intereses se consideren de manera más favorable. El mismo carácter, en general, puede aplicarse a las deudas de los estados individuales. Esta visión del tema
admite que los Estados Unidos tendrían la capacidad de aprovechar cualquier caída en la tasa de interés del mercado para reducir la deuda. Esta propiedad de la deuda es favorable al
público, desfavorable para el acreedor, y puede facilitar un acuerdo para la reducción de intereses sobre la base de un equivalente justo. Las probabilidades son siempre un motivo racional
de contrato. El Secretario considera que hay buenas razones para creer, si se toman medidas efectivas para establecer el crédito público,que la tasa de interés del Gobierno en los Estados
Unidos caerá, en muy poco tiempo, al menos al cinco por ciento; y que, en un período que no exceda los veinte años, se hundirá aún más bajo, probablemente a cuatro. Hay dos causas
principales que probablemente producirán este efecto: una, la baja tasa de interés en Europa; el otro, el aumento del capital adinerado de la nación mediante el financiamiento de la deuda
pública. De tres a cuatro por ciento. se considera de buen interés en varias partes de Europa. Incluso menos se considera así en algunos lugares; y está en declive, la creciente cantidad de
dinero continuamente tiende a bajarlo. Es de suponer que ningún país podrá pedir prestado a extranjeros en mejores términos que los Estados Unidos, porque ninguno puede permitirse tan
buena seguridad. Nuestra situación nos expone,menos que el de cualquier otra nación, a las bajas que son las principales causas de los gastos; nuestros impedimentos, en proporción a
nuestros medios reales, son menores, aunque estos no pueden ponerse inmediatamente en acción; y nuestro progreso en recursos, desde el estado inicial del país, y las inmensas
extensiones de territorio inestable, necesariamente debe exceder el de cualquier otro. Las ventajas de esta situación ya han llamado la atención de los prestamistas europeos,
particularmente entre los holandeses. Y a medida que se entiendan mejor, tendrán la mayor influencia. Por lo tanto, una proporción tan grande del efectivo de Europa como se quiera será, en
cierto sentido, en nuestro mercado, para uso del gobierno. Y esto tendrá naturalmente el efecto de una reducción de la tasa de interés,no al nivel de los lugares que envían su dinero al
mercado, sino a algo mucho más cercano que nuestro precio actual. La influencia que se calcula que tiene el financiamiento de la deuda para reducir el interés ya ha sido comentada y
explicada. Es casi imposible que no se vea afectado materialmente por tal aumento del capital adinerado de la nación como resultaría del financiamiento apropiado de setenta millones de
dólares. Pero la probabilidad de una disminución en la tasa de interés adquiere confirmación de hechos que existían antes de la Revolución. Es bien sabido que, en algunos estados, el
dinero podría, con facilidad, ser prestado, con buena seguridad, al cinco por ciento y, no sin frecuencia, incluso a menos. El más ilustrado de los acreedores públicos será muy sensible a la
equidad de esta visión del tema, y de la corrección del uso que se hará de él. El Secretario, en cumplimiento de esto, asumirá, como una probabilidad lo suficientemente grande como para
ser un motivo de cálculo, tanto por parte del Gobierno como de sus acreedores, que el interés del dinero en los Estados Unidos, en cinco años, caer al cinco por ciento., y,en veinte, a cuatro.
La probabilidad, en opinión del Secretario, es más bien que la caída puede ser más rápida y más considerable; pero prefiere una media, como la más probable para contratar el
consentimiento de los acreedores, y más equitativa en sí misma; porque se basa en las probabilidades, que pueden errar tanto en un lado como en el otro. Tomando esto en cuenta, el
Secretario somete a la Cámara la oportunidad de proponer un préstamo, al monto total de la deuda, así como a los estados particulares como de la Unión, en los siguientes términos: Primero
- Que, por cada cien dólares suscrito, pagadero en la deuda (así como el interés como principal), el suscriptor tiene derecho, a su elección, a tener dos tercios financiados por una anualidad o
interés anual del seis por ciento., canjeables por el placer del gobierno mediante el pago del principal,y recibir el otro tercio en tierras del territorio occidental, a razón de veinte centavos por
acre. O bien, tener la suma total financiada con una anualidad o interés anual del cuatro por ciento., No reembolsable por cualquier pago que exceda los cinco dólares por año, a cuenta tanto
del principal como del interés, y recibir, como compensación por la reducción del interés , quince dólares y ochenta centavos, pagaderos en tierras, como en el caso anterior. O bien, tener
sesenta y seis dólares y dos tercios de un dólar financiados inmediatamente, con una anualidad o interés anual del seis por ciento., Irrecuperables por cualquier pago que exceda de cuatro
dólares y dos tercios de un dólar por año, a cuenta de principal e intereses, y tener, al final de diez años, veintiséis dólares y ochenta y ocho centavos financiados al interés y tasa de
redención similares; o tener una anualidad,por el resto de la vida, con la contingencia de fijar una edad determinada, no menos distante que diez años, computar el interés al cuatro por
ciento. O, tener una anualidad por el resto de la vida, sobre la contingencia de la supervivencia de el más joven de dos personas, calculando el interés en este caso también al cuatro por
ciento. Además del préstamo anterior, pagadero íntegramente en la deuda, el Secretario propondría que se abriera por diez millones de dólares, en el siguiente plan: que, por cada cien
dólares suscritos, pagara la mitad en especie y la otra mitad en deudas (además del principal como intereses), el suscriptor tiene derecho a una anualidad o interés anual del cinco por
ciento., no reembolsable por ningún pago que exceda los seis dólares por año, a cuenta tanto del principal como del interés.Los principios y el funcionamiento de estos diferentes planes
ahora pueden requerir una explicación. La primera es simplemente una propuesta para pagar un tercio de la deuda en tierra y financiar los otros dos tercios a la tasa de interés existente y en
los mismos términos de redención a los que está sujeto actualmente. Aquí no hay conjeturas ni cálculos de probabilidades. Al acreedor se le ofrece la ventaja de hacer su principal de
intereses, y se le pide que facilite al gobierno una provisión efectiva para sus demandas, aceptando una tercera parte de ellos en tierra, a una valoración justa. El precio general al que se han
vendido hasta ahora las tierras occidentales ha sido de un dólar por acre en títulos públicos; pero, en el momento en que se realizaron las compras principales, estos valores valían, en el
mercado, menos de tres chelines en libras. El precio nominal,por lo tanto, no sería el estándar adecuado, bajo las circunstancias actuales, ni el valor exacto de la moneda entonces dado
sería una regla justa; porque, como los pagos debían hacerse por cuotas, y los valores eran, en el momento de las compras, extremadamente bajos, se debe suponer que la probabilidad de
un aumento moderado se ha llevado a la cuenta. Veinte centavos, por lo tanto, parece tener una proporción equitativa a las dos consideraciones de valor en el momento y la probabilidad de
aumento. Se entenderá que, según este plan, el público conserva la ventaja de acogerse a cualquier caída en la tasa de interés del mercado, para reducirla a la deuda; lo cual es
perfectamente justo, ya que no se requiere un sacrificio presente, ya sea en la cuantía del principal, o en la tasa de interés, del acreedor. El incentivo para la medida es,el pago de un tercio
de la deuda en tierra. El segundo plan se basa en la suposición de que el interés, en cinco años, caerá al cinco por ciento. en quince más, a cuatro. Como el capital permanece entero, pero
con un interés del cuatro por ciento. solamente, la compensación debe hacerse al acreedor por el interés del dos por ciento. por año durante cinco años, y del uno por ciento. por año durante
quince años, para comenzar a una distancia de cinco años. El valor presente de estas dos sumas o anualidades, calculado de acuerdo con los términos de la suposición, es, por cálculo
estricto, quince dólares y la setecientos noventa y dos milésima parte de un dólar, una fracción menor que la suma propuesta. El incentivo para la medida aquí es, la reducción del interés a
una tasa más dentro de la brújula de una disposición conveniente,y el pago de la compensación en tierras. Los alicientes para el individuo son la acomodación brindada al público; la alta
probabilidad de un equivalente completo; la posibilidad incluso de ganancia, en caso de que la tasa de interés caiga, ya sea más rápidamente o en mayor grado de lo que supone el cálculo.
Debería caer al cinco por ciento. antes de los cinco años, si caen menos de cinco antes de que expiren los quince adicionales, o si caen por debajo de cuatro antes del pago de la deuda,
habría, en cada caso, un beneficio absoluto para el acreedor. Como su capital se mantendrá completo, su valor aumentará con cada disminución de la tasa de interés. El tercer plan procede
sobre la suposición similar de una caída sucesiva en la tasa de interés, y sobre esa suposición ofrece un equivalente al acreedor:Cien dólares, con un interés del seis por ciento. durante
cinco años, o el cinco por ciento. durante quince años, y en adelante del cuatro por ciento. (Estas son las tasas sucesivas de interés en el mercado), es igual a un capital de $ 122 dólares,
510725 partes, con un interés del cuatro por ciento., que, convertido en un capital con una tasa de interés fija del seis por ciento ., es igual a $ 81 dólares, 6738166 partes. La diferencia entre
sesenta y seis dólares y dos tercios de un dólar (la suma que se financiará inmediatamente) y esta última suma es de $ 15 dólares, 0172 partes, que, al seis por ciento. por año, las
cantidades, al final de diez años, a $ 26 dólares, 8755 partes, la suma que se financiará al vencimiento de ese período. Sin embargo, debe reconocerse que este cálculo no tiene en cuenta el
principio de redención,que el plan mismo incluye; sobre cuyo principio, el equivalente, en un capital de seis por ciento, sería, por cálculo estricto, $ 87 dólares, 50766 partes. Pero hay dos
consideraciones que inducen al Secretario a pensar que la que se propone operaría de manera más equitativa que esta: una es que puede que no sea muy pronto en el poder de los Estados
Unidos hacer uso del derecho de redención reservado en el plan; el otro es que con respecto a la parte que se financiará al final de los diez años, el principio de redención se suspende
durante ese tiempo y el interés total del seis por ciento. sigue mejorando al mismo ritmo, que, durante los últimos cinco años, superará la tasa de interés de mercado, según la suposición.El
equivalente está regulado en este plan por la circunstancia de fijar la tasa de interés más alta de lo que se supone que seguirá siendo en el mercado, permitiendo solo una descarga gradual
de la deuda, en una proporción establecida, y en consecuencia, evitando que se aproveche la ventaja. de cualquier disminución de interés por debajo de la tasa estipulada. Por lo tanto, el
valor real de ochenta y un dólares y sesenta y siete centavos, el capital propuesto, considerado como una perpetuidad, y con un seis por ciento. el interés, cuando la tasa de interés del
mercado era del cinco por ciento, sería una pequeña fracción de más de noventa y ocho dólares; cuando era del cuatro por ciento, serían ciento veintidos dólares y cincuenta y un centavos.
Pero como el capital propuesto está sujeto a una redención gradual, es evidente que su valor, en cada caso, sería algo menor. Todavía,de esto puede percibirse la manera en que un capital
menos, a una tasa de interés fija, se convierte en el equivalente de un capital mayor, a una tasa susceptible de variación y disminución. Es posible que aquellos acreedores que no tengan
una opinión favorable de la propiedad en tierras occidentales prefieran este último modo de modelar la deuda. El Secretario es sincero al afirmar que, en su opinión, es probable que
demuestre, al máximo, lo beneficioso para el acreedor como una provisión para su deuda en sus términos actuales. No se pretende, en ningún caso, obligar al Gobierno a canjear en la
proporción especificada, sino a garantizarle el derecho de hacerlo, para evitar la inconveniencia de una perpetuidad. Los planes cuarto y quinto abandonan la suposición que es la base de los
dos anteriores y ofrecen solo el cuatro por ciento.en todo. La razón de esto es que, al diferirse el pago, habrá una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el
público, que, sin una administración muy previsora, se volvería en detrimento de ella, y la suspensión de la carga sería demasiado apto para engendrar una relajación de esfuerzos mientras
tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al
cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura.
Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.La razón de esto es que, al diferirse el pago, habrá
una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el público, que, sin una administración muy previsora, se volvería en detrimento de ella, y la suspensión de la carga
sería demasiado apto para engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa
moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y
bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si
comenzaba a los veintiuno, de.La razón de esto es que, al diferirse el pago, habrá una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el público, que, sin una
administración muy previsora, se volvería en detrimento de ella, y la suspensión de la carga sería demasiado apto para engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por
lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No
hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de
dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.que al aplazarse el pago, habrá una acumulación de interés
compuesto, en el período intermedio, contra el público, que, sin una administración muy previsora, se volvería en su perjuicio, y la suspensión de la carga sería demasiado apta para
engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con
respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían
igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno,
de.que al aplazarse el pago, habrá una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el público, que, sin una administración muy previsora, se volvería en su perjuicio,
y la suspensión de la carga sería demasiado apta para engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser
aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en
cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años
produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.habrá una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el público, que, sin una administración muy
previsora, se volvería en su perjuicio, y la suspensión de la carga sería demasiado apta para engendrar una relajación de los esfuerzos en el mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto
es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de
dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre
la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.habrá una acumulación de interés compuesto, en el período intermedio, contra el público,
que, sin una administración muy previsora, se volvería en su perjuicio, y la suspensión de la carga sería demasiado apta para engendrar una relajación de los esfuerzos en el mientras tanto.
La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro
por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un
centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.sin una administración muy previsora, se volvería en
su perjuicio, y la suspensión de la carga sería demasiado apta para engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo
podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados,
teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de
once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.sin una administración muy previsora, se volvería en su perjuicio, y la suspensión de la carga sería demasiado apta
para engendrar una relajación de esfuerzos mientras tanto. La medida, por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con
respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían
igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno,
de.por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal, solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por
ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un
centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.por lo tanto, su objeto es la acomodación temporal,
solo podría ser aconsejable a una tasa moderada de interés. Con respecto a las personas, el aliciente será suficiente al cuatro por ciento. No hay disposición de dinero, en préstamos
privados, teniendo en cuenta las demoras y bajas habituales, que serían igualmente beneficiosas como una disposición futura. Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una
persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de.Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si
comenzaba a los veintiuno, de.Un centenar de dólares adelantado sobre la vida de una persona de once años produciría una anualidad, si comenzaba a los veintiuno, de. . . $ 10 y 346 partes
Si comienza a los treinta y uno, de. . . $ 18 y 803 partes Si comienza a los cuarenta y uno, de. . . $ 37 y 286 partes Si comienza a los cincuenta y uno, de. . . $ 78 y 580 partes La misma suma
adelantada sobre la posibilidad de la supervivencia de la menor de dos vidas, una de las cuales tiene veinticinco años, la otra de treinta años, produciría, si el menor de los dos sobreviviera,
una anualidad por el resto de la vida, de veintitrés dólares, quinientas cincuenta y seis partes. A partir de estos casos, se pueden discernir fácilmente las ventajas que ofrecen estas
anualidades diferidas, para asegurar una cómoda prestación para la noche de la vida, o para las esposas que sobreviven a sus maridos. El sexto plan también renuncia a la suposición, que
es la base de la segunda y tercera, y ofrece una tasa de interés más alta, en términos similares de redención, para la consideración del pago de la mitad del préstamo en especie. Este es un
plan altamente ventajoso para los acreedores que pueden hacer que pago, mientras que la propia especie se podría aplicar en las compras de la deuda, en términos que indemnizarían
completamente al público por el mayor interés. No es improbable que los tenedores extranjeros de la deuda interna adopten esto como un arreglo deseable. Como recurso auxiliar, y a modo
de experimento, el Secretario propondría un préstamo según los principios de un tontine. Constará de seis clases, compuestas respectivamente por personas de las siguientes edades:
Primera clase, de aquellos de 20 años y menos. . Segunda clase, de los mayores de 20 años, y no superior a 30. Tercera clase, de los mayores de 30 años, y no superior a 40. Cuarta clase,
de los mayores de 40, y no superior a 50. Quinta clase, de los mayores de 50, y no superior a 60. Sexta clase, de los mayores de 60. Cada acción es de doscientos dólares; el número de
acciones en cada clase es indefinido.Las personas tienen la libertad de suscribirse en sus propias vidas, o en las de otros nominados por ellos. La anualidad sobre una acción en la primera
clase, será $ 8.40 Sobre una acción en la segunda. . . $ 8.65 Sobre una participación en el tercero. . . $ 9.00 Sobre una participación en el cuarto. . . $ 9.65 Sobre una parte en el quinto. . . $
10.70 Sobre una acción en el sexto. . . $ 12.80 Las rentas vitalicias de los que mueren se dividirán equitativamente entre los sobrevivientes, hasta que las cuatro quintas partes estén
muertas, cuando cese el principio de supervivencia, y cada pensionista a partir de ese momento disfrutará de su dividendo como una anualidad durante la vida de la que dependerá. Estas
anualidades se calculan sobre la mejor vida en cada clase, y a una tasa de interés del cuatro por ciento., Con algunas deducciones a favor del público. A las ventajas que presentan estas
circunstancias, el cese del derecho de supervivencia, a la muerte de las cuatro quintas partes de los pensionistas, no será una adición nada desdeñable. Los incentivos para los individuos
son, desde el comienzo, un interés competente por su dinero, asegurado de por vida, con una perspectiva de aumento continuo, e incluso de una gran ganancia para aquellos cuya fortuna es
sobrevivir a sus asociados.Habrá aparecido que, en todos los préstamos propuestos, el Secretario ha contemplado poner los intereses en el mismo pie de igualdad con el principal. Que en la
deuda de los Estados Unidos, habría computado hasta el último del presente año; que en la deuda de los estados particulares, hasta el último del año 1791; la razón por la cual la distinción
se verá más adelante. Para mantener una debida circulación de dinero, será conveniente que el interés de la deuda se pague trimestralmente. Esta regulación, al mismo tiempo, conducirá a
la ventaja de los acreedores públicos, otorgándoles, de hecho, por la anticipación del pago, una tasa de interés más alta; que puede, con propiedad, ser tomado en la estimación de la
compensación que se les hará. Seis por ciento. por año, pagado en este modo,realmente valdrá seis dólares y la ciento treinta y cinco milésima parte de un dólar, calculando el interés del
mercado a la misma tasa. El Secretario considera conveniente hacer varias proposiciones, todas ellas compatibles con el interés público, porque, en su opinión, es de la mayor importancia
que la deuda, con el consentimiento de los acreedores, sea reestructurada en tal forma. como traerá el gasto de la nación a un nivel con sus ingresos. Hasta que esto se logre, las finanzas
de los Estados Unidos nunca usarán un semblante apropiado. Los atrasos de interés, que se acumulan continuamente, serán un monumento continuo, ya sea de incapacidad o de mala fe, y
no dejarán de tener una influencia perversa en el crédito público. En nada hay apariencias de mayor momento que en lo que respecta al crédito.La opinión es el alma de eso; y esto se ve
afectado tanto por las apariencias como por las realidades. Al ofrecer una opción a los acreedores entre una serie de planes, es más probable que se realice el cambio meditado. Los
diferentes ánimos se regirán por diferentes puntos de vista del sujeto. Pero aunque el Secretario se esforzaría por efectuar un cambio en la forma de la deuda mediante nuevos préstamos, a
fin de hacerlo más susceptible de una provisión adecuada, no consideraría apropiado tratar de obtener la aprobación de los acreedores operando sobre sus necesidades Por lo tanto,
cualquier superávit de ingresos que pueda quedar, después de satisfacer el interés de los nuevos préstamos y la demanda del servicio actual, debe dividirse entre los acreedores, si los
hubiere, que no consideren oportuno suscribirlos. Pero para este propósito,bajo la circunstancia de proposiciones dependientes, una apropiación temporal será la más aconsejable, y la suma
debe limitarse al cuatro por ciento, ya que los ingresos solo se calcularán para producir en esa proporción a la deuda total. El Secretario confía, por el éxito de las proposiciones que se
hagan, en la bondad de las razones sobre las que descansan; sobre la imparcialidad del equivalente que se ofrecerá en cada caso; en el discernimiento de los acreedores de su verdadero
interés, y en su disposición para facilitar los arreglos del Gobierno y hacerlos satisfactorios para la comunidad. La parte restante de la tarea que debe realizarse es tener en cuenta los medios
para proporcionar la deuda, de acuerdo con la modificación de la misma que se propone. Sobre este punto, el Secretario declara que, en su opinión,los fondos que se establecerán deberían,
por el momento, limitarse a la deuda existente de los Estados Unidos; también porque el aumento progresivo de los ingresos será más conveniente, ya que el consentimiento de los
acreedores estatales es necesario para el supuesto contemplado; y aunque la obtención de ese consentimiento puede inferirse con gran seguridad de su obvio interés en otorgarla, sin
embargo, hasta que se obtenga, una provisión real para la deuda sería prematura. Los impuestos no podían, con propiedad, ser puestos para un objeto que dependía de tal contingencia.
Todo lo que ahora debe hacerse respetándolo es poner el asunto en un tren efectivo para una provisión futura. Para lo cual el Secretario, en el curso de este informe, presentará las
proposiciones que le parezcan convenientes.El Secretario ahora procede a considerar los fondos necesarios. Se ha afirmado que la deuda de los Estados Unidos consiste en la deuda
externa, que asciende, con atrasos de intereses, a. . . $ 11,710,378.62 Y la deuda interna, que asciende, con atrasos similares, computados hasta el final del año 1790, a. . . 42,414,085.94
Making, together. . . $ 54,124,464.56 El interés sobre la deuda interna se calcula hasta el final de este año, porque los detalles de llevar cualquier plan a ejecución agotarán el año. El interés
anual de la deuda externa se ha establecido en. . . $ 542,599.66 Y el interés sobre la deuda interna, al cuatro por ciento, equivaldría a. . . 1.696.563.43 Making, together. . . $ 2,239,163.09
Por lo tanto, pagar el interés de la deuda externa, y pagar el cuatro por ciento. En la totalidad de la deuda interna, principal e intereses, formando un nuevo capital, se requerirá un ingreso
anual de $ 2,239,163.09. La suma que, en opinión del Secretario, debe ser provista ahora, además de lo que requerirá el servicio actual . Porque, aunque la tasa de interés propuesta por el
tercer plan excede el cuatro por ciento. en general, la deuda y las anualidades en el tontine también excederán el cuatro por ciento. en las sumas que pueden suscribirse; sin embargo, como
la provisión real para una parte se suspende en el primer caso, ya que las medidas para reducir la deuda mediante compras pueden ser ventajosamente perseguidas, y como el pago de las
anualidades diferidas se pospondrá, por supuesto, el cuatro por ciento. en general será una provisión suficiente.Con respecto a las cuotas de la deuda externa, estas, en opinión del
Secretario, deben pagarse con nuevos préstamos en el exterior. Si los fondos estuvieran convenientemente exentos de otras exigencias para pagarlos, los Estados Unidos podrían soportar
el drenaje de efectivo, en la coyuntura actual, que la medida podría ocasionar. Pero a la suma que se ha indicado para el pago del interés debe agregarse una provisión para el servicio
actual. Esto el Secretario estima en seiscientos mil dólares; haciendo, con el monto del interés, dos millones ochocientos treinta y nueve mil ciento sesenta y tres dólares y nueve centavos.
Esta suma podrá, en opinión del Secretario, obtenerse de los actuales derechos sobre importaciones y tonelaje, con las adiciones que, sin ninguna desventaja posible, ya sea para el
comercio o la agricultura,puede hacerse en vinos, licores (incluidos los destilados dentro de los Estados Unidos), tés y café. El Secretario considera que será una buena política llevar a cabo
los deberes sobre los artículos de este tipo tan alto como sea compatible con la viabilidad de una recolección segura. Esto disminuirá la necesidad, tanto de recurrir a la imposición directa,
como de acumular deberes en los casos en que serían más inconvenientes para el comercio y sobre objetos que más se considerarían necesarios para la vida. Que los artículos que han sido
enumerados tendrán, mejor que la mayoría, altos deberes, difícilmente puede ser una pregunta. Todos ellos son en realidad lujos; la mayor parte de ellos lujos externos; algunos de ellos, en
el exceso en que se usan, lujos perniciosos. Y hay, tal vez,ninguno de ellos, que no se consuma en una abundancia tan grande como pueda llamarse justamente una fuente de extravagancia
nacional y empobrecimiento. El consumo de espíritus ardientes, en particular, sin duda en gran medida debido a su baratura, se lleva a un extremo que es realmente lamentable, también en
lo que respecta a la salud y la moral en cuanto a la economía de la comunidad. Si el aumento de los aranceles tiende a una disminución del consumo de esos artículos, el efecto sería
deseable en todos los sentidos. El ahorro que ocasionaría dejaría a los individuos más cómodos y promovería una balanza comercial favorable. En la medida en que esta disminución pueda
aplicarse a los aguardientes destilados, fomentará la sustitución de los licores de sidra y malta, beneficiará a la agricultura y abrirá una fuente de ingresos nueva y productiva. No es, sin
embargo,Es probable que esta disminución sea en un grado que frustraría el beneficio esperado de los ingresos al aumentar los aranceles. La experiencia ha demostrado que los lujos de
todo tipo ejercen la más fuerte influencia sobre los apegos de la humanidad, que, especialmente cuando son confirmados por el hábito, no se apartan fácilmente de ellos. El mismo hecho
ofrece una seguridad para el comerciante de que no es probable que se vea perjudicado por los derechos considerables sobre tales artículos. Por lo general, tendrán un precio proporcional.
Lo principal, en este punto de vista, a ser atendido, es que los términos de pago estén regulados de manera tal que no requieran avances inconvenientes, y que el modo de recaudación sea
seguro. Por otras razones, que abogan por llevar los deberes sobre los artículos que se han mencionado, en la medida en que lo harán, se pueden agregar estos: que son de una
naturaleza,de su consumo extensivo, a ser muy productivo, y se encuentran entre los objetos más difíciles de la introducción ilícita. Invitados por tantos motivos para hacer el mejor uso
posible del recurso que ofrecen estos artículos, la pregunta esencial es, ¿de qué modo pueden los deberes sobre ellos ser más efectivos? Con respecto a aquellos de ellos que se traerán del
extranjero, un deber de importación se recomienda por dos consideraciones principales: una es que, al encontrarse con el objeto en su primera entrada al país, la colección se dirige a un
punto, y, hasta ahora, simplificado; el otro es que evita la posibilidad de interferencia entre las regulaciones de los Estados Unidos y las de los particularesInvitados por tantos motivos para
hacer el mejor uso posible del recurso que ofrecen estos artículos, la pregunta esencial es, ¿de qué modo pueden los deberes sobre ellos ser más efectivos? Con respecto a aquellos de ellos
que se traerán del extranjero, un deber de importación se recomienda por dos consideraciones principales: una es que, al encontrarse con el objeto en su primera entrada al país, la colección
se dirige a un punto, y, hasta ahora, simplificado; el otro es que evita la posibilidad de interferencia entre las regulaciones de los Estados Unidos y las de los particularesInvitados por tantos
motivos para hacer el mejor uso posible del recurso que ofrecen estos artículos, la pregunta esencial es, ¿de qué modo pueden los deberes sobre ellos ser más efectivos? Con respecto a
aquellos de ellos que se traerán del extranjero, un deber de importación se recomienda por dos consideraciones principales: una es que, al encontrarse con el objeto en su primera entrada al
país, la colección se dirige a un punto, y, hasta ahora, simplificado; el otro es que evita la posibilidad de interferencia entre las regulaciones de los Estados Unidos y las de los particularesun
deber de importación se recomienda a sí mismo por dos consideraciones principales: una es que, al encontrarse con el objeto en su primera entrada al país, la colección se dirige a un punto
y, hasta ahora, se simplifica; el otro es que evita la posibilidad de interferencia entre las regulaciones de los Estados Unidos y las de los particularesun deber de importación se recomienda a
sí mismo por dos consideraciones principales: una es que, al encontrarse con el objeto en su primera entrada al país, la colección se dirige a un punto y, hasta ahora, se simplifica; el otro es
que evita la posibilidad de interferencia entre las regulaciones de los Estados Unidos y las de los particulares estados. Pero un deber, las precauciones para la recolección de las cuales
deberían terminar con el desembarco de los bienes, como es esencialmente el caso en el sistema existente, no podrían, con seguridad, llevarse a la extensión que se contempla. En ese
sistema, la evasión del deber depende, por así decirlo, de un riesgo único. Aterrizar los bienes desafiando la vigilancia de los oficiales de las aduanas es casi la única dificultad. Ningún
seguimiento futuro es materialmente aprehendido. Y donde el incentivo es equivalente al riesgo, se encontrarán demasiados que estén dispuestos a ejecutarlo. En consecuencia, habrá
grandes fraudes de los ingresos, contra los cuales el riguroso rigor de las leyes penales ha demostrado, con la frecuencia que se ha probado, una guardia ineficaz. El único recurso que se ha
descubierto, para conciliar los altos aranceles con una recolección segura,es el establecimiento de un segundo escrutinio o interior. Al perseguir el artículo, desde su importación en manos de
los distribuidores en él, el riesgo de detección se ve tan incrementado que, en comparación, pocos se atreverán a incurrir en él. De hecho, cada comerciante que no es él mismo el importador
fraudulento, se convierte de algún modo en un centinela sobre él. La introducción de un sistema fundado en este principio de alguna forma u otra, es, en opinión del Secretario, esencial para
la eficacia de todo intento de hacer que los ingresos de los Estados Unidos sean iguales a sus exigencias, su seguridad, su prosperidad, su honor Tampoco es menos esencial para el interés
del comerciante honesto y justo. Incluso podría agregarse que cada ciudadano individual, además de su participación en el bienestar general, tiene un interés particular en él.La práctica del
contrabando nunca deja de tener uno de los dos efectos, y a veces los une a ambos. O bien el contrabandista subestima al comerciante justo, ya que, ahorrándose el deber, puede
permitírselo y lo convierte en una carga, o lo vende al precio incrementado ocasionado por el deber, y defrauda a cada hombre que compra de él, de su parte de lo que el público debería
recibir; porque es evidente que la pérdida recae en última instancia sobre los ciudadanos, a los que se deben imputar otros impuestos para subsanar la deficiencia y satisfacer las
necesidades del Estado. El Secretario no presumirá que el plan que someterá a la consideración de la Cámara es el mejor que podría idearse. Pero es el que le ha parecido más libre de
objeciones, de cualquier cosa que haya ocurrido, de igual eficacia. Él reconoce, también, que es susceptible de mejora,por otras precauciones a favor de los ingresos, que no creyó
conveniente agregar. Los contornos principales del plan no son originales; pero no es una mala recomendación de eso, que haya sido probado con éxito. En consecuencia, el Secretario
propone que los deberes impuestos hasta ahora sobre los vinos, los aguardientes destilados, los tés y el café cesen después del último día del mes de mayo siguiente; y que, en lugar de
ellos, se establezcan los siguientes deberes: por cada galón de vino de Madeira, la calidad de Londres en particular, treinta y cinco centavos. Por cada galón de otro vino de Madeira, treinta
centavos. Por cada galón de Jerez, veinticinco centavos. Por cada galón de otro vino, veinte centavos. Por cada galón de aguardiente destilado más del diez por ciento. debajo de la prueba,
según el hidrómetro de Dicas, veinte centavos.Por cada galón de esos espíritus menores de cinco años y no más de diez por ciento. debajo de la prueba, según el mismo hidrómetro, veintiún
centavos. Por cada galón de esos espíritus, de pruebas, y no más de cinco por ciento. debajo de la prueba, según el mismo hidrómetro, veintidós centavos. Por cada galón de esos espíritus,
por encima de la prueba, pero sin exceder el veinte por ciento. de acuerdo con el mismo hidrómetro, veinticinco centavos. Por cada galón de esos espíritus, más de veinte, y no más de
cuarenta por ciento. sobre la prueba, según el mismo hidrómetro, treinta centavos. Por cada galón de esos espíritus, más del cuarenta por ciento. encima de la prueba, según el mismo
hidrómetro, cuarenta centavos. Por cada libra de té de Hyson, cuarenta centavos. Por cada libra de otro té verde, veinticuatro centavos. Por cada libra de Souchong y otros tés negros,
excepto Bohea,veinte centavos. Por cada libra de té Bohea, doce centavos. Por cada libra de café, cinco centavos. Que, en espíritus destilados dentro de los Estados Unidos, de melaza,
azúcar u otros materiales extraños, se paga: por cada galón de esos espíritus, más del diez por ciento. debajo de la prueba, según el hidrómetro de Dicas, once centavos. Por cada galón de
esos espíritus, menos de cinco, y no más de diez por ciento. debajo de la prueba, según el mismo hidrómetro, doce centavos. Por cada galón de esos espíritus, de pruebas, y no más de
cinco por ciento. debajo de la prueba, de acuerdo con el mismo hidrómetro, trece centavos. Por cada galón de esos espíritus, por encima de la prueba, pero sin exceder el veinte por ciento.
según el mismo hidrómetro, quince centavos. Por cada galón de esos espíritus, más de veinte, y no más de cuarenta por ciento. sobre la prueba,según el mismo hidrómetro, veinte centavos.
Por cada galón de esos espíritus, más del cuarenta por ciento. sobre la prueba, según el mismo hidrómetro, treinta centavos. Que, sobre los espíritus destilados dentro de los Estados
Unidos, en cualquier ciudad, pueblo o aldea, a partir de materiales del crecimiento o producción de los Estados Unidos, se paga: por cada galón de esos espíritus, más del diez por ciento.
debajo de la prueba, según el hidrómetro de Dicas, nueve centavos. Por cada galón de esos espíritus, menos de cinco, y no más de diez por ciento. debajo de la prueba, de acuerdo con el
mismo hidrómetro, diez centavos. Por cada galón de esos espíritus, de pruebas, y no más de cinco por ciento. debajo de la prueba, según el mismo hidrómetro, once centavos. Por cada
galón de esos espíritus, por encima de la prueba, pero sin exceder el veinte por ciento. de acuerdo con el mismo hidrómetro,trece centavos. Por cada galón de esos espíritus, más de veinte,
y no más de cuarenta por ciento. sobre la prueba, de acuerdo con el mismo hidrómetro, diecisiete centavos. Por cada galón de esos espíritus, más del cuarenta por ciento. sobre la prueba,
de acuerdo con el mismo hidrómetro, veinticinco centavos. Que, en todos los alambiques empleados en destilar espíritus a partir de materiales del crecimiento o la producción de los Estados
Unidos, en cualquier otro lugar que no sea una ciudad, pueblo o pueblo, se pagará la suma anual de sesenta centavos por cada galón de vino inglés. medida, de la capacidad de cada
alambique, incluida su cabeza. El Secretario no distribuye los aranceles sobre los tés en diferentes clases, como se ha hecho en el acto de impostura de la última sesión; porque esta
distribución depende de consideraciones de política comercial, no de ingresos. Es suficiente, por lo tanto,para que él comente, que las tasas arriba especificadas se proponen con referencia
a la clase más baja. El Secretario, concibiendo que no podía transmitir una idea precisa del plan que él contemplaba, para el cobro de estos deberes, en cualquier modo tan efectivo como por
el borrador de un proyecto de ley para el propósito, pide permiso, respetuosamente, para remitir el Casa a la que se encontrará anexa a este informe, relativamente al artículo de espíritus
destilados; y que, para una mejor explicación de algunas de sus partes, va acompañada de comentarios marginales. El Secretario tendría la intención de que el derecho sobre los vinos se
recaude exactamente sobre el mismo plan que con el de los aguardientes importados. Pero, con respecto a los tés y el café, el Secretario se inclina a pensar que será conveniente, hasta que
la experiencia demuestre la conveniencia de ir más allá,para excluir el derecho ordinario de los oficiales a visitar e inspeccionar los lugares en los cuales esos artículos pueden ser
guardados. Las otras precauciones, sin esto, proporcionarán, aunque no completa, una seguridad considerable. No escapará a la observación de la Cámara de que el Secretario, en el plan
presentado, ha tenido el más escrupuloso cuidado de que aquellos ciudadanos sobre los cuales se debe operar inmediatamente, estén protegidos de toda especie de daño por la mala
conducta de los oficiales que serán empleado. No solo hay fuertes guardias contra su culpabilidad de abusos de autoridad; no solo son punibles, penalmente, por cualquier cosa que puedan
cometer, y se hagan responsables de los daños y perjuicios, a los individuos, por cualquier perjuicio que estos puedan soportar por sus actos o descuidos; pero incluso cuando las
convulsiones se hacen con causa probable,si hay una absolución de los artículos confiscados una indemnización a los propietarios por la lesión de sus bienes puede sufrir, e incluso para su
detención, se hará desde el tesoro público. Tan solícito, de hecho, ha sido el Secretario haber evitado todas las apariencias de dificultad, que incluso ha incluido una compensación a los
concesionarios por su agencia en ayuda de los ingresos. Con todas estas precauciones para manifestar un espíritu de moderación y justicia por parte del Gobierno; y cuando se considera
que el objeto del sistema propuesto es el establecimiento firme de crédito público; que, en esto depende el carácter, la seguridad y la prosperidad de la nación; que se puede esperar que se
obtengan ventajas en cada luz importante; que su operación inmediata será sobre una clase ilustrada de ciudadanos,celosamente dedicado al buen gobierno, y a una política liberal y
ampliada; y que es peculiarmente el interés de la parte virtuosa de ellos cooperar en lo que sea que restrinja el espíritu del tráfico ilícito; se percibirá que existe la base más justa de confianza
de que el plan, si es elegible en sí mismo, experimentará la aquiescencia alegre y pronta de la comunidad. El Secretario calcula el producto neto de los derechos propuestos en este informe
en alrededor de un millón setecientos tres mil cuatrocientos dólares, de acuerdo con la estimación en el Anexo K, que, si está cerca de la verdad, junto con el producto probable del derechos
sobre impuestos y tonelaje, complete la suma requerida. Pero ocurrirá fácilmente, que en un campo tan inexplorado debe haber un grado considerable de incertidumbre en los datos;y que
por esta razón será prudente tener un recurso auxiliar para el primer año en el que se pagará el interés, que no haya posibilidad de desilusión para los acreedores públicos antes de que haya
una oportunidad de proporcionar cualquier deficiencia que el experimento puede descubrir Esto será, en consecuencia, atendido. La adecuada apropiación de los fondos proporcionados y
que se proporcionarán parece ofrecerse a consideración. A este respecto, el Secretario propondría que los derechos sobre los espíritus destilados se apliquen, en primer lugar, al pago de los
intereses sobre la deuda externa. Que, reservando del remanente de esos derechos una suma anual de seiscientos mil dólares para el servicio actual de los Estados Unidos, el excedente,
junto con el producto de los otros deberes,se aplicará al pago de los intereses sobre el nuevo préstamo, mediante un crédito coextensivo con la duración de la deuda. Y que, si cualquier
parte de la deuda debe permanecer sin suscribirse, el exceso de los ingresos se divide entre los acreedores de la parte no suscrita por una disposición temporal, con una limitación, sin
embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido que el Secretario haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que
él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos provenientes de esa fuente para el propósito de un fondo de amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el
producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento,
y es probable que se convierta en unununununpor una apropiación coextensiva con la duración de la deuda. Y que, si cualquier parte de la deuda debe permanecer sin suscribirse, el exceso
de los ingresos se divide entre los acreedores de la parte no suscrita por una disposición temporal, con una limitación, sin embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado
desapercibido que el Secretario haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos
provenientes de esa fuente para el propósito de un fondo de amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo
apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en unpor una
apropiación coextensiva con la duración de la deuda. Y que, si cualquier parte de la deuda debe permanecer sin suscribirse, el exceso de los ingresos se divide entre los acreedores de la
parte no suscrita por una disposición temporal, con una limitación, sin embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido que el Secretario haya estado, hasta el
momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos provenientes de esa fuente para el propósito de un fondo de
amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por
su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en unsi alguna parte de la deuda debe permanecer sin suscribirse, el exceso de los
ingresos se dividirá entre los acreedores de la parte no suscrita por una disposición temporal, con una limitación, sin embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido
que el Secretario haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos provenientes de esa
fuente para el propósito de un fondo de amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente
no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en unsi alguna parte de la deuda debe
permanecer sin suscribirse, el exceso de los ingresos se dividirá entre los acreedores de la parte no suscrita por una disposición temporal, con una limitación, sin embargo, al cuatro por
ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido que el Secretario haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la
aplicación de los ingresos provenientes de esa fuente para el propósito de un fondo de amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la
misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se
convierta en uncon una limitación, sin embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido que el Secretario haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de
la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos provenientes de esa fuente para el propósito de un fondo de amortización. El Director General de
Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena
administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en uncon una limitación, sin embargo, al cuatro por ciento. Difícilmente habrá pasado desapercibido que el Secretario
haya estado, hasta el momento, en silencio sobre el tema de la Oficina de Correos. La razón es que él ha tenido en vista la aplicación de los ingresos provenientes de esa fuente para el
propósito de un fondo de amortización. El Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior
a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en unEl Director General de Correos le da su opinión de que
el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un
crecimiento, y es probable que se convierta en unEl Director General de Correos le da su opinión de que el producto inmediato de la misma, según un acuerdo apropiado, probablemente no
sea inferior a cien mil dólares. Y, por su naturaleza, con una buena administración, debe ser un crecimiento, y es probable que se convierta en un fondo considerable. El Director General de
Correos ahora se dedica a preparar un plan que será la base de una propuesta para un nuevo acuerdo del establecimiento. Esto, y algunos otros puntos relativos al tema referido al
Secretario, él pide permiso para reservar para un informe futuro. Persuadido, como lo está el Secretario, de que el financiamiento adecuado de la deuda presente lo convierta en una
bendición nacional, sin embargo, está tan lejos de acceder al puesto, en la latitud en que a veces se establece, que "las deudas públicas son públicas". beneficios "- una posición que invita a
la prodigalidad y susceptible de abuso peligroso - que desea ardientemente ver incorporado como una máxima fundamental en el sistema de crédito público de los Estados Unidos, que la
creación de la deuda siempre debe ir acompañada de la medio de extinciónEsto lo considera el verdadero secreto para hacer que el crédito público sea inmortal. Y él supone que es difícil
concebir una situación en la que no haya una adherencia a la máxima. Al menos, siente una solicitud sincera de que Estados Unidos pueda intentar esto, y de que puedan comenzar sus
medidas para establecer el crédito con la observancia del mismo. Bajo esta impresión, el Secretario propone que el producto neto de la Oficina de Correos a una suma no superior a un millón
de dólares se otorgue a los comisionados, que consiste en el Vicepresidente de los Estados Unidos, o el Presidente del Senado, el Presidente de la la Cámara de Representantes, el
Presidente del Tribunal Supremo, el Secretario del Tesoro y el Fiscal General de los Estados Unidos, por el momento, en fideicomiso; para ser aplicado por ellos, o tres de ellos,al pago de la
deuda pública existente, ya sea mediante compras de acciones en el mercado, o mediante pagos a cuenta del principal, según le parezca más aconsejable, de conformidad con los
compromisos públicos; continuar así concedido hasta que se descargue la totalidad de la deuda. Como recurso adicional para efectuar una reducción de la deuda, y para otros fines, que se
mencionarán, el Secretario propondrá además, que se autorice a los mismos comisionados, con la aprobación del Presidente de los Estados Unidos, a pedir prestado, en su crédito, una
suma que no exceda los doce millones de dólares, para ser aplicado: Primero. Para el pago de los intereses y cuotas de la deuda externa, hasta el final del presente año, que requerirá
3,491,932 dólares y 46 centavos. En segundo lugar.Para el pago de cualquier deficiencia que pueda ocurrir en el producto de los fondos proporcionados para pagar el interés de la deuda
interna. En tercer lugar. Al efectuar un cambio en la forma de la parte de la deuda externa que tiene un interés del cinco por ciento. Se concibe que para este propósito un nuevo préstamo a
un interés más bajo se puede combinar con otros recursos. El resto de esta parte de la deuda, después de pagar las cuotas que se acumularán en el transcurso de 1790, será de 3,888,888
dólares y 81 centavos. Por cuartos. Para comprar la deuda pública, al precio que tendrá en el mercado, mientras continúa por debajo de su verdadero valor. Esta medida, que sería, en
opinión del Secretario, altamente deshonrosa para el Gobierno si precediera a una provisión para el financiamiento de la deuda, sería completamente inaceptable después de que se hubiera
hecho.Su efecto sería a favor de los acreedores públicos, ya que tendería a elevar el valor de las acciones; y toda la diferencia entre su valor real y el precio real sería una ganancia tan clara
para el público. El pago de intereses extranjeros sobre el capital que se tomará prestado para este fin, en caso de que sea una consecuencia necesaria, no sería, a juicio del Secretario, una
buena objeción a la medida. El ahorro, por la operación, sería en sí mismo una indemnización suficiente; y el empleo de ese capital, en un país como este, sería mucho más que
compensarlo. Además, si el Gobierno no emprende esta operación, el mismo inconveniente que supone la objeción en cuestión pasaría de otra manera, con una circunstancia de
agravamiento. Siempre, al menos,como la deuda continuará por debajo de su valor apropiado, será un objeto de especulación para los extranjeros, que no solo recibirán el interés sobre lo
que compran y lo remitirán al extranjero, como en el caso del préstamo, sino que obtendrán el beneficio adicional de la diferencia de valor. Si el gobierno entra en competencia con ellos, no
solo obtendrá una parte de los beneficios en sí, sino que reducirá el alcance y disminuirá el beneficio extra de las compras extranjeras. Esa competencia acelerará el aumento de las
existencias; y cualquier tasa mayor que obligue a los extranjeros a pagar por lo que compran, es un ahorro tan claro para la nación. En opinión del Secretario, y en contra de una idea que no
carece de mecenas, la política del Gobierno debería ser elevar el valor de las acciones a su verdadero estándar lo más rápido posible.Cuando llega a ese punto, las especulaciones
extranjeras (que, hasta entonces, deben ser consideradas perniciosas, más allá de lo que sirven para llevarlo a ese punto) serán beneficiosas. Su dinero, establecido en este país sobre
nuestra agricultura, comercio y manufacturas, nos producirá mucho más que los ingresos que recibirán de él. El Secretario contempla la aplicación de este dinero a través de un banco
nacional, para lo cual, con el permiso de la Cámara, presentará un plan en el transcurso de la sesión. El Secretario ahora procede, en último lugar, a ofrecer a la consideración de la Cámara
sus ideas sobre los pasos que deberían tomarse, en la presente sesión, para la asunción de las deudas estatales. Estas son, brevemente, las resoluciones concurrentes de las dos Cámaras,
con la aprobación del Presidente,declarando en sustancia: Que los Estados Unidos asumen, y en la primera sesión del año 1791, proporcionarán, en los mismos términos con la deuda actual
de los Estados Unidos, todas las partes de las deudas de los respectivos estados, o cualquiera de ellos, como debe ser, antes del primer día de enero, en dicho año, 1791, se suscribirá para
un préstamo a los Estados Unidos, sobre los principios de cualquiera de los planes que hayan sido adoptados por ellos, para obteniendo una reubicación de su deuda actual. Disponiéndose,
que la disposición a ser hecha, como se mencionó anteriormente, será suspendida, con respecto a la deuda de cualquier estado que pueda haber intercambiado los valores de los Estados
Unidos por otros emitidos por él mismo, hasta que la totalidad de dichos valores sea o bien re-intercambiado o entregado a los Estados Unidos. Y provisto, también,que el interés sobre la
deuda asumida se computará hasta el final del año 1791; y que el interés a ser pagado por los Estados Unidos comienza el primer día de enero de 1792. Que el monto de la deuda de cada
estado, así asumido y provisto, sea cargado a tal estado en la cuenta con los Estados Unidos, a partir de los mismos principios sobre los cuales se prestará a los Estados Unidos. Que las
suscripciones se abran para recibir préstamos de dichas deudas, en los mismos tiempos y lugares, y bajo las regulaciones similares, como se prescribirá en relación con la deuda de los
Estados Unidos. El Secretario ha completado los objetivos que se propuso incluir en el presente informe. En su mayor parte ha omitido detalles, así como para evitar fatigar la atención de la
Cámara, ya que hubiera sido deseable más tiempo,incluso para digerir los principios generales del plan. Si se encuentran correctamente, las modificaciones particulares se sugerirán a sí
mismas en el progreso del trabajo. El Secretario, en las opiniones que han dirigido su búsqueda del tema, ha sido influenciado, en primer lugar, por la consideración de que su deber, de
acuerdo con los términos de la resolución de la Cámara, lo obligó a proponer lo que se le apareció una provisión adecuada para el apoyo del crédito público, adaptada al mismo tiempo a las
circunstancias reales de los Estados Unidos; y, en el siguiente, por la reflexión de que las medidas que no soportarán la prueba del futuro examen imparcial, no pueden ser productivas para
la reputación individual ni (y lo que es mucho más importante) el honor o la ventaja pública. Profundamente impresionado, como lo es el Secretario,con una convicción plena y deliberada de
que el establecimiento del crédito público, sobre la base de una provisión satisfactoria para la deuda pública, es, en las actuales circunstancias de este país, el verdadero deseo de aliviar las
vergüenzas individuales y nacionales; que sin esto es probable que estas vergüenzas presionen aún más severamente sobre la comunidad; no puede por menos de desear un ansioso deseo
de que un plan eficaz para ese propósito sea durante la presente sesión el resultado de la sabiduría unida de la Legislatura. Está plenamente convencido de que es de la mayor importancia
que no se demore más en la adopción de la disposición requerida; no solo porque dará una mejor impresión de la buena fe del país, y traerá un alivio anterior a los acreedores,ambas
circunstancias son de gran importancia para el crédito público, pero debido a que las ventajas para la comunidad, de aumentar el inventario, lo más rápidamente posible, a su valor natural,
serán incomparablemente mayores que las que puedan resultar de su continuación por debajo de ese estándar. Ninguna ganancia que pueda derivarse de las compras en el mercado, por
cuenta del Gobierno, en la medida de lo posible, sería equivalente a la pérdida que se mantendría por las compras de extranjeros a un valor bajo. No repetir, que las compras
gubernamentales sean honorables deben ir precedidas de una provisión. El retraso, al diseminar la duda, hundiría el precio de las acciones; y, como la tentación de las especulaciones
extranjeras, por la baratura del precio, sería demasiado grande para ser descuidada, millones probablemente se perderían en los Estados Unidos. Todo lo cual es humildemente
presentado.Alexander Hamilton Secretario del Tesoro A este informe se adjuntaron varios cronogramas. A. Siendo una declaración de cuentas presuntiva entre los Estados Unidos y estados
individuales. B. Una declaración general de los Préstamos Extranjeros que muestre, en abstracto, las sumas de capital prestadas y los atrasos de intereses, hasta el 31 de diciembre de 1789.
C. Resumen de la Deuda Liquidada y de la Oficina de Préstamos de los Estados Unidos, el 3 de marzo de 1789. D. Una estimación de todos los intereses que se acumularán en la deuda
interna de los Estados Unidos, desde su formación hasta el 31 de diciembre de 1790; de los pagos parciales que se hayan efectuado a cuenta de ellos, y del saldo que quedará por cubrir,
para pagar los intereses íntegramente en ese período. MI.El resumen de la deuda pública de los estados (en él) menciona agradablemente las cuentas transmitidas en cumplimiento de la
resolución de la Cámara de Representantes del 21 de septiembre de 1789. F. Tabla, que muestra la anualidad que una persona de una determinada edad sería tiene derecho a, durante su
vida, desde el momento en que debe llegar a una edad determinada, con el pago actual de cien dólares, calculando el interés al cuatro por ciento. G. Tabla, que muestra de qué anualidad
disfrutaría el sobreviviente de solo dos personas, de ciertas edades, por el resto de la vida, después de la determinación de la vida en la expectativa, con el pago actual de cien dólares, el
interés computacional a cuatro por centavo. por año, y la duración de la vida, de acuerdo con las tablas del Dr. Halley. H. Tabla para una tonelada de seis clases, el número de vidas en cada
clase es indefinido,calculado sobre un pago de doscientos dólares por cada suscriptor, y a una tasa de interés del cuatro por ciento. El cálculo de la mejor vida en cada Clase, y en el
supuesto de que los suscriptores de cada Clase no serán menores que los números respectivos especificados en la primera columna. I. Estimación general para los servicios del año actual.
K. Estimación del producto probable de los fondos propuestos para el financiamiento de la deuda, y prestación del servicio actual de los Estados Unidos, incluidos los derechos actuales
sobre las importaciones y el tonelaje. --Parte de Estado - Finanzas, vol. I., pp. 26-37.
Informe sobre el tema de las manufacturas Por Alexander Hamilton 5 de diciembre de 1791 Al presidente de la Cámara de Representantes: El Secretario del Tesoro, en obediencia a la orden
de la Cámara de Representantes, del 15 de enero de 1790, ha aplicado su atención , en un período tan temprano como lo permitan sus otros deberes, al tema de las Manufacturas; y
particularmente a los medios de promoción que tenderán a hacer que los Estados Unidos, independientemente de las naciones extranjeras, reciban suministros militares y otros suministros
esenciales. Y él (sobre) presenta respetuosamente el siguiente Informe. La conveniencia de alentar a las manufacturas en los Estados Unidos, que no hace mucho tiempo se consideró muy
cuestionable, parece en este momento ser admitida en general. Las vergüenzas, que han obstaculizado el progreso de nuestro comercio exterior,han llevado a reflexiones serias sobre la
necesidad de ampliar la esfera de nuestro comercio nacional: las regulaciones restrictivas, que en los mercados extranjeros abren el respiradero del creciente excedente de nuestros
productos agrícolas, sirven para engendrar un deseo ferviente, que una demanda más amplia de ese excedente puede crearse en casa: y el éxito total, que ha recompensado a la empresa
manufacturera, en algunas ramas valiosas, conspira con los síntomas prometedores, que acompañan a algunos ensayos menos maduros, en otros, justifica una esperanza, que los
obstáculos para el crecimiento de esta especie de industria son menos formidables de lo que se pensaba; y que no es difícil de encontrar, en su extensión adicional; una indemnización
completa por cualquier desventaja externa, que sea o pueda ser experimentada, así como una accesión de recursos,favorable a la independencia y seguridad nacional. Todavía hay, sin
embargo, patrocinadores de opiniones respetables, poco amistosos con el estímulo de las manufacturas. Los siguientes son, sustancialmente, los argumentos por los cuales se defienden
estas opiniones. "En todos los países (por ejemplo, los que los entretienen), la agricultura es el objeto más beneficioso y productivo de la industria humana. Esta posición, generalmente, si no
es universalmente cierta, se aplica con un énfasis peculiar a los Estados Unidos, a causa de sus inmensas extensiones de territorio fértil, deshabitadas y no mejoradas. Nada puede
permitirse tan ventajoso un empleo para el capital y el trabajo, como la conversión de esta extensa tierra salvaje en granjas cultivadas. Nada por igual con esto, puede contribuir a la
población, la fuerza y la riqueza real del país."" Intentar, por el patrocinio extraordinario del gobierno, acelerar el crecimiento de las manufacturas, es, de hecho, esforzarnos, por la fuerza y el
arte, para transferir la corriente natural de la industria, de un canal más a uno menos beneficioso. Cualquiera que sea esa tendencia, necesariamente debe ser imprudente. De hecho, casi
nunca puede ser sabio en un gobierno, intentar dar una dirección a la industria de sus ciudadanos. Esto bajo la guía miope del interés privado, si se le deja a él mismo, infaliblemente
encontrará su propio camino hacia el empleo más rentable: y es mediante ese empleo, que la prosperidad pública será promovida más eficazmente. Dejar la industria para sí mismo, por lo
tanto, es, en casi todos los casos, la política más sólida y más simple. "" Esta política no solo se recomienda a los Estados Unidos, por consideraciones que afectan a todas las naciones,es,
en cierto modo, dictado por la fuerza imperiosa de una situación muy peculiar. La pequeñez de su población en comparación con su territorio -las constantes seducciones a la emigración de
los asentados a las partes inestables del país- la instalación, con la cual la condición menos independiente de un artesano puede ser intercambiada por la condición más independiente de un
agricultor, estas y otras causas similares conspiran para producir, y durante un período de tiempo debe continuar ocasionando, la escasez de manos para la ocupación de la fabricación, y el
valor del trabajo en general. A estas desventajas para el enjuiciamiento de las manufacturas, al agregarse una deficiencia de capital pecuniario, la perspectiva de una competencia exitosa
con las manufacturas de Europa debe considerarse poco menos que desesperada. Los fabricantes extensos solo pueden ser descendientes de un superfluo,al menos de una población
completa. Hasta que este último caracterice la situación de este país, es inútil esperar lo primero "." Si es contrario al curso natural de las cosas, se puede dar una primavera inesperada y
prematura a ciertas telas, mediante pesados deberes, prohibiciones y recompensas. , o por otros recursos forzados; esto solo será sacrificar los intereses de la comunidad a los de clases
particulares. Además de la mala dirección del trabajo, se dará un monopolio virtual a las personas empleadas en tales tejidos; y una mejora del precio, la consecuencia inevitable de cada
monopolio, debe ser sufragada a expensas de las otras partes de la sociedad. Es mucho más preferible que esas personas se dediquen al cultivo de la tierra, y que debemos obtener, a
cambio de sus producciones, las mercancías,con la cual los extranjeros pueden proveernos en mayor perfección, y en mejores términos ". Este modo de razonamiento se basa en hechos y
principios, que ciertamente tienen pretensiones respetables. Si hubiera gobernado la conducta de las naciones, más generalmente de lo que lo ha hecho, hay espacio para suponer, que
podría haberlos llevado más rápido a la prosperidad y la grandeza, de lo que han logrado, mediante la búsqueda de máximas demasiado opuestas. La mayoría de las teorías generales, sin
embargo, admiten numerosas excepciones, y hay pocas, si las hay, de tipo político, que no combinan una porción considerable de error con las verdades que inculcan. Para juzgar con
precisión hasta qué punto lo que se acaba de exponer debe considerarse imputable a una imputación similar, es necesario advertir cuidadosamente las consideraciones que abogan por los
fabricantes.y que parecen recomendar el estímulo especial y positivo de ellos; en ciertos casos, y bajo ciertas limitaciones razonables. Debería aceptarse fácilmente, que el cultivo de la tierra
-como principal y más cierta fuente de suministro nacional- como fuente inmediata y principal de subsistencia para el hombre, como fuente principal de esos materiales que constituyen el
alimento de otros tipos del trabajo -como incluir un estado más favorable a la libertad y la independencia de la mente humana -uno, tal vez, más propicio para la multiplicación de la especie
humana- tiene intrínsecamente un fuerte reclamo de preeminencia sobre cualquier otro tipo de industria. Pero, que tiene un título para cualquier cosa como una predilección exclusiva, en
cualquier país, debe ser admitido con gran cuidado.Que es incluso más productivo que cualquier otra rama de la industria requiere más evidencia, que la que se ha dado en apoyo del puesto.
Que sus verdaderos intereses, preciosos e importantes como sin la ayuda de la exageración, realmente lo son, serán avanzados, en lugar de perjudicados por el debido estímulo de las
manufacturas, puede, se cree, ser demostrado satisfactoriamente. Y también se cree que la conveniencia de tal estímulo en una visión general puede ser recomendada por los motivos más
convincentes y persuasivos de la política nacional. Se ha mantenido que la agricultura es, no solo, la más productiva, sino la única especie productiva de la industria. La realidad de esta
sugerencia en cualquier aspecto, sin embargo, no ha sido verificada por ningún detalle preciso de hechos y cálculos; y los argumentos generales,que se aducen para probarlo, son más bien
sutiles y paradójicas, que sólidas o convincentes. Aquellos que mantienen su productividad exclusiva son a este efecto. Trabajo, otorgado al cultivo de la tierra produce lo suficiente, no sólo
para reemplazar todos los expeniques necesarios incurridos en el negocio, y para mantener las personas que trabajan en ella, pero a pagar junto con el beneficio ordinario en la bolsa o el
capital de la Agricultor, un excedente neto, o una renta para el propietario o propietario del suelo. Pero el trabajo de los Artífices no hace nada más que reemplazar el Stock que los emplea (o
que proporciona herramientas de materiales y salarios) y producir el beneficio ordinario sobre ese Stock. No produce nada equivalente a la renta de la tierra. Tampoco agrega nada al valor
total de todo el producto anual de la tierra y la mano de obra del país.El valor adicional dado a aquellas partes del producto de la tierra, que se transforman en manufacturas, se contrarresta
por el valor de esas otras partes de ese producto, que son consumidas por los fabricantes. Por lo tanto, solo puede ser mediante el ahorro, o la parsimonia, no por la productividad positiva de
su trabajo, que las clases de Artífices pueden en cualquier grado aumentar los ingresos de la Sociedad. Para ello, ha sido answered- I. “Que la manera que está explícitamente reconocido,
que el trabajo de fabricación reproduce un valor igual a la que se gasta o se consume en la lleva a cabo, y continúa existiendo la Bolsa original o el capital empleado-debería de esa sola
cuenta, para escapar de ser considerado como totalmente improductivo: que aunque debe admitirse, como se alegó, que el consumo del producto del suelo,por las clases de Fabricantes o
Fabricantes, es exactamente igual al valor agregado por su trabajo a los materiales sobre los cuales se ejerce; sin embargo, de allí no se deduciría que no añadía nada a los ingresos de la
sociedad ni al valor agregado de los productos anuales de su tierra y trabajo. Si el consumo para un período dado ascendió a una suma dada y el valor aumentado del producto fabricado, en
el mismo período, a una suma similar, el monto total del consumo y la producción durante ese período, sería igual a las dos sumas y, en consecuencia, duplicar el valor de los productos
agrícolas consumidos. Y aunque el incremento de valor producido por las clases de Artífices no debe exceder en ningún momento el valor del producto de la tierra que consumen, sin
embargo, habrá en todo momento, como consecuencia de su trabajo,un mayor valor de los bienes en el mercado que el que existiría independientemente de él. "II. "Que la posición de que
los Artífices pueden aumentar los ingresos de una Sociedad, solo por parsimonia, no es verdadera en ningún otro sentido, sino en uno, que es igualmente aplicable a los Hombres de Campo
o Cultivadores. Puede afirmarse de todas estas clases, que el fondo adquirido por su trabajo y destinado a su apoyo no es, de manera ordinaria, más que igual a él. Y de ahí se desprende
que los aumentos de la riqueza o el capital de la comunidad (excepto en los casos de destreza o destreza extraordinarias) solo pueden proceder, con respecto a cualquiera de ellos, de los
ahorros de los más ahorrativos y parsimoniosos ". III. "Que los productos anuales de la tierra y el trabajo de un país solo pueden ser aumentados,de dos maneras: por alguna mejora en los
poderes productivos del trabajo útil, que realmente existe dentro de él, o por un aumento en la cantidad de tal trabajo: que con respecto al primero, el trabajo de los Artífices es capaz de una
mayor subdivisión y simplicidad de funcionamiento, que la de los Cultivadores, es susceptible, en un grado proporcionalmente mayor, de mejora en sus poderes productivos, ya sea que se
derive de una accesión de Habilidad, o de la aplicación de maquinaria ingeniosa; en particular, por lo tanto, el trabajo empleado en la cultura de la tierra no puede pretender ninguna ventaja
sobre el que se dedica a manufacturas: que con respecto a un aumento de la cantidad de trabajo útil, esto, excluyendo las circunstancias fortuitas, debe depender esencialmente de un
aumento de capital, que nuevamente debe depender de los ahorros que se obtienen de los ingresos de aquellos, que suministran o administran eso, que se emplea en cualquier momento, ya
sea en agricultura, en manufacturas, o de cualquier otra forma ". Pero mientras el exclusivo la productividad del trabajo agrícola ha sido negada y refutada,la superioridad de su productividad
ha sido concedida sin vacilación. Como esta concesión implica un punto de considerable magnitud, en relación con las máximas de la administración pública, los motivos sobre los que
descansa son dignos de un examen distinto y particular. Uno de los argumentos utilizados, en apoyo de la idea puede ser pronunciado tanto pintoresco como superficial. Esto equivale a esto:
que en las producciones del suelo, la naturaleza coopera con el hombre; y que el efecto de su trabajo conjunto debe ser mayor que el del trabajo del hombre solo. Sin embargo, esto está
lejos de ser una inferencia necesaria. Es muy concebible que el trabajo del hombre, por sí solo, presentado en una obra, requiriendo gran habilidad y arte para llevarlo a la perfección, pueda
ser más productivo, en valor, que el trabajo de la naturaleza y el hombre combinados,cuando se dirige hacia operaciones y objetos más simples: y cuando se recuerda en qué medida la
Agencia de la naturaleza, en la aplicación de los poderes mecánicos, se hace auxiliar al enjuiciamiento de las manufacturas, la sugerencia, que se ha notado, pierde incluso la apariencia de
verosimilitud. También podría observarse, con una opinión contraria, que la mano de obra empleada en la agricultura es en gran medida periódica y ocasional, dependiendo de las
estaciones, susceptible de varios y largos intermedios; mientras que la que se ocupa en muchas manufacturas es constante y regular, extendiéndose durante todo el año, abarcando en
algunos casos tanto de noche como de día. También es probable que haya entre los cultivadores de la tierra más ejemplos de descuido que entre los artífices. El granjero, por la peculiar
fertilidad de su tierra,o alguna otra circunstancia favorable, con frecuencia puede ganarse la vida, incluso con un grado considerable de descuido en el modo de cultivo; pero el artesano
puede, con dificultad, efectuar el mismo objeto, sin esforzarse igualmente por todos aquellos que se dedican a la misma tarea. Y si también puede asumirse como un hecho, que las
manufacturas abren un campo más amplio a los esfuerzos de ingenio que la agricultura, no sería una conjetura tensa, que el trabajo empleado en el primero, a la vez más constante, más
uniforme y más ingenioso, que el que se emplea en este último, se encontrará al mismo tiempo más productivo. Pero no está destinado a acentuar las observaciones de esta naturaleza, solo
deberían servir de contrapeso a las de una complexión similar. Circunstancias tan vagas y generales,además de ser tan abstracto, puede permitirse poca instrucción en una cuestión de este
tipo. Otro, y el que parece ser el principal argumento ofrecido para la productividad superior del trabajo agrícola, se basa en la afirmación de que el trabajo empleado en manufacturas no
arroja nada equivalente a la renta de la tierra; o a ese excedente neto, como se lo llama, que se acumula para el propietario del suelo. Pero esta distinción, por importante que haya sido,
parece más bien verbal que sustancial. Es fácil de discernir, que lo que en primera instancia se divide en dos partes bajo las denominaciones de la ganancia ordinaria de la Acción del
agricultor y la renta al propietario, está en la segunda instancia unida bajo la denominación general de la ganancia ordinaria en el Stock del Enterrador;y que esta distribución formal o verbal
constituye la diferencia total en los dos casos. Parece haberse pasado por alto, que la tierra es en sí misma una Acción o capital, adelantada o prestada por su propietario al ocupante o
inquilino, y que la renta que recibe es solo el beneficio ordinario de una determinada Acción en tierra, no gestionada por el propietario mismo, pero por otro a quien lo presta o lo deja, y que
por su parte adelanta un segundo capital para almacenar y mejorar la tierra, sobre la cual también recibe el beneficio habitual. La renta del propietario y el beneficio del agricultor no son más
que las ganancias ordinarias de dos capitales pertenecientes a dos personas diferentes, y unidas en el cultivo de una granja: como en el otro caso, el excedente que surge de cualquier
manufactura , después de reemplazar los gastos de llevarlo,respuestas a las ganancias de una o más capitales dedicadas a la persecución de dicha manufactura. Se dice una o más
capitales; porque de hecho, lo mismo que se contempla, en el caso de la granja, a veces sucede en el de una manufactura. Hay uno, que proporciona una parte del capital, o presta una parte
del dinero, por el cual se lleva a cabo, y otro, que lo lleva a cabo, con la adición de su propio capital. Del superávit, que permanece, después de pagar los gastos, se le paga un interés al
prestamista por la porción del capital aportado por él que concuerda exactamente con la renta pagada al propietario; y el residuo de ese excedente constituye el beneficio del empresario de
pompas fúnebres o el fabricante, y está de acuerdo con lo que se denomina las ganancias ordinarias de las Acciones del agricultor.Ambos juntos hacen las ganancias ordinarias de dos
capitales (empleadas en una manufactura, como en el otro caso la renta del propietario y los ingresos del agricultor componen las ganancias ordinarias de dos Capitales) empleados en el
cultivo de una granja. Por lo tanto, la renta que le corresponde al propietario de la tierra, lejos de ser un criterio de productividad exclusiva, como se ha argumentado, no es un criterio ni
siquiera de productividad superior. La pregunta debe ser si el excedente, después de los gastos, de un capital determinado, empleado en la compra y mejora de un terreno, es mayor o menor
que el de un capital similar empleado en la persecución de una manufactura: o si el valor total producido a partir de un capital dado y una cantidad dada de trabajo, empleado de una manera,
sea mayor o menor,que todo el valor producido a partir de un capital igual y la misma cantidad de trabajo empleado de la otra manera: o mejor dicho, tal vez si el negocio de la Agricultura o el
de las Manufacturas arrojará el mayor producto, de acuerdo con una relación compuesta de la cantidad del El capital y la cantidad de trabajo, que se emplean en el uno o en el otro. La
solución de cualquiera de estas preguntas no es fácil; implica numerosos y complicados detalles, dependiendo de un conocimiento preciso de los objetos que se compararán. No se sabe que
la comparación se haya realizado hasta ahora con suficientes datos debidamente comprobados y analizados. Ser capaz de lograrlo en la presente ocasión con una precisión satisfactoria
exigiría más investigación e investigación previa, de lo que hasta ahora ha sido el ocio o la oportunidad de lograrlo.Sin embargo, algunos ensayos se han realizado para adquirir la
información requerida; que más bien han servido para arrojar dudas, que para confirmar la Hipótesis, bajo examen: Pero debe reconocerse, que han sido muy poco diversificados, y son
demasiado imperfectos, para autorizar una conclusión definitiva en cualquier caso; conduciendo a una conjetura más que probable a cierta deducción. Lo hacen probable, que hay varias
ramas de manufacturas, en las cuales un Capital determinado producirá un producto total mayor, y un producto neto considerablemente mayor, que un capital igual invertido en la compra y
mejora de tierras; y que también hay algunas ramas, en las que tanto el producto bruto como el neto excederán el de la industria agrícola; de acuerdo con una relación compuesta de capital y
trabajo: Pero es en este último punto,que parece haber el mayor espacio para la duda. En términos generales, es mucho menos difícil inferir que el producto neto del capital invertido en
empresas manufactureras es mayor que el del capital dedicado a la agricultura. Al establecer estos resultados, solo se contemplan la compra y mejoramiento de tierras bajo cultivo previo. La
comparación es más favorable a la agricultura, cuando se hace con referencia a la colonización de tierras nuevas y desperdiciadas; pero un argumento extraído de una circunstancia tan
temporal no podría tener peso al determinar la pregunta general sobre la productividad relativa permanente de las dos especies de industria. Hasta qué punto debe influir en la política de los
Estados Unidos, en el puntaje de una situación particular, será advertido en otro lugar.Las sugerencias anteriores no están diseñadas para inculcar la opinión de que la industria
manufacturera es más productiva que la agricultura. Pretenden más bien mostrar que no se ha determinado el reverso de esta proposición; que los argumentos generales que se presentan
para establecerlo no son satisfactorios; y, en consecuencia, que una suposición de la productividad superior de la labranza no debe ser obstáculo para escuchar ningún incentivo sustancial
para alentar a las manufacturas, que de otro modo se percibiría que existen, por temor a que puedan tener una tendencia a desviar mano de obra un empleo más a menos rentable. Es
extremadamente probable que, sobre un desarrollo completo y preciso de la cuestión, sobre la base de hechos y cálculos,se descubriría que no hay diferencia material entre la productividad
agregada de uno y del otro tipo de industria; y que la conveniencia de los estímulos, que en cualquier caso se puede proponer que se otorguen a uno u otro, debe determinarse con
consideraciones que se relacionen con cualquier comparación de esa naturaleza. II. Pero sin competir por la productividad superior de la industria manufacturera, puede conducir a un mejor
juicio de la política, que debe perseguirse respetando su estímulo, para contemplar el tema, en algunos aspectos adicionales, tendiendo no solo a confirmar la idea, que este tipo de industria
ha sido incorrectamente representada como improductiva en sí misma; pero (para) demostrar además que el establecimiento y la difusión de las manufacturas tienen el efecto de hacer que la
masa total de trabajo útil y productivo en una comunidad sea mayor de lo que sería de otra manera. Al enjuiciar esta discusión, puede ser necesario resumir brevemente y revisar algunos de
los temas que ya han sido tocados. Afirmar que el trabajo del Fabricante es improductivo, porque él consume la mayor parte del producto de la tierra,ya que agrega valor a las materias
primas que fabrica, no está mejor fundado, de lo que sería afirmar, que el trabajo del agricultor, que suministra materiales al fabricante, es improductivo, porque consume un valor igual de
artículos manufacturados . Cada una proporciona una cierta porción del producto de su trabajo al otro, y cada una destruye una porción correspondiente del producto del trabajo del otro.
Mientras tanto, el mantenimiento de dos ciudadanos, en lugar de uno, continúa; el estado tiene dos miembros en lugar de uno; y juntos consumen el doble del valor de lo que se produce en
la tierra. Si en vez de un granjero yporque él consume un valor igual de artículos manufacturados. Cada una proporciona una cierta porción del producto de su trabajo al otro, y cada una
destruye una porción correspondiente del producto del trabajo del otro. Mientras tanto, el mantenimiento de dos ciudadanos, en lugar de uno, continúa; el estado tiene dos miembros en lugar
de uno; y juntos consumen el doble del valor de lo que se produce en la tierra. Si en vez de un granjero yporque él consume un valor igual de artículos manufacturados. Cada una
proporciona una cierta porción del producto de su trabajo al otro, y cada una destruye una porción correspondiente del producto del trabajo del otro. Mientras tanto, el mantenimiento de dos
ciudadanos, en lugar de uno, continúa; el estado tiene dos miembros en lugar de uno; y juntos consumen el doble del valor de lo que se produce en la tierra. Si en vez de un granjero ySi en
vez de un granjero ySi en vez de un granjero y Artífice, solo había un granjero, estaría bajo la necesidad de dedicar una parte de su trabajo a la fabricación de ropa interior y otros artículos,
que procuraría para el artífice, en el caso de que existiera tal persona; y, por supuesto, podría dedicar menos trabajo al cultivo de su granja; y sacaría de ella un producto proporcionalmente
menor. La cantidad total de producción, en este estado de cosas, en provisiones, materias primas y manufacturas, ciertamente no excedería en valor la cantidad de lo que se produciría en
provisiones y materias primas solamente, si hubiera un artífice así como un agricultor . De nuevo, si hubiera un artesano y un granjero, este último tendría la libertad de dedicarse
exclusivamente al cultivo de su granja.Por supuesto, se produciría una mayor cantidad de provisiones y materias primas -como ya se ha observado- al monto total de las provisiones,
materias primas y manufacturas, que existirían por suposición contraria. El artífice, al mismo tiempo estaría sucediendo en la producción de productos manufacturados; a una cantidad
suficiente no solo para devolverle al agricultor, en esas mercancías, las provisiones y los materiales que le fueron adquiridos, sino también para proporcionarle al Artífice un suministro de
productos similares para su propio uso. Entonces, habría dos cantidades o valores en existencia, en lugar de uno; y los ingresos y el consumo serían el doble en un caso, lo que sería en el
otro. Si en lugar de estas dos suposiciones, se suponía que había dos granjeros, y ningún artífice,cada uno de los cuales aplicaba una parte de su trabajo a la cultura de la tierra y otra parte a
la fabricación de manufacturas; en este caso, la parte del trabajo de ambos otorgado a la tierra produciría la misma cantidad de provisiones y materias primas solamente, como sería
producido por la suma total del trabajo de uno aplicado de la misma manera, y la porción del trabajo de ambos otorgado a las manufacturas, produciría la misma cantidad de manufacturas
solamente, como sería producido por la suma total del trabajo de uno aplicado de la misma manera. Por lo tanto, el producto del trabajo de los dos agricultores no sería mayor que el producto
del trabajo del agricultor y el artífice; y, por lo tanto, resulta que la labor del artífice es tan productivamente productiva como la del agricultor y, como positivo, aumenta los ingresos de la
Sociedad.El trabajo del Artífice reemplaza al agricultor con la parte de su trabajo, con la cual proporciona los materiales de intercambio con el Artífice, y que de otro modo se habría visto
obligado a aplicar a los fabricantes: y mientras que el Artífice permite al agricultor agrandarse su inventario de la industria agrícola, una parte de la cual compra para su propio uso, también se
abastece de los artículos manufacturados que necesita. Todavía lo hace más: además de este equivalente que da por la porción de trabajo agrícola consumido por él, y esta provisión de
mercancías manufacturadas para su propio consumo, proporciona todavía un excedente, que compensa el uso del Capital adelantado por él mismo. o alguna otra persona, por llevar a cabo
el negocio. Este es el beneficio ordinario de las acciones empleadas en la manufactura,y es, en todos los sentidos, una adición tan efectiva al ingreso de la Sociedad, como el alquiler de la
tierra. El producto del trabajo del Artífice en consecuencia, puede considerarse como compuesto de tres partes; una por la cual se compran las provisiones para su subsistencia y los
materiales para su trabajo del agricultor, una por la cual se abastece de artículos manufacturados, y una tercera que constituye el beneficio de la población empleada. Las dos últimas
porciones parecen haber sido pasadas por alto en el sistema, que representa a la industria manufacturera como estéril e improductiva. En el transcurso de las ilustraciones anteriores, los
productos de cantidades iguales del trabajo del agricultor y el artífice han sido tratados como iguales entre sí. Pero esto no debe entenderse como la intención de afirmar una igualdad tan
precisa.Es simplemente una forma de expresión adoptada por simplicidad y perspicacia. Si el valor del producto del trabajo del agricultor es algo más o menos, que el del artífice, no es
material para el alcance principal del argumento, que hasta ahora solo ha tenido como objetivo mostrar, que el uno, así como el el otro, ocasiona un aumento positivo del producto total y de
los ingresos de la Sociedad. Ahora es apropiado dar un paso más y enumerar las circunstancias principales, de las cuales se puede deducir: que los establecimientos manufactureros no solo
ocasionan un aumento positivo de los Productos y los Ingresos de la Sociedad, sino que contribuyen esencialmente a que se renueven. más grande de lo que podrían ser, sin tales
establecimientos. Estas circunstancias son: 1. La división del trabajo. 2.Una extensión del uso de Maquinaria. 3. Empleo adicional a las clases de la comunidad que no participan
habitualmente en el negocio. 4. La promoción de la emigración de países extranjeros. 5. Proporcionar un mayor alcance para la diversidad de talentos y disposiciones que discriminan a los
hombres entre sí. 6. Ofrecer un campo más amplio y diverso para la empresa. 7. Crear en algunos casos una demanda nueva y segura en total, más segura y constante para el excedente de
producción del suelo. Cada una de estas circunstancias tiene una influencia considerable sobre la masa total de esfuerzo industrioso en una comunidad. Juntos, le agregan un grado de
energía y efecto, que no son fáciles de concebir. Algunos comentarios sobre cada uno de ellos, en el orden en que se han establecido, pueden servir para explicar su importancia. I. En
cuanto a la División del Trabajo.Se ha observado justamente que apenas hay algo de mayor importancia en la economía de una nación que la división del trabajo propiamente dicha. La
separación de ocupaciones hace que cada una de ellas sea llevada a una perfección mucho mayor de la que podría ser adquirida, si se mezclaran. Esto surge principalmente de tres
circunstancias. Primero. La mayor destreza y destreza naturalmente resulta de una aplicación constante e indivisa a un solo objeto. Es evidente que estas propiedades deben aumentar, en
proporción a la separación y simplificación de los objetos y la firmeza de la atención dedicada a cada uno; y debe ser menor, en proporción a la complicación de los objetos, y el número entre
el cual se distrae la atención. Segundo. La economía del tiempo: al evitar la pérdida de ella,incidente a una transición frecuente de una operación a otra de naturaleza diferente. Esto depende
de varias circunstancias -la transición en sí misma- la disposición ordenada de los implementos, máquinas y materiales empleados en la operación a abandonar, los pasos preparatorios para
el comienzo de una nueva, la interrupción del impulso, que la mente del el obrero adquiere, al participar en una operación particular, las distracciones vacilaciones y reticencias, que
acompañan el paso de un tipo de negocio a otro. Tercero. Una extensión del uso de Maquinaria. Un hombre ocupado en un solo objeto lo tendrá más en su poder, y será más naturalmente
llevado a ejercer su imaginación en el diseño de métodos para facilitar y abrigar el trabajo, que si estuviera perplejo por una variedad de operaciones independientes y diferentes. Aparte de
esto,la fabricación de Máquinas, en numerosos casos, convirtiéndose en un comercio distinto, el Artista que lo sigue tiene todas las ventajas que se han enumerado, para mejorar su arte
particular; y en ambos sentidos, la invención y la aplicación de maquinaria se extienden. Y a partir de estas causas unidas, la mera separación de la ocupación del cultivador, de la del
Artífice, tiene el efecto de aumentar los poderes productivos del trabajo, y con ellos, la masa total del producto o ingreso de un País. En esta visión única del tema, por lo tanto, es evidente la
utilidad de los fabricantes o fabricantes para promover un aumento de la industria productiva.para la mejora en su arte particular; y en ambos sentidos, la invención y la aplicación de
maquinaria se extienden. Y a partir de estas causas unidas, la mera separación de la ocupación del cultivador, de la del Artífice, tiene el efecto de aumentar los poderes productivos del
trabajo, y con ellos, la masa total del producto o ingreso de un País. En esta visión única del tema, por lo tanto, es evidente la utilidad de los fabricantes o fabricantes para promover un
aumento de la industria productiva.para la mejora en su arte particular; y en ambos sentidos, la invención y la aplicación de maquinaria se extienden. Y a partir de estas causas unidas, la
mera separación de la ocupación del cultivador, de la del Artífice, tiene el efecto de aumentar los poderes productivos del trabajo, y con ellos, la masa total del producto o ingreso de un País.
En esta visión única del tema, por lo tanto, es evidente la utilidad de los fabricantes o fabricantes para promover un aumento de la industria productiva.En esta visión única del tema, por lo
tanto, es evidente la utilidad de los fabricantes o fabricantes para promover un aumento de la industria productiva.En esta visión única del tema, por lo tanto, es evidente la utilidad de los
fabricantes o fabricantes para promover un aumento de la industria productiva. II. En cuanto a una extensión del uso de Maquinaria, un punto que, aunque parcialmente anticipado, requiere
ser colocado en una o dos luces adicionales. El empleo de la maquinaria constituye un elemento de gran importancia en la masa general de la industria nacional. Es una fuerza artificial traída
en ayuda de la fuerza natural del hombre; y, para todos los fines del trabajo, es un aumento de manos; un acceso de fuerza, también sin el gasto de mantener al obrero. Por lo tanto, ¿no
puede inferirse razonablemente que esas ocupaciones, que dan mayor alcance al uso de este auxiliar, contribuyen más a la acción general de esfuerzo industrioso y, en consecuencia, al
producto general de la industria? Se dará por hecho y la verdad del puesto referido a la observación,que las actividades de fabricación son susceptibles en un mayor grado de aplicación de
maquinaria que las de la agricultura. De ser así, toda la diferencia se pierde en una comunidad que, en lugar de fabricar por sí misma, adquiere los tejidos necesarios para su suministro
desde otros países. La sustitución de las manufacturas extranjeras por las nacionales es una transferencia a las naciones extranjeras de las ventajas derivadas del empleo de la Maquinaria,
en los modos en que se puede emplear; con la mayor utilidad y en la mayor medida. El Cotton Mill inventado en Inglaterra, en los últimos veinte años, es una señal de la proposición general,
que acaba de ser avanzada. Como consecuencia de ello, todos los diferentes procesos de Spining Cotton se realizan por medio de Máquinas, que se ponen en movimiento por agua,y
asistieron principalmente mujeres y niños; (y por un número más pequeño) de (personas, en total, que son) requisito en el modo ordinario de giro. Y es una gran ventaja que las operaciones
de este molino continúen con comodidad, tanto durante la noche como a lo largo del día. El efecto prodigioso de tal Máquina se concibe fácilmente. A esta invención se le debe atribuir
esencialmente el inmenso progreso, que tan repentinamente se ha hecho en Gran Bretaña en las diversas telas de algodón.A esta invención se le debe atribuir esencialmente el inmenso
progreso, que tan repentinamente se ha hecho en Gran Bretaña en las diversas telas de algodón.A esta invención se le debe atribuir esencialmente el inmenso progreso, que tan
repentinamente se ha hecho en Gran Bretaña en las diversas telas de algodón. III. En cuanto al empleo adicional de las clases de la comunidad, que normalmente no participan en el negocio
particular. Este no es uno de los medios menos valiosos, mediante el cual las instituciones manufactureras contribuyen a aumentar el stock general de la industria y la producción. En los
lugares donde prevalecen esas instituciones, además de las personas que participan regularmente en ellas, ofrecen empleos ocasionales y extra a personas y familias trabajadoras, que
están dispuestas a dedicar el ocio resultante de la interrupción de sus actividades ordinarias a trabajos colaterales, como recurso de multiplicando sus adquisiciones o (sus) disfrutes. El
agricultor mismo experimenta una nueva fuente de ganancias y apoyo de la creciente industria de su esposa e hijas; invitado y estimulado por las demandas de las fábricas vecinas.Además
de esta ventaja de empleo ocasional para las clases que tienen ocupaciones diferentes, hay otra de una naturaleza aliada a ella (y) de una tendencia similar. Esto es: el empleo de personas
que de lo contrario estarían ociosas (y en muchos casos cargadas en la comunidad), ya sea por el descuido del temperamento, el hábito, la enfermedad del cuerpo o alguna otra causa,
indisponiéndose o descalificándolos por los trabajos del país. Es digno de particular observación que, en general, las mujeres y los niños se vuelven más útiles y los segundos más
tempranoo alguna otra causa, indisponerlos o descalificarlos por los trabajos del País. Es digno de particular observación que, en general, las mujeres y los niños se vuelven más útiles y los
segundos más tempranoo alguna otra causa, indisponerlos o descalificarlos por los trabajos del País. Es digno de particular observación que, en general, las mujeres y los niños se vuelven
más útiles y los segundos más temprano útil para los establecimientos de fabricación, de lo que serían de otra manera. Del número de personas empleadas en las fábricas de algodón de
Gran Bretaña, se calcula que 4/7 casi son mujeres y niños; de los cuales la mayor proporción son niños y muchos de ellos de una edad muy tierna. Y así parece ser uno de los atributos de
las manufacturas, y una de las más importantes, dar ocasión al esfuerzo de una mayor cantidad de Industria, incluso por el mismo número de personas, donde prevalecen, de lo que existiría.
, si no hubiera tales establecimientos. IV. En cuanto a la promoción de la emigración de países extranjeros. Los hombres renuentemente abandonan un curso de ocupación y sustento por
otro, a menos que sean invitados por ventajas muy aparentes y próximas. Muchos, que irían de un país a otro, si tuvieran una perspectiva de continuar con más beneficios, los llamamientos
a los que han sido educados, a menudo no se verán tentados a cambiar su situación, con la esperanza de hacerlo mejor, en algunos Otra manera. Los fabricantes, que escuchan las
poderosas invitaciones de un mejor precio para sus telas, o su trabajo, de mayor baratura de provisiones y materias primas, de una exención de la parte principal de los impuestos, cargas y
restricciones, que soportan en el viejo mundo , de mayor independencia personal y consecuencia, bajo la operación de un gobierno más equitativo,y de lo que es mucho más precioso que la
mera tolerancia religiosa: una igualdad perfecta de privilegios religiosos; probablemente irían de Europa a los Estados Unidos para dedicarse a sus propios oficios o profesiones, si alguna vez
se les hicieran conscientes de las ventajas que disfrutarían, y se sintieran inspirados con una garantía de aliento y empleo, se les inducirá con dificultad a trasplantar ellos mismos, con miras
a convertirse en Cultivadores de Tierra. Si es cierto entonces, que es el interés de los Estados Unidos de abrir todas las vías posibles de emigración desde el exterior, ofrece un argumento de
peso para alentar a las manufacturas; que por las razones que se acaban de asignar, tendrá la mayor tendencia a multiplicar los incentivos para ello. Aquí se percibe un recurso importante,
no solo para extender la población,y con ella el trabajo útil y productivo del país, pero también para el enjuiciamiento de las manufacturas, sin deducir del número de manos, que de otro modo
podrían extraerse para la labranza; e incluso para la indemnización de la agricultura por lo que pudiera desviarse de ella. Muchos, a quienes los puntos de vista de la industria manufacturera
inducirían a emigrar, cederían luego a las tentaciones, que la situación particular de este país ofrece a las actividades agrícolas. Y mientras que en otros aspectos la agricultura obtendría
muchas ventajas sin precedentes, del crecimiento de las manufacturas, es un problema si ganaría o perdería, en cuanto al artículo del número de personas empleadas para llevarlo a cabo.
V. En cuanto a proporcionar un mayor alcance para la diversidad de talentos y disposiciones, que discriminan a los hombres unos de otros.Esta es una forma mucho más poderosa de
aumentar el fondo de la Industria nacional de lo que puede parecer a primera vista. Es una observación justa, que las mentes de los poderes más fuertes y más activos para sus propios
objetos caen por debajo de la mediocridad y el trabajo sin efecto, si se limitan a actividades desagradables. Y de ahí se deduce que los resultados del esfuerzo humano pueden aumentar
enormemente diversificando sus objetos. Cuando todos los diferentes tipos de industria obtienen en una comunidad, cada individuo puede encontrar su elemento apropiado y puede poner en
actividad todo el vigor de su naturaleza. Y la comunidad se beneficia de los servicios de sus respectivos miembros, en la forma en que cada uno puede servirlo con el mayor efecto. Si hay
algo en un comentario que a menudo se encuentra, es decir, que existe, en el genio de la gente de este país,una aptitud peculiar para las mejoras mecánicas, funcionaría como una razón
fuerte para dar oportunidades al ejercicio de esa especie de talento, por la propagación de las manufacturas. VI. En cuanto a la posibilidad de un campo más amplio y diverso para la
empresa. Esto también es de mayor importancia en la escala general del esfuerzo nacional, que lo que podría suponerse en una visión superficial, y tiene efectos no del todo diferentes de los
de la última circunstancia. Apreciar y estimular la actividad de la mente humana, multiplicando los objetos de la empresa, no se encuentra entre los expedientes menos importantes, por los
cuales se puede promover la riqueza de una nación. Incluso las cosas en sí mismas no son positivamente ventajosas, a veces lo son, por su tendencia a provocar el esfuerzo. Cada escena
nueva, que se abre a la naturaleza ocupada del hombre para despertarse y ejercerse, es la adición de una nueva energía al inventario general de esfuerzo. El espíritu de empresa, útil y
prolífico como es,necesariamente debe ser contratado o ampliado en proporción a la simplicidad o variedad de las ocupaciones y producciones, que se encuentran en una Sociedad. Debe
ser menos en una nación de meros cultivadores, que en una nación de cultivadores y mercaderes; menos en una nación de cultivadores y comerciantes, que en una nación de cultivadores,
artífices y comerciantes. VII. En cuanto a la creación, en algunos casos, una nueva, y asegurar en todos una demanda más segura y constante, para el producto excedente del suelo. Esta es
una de las circunstancias más importantes que se han indicado. Es un medio principal, por el cual el establecimiento de manufacturas contribuye a un aumento del producto o los ingresos de
un país, y tiene una relación inmediata y directa con la prosperidad de la agricultura. Es evidente que los esfuerzos del agricultor serán estables o fluctuantes, vigorosos o débiles, en
proporción a la estabilidad o fluctuación, adecuación o inadecuación de los mercados de los que debe depender, para el desahogo del excedente, que puede ser producido por su trabajo; y
que dicho excedente en el curso ordinario de las cosas será mayor o menor en la misma proporción. Para el propósito de este respiradero,un mercado interno es muy preferible a uno
extranjero; porque está en la naturaleza de las cosas, mucho más en que se puede confiar. Es un objetivo primordial de la política de las naciones, ser capaces de abastecerse a sí mismas
de sus propios suelos; y las naciones manufactureras, en la medida en que lo permitan las circunstancias, se esfuerzan por obtener, de la misma fuente, las materias primas necesarias para
sus propios tejidos. Esta disposición, impulsada por el espíritu de monopolio, a veces incluso se lleva a un extremo imprudente. Parece que no siempre se recuerda, que las naciones, que no
tienen ni minas ni manufacturas, solo pueden obtener los artículos manufacturados, que necesitan, mediante el intercambio de los productos de sus suelos; y que, si quienes mejor pueden
proporcionarles dichos artículos no están dispuestos a dar curso a este intercambio,deben necesariamente hacer todos los esfuerzos posibles para fabricar por sí mismos, el efecto de esto
es que las naciones fabricantes generan las ventajas naturales de su situación, a través de una falta de voluntad para permitir que los países agrícolas disfruten de las ventajas de los suyos,
y sacrifiquen los intereses de una relación mutuamente beneficiosa para el vano proyecto de vender todo y no comprar nada. Pero también es una consecuencia de la política, que se ha
observado, que la demanda extranjera de los productos de los países agrícolas es, en gran medida, bastante ocasional y ocasional, que cierta o constante. Hasta qué punto pueden haberse
experimentado interrupciones perjudiciales de la demanda de algunos de los productos básicos de los Estados Unidos, por esa causa,debe remitirse al juicio de quienes se dedican al
comercio del país; pero puede suponerse con seguridad que tales interrupciones a veces se sienten muy inconvenientemente y que no son infrecuentes los casos en que los mercados están
tan confinados y restringidos como para hacer que la demanda sea muy desigual al suministro. Independientemente de los impedimentos artificiales creados por la política en cuestión,
existen causas naturales que tienden a hacer que la demanda externa del excedente de las naciones agrícolas sea una dependencia precaria. Las diferencias de estaciones, en los países,
que son consumidores hacen enormes diferencias en el producto de sus propios suelos, en diferentes años; y consecuentemente en los grados de su necesidad de suministro extranjero.
Abundantes cosechas con ellos,especialmente si ocurren similares al mismo tiempo en los países, que son los proveedores, ocasionando un exceso en los mercados de este último.
Considerando cuán rápido y cuánto el progreso de los nuevos asentamientos en los Estados Unidos debe aumentar los excedentes de producción del suelo, y sopesando seriamente la
tendencia del sistema, que prevalece en la mayoría de las naciones comerciales de Europa; cualquier dependencia que se pueda poner en la fuerza de las circunstancias naturales para
contrarrestar los efectos de una política artificial; Aparecen fuertes razones para considerar la demanda extranjera de ese excedente como una dependencia demasiado incierta, y para
desear un sustituto en un mercado interno extenso. Para asegurar ese mercado, no hay otro recurso, que promover establecimientos de fabricación. Fabricantes que constituyen la clase más
numerosa,después de los Cultivadores de tierra, son por esa razón los principales consumidores del excedente de su trabajo. Esta idea de un mercado interno extenso para los productos
excedentes del suelo es de primera importancia. Es de todas las cosas, lo que más efectivamente conduce a un floreciente estado de Agricultura. Si el efecto de las fábricas fuera separar
una parte de las manos, que de otro modo estarían dedicadas a la labranza, posiblemente causaría una menor cantidad de tierras cultivadas, pero por su tendencia a procurar una demanda
más segura de los excedentes. del suelo, al mismo tiempo, harían que las tierras que estaban en cultivo se mejoren y sean más productivas. Y mientras que, por su influencia, la condición de
cada agricultor individual sería mejorada,la masa total de la producción agrícola probablemente se incrementará. Para esto, evidentemente, debe depender tanto, si no más, del grado de
mejora; que en la cantidad de acres bajo cultivo. Merece una observación particular, que la multiplicación de fábricas no solo proporciona un mercado para esos artículos, que se han
acostumbrado a ser producidos en abundancia, en un país; pero también crea una demanda de productos desconocidos o producidos en cantidades considerables. Las entrañas, así como la
superficie de la tierra, son saqueadas por artículos antes descuidados. Los animales, las plantas y los minerales adquieren una utilidad y un valor que antes no se exploraban. Las
consideraciones anteriores parecen suficientes para establecer, como proposiciones generales,Que es interés de las naciones diversificar las actividades industriosas de los individuos,
quienes las componen. Que el establecimiento de manufacturas se calcula no solo para aumentar el stock general de mano de obra útil y productiva; pero incluso para mejorar el estado de la
agricultura en particular; sin duda para avanzar en los intereses de aquellos que están involucrados en él. Hay otros puntos de vista, que se tomarán en lo sucesivo del tema, que, según se
concibe, servirán para confirmar estas inferencias. Previamente a una discusión adicional de las objeciones al estímulo de las manufacturas que se han mencionado, será útil para ver qué se
puede decir, en referencia a lapero incluso para mejorar el estado de la agricultura en particular; sin duda para avanzar en los intereses de aquellos que están involucrados en él. Hay otros
puntos de vista, que se tomarán en lo sucesivo del tema, que, según se concibe, servirán para confirmar estas inferencias. Previamente a una discusión adicional de las objeciones al
estímulo de las manufacturas que se han mencionado, será útil para ver qué se puede decir, en referencia a lapero incluso para mejorar el estado de la agricultura en particular; sin duda para
avanzar en los intereses de aquellos que están involucrados en él. Hay otros puntos de vista, que se tomarán en lo sucesivo del tema, que, según se concibe, servirán para confirmar estas
inferencias. Previamente a una discusión adicional de las objeciones al estímulo de las manufacturas que se han mencionado, será útil para ver qué se puede decir, en referencia a
la situación particular de los Estados Unidos, en contra de las conclusiones que parecen ser el resultado de lo que ya se ha ofrecido. Puede observarse, y la idea no es de un peso nada
despreciable, que por verdadero que sea, que un estado que posee grandes extensiones de territorio vacante y fértil, al mismo tiempo aislado del comercio exterior, encuentre su interés y el
interés de la agricultura, en desviar una parte de su población de labranza a manufacturas; sin embargo, no se seguirá, que lo mismo es cierto de un estado que, teniendo un territorio
vacante y fértil, tiene al mismo tiempo una amplia oportunidad de procurar en el extranjero, en buenos términos, todas las telas que necesita, para el suministro de sus habitantes. El poder de
hacer esto al menos asegura la gran ventaja de una división del trabajo;dejando al agricultor libre para dedicarse exclusivamente a la cultura de su tierra, y permitiéndole adquirir con sus
productos los suministros manufacturados necesarios ya sea para sus necesidades o para sus disfrutes. Y, aunque debería ser cierto, en los países sedentarios, la diversificación de la
industria conduce a un aumento de los poderes productivos del trabajo y a un aumento de los ingresos y el capital; sin embargo, es difícilmente concebible que pueda haber una (cosa) de tan
sólida y permanente ventaja para un país sin cultivar y despoblado como para convertir sus desechos en distritos cultivados y habitados. Si el ingreso, mientras tanto, debería ser menor, el
capital, en el evento, debe ser mayor. A estas observaciones, la siguiente parece ser una respuesta satisfactoria: l.Si el sistema de libertad perfecta para la industria y el comercio fuera el
sistema prevaleciente de naciones, los argumentos que disuaden a un país en la difícil situación de los Estados Unidos, sin duda, de las entusiastas actividades de las manufacturas, tendrían
una gran fuerza. No se afirmará que no se les permita, con pocas excepciones, servir como regla de conducta nacional. En tal estado de cosas, cada país tendría el beneficio total de sus
ventajas peculiares para compensar sus deficiencias o desventajas. Si una nación estuviera en condiciones de suministrar artículos manufacturados en mejores condiciones que otra, ese
otro podría encontrar una indemnización abundante en una capacidad superior para suministrar el producto del suelo. Y un intercambio libre, mutuamente beneficioso, de las mercancías que
cada uno podía suministrar, en los mejores términos,podría llevarse a cabo entre ellos, apoyando en pleno vigor la industria de cada uno. Y aunque las circunstancias que se han mencionado
y otras, que se desarrollarán más adelante lo hacen probable, que las naciones meramente Agrícolas no disfrutarían el mismo grado de opulencia, en proporción a su número, como aquellas
que unieron a las manufacturas con la agricultura; sin embargo, la mejora progresiva de las tierras de los primeros podría, al final, expiar un grado inferior de opulencia en el tiempo medio: y
en un caso en el que las consideraciones opuestas son bastante equilibradas, la opción debería ser tal vez siempre, en favor de dejar la industria a su propia dirección. Pero el sistema que
se ha mencionado está lejos de caracterizar la política general de las Naciones. (El prevaleciente ha sido regulado por un espíritu opuesto.) La consecuencia de esto es,que los Estados
Unidos están en cierta medida en la situación de un país excluido del comercio exterior. De hecho, pueden, sin dificultad, obtener del exterior los suministros manufacturados que les faltan;
pero experimentan impedimentos numerosos y muy perjudiciales para la emisión y ventilación de sus propios productos. Tampoco es este el caso en referencia a una sola nación extranjera
solamente. Las regulaciones de varios países, con las cuales tenemos relaciones sexuales más extensas, arrojan serias obstrucciones en el camino de los principales productos básicos de
los Estados Unidos. En tal posición de cosas, los Estados Unidos no pueden intercambiar con Europa en igualdad de condiciones; y la falta de reciprocidad los convertiría en víctimas de un
sistema que debería inducirlos a limitar sus puntos de vista a la agricultura y abstenerse de las manufacturas.Una constante y creciente necesidad, por su parte, de los productos básicos de
Europa, y solo una demanda parcial y ocasional de los suyos, a cambio, no podía dejar de exponerlos a un estado de empobrecimiento, en comparación con la opulencia a la que su política
y las ventajas naturales les autorizan a aspirar. Las observaciones de este tipo no se hacen en el espíritu de queja. Para las naciones, cuyas reglas se aluden, para juzgar por sí mismos, si al
apuntar demasiado no pierden más de lo que ganan. Es necesario que los Estados Unidos consideren de qué manera pueden hacerse menos dependientes de las combinaciones, correctas
o incorrectas de la política exterior. No es un pequeño consuelo que las medidas que han avergonzado nuestro comercio hayan acelerado las mejoras internas, que en conjunto han
mejorado nuestros asuntos.Diversificar y extender estas mejoras es el método más seguro y más seguro para indemnizarnos por los inconvenientes que estas o medidas similares tienden a
generar. Si Europa no nos quita los productos de nuestro suelo, en términos consistentes con nuestro interés, el remedio natural es contratar lo más rápido posible nuestras necesidades. 2.
La conversión de sus desechos en tierras cultivadas es ciertamente un punto de gran momento en los cálculos políticos de los Estados Unidos. Pero el grado en que esto posiblemente
puede ser retrasado por el estímulo de las fábricas no parece contrarrestar los poderosos alicientes para proporcionar ese estímulo. Una observación hecha en otro lugar es de una
naturaleza para tener una gran influencia sobre esta pregunta. Si no puede ser negado,que los intereses incluso de la agricultura pueden avanzar más teniendo tales tierras de un estado
ocupado bajo buen cultivo, que teniendo una mayor cantidad ocupada bajo un cultivo mucho inferior, y si las fábricas, por las razones asignadas, deben ser admitió tener una tendencia a
promover un cultivo más estable y vigoroso de las tierras ocupadas de lo que pasaría sin ellas; se deducirá que son capaces de indemnizar a un país por la disminución del progreso de los
nuevos asentamientos; y puede servir para aumentar tanto el capital (valor) como el ingreso de sus tierras, aunque deberían aumentar el número de acres bajo labranza. Pero de ningún
modo se sigue que el progreso de los nuevos asentamientos se vea retrasado por la extensión de Manufacturas.El deseo de ser un propietario independiente de la tierra se basa en principios
tan fuertes en el pecho humano, que cuando la oportunidad de serlo es tan grande como en los Estados Unidos, la proporción será pequeña de aquellos, cuyas situaciones de otra manera
conducir a ella, que sería desviado de ella hacia manufacturas. Y es muy probable, como ya se ha sugerido, que las adhesiones de extranjeros, que originalmente fueron atraídos por los
puntos de vista de la manufactura y luego los abandonaron por Agrícolas, serían más que equivalentes a los de nuestros propios ciudadanos, que podrían estar separados de ellos. . Las
objeciones restantes a un estímulo particular de las manufacturas en los Estados Unidos ahora requieren ser examinadas. Una de ellas se convierte en la proposición, esa industria, si se la
deja a sí misma,naturalmente encontrará su camino hacia el empleo más útil y rentable: de donde se infiere, que las manufacturas sin la ayuda del gobierno crecerán tan pronto y tan rápido
como lo requiera el estado natural de las cosas y el interés de la comunidad. Contra la solidez de esta hipótesis, en toda la latitud de los términos, se pueden ofrecer razones muy
convincentes. Estos tienen relación con la fuerte influencia del hábito y el espíritu de imitación -el miedo a la falta de éxito en empresas no probadas- las dificultades intrínsecas que inciden
en los primeros ensayos hacia una competencia con aquellos que han alcanzado previamente la perfección en el negocio que se intentará- las primas de las recompensas y otros estímulos
artificiales, con los cuales las naciones extranjeras secundan los esfuerzos de sus propios ciudadanos en las ramas, en las que deben rivalizar.La experiencia enseña que los hombres a
menudo se rigen tanto por lo que están acostumbrados a ver y practicar, que las mejoras más simples y obvias, en las (más) ocupaciones ordinarias, se adoptan con vacilación, renuencia y
gradaciones lentas. Se espera que la transición espontánea a nuevas actividades, en una comunidad largamente habituada a diferentes actividades, sea atendida con una dificultad
proporcionalmente mayor. Cuando las ocupaciones anteriores dejaron de producir una ganancia adecuada a la subsistencia de sus seguidores, o cuando había una absoluta deficiencia de
empleo en ellas, debido a la superabundancia de manos, se producirían cambios; pero estos cambios probablemente sean más tardíos de lo que podría consistir en el interés de las personas
o de la Sociedad. En muchos casos, no sucederían,mientras que un apoyo desnudo podría estar garantizado por una adherencia a cursos antiguos; aunque un recurso a un empleo más
rentable podría ser practicable. Producir los cambios deseables, tan pronto como sea posible, puede requerir la incitación y el patrocinio del gobierno. La aprehensión de fallar en nuevos
intentos es quizás un impedimento más serio. Hay disposiciones que pueden ser atraídas por la mera novedad de una empresa, pero estas no son siempre las mejor calculadas para darle
éxito. Para esto, es importante que la confianza de los capitalistas sagaces cautelosos, tanto ciudadanos como extranjeros, se debe entusiasmar. Y para inspirar esta descripción de las
personas con confianza, es esencial que se les haga ver en cualquier proyecto, que es nuevo, y por esa sola razón, si, para ningún otro, es precario,la perspectiva de tal grado de semblante
y apoyo del gobierno, ya que puede ser capaz de superar los obstáculos, inseparables de los primeros experimentos. La superioridad de que gozaban las naciones, que han preocupado y
perfeccionado una rama de la industria, constituye un obstáculo más formidable, que cualquiera de los mencionados, a la introducción de la misma rama en un país, en la que no existía
antes. existe. Para mantener entre los establecimientos recientes de un país y los establecimientos maduros de otro país, una competencia en igualdad de condiciones, tanto en calidad como
en precio, en la mayoría de los casos es impracticable. La disparidad en uno, o en el otro, o en ambos, necesariamente debe ser tan considerable como para prohibir un rivales exitoso, sin la
ayuda y protección extraordinarias del gobierno.Pero el mayor obstáculo de todos para el enjuiciamiento exitoso de una nueva rama de la industria en un país, en el que antes no se conocía,
consiste, en lo que respecta a las instancias, en las primas de recompensas y otras ayudas que se conceden, en una variedad de casos, por parte de las naciones, en donde los
establecimientos a imitar son previamente introducidos. Es bien sabido (y se citarán ejemplos particulares en el curso de este informe) que ciertas naciones otorgan generosidades sobre la
exportación de productos específicos, para permitir que sus propios trabajadores subestimen y suplanten a todos los competidores, en los países en los que esos productos son expedido. De
ahí que los enterradores de un nuevo fabricante tengan que competir no solo con las desventajas naturales de una nueva empresa, sino también con las gratificaciones y remuneraciones
que conceden otros gobiernos.Para poder lidiar con el éxito, es evidente que la interferencia y la ayuda de su propio gobierno es indispensable. Se cree que han existido las combinaciones
de quienes se dedican a una rama particular del negocio en un país, para frustrar los primeros esfuerzos por introducirlo en otro, mediante sacrificios temporales, recompensados quizás por
indemnizaciones extraordinarias del gobierno de ese país, y no son ser considerado como desprovisto de probabilidad. La existencia o garantía de ayuda por parte del gobierno del país, en
la cual se introducirá el negocio, puede ser esencial para fortalecer a los aventureros contra el temor de tales combinaciones, para vencer sus efectos, si se forman y evitar que se formen,
demostrando que, al final, deben resultar infructuosos. Cualquiera que sea el espacio que exista para la expectativa de que la industria de un pueblo, bajo la dirección del interés privado,en
igualdad de condiciones encontrará el empleo más beneficioso para sí mismo, no hay confianza, luchará contra la fuerza de términos desiguales, o superará por sí mismo todas las barreras
adventicias para una competencia exitosa, que puede haber sido erigida ya sea por las ventajas adquiridas naturalmente de la práctica y la posesión previa de la tierra, o por las que pueden
haber surgido de regulaciones positivas y una política artificial. Esta reflexión general podría ser suficiente por sí sola como respuesta a la objeción que se examina; exclusivamente de las
consideraciones de peso que se han recomendado particularmente. Las objeciones a la búsqueda de manufacturas en los Estados Unidos, que luego se presentan a la discusión,
representan una impracticabilidad del éxito,que surge de tres causas: escasez de manos, amor del trabajo, falta de capital. Las dos primeras circunstancias son, en cierta medida, reales y,
dentro de los límites debidos, deben admitirse como obstáculos para el éxito de la empresa manufacturera en los Estados Unidos. Pero hay varias consideraciones, que disminuyen su
fuerza, y tienden a proporcionar una garantía de que no son suficientes para evitar el enjuiciamiento ventajoso de muchas fábricas muy útiles y extensas. Con respecto a la escasez de
manos, el hecho en sí mismo debe aplicarse sin ninguna calificación a ciertas partes de los Estados Unidos. Hay grandes distritos, que pueden considerarse bastante poblados; y que a pesar
de un drenaje continuo para un asentamiento distante, están estrechamente intercaladas con ciudades florecientes y en crecimiento.Si estos distritos aún no han llegado al punto en el que
cesa la queja por la escasez de manos, no están alejados de él y se están acercando rápidamente hacia él: y tal vez tengan menos atractivos para la agricultura que otras partes de la Unión,
exhiben una tendencia proporcionalmente más fuerte hacia otros tipos de industria. En estos distritos, se puede discernir, no hay madurez insignificante para los establecimientos de
fabricación. Pero hay circunstancias, que ya se han notado con otro punto de vista, que disminuyen materialmente el efecto de la escasez de manos. Estas circunstancias son el gran uso que
se puede hacer de mujeres y niños; y en este punto se ha mencionado un hecho muy preñado e instructivo: la gran extensión dada por las últimas mejoras en el empleo de las Máquinas,que
sustituyendo a la Agencia de fuego y agua, ha disminuido prodigiosamente la necesidad de trabajo manual: el empleo de personas que habitualmente se dedican a otras ocupaciones,
durante las estaciones u horas de ocio; que, además de dar ocasión al ejercicio de una mayor cantidad de trabajo por el mismo número de personas, y por lo tanto aumentar el stock general
de trabajo, como se ha señalado en otro lugar, también puede tomarse en el cálculo, como un recurso para obviar el escasez de manos; por último, la atracción de los emigrantes extranjeros.
Quien inspeccione, con un ojo atento, la composición de nuestras ciudades será sensible a la medida en que se puede confiar en este recurso. Esto exhibe una gran proporción de
trabajadores ingeniosos y valiosos, en diferentes artes y oficios, que, al expatriarse de Europa, han mejorado su propia condición,y agregado a la industria y riqueza de los Estados Unidos.
Es una inferencia natural de la experiencia, ya lo hemos hecho, que tan pronto como los Estados Unidos presenten el rostro de un enjuiciamiento serio de las Manufacturas, tan pronto como
los artistas extranjeros se vuelvan sensatos, el estado de las cosas aquí ofrece una moraleja la seguridad del empleo y el estímulo de un número competente de trabajadores europeos se
trasplantarán ellos mismos, efectivamente para garantizar el éxito del diseño. ¿Cómo puede suceder de otra manera teniendo en cuenta los diversos y poderosos alicientes que ofrece la
situación de este país? dirigirse a tantas pasiones y sentimientos fuertes, a tantos intereses generales y particulares? Por lo tanto, se puede afirmar, con respecto a las manos para llevar a
cabo manufacturas,que en gran medida comerciaremos con una población extranjera; reservando la nuestra, para el cultivo de nuestras tierras y la tripulación de nuestras naves; en cuanto a
carácter y circunstancias (deberá) inclinarse. No es indigno de señalar que la objeción al éxito de las manufacturas, deducida de la escasez de manos, es igualmente aplicable al comercio y
la navegación; y sin embargo, se cree que florecen, sin ningún impedimento sensible de esa causa. En cuanto a la importancia del trabajo (otro de los obstáculos señalados), esto tiene
relación principalmente con dos circunstancias, una que se acaba de discutir, o la escasez de manos, la otra, la grandeza de las ganancias. En la medida en que es una consecuencia de la
escasez de manos, se mitiga por todas las consideraciones que se han aducido como la disminución de esa deficiencia. Es cierto también,que la disparidad a este respecto, entre algunas de
las partes más manufactureras de Europa y una gran proporción de los Estados Unidos, no es tan grande como se suele imaginar. También es mucho menos con respecto a los Artífices y
fabricantes que con respecto a los trabajadores del campo; y aunque una comparación cuidadosa muestra, que hay, en este particular, mucha exageración; también es evidente que el efecto
del grado de disparidad, que realmente existe, se ve disminuido en proporción al uso que se puede hacer de la maquinaria. Para ilustrar esta última idea, supongamos que la diferencia de
precio, en dos países, de una determinada cantidad de mano de obra necesaria para la fabricación de un artículo determinado es 10; y que se introduce algo de poder mecánico en ambos
países, que realizan la mitad del trabajo necesario,deja solo la mitad para hacerse a mano, es evidente que la diferencia en el costo de la fabricación del artículo en cuestión, en los dos
países, en la medida en que está relacionado con el precio del trabajo, se reducirá de 10 a 5, como consecuencia de la introducción de ese poder. Esta circunstancia merece la atención más
particular. Disminuye enormemente una de las objeciones más enérgicamente instauradas, en contra del éxito de las manufacturas en los Estados Unidos. Para adquirir todas esas máquinas
que se conocen en cualquier parte de Europa, solo puede requerir una disposición adecuada y dolores debidos. El conocimiento de varios de los más importantes ya está poseído. La
preparación de ellos aquí, en la mayoría de los casos, es practicable en términos casi iguales. En la medida en que dependen del agua, se puede reclamar alguna superioridad de
ventajas,desde la variedad poco común y la mayor baratura de las situaciones adaptadas a los asientos de Mill, con los que abundan diferentes partes de los Estados Unidos. En la medida
en que la bondad del trabajo puede ser una consecuencia de la grandeza de las ganancias en cualquier rama del negocio, no es obstáculo para su éxito. The Undertaker puede pagar el
precio. Hay motivos para concluir que los empresarios de los fabricantes en este país pueden en este momento pagar salarios más altos a los trabajadores que pueden emplear que a los
trabajadores similares en Europa. Los precios de las telas extranjeras, en los mercados de los Estados Unidos, que durante mucho tiempo regularán los precios de los nacionales, se pueden
considerar como compuestos de los siguientes ingredientes: el primer costo de los materiales, incluidos los impuestos, si corresponde. , que se pagan sobre ellos donde están hechos: el
gasto de los terrenos,maquinaria y herramientas para edificios: los salarios de las personas empleadas en la fábrica: las ganancias sobre el capital o las existencias empleadas: las
comisiones de los agentes para comprarlas en el lugar en que se fabrican; el gasto de transporte a los Estados Unidos (incluyendo seguro y otros cargos incidentales;) los impuestos sobre
aranceles, si los hay (y los honorarios de la oficina) que se pagan en su exportación: los impuestos o aranceles (y los honorarios de la oficina) que se pagan en su importación. En cuanto al
primero de estos artículos, el costo de los materiales, la ventaja sobre el todo, está actualmente del lado de los Estados Unidos, y la diferencia, a su favor, debe aumentar, en proporción a
una demanda doméstica cierta y extensa. induce a los propietarios de tierras a dedicar más atención a la producción de esos materiales. No debe escapar de la observación,en una
comparación sobre este punto, que algunos de los principales países manufactureros de Europa dependen mucho más del suministro externo para los materiales de sus manufacturas, que
los Estados Unidos, que son capaces de abastecerse, con mayor abundancia, de así como una mayor variedad de los materiales requeridos. En cuanto al segundo ítem, el gasto de
maquinaria y herramientas de construcción de terrenos, se puede suponer al menos una igualdad; ya que las ventajas en algunos detalles contrarrestarán desventajas temporales en otros.
En cuanto al tercer artículo, o el artículo de los salarios, la comparación ciertamente se vuelve contra los Estados Unidos, aunque como se observó anteriormente no en un grado tan grande
como se supone comúnmente. El cuarto artículo es similar aplicable a la fabricación extranjera y doméstica. De hecho, es más un resultado que un particular,para ser comparado. Pero con
respecto a todos los artículos restantes, son solos aplicables a la fabricación extranjera y, en sentido estricto, extraordinarios; que constituye una suma de cargo adicional en la tela
extranjera, que no se puede estimar, en menos de (de 15 a 30) por ciento. en el costo de la manufactura. Esta suma de cargo adicional puede considerarse con confianza más que una
contraoferta por la diferencia real en el precio del trabajo; y es una prueba satisfactoria de que las manufacturas pueden prosperar desafiándolas en los Estados Unidos. Al alegato general,
conectado con las circunstancias de escasez de manos y de trabajo, que las manufacturas extensas solo pueden crecer a partir de una población redundante o completa, será suficiente,
para responder en general,que el hecho ha sido de otra manera: que la situación supuestamente una condición esencial para el éxito, no ha sido la de varias naciones, en períodos en que ya
habían alcanzado la madurez en una variedad de manufacturas. La supuesta falta de capital para el enjuiciamiento de manufacturas en los Estados Unidos es la más indefinida de las
objeciones que generalmente se oponen a ella. Es muy difícil pronunciar cualquier cosa precisa sobre el alcance real del capital pagado de un país, y aún más sobre la proporción que le
corresponde a los objetos que invitan al empleo del capital. No es menos difícil de pronunciar hasta qué punto el efecto de una determinada cantidad de dinero, como el capital, o en otras
palabras, como un medio para la circulación de la industria y la propiedad de una nación,puede ser aumentada por la propia circunstancia de la moción adicional, que le es dada por una
nueva objetos de empleo. Ese efecto, como el impulso de los cuerpos descendentes, puede no representarse incorrectamente, como en una relación compuesta a masa y velocidad. Parece
bastante cierto, que una suma dada de dinero, en una situación en la que los impulsos rápidos de la actividad comercial se sentían poco, parecería inadecuada para la circulación de una
gran cantidad de industria y propiedad, como en una, en la cual su plena influencia fue experimentada. No es obvio, por qué la misma objeción podría no hacerse tanto al comercio exterior
como a las manufacturas; ya que es manifiesto que nuestras inmensas extensiones de tierra ocupadas y desocupadas son capaces de dar empleo a más capital de lo que realmente se les
concede. Es cierto que los Estados Unidos ofrecen un vasto campo para el empleo ventajoso de Capital; pero no sigue,que no se encontrará, de una manera u otra, un fondo suficiente para
el enjuiciamiento exitoso de cualquier especie de industria que pueda resultar verdaderamente beneficiosa. Las siguientes consideraciones son de naturaleza para eliminar toda inquietud en
el puntaje de falta de Capital. La introducción de los bancos, como se ha visto en otra ocasión, tiene una poderosa tendencia a extender la capital activa de un país. La experiencia de la
utilidad de estas instituciones se está multiplicando en los Estados Unidos. Es probable que se establezcan allí donde puedan existir con ventaja; y donde sea, pueden ser respaldados, si se
los administra con prudencia, agregarán nuevas energías a todas las operaciones pecuniarias. La ayuda del capital extranjero puede ser segura y, con considerable flexibilidad, ser tomada
en cuenta.Su instrumentalidad se ha experimentado durante mucho tiempo en nuestro comercio exterior; y ha comenzado a sentirse en varios otros modos. No solo nuestros fondos, sino
también nuestra agricultura y otras mejoras internas han sido animadas por él. Ya se ha extendido en algunos casos incluso a nuestros fabricantes. Es un hecho bien conocido que hay
partes de Europa que tienen más capital que objetos de empleo domésticos rentables. Por lo tanto, entre otras pruebas, los grandes préstamos continuamente proporcionados a los estados
extranjeros. Y es igualmente cierto que el capital de otras partes puede encontrar un empleo más rentable en los Estados Unidos, que en el hogar. Y a pesar de que hay incentivos pesados
para preferir el empleo del capital en el hogar, incluso con menos ganancias, a una inversión en el extranjero, aunque con mayor ganancia,sin embargo, estos incentivos son anulados por
una deficiencia de empleo o por una diferencia muy importante en el beneficio. Ambas causas operan para producir una transferencia de capital extranjero a los Estados Unidos. Es cierto
que varios objetos en este país ofrecen ventajas que con dificultad pueden igualarse en otros lugares; y bajo las impresiones cada vez más favorables, que se entretienen con nuestro
gobierno, las atracciones serán cada vez más fuertes. Estas impresiones serán una rica mina de prosperidad para el país, si son confirmadas y fortalecidas por el progreso de nuestros
asuntos. Y para asegurar esta ventaja, ahora se necesita poco más que fomentar la industria y cultivar el orden y la tranquilidad en el hogar y en el extranjero. No es imposible,que puede
haber personas dispuestas a mirar con celos la introducción del capital extranjero, como si fuera un instrumento para privar a nuestros propios ciudadanos de los beneficios de nuestra propia
industria: pero tal vez nunca podría haber celos más irrazonables. En lugar de ser visto como un rival, debe ser considerado como un auxiliar más valioso; conduciendo a poner en
movimiento una mayor cantidad de trabajo productivo, y una mayor porción de la empresa útil que podría existir sin ella. Es al menos evidente que en un país situado como los Estados
Unidos, con un fondo infinito de recursos aún por desplegar, cada farthing de capital extranjero, que se presenta en mejoras internas, y en establecimientos industriosos de carácter
permanente, es una adquisición preciosa Y sean cuales sean los objetos que originalmente atraen capital extranjero,una vez introducida, puede dirigirse hacia cualquier propósito de ejercicio
beneficioso, que se desee. Y para detenerlo entre nosotros, no puede haber ningún recurso tan efectivo como para agrandar la esfera, dentro del cual puede ser útilmente empleado: Aunque
inducido meramente con vistas a las especulaciones en los fondos, puede después ser subordinado a los intereses de la agricultura , Comercio y Manufacturas. Pero la atracción del capital
extranjero para el propósito directo de las manufacturas no debe considerarse una expectativa quimérica. Ya hay ejemplos de esto, como se comentó en otro lugar. Y los ejemplos, si la
disposición se cultiva, difícilmente puede dejar de multiplicarse. También hay casos de otro tipo, que sirven para fortalecer la expectativa. Empresas para mejorar las Comunicaciones
Públicas, cortando canales,abriendo las obstrucciones en Rivers y construyendo puentes, han recibido ayuda muy material de la misma fuente. Cuando el capitalista manufacturero de
Europa haga referencia a las muchas ventajas importantes que se han sugerido, en el curso de este informe, no puede dejar de percibir poderosos alicientes para una transferencia de sí
mismo y de su capital a los Estados Unidos. Entre las reflexiones, que una peculiaridad de la situación más interesante se calcula para sugerir, no puede escapar a su observación, como una
circunstancia de momento en el cálculo de que la población progresiva y la mejora de los Estados Unidos aseguran una demanda interna cada vez mayor para los tejidos que él producirá,
para no verse afectado por víctimas o vicisitudes externas.Pero si bien existen circunstancias lo suficientemente fuertes para autorizar un grado considerable de dependencia de la ayuda del
capital extranjero para la consecución del objetivo en cuestión, es satisfactorio tener buenas razones para asegurar que existen recursos internos adecuados para él. Sucede que existe una
especie de Capital que realmente existe dentro de los Estados Unidos, lo que alivia de toda inquietud en cuanto a la falta de Capital: esta es la Deuda financiada. El efecto de una deuda
financiada, como una especie de Capital, se ha observado en una ocasión anterior; pero una elucidación más particular del punto parece ser requerida por la tensión que aquí se pone sobre
él. Esto se intentará en consecuencia. Los Fondos Públicos responden al propósito de Capital, a partir de la estimación en la cual generalmente son mantenidos por hombres de Monied;y en
consecuencia de la facilidad y el envío con el que se pueden convertir en dinero. Esta capacidad de pronta convertibilidad en dinero hace que la transferencia de acciones sea en un gran
número de casos equivalente a un pago en moneda. Y cuando no le conviene a la parte que va a recibir, a aceptar una transferencia de acciones, la parte que debe pagar nunca se
encuentra en la pérdida de encontrar en otro lugar a un comprador de su stock, que lo proporcionará en lugar de con la Moneda que él necesita. Por lo tanto, en un estado sólido y
establecido de los fondos públicos, un hombre que posea una suma en ellos puede abrazar cualquier plan de negocios, que ofrece, con tanta confianza como si tuviera una suma igual en
Moneda. Esta operación de fondos públicos como capital es demasiado obvia para ser negada;pero se opone a la Idea de que operan como un aumento del Capital de la comunidad, que
sirven para ocasionar la destrucción de otro capital por igual. El capital, que se supone que deben destruir, debe consistir en: el ingreso anual, que se aplica al pago de intereses sobre la
deuda, y a la amortización gradual del principal; la cantidad de la moneda, que se emplea en circulación; los fondos, o, en otras palabras, efectuando las diferentes enajenaciones a las que
se someten. Pero lo siguiente parece ser la visión verdadera y precisa de este asunto. Primero. En cuanto al punto del requisito de Ingresos Anuales para el Pago de intereses y el reembolso
del principal. Como una proporción determinada tenderá a la perspicuidad en el razonamiento, supongamos que los ingresos anuales que se aplicarán,correspondiente a la modificación del
stock de 6 por ciento de los Estados Unidos, se encuentra en la proporción de ocho sobre el centenar, es decir, en el primer caso, seis sobre la cuenta de interés, y dos a cuenta del principal.
Hasta ahora es evidente que el Capital destruido en la capital creada no tendría una proporción mayor de 8 a 100. Se retiraría de la masa total de otras capitales una suma de ocho dólares
para pagar al acreedor público; mientras que él estaría en posesión de una suma de Cien dólares, listos para ser aplicados para cualquier propósito, para embarcarse en cualquier empresa,
lo que podría parecerle elegible. Aquí, entonces, el Aumento del Capital, o el exceso de lo que se produce, más allá de lo que se destruye, equivale a noventa y dos dólares. A esta
conclusión, se puede objetar,que la suma de Ocho dólares se retire anualmente, hasta que se extingan los cien, y se puede deducir, que con el tiempo se destruirá un capital igual al que se
crea al principio. Pero es cierto, sin embargo, que durante todo el intervalo, entre la creación del Capital de 100 dólares, y su reducción a una suma no mayor a la de los ingresos anuales
destinados a su redención, habrá un mayor capital activo en existencia que si no se hubiera contraído ninguna deuda. La suma extraída de otras capitales en cualquier año no excederá los
ocho dólares; pero habrá en todo momento durante todo el período, en cuestión, una suma correspondiente con la mayor parte del capital, como queda sin redimir, en manos de una persona
u otra empleada,o listo para ser empleado en alguna empresa rentable. Por lo tanto, habrá constantemente más capital, en capacidad de ser empleado, que capital extraído del empleo. El
exceso del primer año se ha declarado en noventa y dos dólares; disminuirá anualmente, pero siempre habrá un exceso, hasta que el capital de la deuda alcance un nivel con la anualidad
redentora, es decir, en el caso que se ha asumido a modo de ejemplo, a ocho dólares. La realidad de este exceso se vuelve palpable, si se supone, como sucede a menudo, que el
ciudadano de un país extranjero importa 100 dólares en los Estados Unidos por la compra de una suma igual de deuda pública. Aquí hay un aumento absoluto de la masa de Moneda
Circulante en la medida de 100 dólares.Al final de un año, se presume que el extranjero retirará ocho dólares a cuenta de su Principal e Interés, pero aún se va, noventa y dos de su Depósito
original en circulación, ya que de la misma manera deja ochenta y cuatro al final de la cuenta. segundo año, retirando también la anualidad de Ocho Dólares: Y así procede la Materia; La
capital que queda en circulación disminuye cada año y se acerca al nivel de la anualidad retrocedida. Sin embargo, existen algunas diferencias en la operación final de la parte de la deuda,
que es adquirida por extranjeros, y la que permanece en manos de los ciudadanos. Pero el efecto general en cada caso, aunque en diferentes grados, es agregar al capital activo del País.
Hasta ahora el razonamiento se ha basado en una concesión del puesto, que hay una destrucción de alguna otra capital,en la medida de la anualidad asignada al pago del interés y la
redención del principal de la deuda, pero en esto, se ha concedido demasiado. A lo sumo hay una transferencia temporal de algún otro capital, al monto de la Anualidad, de aquellos que
pagan al Acreedor que recibe; que él otra vez restaura a la circulación para reanudar las oficinas de una capital. Esto lo hace de forma inmediata empleando el dinero en alguna rama de la
industria, o de manera media prestándolo a otra persona, que lo emplea o lo gasta en su propio mantenimiento. En cualquiera de las suposiciones no hay destrucción del capital, no hay nada
más que una suspensión de su movimiento por un tiempo; es decir, mientras pasa de las manos de quienes pagan a las arcas públicas, y de allí a través del acreedor público a otro canal de
circulación. Cuando los pagos de intereses son periódicos y rápidos y realizados por instrumentalidad de Bancos, la desviación o suspensión de capital puede casi denominarse
momentánea. Por lo tanto, la deducción en esta cuenta es mucho menor de lo que parece a primera vista. Evidentemente,en lo que respecta a la anualidad, no hay destrucción ni
transferencia de ningún otro Capital, que la porción de los ingresos de cada individuo, que va a componer la Anualidad. La tierra que proporciona al granjero la suma que debe aportar sigue
siendo la misma; y similares se pueden observar de otras Capitales. De hecho, en cuanto al Impuesto, que es el objeto de la contribución (como suele suceder, cuando no oprime, por su
peso) puede haber sido un Motivo para un mayor esfuerzo en cualquier ocupación; incluso puede servir para aumentar el Capital contributivo: esta idea no deja de tener importancia en la
visión general del tema. Queda por ver qué otra deducción se debe hacer desde el capital que se crea, por la existencia de la Deuda; a causa de la moneda, que se emplea en su
circulación.Esto es susceptible de un cálculo mucho menos preciso que el artículo que acabamos de discutir. Es imposible decir qué proporción de moneda es necesaria para llevar a cabo
las enajenaciones que cualquier especie de propiedad normalmente experimenta. La cantidad de hecho varía según las circunstancias. Pero aún puede decirse sin vacilación, por la rapidez
de la rotación, o más bien por las transiciones, que el medio de circulación siempre tiene, pero una pequeña proporción de la cantidad de la propiedad circulada. Y de ahí es
satisfactoriamente deducible, que la moneda empleada en las Negociaciones de los fondos y que sirve para darles actividad, como capital, es incomparablemente menor que la suma de la
deuda negociada para los fines del negocio. No debería, sin embargo, omitirse,que la negociación de los fondos se convierte en un negocio distinto; que emplea, y mediante el empleo desvía
una porción de la moneda circulante de otras actividades. Pero teniendo debidamente en cuenta esta circunstancia, no hay razón para concluir que el efecto de la desviación de la moneda en
toda la operación tenga una proporción considerable con la cantidad del capital al que da actividad. La suma de la deuda en circulación está continuamente en el Comando, de cualquier
empresa útil: la moneda misma que la circula, nunca está más que momentáneamente suspendida de sus funciones ordinarias. Experimenta un flujo y reflujo incesante y rápido hacia y
desde los canales de la industria a los de las especulaciones en los fondos. Hay circunstancias fuertes en la confirmación de esta Teoría.La fuerza de Monied Capital que se ha exhibido en
Gran Bretaña, y la altura a la cual cada especie de industria ha crecido debajo de ella, desafía una solución de la cantidad de moneda que ese reino ha poseído alguna vez. En consecuencia,
Coeval con su sistema de financiación, la opinión predominante de los hombres de negocios y la generalidad de los teóricos más sagaces de ese país, es que la operación de los fondos
públicos como capital ha contribuido al efecto en cuestión. Entre nosotros, las apariencias hasta ahora favorecen la misma Conclusión. La industria en general parece haber sido reanimada.
Hay síntomas que indican una extensión de nuestro Comercio. Últimamente, nuestra navegación ha tenido una primavera considerable, y parece haber en muchas partes de la Unión un
dominio del capital, que hasta hace poco, al menos desde la revolución,era desconocido. Pero, al mismo tiempo, hay que reconocer que otras circunstancias han concurrido (y en gran
medida) en la producción del estado actual de las cosas, y que las apariencias aún no son lo suficientemente decisivas como para confiar en ellas por completo. En la cuestión que se
discute, es importante distinguir entre un aumento absoluto de capital o una ascensión de riqueza real y un aumento artificial de capital, como motor de negocios o como instrumento de
industria y comercio. En el primer sentido, una deuda financiada no tiene ninguna pretensión de ser considerada un aumento de Capital; en el último, tiene pretensiones que no son fáciles de
ser controvertidas. De una naturaleza similar es el crédito bancario y en un grado inferior, cada especie de crédito privado. Pero aunque una deuda financiada no es en primera instancia, un
aumento absoluto de Capital,o un aumento de la riqueza real; pero sirviendo como un nuevo poder en la operación de la industria, tiene dentro de ciertos límites una tendencia a aumentar la
riqueza real de una comunidad, de la misma manera que el dinero prestado por un agricultor ahorrativo, para establecerse en la mejora de su granja puede, al final, agregar a su Stock de
riquezas reales. Hay personas respetables, que desde una justa aversión a una acumulación de deuda pública, no están dispuestas a concederle ningún tipo de utilidad, que no pueden
discernir ningún bien para aliviar el mal con el que lo suponen embarazada; a quién no se le puede persuadir de que debería ser visto, en algún sentido, como un aumento del capital, no sea
que se deduzca, que mientras más deuda, cuanto más capital, cuanto más grande, mayores son las bendiciones de la comunidad. Pero interesa a los consejos públicos estimar cada objeto
como realmente es;para apreciar hasta qué punto el bien en cualquier medida es compensado por el enfermo; o el mal por el bien, cualquiera de ellos rara vez está sin mezclar. Tampoco se
seguirá, que una acumulación de deuda es deseable, porque un cierto grado de ella opera como capital. Puede haber una plétora en lo político, como en el cuerpo natural; Puede haber un
estado de cosas en el que cualquier capital artificial sea innecesario. La deuda también puede ser hinchó a un tamaño tal, como que la mayor parte de ella puede dejar de ser útil como
capital, que sólo sirve para consentir a la disipación de individuos ociosos y disolutos: como que las sumas necesarias para pagar los intereses sobre ella puede volverse opresivo, y más allá
de los medios, que un gobierno puede emplear, consistentemente con su tranquilidad, para criarlos; como que los recursos de los impuestos, para hacer frente a la deuda,puede haber sido
forzado demasiado para admitir extensiones adecuadas a las exigencias, que se refieren a la seguridad pública. Donde este punto crítico es, no puede ser pronunciado, pero es imposible de
creer, que no existe tal punto. Y como las vicisitudes de las Naciones engendran una perpetua tendencia a la acumulación de la deuda, que debería haber en todos los gobiernos un esfuerzo
perpetuo, ansiedad e incesante de reducir dicho, que en existe cualquier momento, lo más rápido que será posible siempre con integridad y buena fe. Los razonamientos sobre un tema que
comprende ideas tan abstractas y complejas, tan poco reducibles al cálculo preciso como los que entran en la pregunta que acabamos de discutir, siempre se acompañan con el peligro de
caer en falacias. Por lo tanto, se debe hacer una concesión por esta posibilidad. Pero en cuanto a la naturaleza del tema lo admite,parece haber un fundamento satisfactorio para creer que
los fondos públicos funcionan como un recurso de capital para los ciudadanos de los Estados Unidos y, si se trata de un recurso, es muy extenso. A todos los argumentos que ponen de
manifiesto la impracticabilidad del éxito en los establecimientos de fabricación en los Estados Unidos, podría haber sido una respuesta suficiente referirse a la experiencia de lo que ya se ha
hecho. Es cierto que varias ramas importantes han crecido y florecido con una rapidez que sorprende: ofrecer una garantía alentadora de éxito en futuros intentos: de estos puede no ser
incorrecto enumerar los más importantes. I. de Skins. Pieles y zapatos de cuero curtido y tañido, zapatos, botas y pantuflas, arneses y fachadas de todo tipo. Baúl de viaje y baúles, calzones
de cuero, guantes,manguitos y tippets, pergamino y pegamento. II de hierro Barr y chapa, acero, clavos y clavos, implementos de labranza, estufas, ollas y otros utensilios para el hogar, el
acero y el hierro de carros y para la construcción naval, anclajes, balanzas y pesas y diversas herramientas de artesanos brazos de diferentes tipos; aunque la fabricación de estos últimos
últimamente ha disminuido por falta de demanda. III de Madera. Barcos, Cabinet Wares and Turnery, tarjetas de lana y algodón y otras máquinas para fabricación y cría, instrumentos
matemáticos, productos de Coopers de todo tipo. IV de los cables de lino y cáñamo, tela de vela, cordaje, hilo y paquete de hilo. V Ladrillos y azulejos gruesos y Potters Wares. VI Ardent
Spirits y licores de malta. VII Escritura e impresión Papel, revestimiento y envoltura Papel, cartones, rellenos o papeles de imprenta, colgaduras de papel.VIII Sombreros de furr y lana y de
mezclas de ambos, zapatos para mujer y seda. IX Azúcares refinados X Aceite de animales y semillas; Jabón, Spermaceti y velas de Tallow. XI Artículos de cobre y latón, en particular
utensilios para destiladores, refinadores de azúcar y cerveceros, Y-Hierros y otros artículos para uso doméstico, aparato filosófico XII Tin Wares, para la mayoría de los propósitos del uso
ordinario. XIII Carruajes de todo tipo XIV Tabaco, tabaco de mascar y tabaco. XV Starch y Hairpowder. XVI Lampblack y otros colores de pintores, XVII Pólvora Además de las fábricas de
estos artículos que se llevan a cabo como Oficios regulares, y han alcanzado un grado considerable de madurez, hay una vasta escena de fabricación doméstica, que contribuye en gran
medida al suministro del Comunidad, que podría imaginarse; sin haberlo convertido en un objeto de investigación particular.Esta observación es el resultado satisfactorio de la investigación, a
la que ha dirigido el tema del informe, y es aplicable también a los Estados del Sur y del Medio y Norte; grandes cantidades de telas gruesas, revestimientos, sargas y franelas, lino Woolseys,
calcetería de lana, algodón e hilo, fustians gruesos, jeans y muselinas, productos de algodón y lino a cuadros y rayadas, garrapatas, cobertores y contra-paños, lienzos, grueso camisas,
sábanas, toallas y manteles, y varias mezclas de lana y algodón, y de algodón y lino se hacen a la manera de la casa, y en muchos casos en una medida no solo suficiente para el suministro
de las familias en las que están hechas , pero a la venta, e (incluso en algunos casos) para la exportación. Se calcula en varios distritos que 2/3,3/4 e incluso 4/5 de toda la vestimenta de los
habitantes están hechos por ellos mismos. La importancia de un progreso tan grande, como parece haberse hecho en Manufacturas familiares, en unos pocos años, tanto desde un punto de
vista moral como político, hace que el hecho sea muy interesante. Tampoco la enumeración anterior comprende todos los artículos que se fabrican como Oficios regulares. Muchos otros
ocurren, que están igualmente bien establecidos, pero que, sin tener la misma importancia, han sido omitidos. Y todavía hay muchos intentos en su infancia, que aunque asistieron con
apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran importancia, que aunque
estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comoLa importancia de un progreso tan grande, como parece haberse hecho en Manufacturas familiares, en unos pocos años, tanto desde
un punto de vista moral como político, hace que el hecho sea muy interesante. Tampoco la enumeración anterior comprende todos los artículos que se fabrican como Oficios regulares.
Muchos otros ocurren, que están igualmente bien establecidos, pero que, sin tener la misma importancia, han sido omitidos. Y todavía hay muchos intentos en su infancia, que aunque
asistieron con apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran importancia,
que aunque estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comoLa importancia de un progreso tan grande, como parece haberse hecho en Manufacturas familiares, en unos pocos años,
tanto desde un punto de vista moral como político, hace que el hecho sea muy interesante. Tampoco la enumeración anterior comprende todos los artículos que se fabrican como Oficios
regulares. Muchos otros ocurren, que están igualmente bien establecidos, pero que, sin tener la misma importancia, han sido omitidos. Y todavía hay muchos intentos en su infancia, que
aunque asistieron con apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran
importancia, que aunque estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comohace que el hecho sea muy interesante. Tampoco la enumeración anterior comprende todos los artículos que
se fabrican como Oficios regulares. Muchos otros ocurren, que están igualmente bien establecidos, pero que, sin tener la misma importancia, han sido omitidos. Y todavía hay muchos
intentos en su infancia, que aunque asistieron con apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros
artículos también de gran importancia, que aunque estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comohace que el hecho sea muy interesante. Tampoco la enumeración anterior
comprende todos los artículos que se fabrican como Oficios regulares. Muchos otros ocurren, que están igualmente bien establecidos, pero que, sin tener la misma importancia, han sido
omitidos. Y todavía hay muchos intentos en su infancia, que aunque asistieron con apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de
fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran importancia, que aunque estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comoY todavía hay muchos intentos en su infancia,
que aunque asistieron con apariencias muy favorables, no podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran
importancia, que aunque estrictamente hablando se omiten los fabricantes, comoY todavía hay muchos intentos en su infancia, que aunque asistieron con apariencias muy favorables, no
podrían haber sido debidamente integrados en una enumeración de fábricas ya establecidas. Hay otros artículos también de gran importancia, que aunque estrictamente hablando se omiten
los fabricantes, como inmediatamente relacionado con la cría: tales como la harina, la olla y la ceniza de perla, el alquitrán, el alquitrán, la trementina y similares. Queda por ver una objeción
al estímulo de las manufacturas, de una naturaleza diferente de las que cuestionan la probabilidad de éxito. Esto se deriva de su supuesta tendencia a dar un monopolio de ventajas a clases
particulares a expensas del resto de la comunidad, quien, se afirma, podría obtener los suministros necesarios de artículos manufacturados en mejores términos de los extranjeros, que de
nuestros propios Ciudadanos, y a quienes se les otorga, se reducen a la necesidad de pagar un precio mejorado por lo que quieran, por cada medida que obstruya la libre competencia de
productos extranjeros. No es una suposición irrazonable, que mide,que sirven para reducir la libre competencia de artículos extranjeros, tienen una tendencia a ocasionar una mejora en los
precios y no se puede negar que tal es el efecto en una serie de casos; pero el hecho no se corresponde uniformemente con la teoría. En varios casos, una reducción de los precios ha tenido
éxito inmediatamente en el establecimiento de una fabricación nacional. Ya sea que los fabricantes extranjeros se esfuercen por suplantar vendiendo a precios inferiores los nuestros o
cualquier otra causa, el efecto ha sido tal como se establece, y lo contrario de lo que podría haberse esperado. Pero si bien era cierto que el efecto inmediato y cierto de las regulaciones que
controlan la competencia de las telas extranjeras con las nacionales era un aumento del precio, es universalmente cierto, que lo contrario es el efecto final con cada fabricación
exitosa.Cuando una manufactura doméstica ha alcanzado la perfección y ha enjuiciado a un número competente de personas, invariablemente se vuelve más barata. Al estar libre de los
gravámenes pesados, que asisten a la importación de mercancías extranjeras, se lo puede pagar, y en consecuencia rara vez o nunca deja de venderse más barato, en el transcurso del
tiempo, que el artículo extranjero para el cual es un sustituto. La competencia interna, que tiene lugar, pronto elimina todo, como el Monopolio, y por grados reduce el precio del Artículo al
mínimo de un beneficio razonable sobre el Capital empleado. Esto concuerda con la razón de la cosa y con la experiencia. De donde se desprende, que es el interés de una comunidad con
miras a una economía eventual y permanente, alentar el crecimiento de las manufacturas. En una vista nacional,una mejora temporal del precio siempre debe ser bien compensada por una
reducción permanente de la misma. Es un reflejo, que con propiedad puede permitirse aquí, que esta eventual disminución de los precios de los artículos manufacturados; que es el resultado
de establecimientos manufactureros internos, tiene una tendencia directa y muy importante a beneficiar a la agricultura. Le permite al agricultor, procurar con una cantidad menor de su
trabajo, el producto manufacturado del que está necesitado, y consecuentemente aumenta el valor de sus ingresos y propiedades. Las objeciones que comúnmente se hacen a la
conveniencia de alentar, y a la probabilidad de tener éxito en actividades de fabricación, en los Estados Unidos, ya han sido discutidas; las Consideraciones que han aparecido en el Curso de
la discusión,la recomendación de que las industrias sean patrocinadas por el Gobierno se verán materialmente reforzadas por unos pocos temas generales y algunos particulares, que
naturalmente se han reservado para el Aviso posterior. I. Parece existir una certeza moral de que el comercio de un país que es tanto manufacturero como agrícola será más lucrativo y
próspero que el de un país, que es meramente agrícola. Una razón para esto se encuentra en el esfuerzo general de las naciones (que ya se ha mencionado) para obtener de sus propios
suelos, los artículos de primera necesidad necesarios para su propio consumo y uso; y que sirve para hacer que su demanda de un suministro extranjero de tales artículos sea en gran
medida ocasional y contingente. Por lo tanto, si bien las necesidades de las naciones se dedican exclusivamente a la agricultura,para los tejidos de los estados de fabricación son constantes
y regulares, las necesidades de estos últimos para los productos de los primeros, son susceptibles de fluctuaciones e interrupciones muy considerables. Las grandes desigualdades
resultantes de la diferencia de temporadas, se han observado en otros lugares: Esta uniformidad de la demanda por un lado, y la inestabilidad del mismo, por el otro, necesariamente debe
tener una tendencia a causar el curso general del intercambio de productos entre las partes a tum en desventaja de los Estados meramente agrícolas. La peculiaridad de la situación, un
clima y un suelo adaptados a la producción de mercancías peculiares pueden, a veces, contradecir la regla; pero hay muchas razones para creer que se encontrará en el Principal, una justa.
Otra circunstancia que otorga una superioridad de ventaja comercial a los estados,que fabrica tanto como cultiva, consiste en las atracciones más numerosas, que ofrece un mercado más
diversificado a los clientes extranjeros, y un mayor alcance, que ofrece a la empresa mercantil. Es una posición de verdad indiscutible en el comercio, dependiendo también de razones muy
obvias, que el mayor recurso será alguna vez para aquellos mercados donde las mercancías, aunque son igualmente abundantes, son muy variadas. Cada diferencia de tipo tiene un
aliciente adicional. Y es una posición no menos clara, que el campo de la empresa debe ampliarse a los comerciantes de un país, en proporción a la variedad, así como a la abundancia de
productos que encuentran en el país para su exportación a los mercados extranjeros. Una tercera circunstancia, tal vez no inferior a cualquiera de los otros dos,confiriendo la superioridad
que se ha establecido tiene relación con el estancamiento de la demanda de ciertas mercancías que en algún momento u otro interfieren más o menos con la venta de todas. La nación que
puede llevar al mercado, pero pocos artículos es probable que se vean afectados más rápida y sensiblemente por tales estancamientos, que uno, que siempre posee una gran variedad de
mercancías. El primero frecuentemente encuentra una proporción demasiado grande de su stock de materiales, para la venta o el intercambio, que está a la mano, o está obligado a hacer
sacrificios perjudiciales para satisfacer sus necesidades de artículos extranjeros, que son numerosos y urgentes, en proporción a la pequeñez de el número de los suyos. Este último
comúnmente se encuentra indemnizado, por los altos precios de algunos artículos,por los bajos precios de otros, y la venta pronta y ventajosa de los artículos que están en demanda permite
a su comerciante esperar mejor un cambio favorable, en comparación con aquellos que no lo están. Hay motivos para creer que una diferencia de situación, en este particular, tiene efectos
inmensamente diferentes sobre la riqueza y la prosperidad de las naciones. De estas circunstancias colectivamente, se deben sacar dos inferencias importantes, una, que siempre hay una
mayor probabilidad de una balanza comercial favorable, con respecto a los países en que florecen las manufacturas fundadas sobre la base de una floreciente agricultura, que en lo que
respecta a aquellos que están confinados total o casi totalmente a la agricultura; el otro (que también es una consecuencia del primero) que los países de la descripción anterior es probable
que posean más riqueza pecuniaria, o dinero,que los de este último. Los hechos parecen corresponder con esta conclusión. Las importaciones de suministros manufacturados parecen
invariablemente agotar a las personas meramente agrícolas de su riqueza. Deje que la situación de los países fabricantes de Europa se compare en este particular, con la de los países que
solo cultivan, y la disparidad será sorprendente. Otras causas, es cierto, ayudan a dar cuenta de esta disparidad entre algunos de ellos; y entre estas causas, el estado relativo de la
agricultura; pero entre otros, la circunstancia más prominente de disimilitud surge del Estado Comparativo de las Manufacturas. En corroboración de la misma idea, no debe escatimarse el
comentario, que las Islas de la India Occidental, cuyos suelos son los más fértiles, y la Nación, que en el mayor grado suministran al resto del mundo,con los metales preciosos, cambio a una
pérdida con casi cada otro país. En cuanto a la experiencia en el hogar puede guiar, llevará a la misma conclusión. Antes de la revolución, la cantidad de monedas, poseídas por las colonias,
que ahora componen los Estados Unidos, parecía ser inadecuada para su circulación; y su deuda con Gran Bretaña fue progresiva. Desde la Revolución, los estados, en los cuales las
manufacturas han aumentado más, se han recuperado más rápido de las heridas de la última guerra y abundan la mayoría de los recursos pecuniarios. Sin embargo, debe admitirse, al igual
que en el caso anterior, lo que causa una relación con el estado de los productos, en cierta medida, para los Phoenomena. El progreso continuo de los nuevos asentamientos tiene una
tendencia natural a ocasionar un equilibrio comercial desfavorable;aunque indemniza por la inconveniencia, por ese aumento del capital nacional que fluye de la conversión de desechos en
tierras mejoradas: Y los diferentes grados de comercio exterior, que son llevados a cabo por los diferentes Estados, pueden hacer diferencias materiales en el estado comparativo de su
riqueza. La primera circunstancia se refiere a la deficiencia de moneda y al aumento de la deuda anterior a la revolución; el último a las ventajas que la mayoría de los estados
manufactureros parecen haber disfrutado, sobre los otros, desde el final de la Guerra tardía. Pero la apariencia uniforme de una abundancia de especies, como concomitante de un
floreciente estado de las manufacturas y de lo contrario, donde no prevalecen, proporciona una fuerte presunción de su operación favorable sobre la riqueza de un país. No solo la
riqueza;pero la independencia y la seguridad de un país parecen estar relacionadas materialmente con la prosperidad de las manufacturas. Cada nación, con vistas a esos grandes objetos,
debe esforzarse por poseer en sí misma todos los elementos esenciales del suministro nacional. Estos comprenden los medios de vestimenta y defensa de habitación de subsistencia. La
posesión de estos es necesaria para la perfección del cuerpo político, la seguridad y el bienestar de la sociedad; la falta de cualquiera de ellos es la falta de un importante órgano de vida
política y movimiento; y en las diversas crisis que aguardan un estado, debe sentir severamente los efectos de tal deficiencia. Las vergüenzas extremas de los Estados Unidos durante la
última guerra, debido a la incapacidad de abastecerse a sí mismas, son todavía materia de gran recuerdo:Es de esperar que una guerra futura vuelva a ejemplificar las travesuras y los
peligros de una situación, a la que esa incapacidad sigue siendo en gran medida aplicable, a menos que se modifique mediante un esfuerzo oportuno y enérgico. Para efectuar este cambio
tan rápido como sea prudente, merece toda la atención y todo el celo de nuestros Consejos Públicos; Es el próximo gran trabajo por realizar. La falta de una Marina para proteger nuestro
comercio exterior, mientras continúe, debe hacer que sea una dependencia peculiarmente precaria, para el suministro de artículos esenciales, y debe servir para fortalecer prodigiosamente
los argumentos en favor de las manufacturas. A estas Consideraciones generales se agregan algunas de una naturaleza más particular. Nuestra distancia de Europa, la gran fuente de
suministro manufacturado, nos sujeta en el estado actual de las cosas, a inconvenientes y pérdidas en dos sentidos.El volumen de esas mercancías que son las principales producciones del
suelo, necesariamente impone cargas muy pesadas en su transporte, a lugares distantes. mercados. Estos cargos, en los Casos, en los cuales las naciones, a quienes se envían nuestros
productos, mantienen una Competencia en el suministro de sus propios mercados, principalmente recaen sobre nosotros, y forman deducciones materiales del valor primitivo de los artículos
suministrados. Los gastos en suministros manufacturados, traídos de Europa se mejoran en gran medida por la misma circunstancia de distancia. Estos cargos, una vez más, en los casos en
que nuestra propia industria no mantiene competencia, en nuestros propios mercados, también recaen principalmente sobre nosotros; y son una causa adicional de deducción extraordinaria
del valor primitivo de nuestros propios productos; estos son los materiales de intercambio para las telas extranjeras, que consumimos. La igualdad y la moderación de la propiedad individual
y los asentamientos crecientes de los nuevos distritos, ocasionan en este país una demanda inusual de manufacturas gruesas;Las cargas de que ser mayor en proporción a su mayor
volumen aumentan la desventaja, que se acaba de describir. Como en la mayoría de los países, los suministros nacionales mantienen una competencia muy considerable con tales
producciones extranjeras del suelo, como las importadas para la venta; si el extenso establecimiento de Manufacturas en los Estados Unidos no crea una competencia similar con respecto a
los artículos manufacturados, parece claramente deducible, de las Consideraciones que se han mencionado, que deben soportar una doble pérdida en sus intercambios con las Naciones
extranjeras. ; fuertemente conducente a una balanza comercial desfavorable, y muy perjudicial para sus intereses. Estas desventajas presionan sin ningún peso sobre el interés del país. En
temporadas de paz,causan una deducción seria del valor intrínseco de los productos del suelo. En el momento de una guerra, que involucraría a nosotros mismos, u otra nación, que posee
una parte considerable de nuestro comercio, los cargos en el transporte de nuestros productos, voluminosos como la mayoría de ellos, difícilmente podrían dejar de ser un grave carga para
el granjero; mientras que está obligado a depender tanto como lo hace ahora, de los mercados extranjeros para aprovechar el excedente de su trabajo. En la medida en que la prosperidad de
la pesca de los Estados Unidos se ve obstaculizada por la falta de un mercado adecuado, surge otra razón especial para desear la extensión de las manufacturas. Además de los peces, que
en muchos lugares, podrían hacer parte de la subsistencia de las personas empleadas; se sabe que los aceites, huesos y pieles de animales marinos,son de uso extensivo en diversas
manufacturas. De ahí la perspectiva de una demanda adicional para el producto de las Pesquerías. Todavía queda un punto de vista más para considerar la conveniencia de alentar a las
manufacturas en los Estados Unidos. No es raro encontrar la opinión de que, si bien la promoción de las manufacturas puede ser de interés para una parte de la Unión, es contraria a la de
otra parte. Las regiones del norte y del sur a veces se representan con intereses adversos a este respecto. Esos se llaman Manufactura, estos estados Agrícolas; y se imagina que una
especie de oposición subsiste entre los intereses manufactureros y agrícolas. Esta idea de una oposición entre esos dos intereses es el error común de los primeros períodos de cada país,
pero la experiencia la disipa gradualmente.De hecho, se los ve con tanta frecuencia para socorrer y hacerse amigos, que llegan a ser considerados como uno solo: una suposición que se ha
abusado con frecuencia y que no es universalmente cierta. El estímulo particular de determinadas manufacturas puede ser de naturaleza para sacrificar los intereses de los propietarios por
los de los fabricantes; Pero es, sin embargo, una máxima bien establecida por la experiencia, y generalmente reconocida, donde ha habido suficiente experiencia, que la prosperidad
agregada de las manufacturas y la prosperidad agregada de la agricultura están íntimamente conectadas. En el curso de la discusión que ha tenido lugar, se han aducido varias
consideraciones de peso en apoyo de esa máxima. Tal vez la estabilidad superior de la demanda de un mercado interno para los productos excedentes del suelo,es solo un argumento
convincente de su verdad. Las ideas de una contrariedad de intereses entre las regiones del norte y del sur de la Unión, son en general tan infundadas como maliciosas. La diversidad de
circunstancias en las que se suele predicar tal contrariedad, autoriza una conclusión contraria directa. Las necesidades mutuas constituyen uno de los eslabones más fuertes de conexión
política, y el alcance de éstas tiene una proporción natural con la diversidad en los medios de suministro mutuo. Siempre se deben deplorar las sugerencias de una tez opuesta, como
antipático a la búsqueda constante de una gran causa común, y a la armonía perfecta de todas las partes. En la medida en que la mente está acostumbrada a rastrear la conexión íntima de
interés,que subsiste entre todas las partes de una sociedad unida bajo el mismo gobierno -la infinita variedad de canales que sirven para circular la prosperidad de cada uno a través del
resto- en esa proporción será poco susceptible de ser perturbado por las solicitudes y aprensiones que originar en discriminaciones locales. Es una verdad tan importante como agradable, y
para la cual no es fácil imaginar excepciones, que todo lo que tiende a establecer un orden sustancial y permanente, en los asuntos de un país, para aumentar la masa total de la industria y
la opulencia , es en última instancia beneficioso para cada parte del mismo. Sobre el crédito de esta gran verdad, se puede acordar con toda seguridad, de todos modos, una aquiescencia a
todas las instituciones y arreglos, que prometen una confirmación del orden público y un aumento del Recurso Nacional.Pero hay consideraciones más particulares que sirven para fortalecer
la idea de que el estímulo de las manufacturas es el interés de todas las partes de la Unión. Si los estados del norte y del medio fueran las escenas principales de tales establecimientos,
inmediatamente beneficiarían a los más sureños, creando una demanda de producciones; algunos de los cuales tienen en común con los otros estados, y otros son peculiares a ellos, o más
abundantes, o de mejor calidad, que en otros lugares. Estas producciones, principalmente son de madera, lino, cáñamo, algodón, lana, seda cruda, índigo, hierro, plomo, pieles, cueros,
pieles y carbones. De estos artículos, algodón e índigo son peculiares de los estados del sur; como lo son hasta ahora el plomo y el carbón. El lino y el cáñamo son o pueden criarse en
mayor abundancia allí que en los estados más septentrionales;y se dice que la lana de Virginia es de mejor calidad que la de cualquier otro estado: una circunstancia que se vuelve más
probable por el reflejo de que Virginia abarca las mismas latitudes con los mejores países de lana de Europa. El clima del sur también se adapta mejor a la producción de seda. El cultivo
extensivo de algodón difícilmente puede esperarse, pero desde el establecimiento previo de fábricas nacionales del artículo; y el estímulo y el desahogo más seguros, para los demás,
resultarían de establecimientos similares con respecto a ellos. Si entonces, aparece satisfactoriamente, que es el interés de los Estados Unidos, en general, alentar a las manufacturas,
merece particular atención, que hay circunstancias que hacen que el presente sea un momento crítico para ingresar con Zeal en el negocio importante.El esfuerzo no puede dejar de ser
materialmente secundado por una considerable y creciente afluencia de dinero, como consecuencia de las especulaciones extranjeras en los fondos, y por los desórdenes que existen en
diferentes partes de Europa. La primera circunstancia no solo facilita la ejecución de empresas manufactureras; pero los indica como un medio necesario para convertir la cosa en una
ventaja, y para evitar que finalmente sea un mal. Si no se encuentra empleo útil para el dinero de extranjeros traídos al país para invertir en la compra de la deuda pública, será reexportado
rápidamente para sufragar el gasto extraordinario de lujos extranjeros; y los desagües angustiantes de nuestra especie pueden experimentarse en el futuro para pagar los intereses y canjear
el capital de la deuda adquirida.Este empleo útil también debería ser de naturaleza para producir mejoras sólidas y permanentes. Si el dinero simplemente sirve para dar una primavera
temporal al comercio exterior; ya que no puede obtener salidas nuevas y duraderas para los productos del país; no habrá ninguna ventaja real o duradera obtenida. En la medida en que
encuentre su camino en las mejoras agrícolas, en los canales de apertura y en mejoras similares, será productivo de gran utilidad. Pero hay razones para dudar, si en tales canales es
probable encontrar suficiente empleo, y más aún si muchos de los que lo poseen, se sentirían tan fácilmente atraídos por objetos de esta naturaleza, como por las actividades de fabricación;
que tienen una mayor analogía con aquellos a los que están acostumbrados, y con el espíritu generado por ellos. Para abrir un campo, así como el otro,al menos garantizará una mejor
perspectiva de empleo útil, para cualquier acceso de dinero, ha habido o puede haber. En la coyuntura actual hay una cierta fermentación de la mente, cierta actividad de especulación y
empresa que, si se dirige adecuadamente, puede subordinarse a propósitos útiles; pero que si se deja enteramente a sí mismo, puede ser atendido con efectos perniciosos. El estado
perturbado de Europa, inclinando a sus ciudadanos a la emigración, los obreros necesarios, será más fácil de adquirir, que en otro momento; y el efecto de multiplicar las oportunidades de
empleo para quienes emigran puede ser un aumento del número y alcance de adquisiciones valiosas para las artes y la industria de la población del país. Para encontrar placer en las
calamidades de otras naciones, sería criminal; sino para beneficiarnos a nosotros mismos,al abrir un asilo a quienes sufren, como consecuencia de ellos, es tan justificable como político. Una
vez que se han tomado en cuenta los incentivos para la promoción de Manufacturas en los Estados Unidos, acompañados con un examen de las principales objeciones que comúnmente se
instan en oposición, es apropiado en el siguiente lugar, considerar los medios, por los cuales puede efectuarse, como introducción a una Especificación de los objetos que, en el estado actual
de las cosas, parecen los más adecuados para ser estimulados, y de las medidas particulares que puede recomendarse adoptar, con respecto a cada uno. Con el fin de tener un mejor juicio
de los medios apropiados para ser utilizados por los Estados Unidos, será de utilidad para Advertir a aquellos que han sido empleados con éxito en otros países. El principal de estos son:
I.Deberes de protección, o deberes, sobre los artículos extranjeros que son rivales de los nacionales, destinados a ser alentados. Los deberes de esta naturaleza evidentemente equivalen a
una recompensa virtual en los tejidos nacionales ya que al aumentar las tarifas en artículos extranjeros, permiten a los fabricantes nacionales vender menos que todos sus competidores
extranjeros. No es necesario insistir en la corrección de esta especie de aliento; ya que no es solo un resultado claro de los numerosos temas que se han sugerido, sino que está sancionado
por las leyes de los Estados Unidos en una variedad de instancias; tiene la recomendación adicional de ser un recurso de ingresos. De hecho, todos los derechos impuestos a los artículos
importados, aunque con una visión exclusiva de Ingresos, tienen el efecto en Contemplación, y excepto cuando caen sobre las materias primas, llevan un aspecto benéfico hacia ely excepto
cuando caen en las materias primas llevan un aspecto benéfico hacia el manufacturas del país. II. Prohibiciones de artículos o deberes rivales equivalentes a prohibiciones. Este es otro
medio eficaz de alentar a las manufacturas nacionales, pero, en general, solo es apto para ser empleado cuando una manufactura ha progresado tanto y está en tantas manos como para
asegurar la debida competencia y un suministro adecuado en condiciones razonables. condiciones. De los deberes equivalentes a las prohibiciones, hay ejemplos en las Leyes de los
Estados Unidos, y hay otros casos en los que el principio puede ser ventajosamente extendido, pero no son numerosos. Considerando el monopolio del mercado interno para sus propios
fabricantes como la política reinante de las naciones manufactureras, una política similar por parte de los Estados Unidos en cada caso apropiado, se dicta, casi podría decirse, por los
principios de la justicia distributiva;sin duda por el deber de esforzarse por asegurar a sus propios ciudadanos una reciprocidad de ventajas. III. Prohibiciones de la exportación de los
materiales de manufacturas. El deseo de asegurar una provisión barata y abundante para los trabajadores nacionales, y, cuando el artículo es peculiar del País, o de una calidad peculiar allí,
los celos de permitir a los trabajadores extranjeros competir con los de la nación, con sus propios Materiales, son los principales motivos para esta especie de regulación. No debería
afirmarse, que no es un caso propio, pero ciertamente es uno que debe ser adoptado con gran circunspección y solo en casos muy sencillos. Se ve de inmediato que su operación inmediata
es reducir la demanda y mantener bajo el precio del producto de alguna otra rama de la industria, en general, de la agricultura, en perjuicio de aquellos que la llevan a cabo;y aunque si es
realmente esencial para la prosperidad de cualquier Manufactura nacional muy importante, puede suceder que aquellos que son heridos en primera instancia, puedan eventualmente ser
indemnizados, por la estabilidad superior de un mercado interno extensivo, dependiendo de esa prosperidad: sin embargo, en un asunto en el que hay tanto espacio para combinaciones
agradables y difíciles, en las que tales consideraciones opuestas se combaten entre sí, la prudencia parece dictar que el expediente en cuestión debe ser entregado con mano escasa.en el
que tales consideraciones opuestas se combaten entre sí, la prudencia parece dictar, que el expediente en cuestión, debe ser entregado con mano escasa.en el que tales consideraciones
opuestas se combaten entre sí, la prudencia parece dictar, que el expediente en cuestión, debe ser entregado con mano escasa. IV. Recompensas pecuniarias. Se ha encontrado que este
es uno de los medios más eficaces para alentar a los fabricantes y, en algunos puntos de vista, es el mejor. Aunque todavía no ha sido practicado por el Gobierno de los Estados Unidos (a
menos que las concesiones en la exportación de pescado seco y en escabeche y carne salada puedan considerarse como una recompensa) y aunque sea menos favorecido por la opinión
pública que algunos otros modos . Sus ventajas son éstas: 1. Es una especie de estímulo más positivo y directo que ningún otro, y por esa misma razón, tiene una tendencia más inmediata a
estimular y mantener nuevas empresas, aumentando las posibilidades de obtener ganancias y disminuyendo los riesgos. de pérdida, en los primeros intentos. 2. Evita la inconveniencia de un
aumento temporal del precio, que es incidental en algunos otros modos, o lo produce en menor grado;ya sea al no hacer ninguna adición a los cargos en el artículo extranjero rival, como en
el caso de los deberes de protección, o al hacer una adición más pequeña. La primera ocurre cuando el fondo para la recompensa se deriva de un objeto diferente (que puede o no aumentar
el precio de algún otro artículo, según la naturaleza de ese objeto) el segundo, cuando el fondo se deriva de la misma o una objeto similar de fabricación extranjera. El deber del uno por
ciento sobre el artículo extranjero convertido en una recompensa por lo doméstico tendrá el mismo efecto con un arancel del dos por ciento, sin incluir tal recompensa; y el precio de la
mercancía extranjera puede aumentar, en el primer caso, en la proporción de 1 por ciento; en el otro, en el de dos por ciento. De hecho, la recompensa cuando se extrae de otra fuente se
calcula para promover una reducción del precio,porque sin imponer ninguna carga nueva sobre el artículo extranjero, sirve para introducir una competencia con él y para aumentar la cantidad
total del artículo en el Mercado. 3. A las bondades no les gustan los altos deberes de protección, una tendencia a producir escasez. Sin embargo, un aumento del precio no siempre es
inmediato, cuando el progreso de una Manufactura nacional no contrarresta un aumento, sino que comúnmente es el efecto final de un arancel adicional. En el intervalo, entre el
establecimiento del derecho y un aumento proporcional del precio, puede desalentar la importación, al interferir con los beneficios esperados de la venta del artículo. 4. Las bondades a veces
no solo son las mejores, sino el único recurso apropiado para unir el estímulo de un nuevo objeto de la agricultura con el de un nuevo objeto de fabricación.El interés del agricultor es
promover la producción de la materia prima, contrarrestando la interferencia del material extraño del mismo tipo. El interés del fabricante es que el material sea abundante y barato. Si antes
de la producción nacional del Material, en cantidad suficiente, para abastecer al fabricante en buenos términos; se debe imponer un deber a la importación desde el extranjero, con el fin de
promover la crianza en el hogar, los intereses tanto del agricultor como del fabricante serán objeto de una contribución. Ya sea destruyendo el suministro requerido, o subiendo el precio del
artículo, más allá de lo que se le puede dar por ello, por el Director de una fabricación infantil, se abandona o fracasa; y al no haber fábricas domésticas para crear una demanda de la materia
prima, que es planteada por el agricultor,es en vano, que la Competencia del artículo extranjero similar puede haber sido destruida. No puede pasar desapercibido que una obligación
impuesta a la importación de un artículo no puede, de otro modo, ayudar a la producción nacional de la misma, que otorgar a esta última mayores ventajas en el mercado interno. No puede
tener influencia sobre la venta ventajosa del artículo producido, en mercados extranjeros; sin tendencia, por lo tanto, a promover su exportación. La verdadera manera de conciliar estos dos
intereses es imponer un deber a las manufacturas extranjeras del material, cuyo crecimiento se desea alentar, y aplicar el producto de ese deber en forma de recompensa, ya sea sobre la
producción del material. material en sí mismo o sobre su fabricación en el hogar o sobre ambos. En esta disposición de la cosa, el fabricante comienza su empresa bajo todas las ventajas,
que es alcanzable,en cuanto a cantidad o precio, de la materia prima: Y el Agricultor si la recompensa es inmediatamente para él, está capacitado para entrar en una competencia exitosa con
el material extraño; si la recompensa es para el fabricante en gran parte del material doméstico que consume, la operación es casi la misma; tiene un motivo de interés para preferir la
mercancía doméstica, si es de igual calidad, incluso a un precio más elevado que el extranjero, siempre que la diferencia de precio sea inferior a la recompensa que se permite en el artículo.
Excepto los tipos estables y ordinarios de manufacturas domésticas, o aquellos para los cuales existen ventajas locales muy exigentes, las bondades pecuniarias son en la mayoría de los
casos indispensables para la introducción de una nueva sucursal.Un estímulo y un apoyo no menos poderoso y directo es en general esencial para superar los obstáculos que surgen de las
Competencias de habilidad superior y madurez en otros lugares. Las bondades son especialmente esenciales, en lo que respecta a los artículos, sobre los cuales los extranjeros, que han
estado acostumbrados a suministrar un país, están en la práctica de otorgarlos. La continuidad de las recompensas en las manufacturas establecidas desde hace mucho tiempo debe ser
casi siempre de política cuestionable: porque surgiría una presunción en cada caso, que existían impedimentos naturales e inherentes al éxito. Pero en las nuevas empresas, son tan
justificables, ya que a menudo son necesarias. Hay un grado de prejuicio contra las recompensas por la apariencia de regalar el dinero público, sin una consideración inmediata, y desde un
supuesto,que sirven para enriquecer clases particulares, a expensas de la Comunidad. Pero ninguna de estas fuentes de aversión tendrá un examen serio. No hay propósito, para lo cual el
dinero público se puede aplicar más beneficiosamente, que para la adquisición de una nueva y útil rama de la industria; ninguna consideración más valiosa que una adición permanente al
stock general de trabajo productivo. En cuanto a la segunda fuente de objeción, igualmente se opone a otros modos de aliento, que se admiten como elegibles. Tan pronto como un arancel
sobre un artículo extranjero se agrega a su precio, causa un gasto adicional a la Comunidad, en beneficio del fabricante nacional. Una recompensa no hace más: pero es el Interés de la
sociedad en cada caso, someterse a un gasto temporal, que es más que compensado,por un aumento de la industria y la riqueza, por un aumento de los recursos y la independencia; y por la
circunstancia de eventual baratura, que se ha notado en otro lugar. Sin embargo, merecería atención en el empleo de esta especie de aliento en los Estados Unidos, como una razón para
moderar su grado en las instancias en las que podría considerarse elegible, que la gran distancia de este país desde Europa impone cargas muy pesadas en todas las telas que se traen de
allí, que ascienden a partir de 15 a 30 por ciento en su valor, según su bulto. Se ha formulado una pregunta sobre el derecho constitucional del Gobierno de los Estados Unidos a aplicar esta
especie de aliento, pero ciertamente no hay una buena base para esa pregunta.La Legislatura Nacional tiene autoridad expresa "para establecer y cobrar impuestos, aranceles, impuestos y
arbitrios, pagar las deudas y proveer para la defensa común y el bienestar general" sin más requisitos que el "todos los aranceles, impuestos y arbitrios deben ser uniformes" en todos los
Estados Unidos, que no se impondrá capitación u otro impuesto directo a menos que sea proporcional a los números establecidos mediante un censo o enumeración basado en los principios
prescritos en la Constitución, y que "no se impondrá ningún impuesto o arancel a los artículos exportados cualquier estado. "Estas tres calificaciones excepcionales, el poder de recaudar
dinero es plenario e indefinido; y los objetos a los que puede ser apropiado no son menos completos, que el pago de las deudas públicas y el suministro de la defensa común y el "bienestar
general"."Los términos" bienestar general "sin duda pretendían significar más de lo que se expresaba o importaba en los que precedieron; de lo contrario, numerosas exigencias relacionadas
con los asuntos de una Nación habrían quedado sin una disposición. La frase es tan completa como cualquiera que podría haber sido utilizada; porque no era apropiado que la autoridad
constitucional de la Unión, para apropiarse de sus ingresos, se hubiera restringido dentro de límites más estrechos que el "Bienestar General" y porque esto necesariamente abarca una gran
variedad de datos, que no son susceptibles ni de especificación ni de de definición. Por lo tanto, queda a la discreción de la Asamblea Legislativa Nacional, pronunciarse sobre los objetos
que conciernen al Bienestar general, y para los cuales bajo esa descripción, es necesaria y apropiada una apropiación de dinero.Y no parece haber lugar a dudas de que lo que concierne a
los Intereses generales de aprendizaje de la Agricultura, de las Manufacturas y del Comercio están dentro del ámbito de los Consejos nacionales en lo que se refiere a una aplicación del
dinero. La única calificación de la generalidad de la Frase en cuestión, lo que parece ser admisible, es este: que el objeto al cual se debe hacer una apropiación de dinero sea general y no
local; su funcionamiento se extiende de hecho, o por posibilidad, en toda la Unión, y no se limita a un lugar en particular. No debe surgir ninguna objeción a esta construcción desde la
suposición de que implicaría un poder para hacer cualquier otra cosa que le parezca al Congreso conducente al bienestar general. Un poder para apropiarse del dinero con esta latitud que se
otorga también en términos expresos no conllevaría el poder de hacer cualquier otra cosa, no autorizada en la constitución, ya sea expresamente o por implicación justa. V. Primas. Estos son
de una naturaleza aliada a las bondades, aunque distinguibles de ellos, en algunas características importantes. Las bonificaciones son aplicables a la cantidad total de un artículo producido,
fabricado o exportado.e involucrar un gasto correspondiente. Las primas sirven para recompensar alguna excelencia o superioridad particular, algún esfuerzo extraordinario o habilidad, y se
dispensan solo en un pequeño número de casos. Pero su efecto es estimular el esfuerzo general. Con el fin de ser honorarios y lucrativos, se dirigen a pasiones diferentes; tocando los
acordes también de emulación como de Interés. Por lo tanto, son un medio muy económico de excitar la empresa de una Comunidad Entera. Existen varias Sociedades en diferentes países,
cuyo objeto es la dispensación de Primas para el fomento de las Artes y el Comercio de las Artes Agrícolas; y aunque en su mayor parte son asociaciones voluntarias, con fondos
relativamente delgados, su utilidad ha sido inmensa. Mucho se ha hecho por este medio en Gran Bretaña:Escocia, en particular, le debe materialmente una mejora prodigiosa de la
Condición. De un establecimiento similar en los Estados Unidos, provisto y respaldado por el Gobierno de la Unión, se podrían esperar grandes beneficios. En la conclusión de este informe
se presentarán algunas ideas adicionales sobre este tema. VI. La exención de los materiales de las manufacturas del deber. La política de esa Exención como regla general, particularmente
en referencia a los Establecimientos nuevos, es obvia. Casi nunca es aconsejable agregar las obstrucciones de las cargas fiscales a las dificultades que naturalmente avergüenzan a una
nueva manufactura; y donde se ha madurado y está en condiciones de convertirse en un objeto de ingresos, en general es mejor decir que el tejido, que el Material, debe ser sujeto de
Impuestos. Las ideas de la proporción entre la cuantía del impuesto y el valor del artículo pueden ajustarse más fácilmente, en el primero, que en el último caso. Un argumento para
exenciones de este tipo en los Estados Unidos se deriva de la práctica, en la medida en que sus necesidades lo hayan permitido,de aquellas naciones con las que nos reuniremos como
competidores en nuestros mercados propios y en el extranjero. Sin embargo, hay excepciones a esto; de los cuales se darán algunos ejemplos en la próxima cabecera. Las Leyes de la
Unión ofrecen ejemplos de la observancia de la política aquí recomendada, pero probablemente será aconsejable extenderla a otros Casos. De una naturaleza, que tiene cierta afinidad con
esa política es la regulación que exime del deber de las herramientas e implementos, así como los libros, telas y muebles domésticos de artistas extranjeros, que vienen a residir en los
Estados Unidos; una ventaja ya asegurada por las Leyes de la Unión, y que, en todo sentido, es adecuada para Continuar.Las Leyes de la Unión ofrecen ejemplos de la observancia de la
política aquí recomendada, pero probablemente será aconsejable extenderla a otros Casos. De una naturaleza, que tiene cierta afinidad con esa política es la regulación que exime del deber
de las herramientas e implementos, así como los libros, telas y muebles domésticos de artistas extranjeros, que vienen a residir en los Estados Unidos; una ventaja ya asegurada por las
Leyes de la Unión, y que, en todo sentido, es adecuada para Continuar.Las Leyes de la Unión ofrecen ejemplos de la observancia de la política aquí recomendada, pero probablemente será
aconsejable extenderla a otros Casos. De una naturaleza, que tiene cierta afinidad con esa política es la regulación que exime del deber de las herramientas e implementos, así como los
libros, telas y muebles domésticos de artistas extranjeros, que vienen a residir en los Estados Unidos; una ventaja ya asegurada por las Leyes de la Unión, y que, en todo sentido, es
adecuada para Continuar.una ventaja ya asegurada por las Leyes de la Unión, y que, en todo sentido, es adecuada para Continuar.una ventaja ya asegurada por las Leyes de la Unión, y
que, en todo sentido, es adecuada para Continuar. VII. Desventajas de los deberes que se imponen sobre los Materiales de Manufacturas. Ya se ha observado como regla general que los
deberes sobre esos materiales, con ciertas excepciones, deben precederse. De estas excepciones, ocurren tres casos, que pueden servir como ejemplos uno, donde el material es en sí
mismo, un objeto de consumo general o extensivo, y una fuente de ingreso apta y productiva: Otro, donde es un tipo de fabricación o un tipo más simple (la competencia de los cuales con un
artículo doméstico similar se desea restringir,) participa de la naturaleza de una materia prima, de ser capaz, por un proceso adicional para convertirse en una fabricación de un tipo diferente,
cuya introducción o crecimiento se desea ser animado; un tercero donde el Material en sí es una producción del País,y en abundancia suficiente para proporcionar suministro barato y
abundante al fabricante nacional. Bajo la primera descripción viene el artículo de Melaza. No es solo un objeto justo de ingresos; pero siendo dulce, es solo que los consumidores deben
pagar un impuesto así como los consumidores de azúcar. Algodón y lino en su estado blanco entran en la segunda descripción. Un derecho sobre los importados es adecuado para promover
la fabricación nacional de artículos similares en el mismo estado. Un inconveniente de esa obligación es adecuado para alentar la impresión y el teñido en el país de los que se traen del
extranjero: cuando la primera de estas manufacturas ha alcanzado la madurez suficiente en un país, para proporcionar un suministro completo para la segunda, la utilidad del el
inconveniente cesa.El artículo de Hemp ahora hace o se espera que pronto ejemplifique el tercer caso, en los Estados Unidos. Cuando los derechos sobre los materiales de fabricación no se
establezcan con el fin de impedir una competencia con alguna producción nacional, las mismas razones que recomiendan, como regla general, la exención de esos materiales de los
derechos, recomendarían como regla General similar, la concesión de retrocesos, a favor del fabricante. En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en los países que persiguen
sistemáticamente el negocio de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha sido adoptada por las leyes
de la Unión en los casos de sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.Cuando los derechos sobre los materiales de fabricación no se establezcan con el
fin de impedir una competencia con alguna producción nacional, las mismas razones que recomiendan, como regla general, la exención de esos materiales de los derechos, recomendarían
como regla General similar, la concesión de retrocesos, a favor del fabricante. En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en los países que persiguen sistemáticamente el negocio
de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha sido adoptada por las leyes de la Unión en los casos de
sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.Cuando los derechos sobre los materiales de fabricación no se establezcan con el fin de impedir una
competencia con alguna producción nacional, las mismas razones que recomiendan, como regla general, la exención de esos materiales de los derechos, recomendarían como regla General
similar, la concesión de retrocesos, a favor del fabricante. En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en los países que persiguen sistemáticamente el negocio de las
manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha sido adoptada por las leyes de la Unión en los casos de sal y
melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.las mismas razones que recomiendan, como regla general, la exención de esos materiales de los derechos,
recomendarían como una regla general similar, la concesión de retrocesos, a favor del fabricante. En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en los países que persiguen
sistemáticamente el negocio de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha sido adoptada por las leyes
de la Unión en los casos de sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.las mismas razones que recomiendan, como regla general, la exención de esos
materiales de los derechos, recomendarían como una regla general similar, la concesión de retrocesos, a favor del fabricante. En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en los
países que persiguen sistemáticamente el negocio de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha sido
adoptada por las leyes de la Unión en los casos de sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.En consecuencia, tales inconvenientes son familiares en
los países que persiguen sistemáticamente el negocio de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea ha
sido adoptada por las leyes de la Unión en los casos de sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos.En consecuencia, tales inconvenientes son familiares
en los países que persiguen sistemáticamente el negocio de las manufacturas; lo que proporciona un argumento para la observancia de una política similar en los Estados Unidos; y la idea
ha sido adoptada por las leyes de la Unión en los casos de sal y melaza. Se cree que se considerará ventajoso extenderlo a otros artículos. VIII. El fomento de nuevos inventos y
descubrimientos, en casa, y de la introducción en los Estados Unidos de los que se pudieron haber hecho en otros países; particularmente aquellos que se relacionan con la maquinaria. Esta
es una de las ayudas más útiles e irreprochables que se puede dar a los fabricantes. Los medios usuales de ese estímulo son recompensas pecuniarias y, durante un tiempo, privilegios
exclusivos. El primero debe emplearse, según la ocasión, y la utilidad de la invención, o descubrimiento: para el último, en cuanto respecta a los "autores e inventores", la disposición ha sido
hecha por la ley. Pero es deseable en cuanto a mejoras y secretos de valor extraordinario, poder extender el mismo beneficio a los Introductores, así como a los Autores e Inventores; una
política que se ha practicado con ventaja en otros países. Aquí, sin embargo,como en algunos otros casos, hay que lamentar, que la competencia de la autoridad del Gobierno Nacional a la
buena, lo que podría hacerse, no es sin lugar a dudas. Se pueden dar muchos auxilios a la industria; muchas mejoras internas de magnitud primaria pueden ser promovidas por una autoridad
que opera en toda la Unión, y que tampoco puede ser efectuada, si es que lo hace, por una autoridad confinada dentro de los límites de un solo estado. Pero si la legislatura de la Unión no
puede hacer todo lo bueno que pueda desearse, al menos es deseable que todo se haga, lo que es factible. Medios para promover la introducción de mejoras en el extranjero, aunque menos
eficazmente de lo que podría lograrse con la autoridad más adecuada, formará parte del plan destinado a ser presentado en el cierre de este informe.Es habitual que las naciones fabricantes
prohíban, bajo penas severas, la exportación de implementos y máquinas, que han inventado o mejorado. Ya hay objetos para una regulación similar en los Estados Unidos; y se puede
esperar que ocurran otros de vez en cuando. La adopción parece estar dictada por el principio de reciprocidad. La mayor liberalidad, en tales aspectos, podría ser más compatible con el
espíritu general del país; pero una política egoísta y exclusiva en otros lugares no siempre permitirá la libre indulgencia de un espíritu que nos colocaría en una posición desigual. En la
medida en que las prohibiciones tienden a evitar que los competidores extranjeros obtengan el beneficio de las mejoras hechas en el hogar, tienden a aumentar las ventajas de aquellos por
quienes pueden haber sido introducidos;y operar como un estímulo para el esfuerzo. IX. Regulaciones juiciosas para la inspección de productos manufacturados. Este no es uno de los
medios menos importantes por el cual se puede promover la prosperidad de las manufacturas. De hecho, es en muchos casos uno de los más esenciales. Contribuir a prevenir fraudes en los
consumidores en el país y exportadores a países extranjeros: para mejorar la calidad y preservar el carácter de las manufacturas nacionales, no puede dejar de ayudar a la Venta expedita y
ventajosa de ellas, y de servir como protección contra la competencia exitosa de otros cuartos La reputación de la harina y la madera de algunos estados, y de la ceniza de Pot de otros, se
ha establecido prestando atención a este punto. Y el buen nombre puede ser adquirido para esos artículos, dondequiera que se produzca,por un sistema de Inspección juicioso y uniforme; a
través de los puertos de los Estados Unidos. Un sistema similar también podría extenderse con ventaja a otras mercancías. X. La facilitación de las remesas pecuniarias de un lugar a otro.
Es un momento de considerable importancia para el comercio en general, y para las manufacturas en particular; facilitando más la compra de materias primas y provisiones y el pago de
suministros manufacturados. Una circulación general del papel del Banco, que se espera de la institución recientemente establecida, será un medio muy valioso para este fin. Pero mucho
bien también se acumularía a partir de algunas disposiciones adicionales con respecto a las letras de cambio en el interior. Si los pagos en un estado pagadero en otro se hicieron
negociables, en todas partes, y el interés y los daños permitidos en caso de protesta,promovería en gran medida las negociaciones entre los ciudadanos de diferentes estados, haciéndolos
más seguros; y, con ello, la conveniencia y ventaja de los comerciantes y fabricantes de cada uno. XI. La facilitación del transporte de productos. Las mejoras que favorecen este objeto se
relacionan íntimamente con todos los intereses domésticos de una comunidad; pero se puede decir sin inconveniente que tienen una relación importante con las manufacturas. Es muy poco
probable que se haya calculado mejor para ayudar a las manufacturas de Gran Bretaña que las mejoras en las vías públicas de ese Reino y el gran progreso que se ha hecho últimamente en
la apertura de canales. De los primeros, los Estados Unidos tienen mucha necesidad; y para este último presentan instalaciones poco comunes.Los síntomas de la atención a la mejora de la
navegación interior, que últimamente han aparecido en algunos lugares, deben llenar de placer cada seno calentado con un verdadero celo por la prosperidad del país. Estos ejemplos, es de
esperar, estimularán los esfuerzos del Gobierno y los Ciudadanos de cada estado. Ciertamente no puede haber ningún objeto, más digno de los cuidados de las administraciones locales; y
se desearía, que no hubiera dudas del poder del Gobierno nacional para prestar su ayuda directa, en un plan integral. Esta es una de esas mejoras, que podría ser procesada con más
eficacia por el todo, que por cualquier parte o partes de la Unión. Hay casos en los queEstos ejemplos, es de esperar, estimularán los esfuerzos del Gobierno y los Ciudadanos de cada
estado. Ciertamente no puede haber ningún objeto, más digno de los cuidados de las administraciones locales; y se desearía, que no hubiera dudas del poder del Gobierno nacional para
prestar su ayuda directa, en un plan integral. Esta es una de esas mejoras, que podría ser procesada con más eficacia por el todo, que por cualquier parte o partes de la Unión. Hay casos en
los queEstos ejemplos, es de esperar, estimularán los esfuerzos del Gobierno y los Ciudadanos de cada estado. Ciertamente no puede haber ningún objeto, más digno de los cuidados de las
administraciones locales; y se desearía, que no hubiera dudas del poder del Gobierno nacional para prestar su ayuda directa, en un plan integral. Esta es una de esas mejoras, que podría
ser procesada con más eficacia por el todo, que por cualquier parte o partes de la Unión. Hay casos en los queEsta es una de esas mejoras, que podría ser procesada con más eficacia por el
todo, que por cualquier parte o partes de la Unión. Hay casos en los queEsta es una de esas mejoras, que podría ser procesada con más eficacia por el todo, que por cualquier parte o partes
de la Unión. Hay casos en los que el interés general estará en peligro de ser sacrificado a la colisión de algunos supuestos intereses locales. Los celos, en asuntos de este tipo, son tan
propensos a existir, ya que pueden ser erróneos. Las siguientes observaciones son lo suficientemente juiciosas y pertinentes como para merecer una cita literal. "Los buenos caminos, los
canales y los ríos navegables, al disminuir el gasto de transporte, colocan a las partes más remotas de un país a un nivel más cercano al del vecindario de la ciudad. Por esa razón son la
mejor de todas las mejoras. Fomentan el cultivo del control remoto, que siempre debe ser el círculo más extenso del país. Son ventajosas para el pueblo al romper el monopolio del país en
su vecindario. Son ventajosos incluso para esa parte del país.Aunque introducen algunas mercancías rivales en el viejo mercado, abren muchos mercados nuevos a sus productos. Además,
el monopolio es un gran enemigo de la buena gestión, que nunca puede establecerse universalmente, sino como consecuencia de esa competencia libre y universal, que obliga a todos los
cuerpos a recurrir a ella en aras de la autodefensa. No hace más de cincuenta años que algunos condados del vecindario de Londres presentaron una solicitud al Parlamento, en contra de la
extensión de las carreteras de peaje, a los condados más remotos. Esos condados más remotos, pretendían, de la baratura de los laboristas, podrían vender su hierba y maíz más baratos en
el mercado de Londres, que ellos mismos, y de ese modo reducirían sus rentas y arruinarían su cultivo. Sin embargo, sus rentas han aumentado y su cultivo ha mejorado desde ese
momento."Los especímenes de un espíritu, similar al que gobernaba los condados aquí se presentan con demasiada frecuencia a la vista de un observador imparcial, y lo convierten en un
deseo de patriotismo, que el cuerpo en este país, en cuyos consejos un local o parcial Es menos probable que el espíritu predomine, tenga la libertad de perseguir y promover el interés
general, en aquellos casos en los que pueda existir el peligro de la interferencia de dicho espíritu. Lo anterior es el principal de los medios por los cuales se promueve el crecimiento de las
manufacturas. Sin embargo, no es meramente necesario que las medidas del gobierno, que tienen una visión directa de las manufacturas, se deben calcular para ayudarlas y protegerlas,
pero que aquellas que solo las afecten colateralmente, en el curso general de la administración,deben ser protegidos de cualquier tendencia peculiar a lesionarlos. Hay ciertas especies de
impuestos, que tienden a ser opresivas para diferentes partes de la comunidad, y entre otros efectos nocivos tienen un aspecto muy hostil hacia las manufacturas. Todos los impuestos de
encuesta o capitación son de esta naturaleza. O bien proceden, de acuerdo con una tasa fija, que opera de manera desigual, y perjudicial para los pobres industriosos; o confieren un criterio
a ciertos oficiales para hacer estimaciones y evaluaciones que son necesariamente vagas, conjeturales y susceptibles de abuso. Por lo tanto, deben abstenerse, en todos los casos menos de
emergencia angustiante. Todos estos impuestos (incluidos todos los impuestos sobre las ocupaciones) que proceden de acuerdo con la cantidad de capital que se supone que se empleará
en un negocio, o de los beneficios que se supone que se realizarán en él son inevitablemente perjudiciales para la industria.Es en vano, que se puede tratar de mitigar el mal dejándolo, en
primer lugar, en la opción de que el partido sea gravado, para declarar el monto de su capital o ganancias. Los hombres que se dedican a cualquier negocio tienen razones de peso para
evitar divulgaciones, que expondrían, con exactitud, el estado real de sus asuntos. Con mayor frecuencia consideran que es mejor arriesgarse a la opresión que recurrir a un refugio tan
inconveniente. Y la consecuencia es que a menudo sufren opresión. Cuando la divulgación también, si se hace, no es definitiva, sino contrumible por la discreción, o en otras palabras, por las
pasiones y prejuicios de los funcionarios de recaudación, no solo es una protección ineficaz, sino que la posibilidad de que lo sea es una razón adicional para no recurrir a ella.Permitir a los
funcionarios públicos las disposiciones más equitativas; sin embargo, donde deben ejercitar una discreción, sin ciertos datos, no pueden dejar de ser a menudo engañados por las
apariencias. La cantidad de negocios, que parece estar sucediendo, es, en un gran número de casos, un criterio muy engañoso de los beneficios que se obtienen; sin embargo, es quizás lo
mejor que pueden tener, y es en el que naturalmente confían. Una empresa que, por lo tanto, puede necesitar más ayuda del gobierno, que estar en capacidad de contribuir a ella, puede
verse aplastada por las conjeturas erróneas de los Evaluadores de impuestos. Impuestos arbitrarios, bajo cuya denominación se incluyen todos aquellos, que dejan la cuantía del impuesto
que se recaudará sobre cada persona, a discreción de ciertos oficiales,son tan contrarias al genio de la libertad como a las máximas de la industria. En este sentido, han sido vistos por los
observadores más juiciosos sobre el gobierno; que les ha otorgado los epítetos más severos de la reprobación; como una de las peores características que generalmente se encuentran en la
práctica de gobiernos despóticos. Es cierto, al menos, que tales impuestos son particularmente adversos para el éxito de la industria manufacturera, y deben ser cuidadosamente evitados por
un gobierno que desee promoverlo. La gran abundancia del tema de este Informe ha llevado insensiblemente a una discusión preliminar más prolongada, de lo que originalmente se
contempló o se pretendió. Parecía apropiado investigar los principios, considerar las objeciones y esforzarse por establecer la utilidad de lo que se propone alentar;previo a una especificación
de los objetos que podrían ocurrir, como méritos o que requieren estímulo, y de las medidas, que podrían ser apropiadas, con respecto a cada uno. El primer propósito se ha cumplido, queda
por perseguir el segundo. En la selección de objetos, cinco circunstancias parecen intituladas a una atención particular; la capacidad del país para proporcionar la materia prima -el grado en
que la naturaleza de la fabricación admite un sustituto del trabajo manual en maquinaria- la facilidad de ejecución -la amplitud de los usos, a los que se puede aplicar el artículo- es
subordinación a otros intereses, particularmente el gran de la defensa nacional. Sin embargo, hay objetos a los que estas circunstancias son poco aplicables, que por alguna razón especial,
pueden ser alentados.Una designación de la materia prima principal de la cual se compone cada fabricación servirá para introducir las observaciones sobre ella. Como, en primer lugar, hierro
Los fabricantes de este artículo tienen derecho a rango preeminente. Ninguno es más esencial en sus clases, ni tan extenso en sus usos. Constituyen en su totalidad o en parte los
implementos o los materiales o ambos de casi todas las ocupaciones útiles. Su instrumentalidad es notoria en todas partes. Es una suerte para los Estados Unidos que tengan ventajas
peculiares para obtener el máximo beneficio de este material tan valioso, y tienen todos los motivos para mejorarlo, con un cuidado sistemático. Se encuentra en varias partes de los Estados
Unidos, en gran abundancia y de casi todas las calidades; y alimentar el instrumento principal para fabricarlo, es barato y abundante.Esto se aplica particularmente al carbón de leña; pero ya
hay minas de carbón productivas en funcionamiento, y fuertes indicios de que el material se puede encontrar en abundancia, en una variedad de otros lugares. Las preguntas a las que ha
conducido el tema de este informe han sido respondidas con pruebas de que las manufacturas de hierro, aunque generalmente se las considera extensas, son mucho más de lo que
comúnmente se supone. Los tipos en los que se ha realizado el mayor progreso se han mencionado en otro lugar y no es necesario repetirlos; pero hay pocas dudas de que cualquier otro
tipo, con la debida cultivación, tendrá éxito rápidamente. Vale la pena señalar que varios de los oficios particulares, de los que es la base, son capaces de llevarse a cabo sin la ayuda de
grandes capitales. Las obras de hierro han aumentado mucho en los Estados Unidos y son procesadas,con mucha más ventaja que antes. El precio promedio antes de la revolución era de
aproximadamente sesenta y cuatro dólares por tonelada; en la actualidad, se trata de ochenta; un aumento que se debe principalmente al aumento de las manufacturas del material. La aún
mayor extensión y multiplicación de tales manufacturas tendrá el doble efecto de promover la extracción del metal mismo y de convertirlo en un mayor número de propósitos rentables. Esas
manufacturas también se unen en mayor grado, que casi cualquier otra, las diversas necesidades que se han mencionado, como apropiadas para ser consultadas en la selección de objetos.
El único estímulo adicional de las fábricas de este artículo, cuya corrección puede considerarse incuestionable, parece ser un aumento de los aranceles sobre los productos rivales
extranjeros.El acero es una rama que ya ha logrado un progreso considerable, y se ha comprobado que algunas empresas nuevas, en una escala más amplia, han sido recientemente
establecidas a pie. No se puede dudar de la facilidad de llevarlo hasta el extremo que satisfaga todas las demandas internas y proporcione un considerable excedente para la exportación. El
deber sobre la importación de este artículo, que es, actualmente, setenta y cinco centavos por quintal. puede, se concibe, extenderse de manera segura y ventajosa a cien centavos. Es
deseable, mediante arreglos decisivos, secundar los esfuerzos que se están haciendo en una rama tan valiosa. Los Estados Unidos ya, en gran medida, se abastecen de clavos y púas. Ellos
son capaces, y ciertamente deben hacerlo, del todo. La primera y más laboriosa operación, en esta fabricación, es realizada por molinos de agua;y de las personas empleadas
posteriormente, una gran proporción son niños, cuyos primeros hábitos industriales son importantes para la comunidad, para el apoyo actual de sus familias y para su propio bienestar futuro.
No es menos curioso que cierto, que en ciertas partes del país, la fabricación de uñas es una fabricación familiar ocasional. La conveniencia de un arancel adicional sobre estos artículos está
indicada por un hecho importante. Alrededor de 1,800,000 libras de ellos fueron importados a los Estados Unidos, en el transcurso de un año, terminando el 30 de septiembre de 1790. Un
deber de dos centavos por libra, presumiblemente, pondría fin rápidamente a una importación tan considerable. Y es, en cada punto de vista, apropiado que se le ponga fin. La fabricación de
estos artículos, como la de algunos otros,sufre del descuido y deshonestidad de una parte de quienes lo llevan adelante. Una inspección en ciertos casos podría tender a corregir el mal.
Merecerá consideración si una regulación de este tipo no puede aplicarse, sin inconvenientes, a la exportación de los artículos, ya sea a países extranjeros, o de un estado a otro. Los
implementos de labranza se fabrican en varios estados en gran abundancia. En muchos lugares, lo hacen los herreros comunes. Y no hay duda de que un suministro amplio para todo el país
puede, con gran facilidad, ser adquirido entre nosotros. También se hacen varios tipos de herramientas afiladas para el uso de la mecánica; y una considerable cantidad de artículos huecos,
aunque el negocio de los fundidos aún no ha alcanzado la perfección que podría desearse. Sin embargo, está mejorando,y como hay capitales respetables, en buenas manos, se embarcaron
en el procesamiento de esas ramas de fábricas de hierro, que todavía están en su infancia, todos pueden contemplarse como objetos no difíciles de ser adquiridos. Para asegurar el fin,
parece igualmente seguro y prudente extender el derecho, ad valorem, a todas las manufacturas de hierro, o de las cuales el hierro es el artículo de mayor valor, al diez por ciento. Las armas
de fuego y otras armas militares pueden, se concibe, colocarse, sin inconvenientes, en la clase de artículos clasificados en un quince por ciento. Existen, ya, fábricas de estos artículos, que
solo requieren el estímulo de una cierta demanda para hacerlos adecuados al suministro de los Estados Unidos. Sería, además, una ayuda material para las manufacturas de esta
naturaleza, así como un medio de seguridad pública, si se tomaran medidas para la compra anual de armas militares, de fabricación casera, en cierta medida determinada, para la formación
de arsenales; y para reemplazar,de vez en cuando, tal como debe ser dibujado para su uso, para que siempre tenga almacenada la cantidad de cada tipo que debe considerarse un
suministro competente. Pero puede, en adelante, merecer una consideración legislativa, si las manufacturas de todas las armas de guerra necesarias no deben ser establecidas, a causa del
propio gobierno. Tales establecimientos están de acuerdo con la práctica habitual de las naciones, y esa práctica parece fundada en una razón suficiente. Parece haber una imprevisión al
dejar estos instrumentos esenciales de defensa nacional a las especulaciones casuales de la aventura individual; un recurso que puede ser menos confiable, en este caso, que en la mayoría
de los demás; los artículos en cuestión no siendo objeto de consumo o uso privado ordinario e indispensable. Como regla general,las manufacturas en la cuenta inmediata del gobierno
deben ser evitadas; pero esta parece ser una de las pocas excepciones que esa regla admite, dependiendo de razones muy especiales. Las manufacturas de acero, en general, o de las
cuales el acero es el artículo de valor principal, pueden, con ventaja, colocarse en la clase de bienes clasificados en siete y medio por ciento. Como las manufacturas de este tipo aún no han
logrado ningún progreso considerable, es una razón para no calificarlas tan altas como las de hierro; pero, como este material es la base de ellos, y como su extensión no es menos práctica
que importante, es deseable promoverla por un deber algo más elevado que el presente. Surge la pregunta de hasta qué punto sería conveniente permitir la importación de hierro, en cerdos
y barras, libre de impuestos. Sin duda sería favorable para las manufacturas del artículo;pero la duda es si podría no interferir con su producción. Sin embargo, dos circunstancias
disminuyen, si no eliminan la aprehensión, en este puntaje; uno es el considerable aumento del precio que ya se ha señalado, y que hace probable que la libre entrada de hierro extranjero no
sea incompatible con un beneficio adecuado para los propietarios de ferreterías; el otro es el aumento de la demanda que probablemente asistirá al aumento de las manufacturas del artículo
como consecuencia de los estímulos adicionales que se proponen. Pero la precaución, sin embargo, en una cuestión de este tipo, es muy recomendable. La medida sugerida debería, tal vez,
más bien ser contemplada sujeta a las luces de la experiencia adicional, que inmediatamente adoptada.COBRE Los fabricantes de los que este artículo es susceptible también son de gran
alcance y utilidad. Bajo esta descripción, los de latón, de los cuales es el ingrediente principal, están destinados a ser incluidos. El material es una producción natural del país. Las minas de
cobre en realidad se han forjado, y con beneficio para los enterradores, aunque no se sabe que ninguno se encuentre ahora en esta condición. Y nada es más fácil que la introducción de
otros países en términos moderados, y en gran cantidad. Los caldeadores y fundadores de metales, particularmente los primeros, son numerosos en los Estados Unidos; algunos de los
cuales llevan a cabo negocios en una medida respetable. Multiplicar y ampliar las fábricas de los materiales en cuestión, es digno de atención y esfuerzo. Para esto, es deseable facilitar un
suministro abundante de los materiales.Y un medio adecuado para este fin es colocarlos en la clase de artículos gratuitos. El cobre en placas y latón ya está en esta situación; pero el cobre
en cerdos y barras no lo es; tampoco lo es el lapis calaminaris, que, junto con el cobre y el carbón, constituyen los ingredientes componentes del latón. La exención del deber, por paridad de
razón, debería abarcar todos estos artículos como objetos de importación. Un deber adicional en productos de bronce, tenderá al objetivo general a la vista. Estos ahora son del cinco por
ciento. mientras que los de estaño, peltre. y cobre, tienen una calificación de siete y medio. Parece que hay una propiedad, en cada punto de vista, en colocar productos de bronce en el
mismo nivel que ellos; y merece consideración, si el deber de todos ellos, no debe elevarse al diez por ciento. PLOMO Hay numerosas pruebas,que este material abunda en los Estados
Unidos, y requiere poco para desplegarlo en una medida más que igual a cada ocasión doméstica. Hace mucho tiempo que se abrió una mina prolífica en el sudoeste de Virginia, y bajo una
administración pública, durante la última guerra, produjo un suministro considerable para uso militar. Esto ahora está en manos de individuos, que no solo lo llevan con espíritu, sino que
también han establecido fábricas en Richmond, en el mismo estado. Los deberes ya impuestos sobre la importación de este artículo, ya sea en su estado no manufacturado o fabricado, lo
aseguran una ventaja decisiva en el mercado interno, lo que constituye un considerable estímulo. Si se aumentara el arancel sobre las mercancías de peltre, brindaría un mayor estímulo.
Nada más ocurre como apropiado para ser agregado. CARBÓN FÓSIL Esto,como un instrumento importante de manufacturas, puede, sin impropiedad, ser mencionado entre los temas de
este informe. Una abundante provisión sería de gran importancia para la rama de hierro. Como artículo de combustible doméstico, también, es una producción interesante; cuya utilidad debe
aumentar en proporción a la disminución de la madera, por el progreso de la colonización y el cultivo. Y su importancia para la navegación, como un inmenso artículo de transporte costero,
se ejemplifica claramente en Gran Bretaña. Se sabe que hay varias minas de carbón en Virginia, ahora trabajadas; y las apariencias de su existencia son familiares en varios lugares. La
conveniencia de una recompensa por toda esta especie de carbón de producción doméstica y de primas por la apertura de nuevas minas, bajo ciertas condiciones, parece merecer un
examen particular.La gran importancia del artículo justificará ampliamente un gasto razonable de esta manera, si parece ser necesario, y se cree probable que responda, al final. MADERA
Varias manufacturas de este artículo florecen en los Estados Unidos. En general, los buques no se construyen con mayor perfección, y los artículos de gabinete, en general, son poco o nada
inferiores a los de Europa. Su alcance es tal que han admitido una exportación considerable. Una exención del deber de los diversos tipos de madera que se usan habitualmente en estas
manufacturas parece ser todo lo que se necesita para estimular. Se recomienda, por la consideración de una política similar que se aplica en otros países, y por la conveniencia de dar las
mismas ventajas a nuestros propios trabajadores en madera. La abundancia de madera propia de la construcción naval en los Estados Unidos,no parece ser ninguna objeción a eso. La
creciente escasez, y la creciente importancia de ese artículo en los países europeos, exhorta a los Estados Unidos a comenzar, y sistemáticamente a seguir, medidas para la preservación de
sus existencias. Cualquier cosa que pueda promover el establecimiento regular de revistas de madera de barco, es, en varias vistas, deseable. PIELES: apenas hay fábricas de mayor
importancia que las de este artículo. Su influencia directa y muy feliz sobre la agricultura, al promover la cría de ganado de diferentes tipos, es una recomendación muy importante. También
es agradable observar el amplio progreso que han realizado en sus ramas principales; que hasta ahora han madurado como para desafiar la competencia extranjera. Las curtidurías, en
particular, no solo se llevan a cabo como un negocio regular, en numerosos casos,y en varias partes del país, pero constituyen, en algunos lugares, un elemento valioso de manufacturas
familiares secundarias. Sin embargo, se han hecho representaciones, que importan la conveniencia de un mayor aliento a la rama del cuero, de dos maneras; uno, al aumentar el arancel
sobre las manufacturas del mismo, que son importadas; el otro, al prohibir la exportación de corteza. En apoyo de este último, se alega que el precio de la corteza, principalmente como
consecuencia de grandes exportaciones, ha aumentado, en unos pocos años, de unos tres dólares a cuatro y medio por cuerda. Estas sugerencias se presentan más bien como
insinuaciones que merecen consideraciones, que como cuestiones, cuya corrección es manifiesta. No está claro que sea necesario un aumento del deber; y con respecto a la prohibición
deseada,no hay evidencia de ninguna exportación considerable hasta el momento; y es muy probable que cualquier aumento de precio que se haya producido se deba a una extensión de la
demanda interna derivada del aumento de las manufacturas, y a una disminución de la oferta, como consecuencia del avance del asentamiento, más bien que a las cantidades que se han
exportado. Se menciona, sin embargo, como una razón adicional para la prohibición, que una especie de la corteza generalmente exportada, es de alguna manera peculiar del país; y el
material de un tinte muy valioso, de gran utilidad en algunas otras manufacturas en las que los Estados Unidos han comenzado una competencia. También puede haber este argumento a
favor de un aumento del deber. El objeto es lo suficientemente importante como para reclamar un estímulo decisivo; y el progreso que se ha hecho,no deja lugar para aprehender ningún
inconveniente en el puntaje de la oferta de dicho aumento. Sería beneficioso para esta rama, si el pegamento, que ahora tiene una calificación del cinco por ciento, se convirtiera en objeto de
un derecho excluyente. Ya está hecho en grandes cantidades en varias tenerías. y, como el papel, es toda una economía de materiales, que, si no se fabrica, podría perecer. Puede
colocarse con ventaja en la clase de artículos que pagan un quince por ciento. GRAIN Las manufacturas de las varias especies de este artículo, tienen un título a favor peculiar; no solo
porque están en su mayoría conectados de inmediato con la subsistencia de los ciudadanos, sino porque aumentan la demanda de los productos más preciados del suelo. Aunque la harina
puede considerarse con propiedad como una fabricación de grano, era inútil hacerlo,pero con el propósito de presentar la conveniencia de un sistema general de inspección en todos los
puertos de los Estados Unidos; que, si se establece sobre los principios correctos, es probable que mejore la calidad de nuestra harina en todas partes y que aumente su reputación en los
mercados extranjeros. Sin embargo, hay consideraciones que se interponen en el camino de tal arreglo. Los espíritus ardientes y los licores de malta son, junto a la harina, las dos principales
manufacturas de granos. El primero ha hecho un muy extenso, el último un progreso considerable en los Estados Unidos. Con respecto a ambos, una posesión exclusiva del mercado interno
debe asegurarse a los fabricantes nacionales, tan rápido como las circunstancias lo admitan. Nada es más practicable, y nada más deseable. Las leyes existentes de los Estados Unidos han
hecho mucho para lograr estoLas leyes existentes de los Estados Unidos han hecho mucho para lograr estoobjeto valioso; pero algunas adiciones a los actuales aranceles sobre espíritus
destilados extranjeros, y licores de malta extranjeros, y, tal vez, una reducción de aquellos sobre los espíritus caseros, lo garantizarían más eficazmente; y no ocurre ninguna objeción muy
importante a ninguno de los dos. Un aumento de los derechos aplicados a los aguardientes importados favorecería, al igual que la destilación de los aguardientes de melaza, a la del grano. Y
para asegurar a la nación el beneficio de una fabricación, incluso de materiales extraños, siempre es excelente, aunque quizás de importancia secundaria. Una fuerte impresión prevalece en
las mentes de los interesados en las destilerías (incluyendo, también, las más sinceras e ilustradas) que las mayores diferencias en las tasas de impuestos a los espíritus nacionales y
extranjeros son necesarias para asegurar la fabricación exitosa de este último. ;y hay hechos que dan derecho a esta impresión a la atención. Se sabe que el precio de la melaza, durante
algunos años, ha ido aumentando sucesivamente en los mercados de la India occidental, debido en parte a una competencia que no existía anteriormente, y en parte a una extensión de la
demanda en este país; y es evidente que las perturbaciones tardías en esas islas, de las cuales sacamos nuestro suministro principal, hasta ahora deben interferir con la producción del
artículo, como para ocasionar una mejora material del precio. La destrucción y la devastación que acompañan a la insurrección en La Española en particular, no solo deben contribuir mucho
a ese efecto, sino que se espera que le den cierta duración. Estas circunstancias, y el deber de tres centavos por galón sobre la melaza, pueden dificultar el mantenimiento de los
destiladores de ese material,con un beneficio adecuado, una competencia con el ron traído de las Indias Occidentales, cuya calidad es tan considerablemente superior. El consumo de
Ginebra, o gin, en este país, es extenso. No pasó mucho tiempo desde que las destilerías de la misma crecieron entre nosotros, para cualquier importancia. Ahora se están convirtiendo en
consecuencia, pero todavía están en su infancia y requieren protección. Está representado que el precio de algunos de los materiales es mayor aquí que en Holanda, de donde se traen
grandes cantidades -el precio de la mano de obra considerablemente mayor- las capitales dedicadas al negocio allí, mucho más grandes que las que se emplean aquí. -La tasa de ganancias,
a la que los enterradores pueden permitirse llevarla, mucho menos- los prejuicios a favor de la ginebra importada, fuerte. Estas circunstancias son alegadas,para compensar los cargos que
conllevan la presentación del artículo de Europa a los Estados Unidos, y la diferencia actual del deber, a fin de obstruir el enjuiciamiento de la fabricación con la debida ventaja. Experimento
podría, tal vez, solo decidir con certeza la justicia de las sugerencias que se hacen; pero en relación con las ramas de fabricación tan importantes, parecería inoportuno arriesgarse a un
problema desfavorable, y mejor errar por el lado de demasiado grande, que de demasiado pequeño, una diferencia en el particular en cuestión. Por lo tanto, se somete a una adición de dos
centavos por galón al impuesto sobre los espíritus importados de la primera clase de prueba, con un aumento proporcional sobre los de mayor prueba; y que una deducción de un centavo.
por galón se debe al impuesto a los espíritus destilados dentro de los Estados Unidos,comenzando con la primera clase de prueba, y una deducción proporcional del deber sobre aquellos de
mayor prueba. Se ha comprobado que, con mucho, la mayor parte de los licores de malta que se consumen en los Estados Unidos son productos de cervecerías nacionales. Es deseable, y,
con toda probabilidad, alcanzable, que el consumo total debería ser suministrado por nosotros mismos. Los licores de malta hechos en casa, aunque son inferiores a los mejores, equivalen a
una gran parte de los que se han importado habitualmente. El progreso ya hecho, es una serie de lo que se puede lograr. La creciente competencia es una garantía de mejora. Esto se
acelerará con medidas tendientes a invitar a un mayor capital a este canal de empleo. Para que el fomento de cervecerías nacionales sea decisivo, puede ser aconsejable sustituirlo por las
tasas de impuestos actuales,ocho centavos por galón en general; y merecerá ser considerado como un protector contra las invasiones, si no debería haber una prohibición de su importación,
excepto en barriles de considerable capacidad. Es de esperar que tal deber desterraría del mercado licores de malta extranjeros de calidad inferior; y que el mejor tipo solo se seguiría
importando, hasta que debería ser suplantado por los esfuerzos de igual habilidad o cuidado en el hogar. Hasta ese período, la importación calificada sería un estímulo útil para la mejora; y,
mientras tanto, el pago del precio incrementado para el disfrute de un lujo, con el fin de alentar a una rama más útil de la industria nacional, no podía razonablemente considerarse una
dificultad. Como una ayuda adicional a las manufacturas de granos, aunque a menor escala, los artículos de almidón, polvo para el cabello,y las obleas, se pueden colocar con gran
propiedad entre las que tienen una calificación del quince por ciento. Ningún fabricante es más simple, ni está más completamente al alcance de un suministro completo de fuentes
domésticas; y es una política, tan común como obvia, convertirlos en objetos de deberes prohibitorios o de prohibición expresa. FLAX Y HEMP Los fabricantes de estos artículos tienen tanta
afinidad entre sí, y a menudo se mezclan, que pueden ser considerados conjuntamente. La importancia de la rama del lino para la agricultura -sus preciosos efectos sobre la industria
doméstica- la facilidad con la que los materiales se pueden producir en casa en cualquier medida necesaria -los grandes avances que ya se han realizado en los tejidos más gruesos de ellos,
especialmente en el manera familiar,constituyen reclamos de fuerza peculiar para el patrocinio del gobierno. Este patrocinio se puede proporcionar de varias maneras promoviendo el
crecimiento de los materiales; aumentando los impedimentos a una competencia ventajosa de artículos extranjeros rivales; por recompensas directas o primas en la fabricación del hogar.
Primero. En cuanto a promover el crecimiento de los materiales. Con respecto al cáñamo, ya se ha hecho algo por el elevado arancel sobre el cáñamo extranjero. Si las instalaciones para la
producción nacional no fueran inusualmente grandes, la política del deber sobre la materia prima extranjera sería muy cuestionable, ya que interferiría con el crecimiento de las manufacturas
de la misma. Pero haciendo las concesiones adecuadas para esas instalaciones, y con la vista puesta en el futuro y el progreso natural del país, la medida no parece, en general,
excepcional.Un deseo fuerte se sugiere a sí mismo, que podría idearse algún método, para proporcionar un estímulo más directo al crecimiento tanto del lino como del cáñamo; tal como
sería eficaz, y al mismo tiempo no asistido con inconvenientes demasiado grandes. Con este fin, las recompensas y las primas se ofrecen a consideración; pero aún no se han producido
modificaciones de los mismos, lo que no supondría un gasto excesivo u operaría de manera desigual en relación con las circunstancias de las diferentes partes de la Unión; y que no sería
atendido con grandes dificultades en la ejecución. En segundo lugar. En cuanto a aumentar los impedimentos a una competencia ventajosa de artículos extranjeros rivales. A este fin, el
aumento obvio de los derechos de importación es el recurso obvio; que, con respecto a ciertos artículos, parece ser recomendado por razones suficientes.El principal de estos artículos es
tela de vela; uno íntimamente relacionado con la navegación y la defensa; y de la cual se estableció una floreciente fábrica en Boston, y muy prometedora en varios otros lugares. Se
presume que es seguro y aconsejable ubicar esto en la clase de artículos calificados con un 10 por ciento. Una buena razón para ello es la consideración de que se permite una recompensa
de dos peniques por litro en Gran Bretaña, tras la exportación de la tela de la vela fabricada en ese reino. También sería una buena política elevar el arancel al siete y medio por ciento. en los
siguientes artículos.-Perforaciones, osnaburgh, ticklenburghs, dowlas, lonas, rollos marrones, embolsados y sobre todas las otras sábanas, cuyo primer costo en el lugar de exportación no
exceda los 35 centavos por yarda. Una recompensa de 12 1/2 por ciento.en promedio, en la exportación de tales o similares sábanas de Gran Bretaña, alienta la fabricación de ellos en ese
país, y aumenta los obstáculos para una competencia exitosa en los países a los que se envían. Las cantidades de estopa y otras telas domésticas fabricadas en diferentes partes de los
Estados Unidos, y las expectativas que se derivan de algunos experimentos tardíos, de poder extender el uso de máquinas que ahorran trabajo en las telas más gruesas de lino, evitan el
peligro de inconvenientes de un aumento del deber sobre tales artículos, y autoriza una esperanza de éxito rápido y completo a los esfuerzos que pueden ser utilizados para procurar un
suministro interno. En tercer lugar. En cuanto a recompensas directas o primas sobre los artículos manufacturados. Para proporcionar un estímulo más eficaz a la fabricación,y al mismo
tiempo para promover la baratura del artículo para el beneficio de la navegación, será de gran utilidad permitir una recompensa de dos centavos por yarda en toda la tela de la vela que se
fabrica en los Estados Unidos con materiales propios. crecimiento. Esto también ayudaría a la cultura de esos materiales. Un estímulo de este tipo, si se adopta, debería establecerse durante
un período moderado de años, para invitar a nuevas empresas y a una extensión de las anteriores. Este es un artículo de importancia suficiente para garantizar el empleo de medios
extraordinarios a su favor. ALGODÓN Hay algo en la textura de este material que lo adapta en un grado peculiar a la aplicación de las máquinas. La utilidad de la señal del molino para hilar
algodón, no hace mucho inventado en Inglaterra, se ha notado en otro lugar;pero hay otras máquinas apenas inferiores en utilidad, que, en las diferentes fábricas de este artículo, se emplean
exclusivamente o con un efecto más que ordinario. Esta circunstancia muy importante recomienda los tejidos de algodón, de manera más particular, a un país en el que el defecto de las
manos constituye el mayor obstáculo para el éxito. La variedad y el alcance de los usos a los que se aplican las manufacturas de este artículo es otro argumento poderoso a su favor. Y la
facultad de los Estados Unidos para producir la materia prima en abundancia, y de una calidad que, aunque supuestamente es inferior a la que se produce en otros sectores, es, sin embargo,
capaz de ser utilizada con ventaja en muchas telas, y es probablemente susceptible de ser llevado, por una cultura más experimentada, a una perfección mucho mayor,sugiere un incentivo
adicional y muy convincente para la vigorosa búsqueda de la rama algodonera, en sus varias subdivisiones. Cuánto se ha hecho ya, se ha indicado en una parte anterior de este informe.
Además de esto, se puede anunciar que una sociedad se está formando con un capital que se espera se extienda a al menos medio millón de dólares; en nombre de los cuales, ya se han
tomado medidas para enjuiciar, en gran escala, la fabricación e impresión de productos de algodón. Estas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier
obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres
centavos por libraEl deber actual de tres centavos por libraEl deber actual de tres centavos por libraen sus varias subdivisiones. Cuánto se ha hecho ya, se ha indicado en una parte anterior
de este informe. Además de esto, se puede anunciar que una sociedad se está formando con un capital que se espera se extienda a al menos medio millón de dólares; en nombre de los
cuales, ya se han tomado medidas para enjuiciar, en gran escala, la fabricación e impresión de productos de algodón. Estas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar
cualquier obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual
de tres centavos por libraen sus varias subdivisiones. Cuánto se ha hecho ya, se ha indicado en una parte anterior de este informe. Además de esto, se puede anunciar que una sociedad se
está formando con un capital que se espera se extienda a al menos medio millón de dólares; en nombre de los cuales, ya se han tomado medidas para enjuiciar, en gran escala, la
fabricación e impresión de productos de algodón. Estas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento
favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres centavos por libraque se está formando una sociedad
con un capital que se espera se extienda a al menos medio millón de dólares; en nombre de los cuales, ya se han tomado medidas para enjuiciar, en gran escala, la fabricación e impresión
de productos de algodón. Estas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en
cuestión, y de agregar los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres centavos por libraque se está formando una sociedad con un capital que se espera
se extienda a al menos medio millón de dólares; en nombre de los cuales, ya se han tomado medidas para enjuiciar, en gran escala, la fabricación e impresión de productos de algodón.
Estas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar los
estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres centavos por libraEstas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier obstrucción
que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres centavos por
libraEstas circunstancias conspiran para indicar la conveniencia de eliminar cualquier obstrucción que pueda existir para el enjuiciamiento favorable de las fábricas en cuestión, y de agregar
los estímulos que puedan parecer necesarios y adecuados. El deber actual de tres centavos por libra sobre la materia prima extranjera, es indudablemente un impedimento muy serio para el
progreso de esas fábricas. La tendencia perjudicial de los deberes similares, ya sea antes del establecimiento, o en la infancia de la fabricación nacional del artículo, en lo que respecta a la
fabricación; y se han anticipado sus peores que la inutilidad, en relación con la producción doméstica del material en sí, particularmente al discutir el tema de las recompensas pecuniarias. El
algodón no tiene las mismas pretensiones con el cáñamo para formar una excepción a la regla general. Al no ser, como el cáñamo, una producción universal del país, ofrece menos garantía
de un suministro interno adecuado; pero la principal objeción surge de las dudas que se tienen sobre la calidad del algodón nacional. Se alega,que la fibra es considerablemente más corta y
más débil que la de otros lugares; y se ha observado como regla general, que cuanto más cerca del lugar de crecimiento hacia el ecuador, mejor es la calidad del algodón. Lo que viene de
Cayenne, Surrinam y Demarara, se dice que es preferible, incluso con una diferencia de precio sustancial, para el algodón de las islas. Si bien se puede complacer razonablemente una
esperanza, que con el cuidado y la atención debidos, se puede hacer que el algodón nacional se aproxime más de lo que lo hace ahora al de las regiones algo más favorecidas por el clima; y
si bien los hechos autorizan una opinión, ese gran uso que se puede hacer de ella, y que es un recurso que otorga mayor seguridad a los tejidos de algodón de este país, que la que puede
disfrutar cualquiera que dependa totalmente del suministro externo, lo hará. ciertamente sea sabio en cada vista,para permitir que nuestros fabricantes infantiles tengan el beneficio completo
de los mejores materiales en los términos más baratos. Es obvio que la necesidad de tener tales materiales, está en proporción con la falta de experiencia e inexperiencia de los trabajadores
empleados, quienes, si son inexpertos, no dejarán de cometer grandes desperdicios, donde los materiales con los que trabajarán son de un tipo indiferente. Para asegurar a los fabricantes
nacionales una ventaja tan esencial, es indispensable derogar el presente impuesto sobre el algodón importado. Un sustituto de esto, mucho más alentador para la producción nacional, será
otorgar una recompensa por el algodón nacional, cuando se forje en una fábrica de casas; a lo que se puede agregar una recompensa por la exportación. Cualquiera, o ambos, harían mucho
más para promover el crecimiento del artículo, que el estímulo meramente nominal, que se propone abolir.El primero también tendría una influencia directa en el fomento de la fabricación. La
recompensa que se ha mencionado como existente en Gran Bretaña sobre la exportación de linos gruesos que no excedan un cierto valor, se aplica también a ciertas descripciones de
productos de algodón de valor similar. Esto proporciona un argumento adicional para permitir a los fabricantes nacionales las especies de aliento que se acaban de sugerir y, de hecho, para
agregar alguna otra ayuda. Un centavo por yarda, no menos de un ancho determinado, en todos los productos de algodón, o de algodón y lino mezclados, que se fabrican en los Estados
Unidos, con la adición de un centavo por libra de peso del material, si está hecho de algodón nacional, equivaldría a una ayuda de considerable importancia, tanto para la producción como
para la fabricación de ese valioso artículo. Y está concebido,que el gasto estaría bien justificado por la magnitud del objeto. La impresión y la tinción de los productos de algodón, se sabe que
es un negocio distinto de la fabricación de los mismos. Es uno de fácil realización, y que, como agrega materialmente al valor del artículo en su estado blanco, y lo prepara para una variedad
de nuevos usos, es importante promoverlo. Como los algodones importados, al igual que los que se fabrican en casa, pueden ser objetos de esta fabricación, merecerán consideración, ya
sea que no deba permitirse extraer el conjunto o una parte del derecho sobre los productos de línea blanca. a favor de quienes los imprimen o manchan. Esta medida ciertamente funcionaría
como un poderoso estímulo para el negocio; y aunque en cierto grado puede contrarrestar la fabricación original de los artículos,Probablemente más que compensar esta desventaja en el
rápido crecimiento de una rama colateral que es de una naturaleza antes de alcanzar la madurez. Cuando se haya realizado un progreso suficiente, el inconveniente podrá derogarse, y en
ese momento se habrá extendido el suministro interno de los artículos que se imprimirán o mancharán. Si el deber del siete y medio por ciento. en ciertos tipos de productos de algodón se
extendió a todos los productos de algodón, o de los cuales es el material principal, probablemente sería más que contrarrestar el efecto del inconveniente propuesto en relación con la
fabricación del artículo. Y no se produce objeción material a dicha extensión. El deber, entonces, teniendo en cuenta todas las circunstancias que asisten a los bienes de esta descripción, no
podría considerarse inconvenientemente alto;y se puede inferir por varias causas que los precios de los mismos continuarían siendo moderados. Las fábricas de productos de algodón no
desde hace mucho tiempo establecidas en Beverly en Massachusetts, y en Providence, en el estado de Rhode-Island, y conducidas con una perseverancia que corresponde a los motivos
patrióticos que las iniciaron, parecen haber superado los primeros obstáculos para el éxito; produciendo corderoys, terciopelos, fustians, jeans y otros artículos similares, de una calidad que
tendrá una comparación con los artículos similares traídos de Manchester. El de Providence tiene el mérito de ser el primero en introducir en los Estados Unidos la famosa fábrica de algodón;
que no solo proporciona materiales para esa fábrica en sí, sino para el suministro de familias privadas para la fabricación doméstica. Otras fábricas del mismo material,como empresas
regulares, también se han comenzado en diferentes lugares en el estado de Connecticut, pero todo en una escala más pequeña que las mencionadas anteriormente. Algunos ensayos
también están haciendo impresión y tinción de productos de algodón. Ya hay varios pequeños establecimientos de este tipo a pie. LANA En un país, cuyo clima participa de una proporción
tan considerable de invierno como la de una gran parte de los Estados Unidos, la rama de lana no puede considerarse inferior a la que se relaciona con la ropa de los habitantes. Las
manufacturas domésticas de este material se llevan a cabo en diferentes partes de los Estados Unidos en una medida muy interesante; pero solo hay una rama que, como un negocio
regular, se puede decir que ha adquirido madurez. Esta es la fabricación de sombreros. Sombreros de lana y lana mezclada con pielesse hacen en grandes cantidades en diferentes estados;
y no parece faltar algo, sino un suministro adecuado de materiales para hacer que la fabricación sea acorde con la demanda. Un ensayo prometedor hacia la fabricación de telas, cassimeres
y otros artículos de lana, también está sucediendo en Hartford, en Connecticut. Los especímenes de los diferentes tipos que se hacen, en posesión del Secretario, evidencian que estos
tejidos han alcanzado un grado de perfección muy considerable. Su calidad sin duda supera cualquier cosa que podría haberse buscado en tan poco tiempo, y bajo tan grandes desventajas;
y conspira con la escasez de los medios, que han estado bajo el mando de los directores, para formar el panegírico de ese espíritu público, perseverancia y juicio, que han sido capaces de
lograr tanto.Para apreciar y llevar a la madurez a este precioso embrión, debe comprometerse con los deseos más ardientes y el arrepentimiento proporcional, en cuanto a los medios para
hacerlo, puede parecer difícil o incierto. Las medidas que deberían tender a promover un suministro abundante de lana de buena calidad, probablemente proporcionarían la ayuda más eficaz
que las circunstancias actuales lo permitan. Alentar la crianza y la mejora de la raza de las ovejas en el hogar, sin duda sería el recurso más deseable para ese fin; pero puede que no sea lo
único suficiente, especialmente porque todavía es un problema, si nuestra lana es capaz de tal grado de mejora, como para hacerla apta para las telas más finas. Probablemente se
encontrarían las primas como el mejor medio para promover el suministro doméstico y las bondades del suministro extranjero. El primero puede estar dentro del alcance de la institución que
se presentará a continuación;el último requeriría una disposición legislativa específica. Si se conceden recompensas, deben, por supuesto, ajustarse teniendo en cuenta tanto la calidad como
la cantidad. Un fondo para este propósito puede derivarse de la adición de dos y medio por ciento. a la tasa actual de impuestos sobre carpelos y alfombras; un aumento, al cual la naturaleza
de los artículos no sugiere ninguna objeción, y que al mismo tiempo puede proporcionar un motivo más para la fabricación de ellos en casa; hacia el cual se han hecho algunos comienzos.
SEDA La producción de este artículo es atendida con gran facilidad en la mayor parte de los Estados Unidos. Algunos ensayos agradables están haciendo en Connecticut, también hacia eso,
en cuanto a la fabricación de lo que se produce. Medias, pañuelos, cintas y botones están hechos, aunque todavía en pequeñas cantidades.Una fábrica de encaje, en una escala no muy
extensa, ha sido memorable en Ipswich, en el estado de Massachusetts. Una exención del material del arancel que ahora paga por la importación, y las primas sobre la producción, que se
dispensarán bajo la dirección de la institución antes mencionada, parecen ser la única especie de aliento aconsejable en una etapa tan temprana de la producción. cosa. VIDRIO Los
materiales para hacer vidrio se encuentran en todas partes. En los Estados Unidos no hay deficiencia de ellos. Las arenas y las piedras llamadas Tarso, que incluyen sustancias finas y
cristalinas en general, y las sales de varias plantas, particularmente del kali de algas marinas, o algas marinas, constituyen los ingredientes esenciales. Una extraordinaria abundancia de
combustible es una ventaja particular que disfruta este país para tales manufacturas. Ellos, sin embargo,requieren grandes capitales e implican mucho trabajo manual. Diferentes fábricas de
vidrio ahora están a pie en los Estados Unidos. El deber actual de doce y medio por ciento. en todos los artículos de vidrio importados, es un estímulo considerable para esas fábricas. Si algo
además se considera elegible, el más apropiado parecería ser una recompensa directa en el vidrio de ventana y botellas negras. El primero se recomienda a sí mismo como un objeto de
conveniencia general; el último se suma a ese personaje, la circunstancia de ser un elemento importante en las cervecerías. Se presenta una queja de gran deficiencia a este respecto. GUN-
POWDER No poco se ha avanzado últimamente en la fabricación de este artículo tan importante. Puede, de hecho, considerarse como ya establecido; pero su gran importancia hace que su
extensión adicional sea muy deseable.Los estímulos que ya disfruta son un deber del diez por ciento. sobre el artículo rival extranjero, y una exención de sal-petre, uno de los principales
ingredientes del cual está compuesto, del deber. Una exención similar de azufre, otro ingrediente principal, parece ser igualmente adecuada. Ninguna cantidad de este artículo ha sido
producida por fuentes internas. El uso que se le da al terminar el fondo de los barcos es un aliciente adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la
inspección cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos
y son más adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetablesobre el artículo rival extranjero, y una exención de sal-petre, uno de los
principales ingredientes del cual está compuesto, del deber. Una exención similar de azufre, otro ingrediente principal, parece ser igualmente adecuada. Ninguna cantidad de este artículo ha
sido producida por fuentes internas. El uso que se le da al terminar el fondo de los barcos es un aliciente adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la
inspección cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos
y son más adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetablesobre el artículo rival extranjero, y una exención de sal-petre, uno de los
principales ingredientes del cual está compuesto, del deber. Una exención similar de azufre, otro ingrediente principal, parece ser igualmente adecuada. Ninguna cantidad de este artículo ha
sido producida por fuentes internas. El uso que se le da al terminar el fondo de los barcos es un aliciente adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la
inspección cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos
y son más adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetableUna exención similar de azufre, otro ingrediente principal, parece ser
igualmente adecuada. Ninguna cantidad de este artículo ha sido producida por fuentes internas. El uso que se le da al terminar el fondo de los barcos es un aliciente adicional para colocarlo
en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la inspección cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que
se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos y son más adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetableUna exención
similar de azufre, otro ingrediente principal, parece ser igualmente adecuada. Ninguna cantidad de este artículo ha sido producida por fuentes internas. El uso que se le da al terminar el fondo
de los barcos es un aliciente adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la inspección cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las
manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos y son más adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una
rama en la que el progreso respetablees un incentivo adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la inspección cuidadosa del artículo tendrían una
tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos y son más adecuadas para el suministro
nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetablees un incentivo adicional para colocarlo en la clase de bienes gratuitos. Las regulaciones para la inspección
cuidadosa del artículo tendrían una tendencia favorable. PAPEL Las manufacturas de papel se encuentran entre las que se obtienen con la mayor madurez en los Estados Unidos y son más
adecuadas para el suministro nacional. El de Paperhangings es una rama en la que el progreso respetable fue hecho. Nada material parece querer para el éxito adicional de esta valiosa
sucursal, que ya está protegida por un deber competente en artículos importados similares. En la enumeración de los varios tipos hechos sujetos a ese deber, se han omitido el papel de
revestimiento y el cartucho. Estas son las manufacturas más simples del género, y necesarias para el suministro militar, así como para la construcción naval, se recomiendan, al igual que las
de otras descripciones, como estímulo, y parecen estar tan dentro del alcance de los esfuerzos domésticos. LIBROS IMPRESOS La gran cantidad de imprentas diseminadas en toda la Unión
parece ofrecer una garantía de que no es necesario endeudarse con los países extranjeros para imprimir los libros que se usan en los Estados Unidos. Un deber del diez por ciento. en lugar
de cinco,que ahora se carga sobre el artículo, tendrían una tendencia a ayudar al negocio internamente. Ocurre, como objeción a esto, que puede tener un aspecto desfavorable hacia la
literatura, elevando los precios de los libros de uso universal en las familias privadas, las escuelas y otros seminarios de aprendizaje. Pero la diferencia en que se conciba no tendrá efecto.
En cuanto a los libros que generalmente llenan las bibliotecas de las clases más ricas, y de los hombres profesionales, tal aumento de los precios, como podría ser ocasionado por un arancel
adicional del cinco por ciento. se sentiría muy poco como un impedimento para la adquisición. Y con respecto a los libros que pueden ser especialmente importados para el uso de seminarios
particulares de aprendizaje, y de bibliotecas públicas, sería aconsejable una exención total del servicio,que iría hacia obviar la objeción que acabo de mencionar. Ahora están sujetos a un
arancel del cinco por ciento. En cuanto a los libros en el uso más general de la familia, la constancia y la universalidad de la demanda, garantizarían los esfuerzos para proporcionarlos en
casa, y los medios son completamente adecuados. También se puede esperar finalmente, en este como en otros casos, que la extensión de la fabricación nacional conduzca a la baratura del
artículo. No debe pasar desapercibido, que para alentar la impresión de libros, es fomentar la fabricación de papel. AZÚCARES REFINADOS Y CHOCOLATE Se encuentran entre la cantidad
de manufacturas nacionales extensas y prósperas. Las desventajas de los aranceles sobre los materiales de los que se fabrican respectivamente, en casos de exportación, tendrían una
influencia beneficiosa sobre la fabricación, y se ajustarían a un precedente,que ya se ha proporcionado en el caso de la melaza, en la exportación de aguardientes destilados. Cacao: la
materia prima ahora paga una tasa de un centavo por libra, mientras que el chocolate, que es una manufactura prevaleciente y muy simple, está comprendido en la masa de artículos
clasificados en no más del cinco por ciento. Parece ser apropiado fomentar la fabricación, mediante un impuesto algo más elevado sobre su rival extranjero, que lo que se paga con la materia
prima. Se presume que dos centavos por libra de chocolate importado no causarán inconvenientes. Las cabezas anteriores comprenden la más importante de las varias clases de
manufacturas, que han ocurrido como requeridas y, al mismo tiempo, como las más apropiadas para el aliento público; y se han sugerido las medidas para proporcionarlo, que parecen haber
sido mejor calculadas para responder al final.Las observaciones, que han acompañado esta delineación de objetos, reemplazan la necesidad de muchos comentarios complementarios. Sin
embargo, uno o dos pueden no ser del todo superfluos. Las bondades se proponen en varios casos como una especie de aliento. Es una objeción familiar para ellos que sean difíciles de
manejar y puedan ser objeto de fraudes. Pero ni esa dificultad ni este peligro parecen lo suficientemente grandes como para contrarrestar las ventajas de las cuales son productivos, cuando
se aplican correctamente. Y se presume que se ha demostrado que, en algunos casos, particularmente en la infancia de nuevas empresas, son indispensables. Sin embargo, será necesario
proteger, con extraordinaria circunspección, la manera de dispensarlos. Se han pensado las precauciones necesarias; pero entrar en los detalles aumentaría este informe, ya voluminoso,a un
tamaño demasiado inconveniente. Si el principio no se considera inadmisible, los medios para evitar un abuso de él no presentarán obstáculos insuperables. Hay guías útiles de práctica en
otros cuartos. Por lo tanto, solo debe señalarse aquí, en relación con este punto, que cualquier recompensa que pueda aplicarse a la fabricación de un artículo no puede ampliarse con
seguridad más allá de aquellas fábricas en las que la fabricación del artículo es un comercio regular. Sería imposible anexar precauciones adecuadas a un beneficio de esa naturaleza, si se
extendiera a cada familia privada, en la cual la fabricación se llevó a cabo de manera incidental, y siendo una ocupación meramente incidental que ocupa una parte del tiempo que de otro
modo se perdería, se puede llevar a cabo ventajosamente, sin una ayuda tan especial.La posibilidad de una disminución de los ingresos también puede presentarse, como una objeción a los
arreglos, que se han presentado. Pero no hay verdad, en la cual se pueda confiar más firmemente, que promover los intereses del revenn, por cualquier cosa que promueva un aumento de la
industria y la riqueza nacional. En proporción al grado de estos, es la capacidad de cada país para contribuir al tesoro público; y donde la capacidad de pago aumenta, o incluso no
disminuye, la única consecuencia de las medidas, que disminuyen cualquier recurso en particular, es un cambio del objeto. Si mediante el fomento de la fabricación de un artículo en el hogar,
los ingresos, que se han acumulado a partir de su importación, deberían reducirse, se puede encontrar fácilmente una indemnización, ya sea de la propia fabricación o de algún otro
objeto.que se puede considerar más conveniente. Sin embargo, las medidas que se han presentado, tomadas en conjunto, durante un largo tiempo llegarán más bien a aumentar que a
disminuir los ingresos públicos. Hay poco margen de esperanza para que el progreso de las manufacturas se mantenga igualmente al ritmo del progreso de la población, como para evitar,
incluso, un aumento gradual del producto de los derechos sobre los artículos importados. Sin embargo, como se propone una abolición en algunos casos, y una reducción en otros de los
aranceles, que se han comprometido para la deuda pública, es esencial que esté acompañada de un sustituto competente. Para ello, es necesario que todos los deberes adicionales que se
establezcan sean apropiados en primera instancia para reemplazar todas las defraudaciones que puedan proceder de tal abolición o disminución. Es evidente,a primera vista, que no solo
serán adecuados para esto, sino que producirán un considerable excedente. Este excedente servirá. Primero. Para constituir un fondo para pagar las recompensas que se han decretado. En
segundo lugar. Para constituir un fondo para las operaciones de una Junta, que se establecerá, para la promoción de Artes, Agricultura, Manufacturas y Comercio. De esta institución, se han
dado diferentes insinuaciones en el curso de este informe. Ahora se presentará un esquema de un plan para él. Que una cierta suma anual, separada, y colocada bajo la dirección de
Comisionados, no menos de tres, consista en ciertos oficiales del gobierno y sus sucesores en la oficina. Permita que estos comisionados estén facultados para aplicar el fondo que se les
confió, para sufragar los gastos de la emigración de artistas.y Fabricantes en ramas particulares de extraordinaria importancia -para inducir el enjuiciamiento y la introducción de
descubrimientos útiles, inventos y mejoras, mediante recompensas proporcionadas, juiciosamente extendidas y aplicadas- para alentar mediante premios tanto honorables como lucrativos
los esfuerzos de las personas y de las clases, en relación con los diversos objetos, están encargados de promover y proporcionar otras ayudas a esos objetos, como generalmente se
designa por ley. Los Comisionados rinden (a la Legislatura) una cuenta anual de sus transacciones y desembolsos; y todas las sumas que no se hayan aplicado a los fines de su fideicomiso,
al final de cada tres años, para revertir al Tesoro. También se les puede imponer, no para extraer el dinero, sino para un desembolso específico.Además puede ser útil, para autorizarlos a
recibir contribuciones voluntarias; por lo que es su deber aplicarlos a los objetos particulares para los que se hayan realizado, si los hubiere han designado los donantes. Hay razones para
creer que el progreso de manufacturas particulares se ha visto muy retrasado por la falta de obreros hábiles. Y a menudo sucede que los capitales empleados no son iguales a los propósitos
de traer del extranjero a trabajadores de un tipo superior. Aquí, en casos dignos de ello, la agencia auxiliar del gobierno sería con toda probabilidad útil. También hay valiosos trabajadores, en
cada rama, a quienes se les impide emigrar únicamente por falta de medios. Las ayudas ocasionales a tales personas administradas adecuadamente pueden ser una fuente de adquisiciones
valiosas para el país. La propiedad de estimular por recompensas,la invención e introducción de mejoras útiles, se admite sin dificultad. Pero el éxito de los intentos de esta manera debe
depender evidentemente de la manera de conducirlos. Es probable que la colocación de la dispensa de esas recompensas bajo una dirección discrecional apropiada, donde puedan ir
acompañadas de expedientes colaterales, sirva para darles la más segura eficacia. Parece impracticable distribuir, por reglas generales, compensaciones específicas por descubrimientos de
utilidad desconocida y desproporcionada. El gran uso que se puede hacer de un fondo de esta naturaleza para procurar e importar mejoras extranjeras es particularmente obvio. Entre estos,
el artículo de máquinas sería un elemento más importante. La operación y la utilidad de las primas se han anunciado;junto con las ventajas que han resultado de su dispensa, bajo la
dirección de ciertas sociedades públicas y privadas. De esto se ha tenido alguna experiencia en el caso de la sociedad de Pensilvania (para la Promoción de Manufacturas y Artes útiles;)
pero los fondos de esa asociación han sido demasiado contratados para producir más que una porción muy pequeña del bien al que el principios de lo que habría llevado. Se puede afirmar
con confianza que apenas hay algo que se haya ideado, mejor calculado para estimular un espíritu general de mejora que las instituciones de esta naturaleza. Son realmente invaluables. En
países donde existe una gran riqueza privada, mucho puede verse afectado por las contribuciones voluntarias de individuos patrióticos, pero en una comunidad situada como la de los
Estados Unidos,el erario público debe suplir la deficiencia de recursos privados. ¿En qué puede ser tan útil como para estimular y mejorar los esfuerzos de la industria? Todo lo cual es
humildemente presentado Alexander Hamilton Secretario del Tesoro
Habiendo examinado con atención el Secretario del Tesoro los documentos que contienen las opiniones del Secretario de Estado y el Fiscal General, sobre la constitucionalidad del proyecto
de ley para establecer un Banco Nacional, procede, de acuerdo con la orden del Presidente, a presentar los motivos que lo han inducido a tener una opinión diferente. Habrá sido,
naturalmente, anticipado, que al realizar esta tarea, sentiría una solicitud poco común. Las consideraciones personales solas, que surgen del reflejo de que la medida se originó con él, serían
suficientes para producirlo. El sentido que ha manifestado de la gran importancia de tal institución para la administración exitosa del departamento bajo su cuidado particular, y la expectativa
de graves consecuencias negativas resultantes de una falla de la medida, no le permiten estar sin ansiedad. en cuentas públicas. Pero la principal solicitud surge de una firme persuasión, de
que los principios de construcción como los propugnados por el Secretario de Estado y el Fiscal General serían fatales para la autoridad justa e indispensable de los Estados Unidos. Al entrar
en la discusión,se debe suponer que las objeciones del Secretario de Estado y el Fiscal General se basan en una negación general de la autoridad de los Estados Unidos para erigir
corporaciones. Este último, de hecho, admite expresamente que si hay algo en el proyecto de ley que no está garantizado por la Constitución, es la cláusula de incorporación. Ahora le parece
al Secretario del Tesoro que este principio general es inherente a la definición misma de gobierno, y es esencial para cada paso del progreso que haga el de los Estados Unidos, a saber: que
todo poder conferido a un gobierno está en su naturaleza soberana, e incluye, por la fuerza del término, el derecho a emplear todos los medios necesarios y bastante aplicables para el logro
de los fines de tal poder, y que no están excluidos por las restricciones y excepciones especificadas en la Constitución,o no es inmoral, o no es contrario a los fines esenciales de la sociedad
política. Este principio, en su aplicación al gobierno en general, sería admitido como un axioma; y les corresponderá a quienes se inclinan a negarlo, a probar una distinción y a demostrar que
una regla que, en el sistema general de cosas, es esencial para la preservación del orden social, es inaplicable a los Estados Unidos. . La circunstancia de que los poderes de la soberanía se
encuentren en este país divididos entre los gobiernos nacional y estatal, no permite la distinción requerida. De esto no se deduce que cada una de las partes de los poderes delegados a uno
u otro no sea soberana con respecto a sus propios objetos. De esto solo se desprenderá que cada uno tiene poder soberano sobre ciertas cosas, y no sobre otras cosas.Negar que el
gobierno de los Estados Unidos tenga poder soberano, en cuanto a sus propósitos declarados y confianzas, porque su poder no se extiende a todos los casos sería igualmente negar que los
gobiernos estatales tienen poder soberano en cualquier caso, porque su poder sí no se extiende a todos los casos La décima sección del primer artículo de la Constitución exhibe una larga
lista de cosas muy importantes que no pueden hacer. Y así Estados Unidos proporcionaría el espectáculo singular de una sociedad política sin soberanía, o de un pueblo gobernado, sin
gobierno. Si fuera necesario aportar pruebas a una proposición tan clara, como la que afirma que los poderes del gobierno federal, en cuanto a sus objetivos, eran soberanos, hay una
cláusula de su Constitución que sería decisiva. Es eso lo que declara que la Constitución,y las leyes de los Estados Unidos hicieron en cumplimiento de ello, y todos los tratados hechos, o
que se harán, bajo su autoridad, serán la Ley Suprema de la tierra. El poder que puede crear la ley suprema de la tierra en cualquier caso, es indudablemente soberano en tal caso. Este
principio general e indiscutible pone fin de inmediato a la pregunta abstracta, si los Estados Unidos tienen poder para erigir una corporación; es decir, para dar una capacidad legal o artificial
a una o más personas, distinta de la natural. Porque incuestionablemente es incidental para el poder soberano erigir corporaciones, y en consecuencia a la de los Estados Unidos, en relación
con los objetos confiados a la gestión del gobierno. La diferencia es esta: cuando la autoridad del gobierno es general, puede crear empresas en todos los casos,donde se limita a ciertas
ramas de la legislación, puede crear corporaciones solo en esos casos. En este caso, en lo que concierne a los razonamientos del Secretario de Estado y el Fiscal General, se puede permitir
que descanse la afirmación de la constitucionalidad del proyecto de ley. Se le ocurrirá al Presidente, que el principio aquí avanzado no ha sido tocado por ninguno de ellos. Para una
elucidación más completa del punto, sin embargo, los argumentos que habían utilizado en contra de la constitucionalidad del Banco de los Estados Unidos por Alexander Hamilton Filadelfia,
23 de febrero de 1791 el poder del gobierno para erigir corporaciones, por extrañas que sean a la gran y fundamental regla que se ha establecido, será particularmente examinada. Y
después de mostrar que no tienden a perjudicar su fuerza,también se mostrará que el poder de incorporación, que incumbe al gobierno en ciertos casos, se extiende bastante al caso
particular que es el objeto del proyecto de ley. El primero de estos argumentos es que el fundamento de la Constitución se basa en este fundamento: "Que todos los poderes no delegados a
los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por los estados, están reservados para los estados, o para el personas. "De donde se supone que se infiere, que el Congreso no puede
en ningún caso ejercer ningún poder no incluido en los que no están enumerados en la Constitución. Y se afirma, que el poder de erigir una corporación no está incluido en ninguno de los
poderes enumerados. La principal proposición aquí presentada, en su verdadero significado, no debe ser cuestionada. No es más que una consecuencia de esta máxima republicana,que
todo el gobierno es una delegación de poder. Pero lo que se delegue en cada caso, es una cuestión de hecho, que debe establecerse mediante razonamiento y construcción justos, sobre las
disposiciones particulares de la Constitución, tomando como guías los principios generales y fines generales de los gobiernos. No se niega que existan poderes implícitos, ni tampoco
expresos, y que los primeros se delegan tan efectivamente como los segundos. Y en aras de la precisión, se mencionará que existe otra clase de poderes que pueden denominarse
adecuadamente poderes resultantes. No se duda, que si los Estados Unidos hicieran una conquista de cualquiera de los territorios de sus vecinos, tendrían jurisdicción soberana sobre el
territorio conquistado. Esto sería más bien un resultado, de toda la masa de los poderes del gobierno,y de la naturaleza de la sociedad política, que una consecuencia de cualquiera de los
poderes especialmente enumerados. Pero sea como fuere, proporciona una sorprendente ilustración de la doctrina general que se defiende; muestra un extenso caso en el que el poder de
crear corporaciones está implicado en, o resultaría de, algunas o todas las facultades conferidas al gobierno nacional. La jurisdicción adquirida sobre ese país conquistado sin duda sería
competente para cualquier especie de legislación. Regresar: se concede que los poderes implícitos deben considerarse delegados por igual con los expresos. Luego se sigue que, como el
poder de erigir una corporación puede ser implícito como cualquier otra cosa, también puede emplearse como instrumento o medio para llevar a cabo cualquiera de los poderes
especificados, como cualquier otro instrumento o medio .La única pregunta debe ser en esto, como en cualquier otro caso, si el medio para ser empleado o en este caso, la corporación que
se erigirá, tiene una relación natural con cualquiera de los objetos reconocidos o fines legales del gobierno. Por lo tanto, una corporación no puede ser erigida por el Congreso para supervisar
a la policía de la ciudad de Filadelfia, ya que no están autorizadas para regular a la policía de esa ciudad. Pero uno puede erigirse en relación con la recaudación de impuestos, o con el
comercio con países extranjeros, o con el comercio entre los estados, o con las tribus indias; porque es competencia del gobierno federal regular esos objetos, y porque incumbe a un poder
soberano o legislativo general regular una cosa, emplear todos los medios que se relacionan con su regulación con la mejor y mayor ventaja.Una extraña falacia parece haberse deslizado en
la manera de pensar y razonar sobre el tema. La imaginación parece haber estado inusualmente ocupada al respecto. Una incorporación parece haber sido considerada como una gran cosa
substantiva e independiente; como un fin político de peculiar magnitud y momento; mientras que realmente debe considerarse como una calidad, capacidad o medio para un fin. De este
modo, se forma una empresa mercantil, con un cierto capital, con el propósito de llevar a cabo una rama comercial particular. Aquí el negocio a ser procesado es el final. La asociación, para
formar el capital requerido, es la media principal. Supongamos que se agrega una incorporación a esto, solo sería agregar una nueva calidad a esa asociación, para darle una capacidad
artificial,mediante el cual se podría procesar el negocio con más seguridad y conveniencia. Que la importancia del poder de incorporación ha sido exagerada, lo que lleva a conclusiones
erróneas, seguirá apareciendo desde su origen. La ley romana es la fuente de ella, según la cual una asociación voluntaria de individuos, en cualquier momento, o para cualquier propósito,
era capaz de producirlo. En Inglaterra, de donde tomamos prestada de inmediato nuestras ideas, forma parte de la autoridad ejecutiva, y esa autoridad a menudo delega el ejercicio de la
misma. De ahí, por lo tanto, el fundamento de la suposición de que está más allá del alcance de todas esas partes muy importantes del poder soberano, tanto legislativo como ejecutivo, que
pertenece al gobierno de los Estados Unidos.A este modo de razonamiento que respeta el derecho de emplear todos los medios necesarios para la ejecución de los poderes especificados
del gobierno, se objeta que no se deben emplear sino los medios necesarios y adecuados; y el Secretario de Estado sostiene que no se deben considerar necesarios los medios, sino
aquellos sin los cuales la concesión del poder sería nugatoria. No, hasta ahora va en su interpretación restrictiva de la palabra, como incluso para presentar el caso de necesidad que
justificará el ejercicio constitucional del poder para depender de circunstancias casuales y temporales; una idea que solo refuta la construcción. La conveniencia de ejercer un poder
particular, en un momento particular, debe depender de las circunstancias, pero el derecho constitucional de ejercerlo debe ser uniforme e invariable, el mismo hoy que mañana.Por lo tanto,
todos los argumentos, en contra de la constitucionalidad del proyecto de ley derivados de la existencia accidental de ciertos bancos estatales, instituciones que existen hoy en día y, en todo
lo que concierne al gobierno de los Estados Unidos, puedan desaparecer mañana, no deben solo se rechazará como falaz, pero se debe considerar como demostrativo de que existe una
fuente de error radical en el razonamiento. Es esencial para el ser del gobierno nacional, que se genere una concepción tan errónea del significado de la palabra necesaria. Es cierto que ni el
sentido gramatical ni popular del término requiere esa construcción. Según ambos, lo necesario a menudo significa no más que necesario, necesario, incidental, útil o propicio. Es un modo
común de expresión para decir,que es necesario que un gobierno o una persona haga esto o aquello, cuando nada más se pretende o comprende, que el los intereses del gobierno o
persona requieren, o serán promovidos por, el hacer esto o aquello. La imaginación no puede ser una pérdida para ejemplificaciones del uso de la palabra en este sentido. Y es el verdadero
en el que debe entenderse como usado en la Constitución. Todo el giro de la cláusula que lo contiene indica que la intención de la Convención, mediante esa cláusula, era dar una libertad
liberal al ejercicio de las facultades especificadas. Las expresiones tienen una exhaustividad peculiar. Son: Hacer todas las leyes necesarias y adecuadas para llevar a cabo los poderes
anteriores, y todas las demás facultades conferidas por la Constitución en el gobierno de los Estados Unidos, o en cualquier departamento o funcionario de la misma. Entender la palabra
como lo hace el Secretario de Estado sería apartarse de su sentido obvio y popular,y para darle una operación restrictiva, una idea nunca antes entretenida. Sería darle la misma fuerza que
si la palabra absoluta o indispensablemente le hubiera sido prefijada. Tal construcción generaría una incertidumbre y vergüenza sin fin. Los casos deben ser palpables y extremos, en los que
podría decirse, con certeza, que una medida era absolutamente necesaria, o una, sin la cual, el ejercicio de un poder dado sería nugatory. Hay pocas medidas de cualquier gobierno que
pueda ser una prueba tan severa. Insistir en ello, sería hacer el criterio del ejercicio de cualquier poder implícito, un caso de extrema necesidad; que es más bien una regla para justificar el
sobrepasamiento de los límites de la autoridad constitucional, que para gobernar el ejercicio ordinario de la misma. Se puede decir realmente de todos los gobiernos,así como de la de los
Estados Unidos, que solo tiene el derecho de aprobar las leyes que sean necesarias y apropiadas para cumplir con los objetos que se le confían. Porque ningún gobierno tiene el derecho de
hacer simplemente lo que le plazca. Por lo tanto, mediante un proceso de razonamiento similar al del Secretario de Estado, podría demostrarse que ninguno de los gobiernos estatales tiene
derecho a incorporar un banco. Se podría demostrar que todos los negocios públicos del estado podrían realizarse sin un banco y, deduciendo que no era necesario, se podría argumentar
que no se podía hacer, porque está en contra de la regla que se acaba de mencionar. Un modo similar de razonamiento demostraría que no había poder para incorporar a los habitantes de
una ciudad, con miras a una policía más perfecta. Porque es cierto que se puede prescindir de una incorporación,aunque es mejor tener uno. Debe recordarse que no existe un poder
expreso en ninguna constitución estatal para erigir corporaciones. El grado en que una medida es necesaria nunca puede ser una prueba del derecho legal de adoptarla; eso debe ser una
cuestión de opinión, y solo puede ser una prueba de conveniencia. La relación entre la medida y el final; entre la naturaleza del medio empleado para la ejecución de un poder, y el objeto de
ese poder debe ser el criterio de constitucionalidad, no el más o menos de necesidad o utilidad. La práctica del gobierno está en contra de la regla de construcción defendida por el Secretario
de Estado. De esto, la Ley sobre faros, balizas, boyas y muelles públicos es un ejemplo decisivo. Esto, sin duda, debe referirse a las facultades de regular el comercio, y es bastante relativo a
él.Pero no se puede afirmar que el ejercicio de ese poder en este caso fuera estrictamente necesario o que el poder en sí mismo fuera nugatorio, sin la regulación de establecimientos de esta
naturaleza. Esta interpretación restrictiva de la palabra necesaria es también contraria a esta sólida máxima de construcción, a saber, que los poderes contenidos en una constitución del
gobierno, especialmente aquellos que conciernen a la administración general de los asuntos de un país, sus finanzas, comercio, defensa, etc., debe interpretarse liberalmente como avance
del bien público. Esta regla no depende de la forma particular de un gobierno, o de la demarcación particular de los límites de sus poderes, sino de la naturaleza y el objeto del gobierno
mismo. Los medios a través de los cuales se deben prever las exigencias nacionales, los inconvenientes nacionales obviados,la prosperidad nacional promovida, es de una variedad,
extensión y complejidad tan infinita, que debe haber necesariamente gran libertad de criterio en la selección y aplicación de esos medios. Por lo tanto, en consecuencia, la necesidad y la
conveniencia de ejercer las autoridades confió a un gobierno los principios de la construcción liberal. El Fiscal General admite la regla, pero toma una distinción entre un estado y la
Constitución Federal. Este último, piensa, debe interpretarse con mayor rigor, porque hay más peligro de error al definir poderes parciales que generales. Pero la razón de la regla prohíbe tal
distinción. Esta es la razón: la variedad y el alcance de las exigencias públicas, una proporción mucho mayor de las cuales, y de un tipo mucho más crítico, son objeto de la administración
nacional que de la estatal.El mayor peligro de error, hasta donde se puede suponer, puede ser una razón prudencial para la precaución en la práctica, pero no puede ser una regla de
interpretación restrictiva. Con respecto a la cláusula de la Constitución que se está considerando inmediatamente, el Fiscal General admite que no se le puede atribuir ningún efecto
restrictivo. Él define la palabra necesaria así: "Ser necesario es ser incidental, y se puede denominar el medio natural de ejecutar un poder". Pero si por un lado la construcción del Secretario
de Estado se considera inadmisible, no será sostuvo, por otro lado, que la cláusula en cuestión otorga un poder nuevo o independiente. Pero da una sanción explícita a la doctrina de los
poderes implícitos, y es equivalente a una admisión de la proposición de que el gobierno, en cuanto a sus poderes y objetos especificados,tiene autoridad plenaria y soberana, en algunos
casos primordial para los estados; en otros, coordinar con eso. Porque tal es la simple importación de la declaración, que puede pasar todas las LEYES necesarias y apropiadas para llevar a
la práctica esos poderes. No es una objeción válida a la doctrina decir que está calculado para extender el poder del gobierno en toda la esfera de la legislación estatal. Lo mismo se ha
dicho, y puede decirse, con respecto a cada ejercicio de poder por implicación o construcción. En el momento en que se aleja el significado literal, hay una posibilidad de error y abuso. Y sin
embargo, una adhesión a la letra de sus poderes detendría de inmediato los movimientos del gobierno. No solo se acepta, en todas las manos, que el ejercicio de poderes constructivos es
indispensable, sino que cada acto que se ha aprobado,es más o menos una ejemplificación de eso. Ya se ha mencionado que, en relación con los faros, etc., lo que declara el poder del
Presidente para eliminar a los oficiales a placer, reconoce la misma verdad en otro y un ejemplo de señal. La verdad es que las dificultades en este punto son inherentes a la naturaleza de la
Constitución Federal; resultan inevitablemente de una división del poder legislativo. La consecuencia de esta división es que habrá casos claramente dentro del poder del gobierno nacional;
otros, claramente sin sus poderes; y una tercera clase, que dejará espacio para la controversia y la diferencia de opinión, y respecto de la cual se debe permitir una libertad de criterio
razonable. Pero la doctrina que se defiende no es imputable a las consecuencias que se le imputan.No afirma que el gobierno nacional es soberano en todos los aspectos, pero que es
soberano en cierta medida; es decir, en la medida de los objetos de sus poderes especificados. Deja, por lo tanto, un criterio de lo que es constitucional y de lo que no es así. Este criterio es
el final, al cual la medida se relaciona como una media. Si el fin se comprende claramente dentro de cualquiera de las facultades especificadas, y si la medida tiene una relación obvia con
ese fin, y no está prohibida por ninguna disposición particular de la Constitución, se puede considerar que entra dentro del ámbito de la competencia nacional. autoridad. También existe este
criterio adicional, que puede ayudar materialmente a la decisión: ¿La medida propuesta limita un derecho preexistente de cualquier estado o de cualquier individuo? Si no es así,hay una
fuerte presunción a favor de su constitucionalidad, y se puede permitir que las relaciones más débiles con cualquier objeto declarado de la Constitución cambien la escala. Las objeciones
generales, que se deben deducir de los razonamientos del Secretario de Estado y el Fiscal General, a la doctrina que se ha avanzado, se han establecido y se espera que se respondan
satisfactoriamente. Aquellos de una naturaleza más particular serán ahora examinados. El Secretario de Estado presenta su opinión con una observación, que la incorporación propuesta se
compromete a crear ciertas capacidades, propiedades o atributos, que están en contra de las leyes de alienación, descensos, escheat y decomiso, distribución y monopolio, y para conferir un
poder a hacer leyes primordiales para aquellos de los estados. Y nada, dice él, en otro lugar, sino la necesidad, invencible por otros medios,puede justificar tal postración de las leyes, que
constituyen los pilares de todo nuestro sistema de jurisprudencia, y son las leyes fundamentales de los gobiernos estatales. Si estas son realmente las leyes fundamentales de los diversos
estados, entonces la mayoría de ellos han subvertido sus propios fundamentos. Porque apenas hay uno que no haya hecho, desde el establecimiento de su constitución particular,
alteraciones materiales en algunas de esas ramas de su jurisprudencia, especialmente la ley de los descensos. Pero no se concibe cómo se puede llamar a nada la ley fundamental de un
gobierno estatal que no está establecida en su constitución inalterable por la legislatura ordinaria. Y, con respecto a la cuestión de la necesidad, se ha demostrado que esto solo puede
constituir una cuestión de conveniencia, no de derecho. Para erigir una corporación,es sustituir un legal o artificial por una persona física, y cuando se trata de un número, para darles
individualidad. Para esa persona legal o artificial, una vez creada, la ley común de cada estado, por sí misma, anexa todos los incidentes y atributos que se representan como una postración
de los principales pilares de su jurisprudencia. No cabe duda de que no es exacto decir: que la erección de una corporación está en contra de los diferentes jefes de las leyes estatales;
porque es más bien para crear un tipo de persona o entidad, a la cual son inaplicables, y a la cual la regla general de esas leyes les asigna un régimen diferente. Las leyes de alienación no
pueden aplicarse a una persona artificial, porque no puede tener país; los de descendencia no pueden aplicarle, porque no puede tener herederos; los de escheat son extraños, por la misma
razón;los de confiscación, porque no puede cometer un delito; los de distribución, porque, aunque puede disolverse, no puede morir. Como verdaderamente podría decirse, que el ejercicio de
la facultad de prescribir la regla por la cual los extranjeros se naturalizarán, va en contra de la ley de la alienación, mientras que, de hecho, es solo para ponerlos en una situación para dejar
de ser el sujeto de esa ley. Hacer algo que está en contra de una ley, es hacer algo que prohíbe, o que es una violación de ella. Pero incluso si se admitiera que la construcción de una
corporación es una alteración directa de las leyes estatales, en los detalles enumerados, no se haría nada para probar que la medida era inconstitucional. Si el gobierno de los Estados
Unidos no puede hacer ningún acto que equivale a una alteración de una ley estatal, todos sus poderes son nugatorios;para casi cada nueva ley es una alteración, de la misma manera u
otra, de una vieja ley, ya sea común o estatuto. Existen leyes sobre bancarrota en algunos estados. Algunos estados tienen leyes que regulan los valores de las monedas extranjeras. El
Congreso está facultado para establecer leyes uniformes relativas a la quiebra en los Estados Unidos, y para regular los valores de las monedas extranjeras. El ejercicio de cualquiera de
estos poderes por el Congreso, implica necesariamente una alteración de las leyes de esos estados. De nuevo: cada persona, según la ley común de cada estado, puede exportar su
propiedad a países extranjeros, a placer; pero el Congreso, en cumplimiento del poder de regular el comercio, puede prohibir la exportación de productos básicos; al hacer lo cual, alterarían
la ley común de cada estado, en resumen de derecho individual. Por lo tanto, nunca puede ser un buen razonamiento decir que este o aquel acto es inconstitucional, porque altera esta o
aquella ley de un estado.Se debe demostrar que el acto que hace la alteración es inconstitucional en otras cuentas, no porque haga la alteración. Hay dos puntos en las sugerencias del
Secretario de Estado, que se han señalado, que son peculiarmente incorrectos. Una es que la incorporación propuesta está en contra de las leyes del monopolio, ya que estipula un derecho
exclusivo de la banca bajo la autoridad nacional; el otro, que da poder a la institución para hacer leyes primordiales a las de los estados. Pero, con respecto al primero: el proyecto de ley no
prohíbe a ningún estado erigir tantos bancos como lo desee, ni a ningún número de personas se asocien para llevar a cabo el negocio, y en consecuencia, está libre del cargo de establecer
un monopolio;para el monopolio implica un impedimento legal para la realización del comercio por parte de otros que aquellos a los que se concede. Y con respecto al segundo punto, todavía
hay menos fundamento. Los estatutos de una institución como un banco puede funcionar solamente en sus propios miembros sólo pueden concernir a la disposición de su propiedad, y debe
parecerse esencialmente las reglas de una sociedad privada mercantil. Expresamente no son contrarias a la ley; y la ley debe significar aquí la ley de un estado, así como de los Estados
Unidos. Nunca puede haber duda, que una ley de una corporación, si es contraria a la ley de un estado, debe ser anulada como nula a menos que la ley del estado sea contraria a la de los
Estados Unidos y entonces la pregunta no será entre la ley del estado y la de la corporación, pero entre la ley del estado y la de los Estados Unidos.Otro argumento utilizado por el Secretario
de Estado es el rechazo de una proposición de la Convención de facultar al Congreso para crear corporaciones, ya sea en general o con algún propósito especial. Cuál fue la naturaleza o el
alcance preciso de esta proposición, o cuáles son las razones para rechazarla, no se determina mediante ningún documento auténtico, ni siquiera mediante una recolección precisa. En la
medida en que exista dicho documento, especifica solo canales. Si este fuera el monto, a lo sumo, solo demostraría que se pensó que no era conveniente dar un poder para incorporar con el
fin de abrir canales, para lo cual habría sido necesario un poder especial, excepto en lo que respecta a la territorio occidental, no habiendo nada en ninguna parte de la Constitución que
respete la regulación de los canales. Debe ser confesado, sin embargo,que se dan explicaciones muy diferentes de la importancia de la proposición y de los motivos para rechazarla. Algunos
afirman, que se limitó a la apertura de canales y obstrucciones en los ríos, otros, que abrazó los bancos; y otros, que se extendió al poder de incorporar en general. Algunos, una vez más,
alegan que no estaba de acuerdo porque se pensó que no era apropiado otorgarle al Congreso el poder de erigir corporaciones. Otros, porque se pensó que era innecesario especificar el
poder, e inoportuno para proporcionar un tema adicional de objeción a la Constitución. En este estado de la cuestión, no se puede sacar ninguna conclusión de ello. Pero cualquiera que haya
sido la naturaleza de la proposición, o las razones de su rechazo, nada está incluido por ella, es decir la proposición, con respecto a los méritos reales de la cuestión.El Secretario de Estado
no negará que, cualquiera que haya sido la intención de los redactores de una constitución o de una ley, esa intención debe buscarse en el propio instrumento, de acuerdo con las reglas de
construcción habituales y establecidas. Nada es más común que las leyes para expresar y afectar más o menos de lo previsto. Si, entonces, un poder para erigir una corporación en cualquier
caso serán deducibles, justo por inferencia, de la totalidad o parte de las numerosas disposiciones de la Constitución de los Estados Unidos; los argumentos extraídos de circunstancias
extrínsecas con respecto a la intención de la Convención deben ser rechazados. La mayoría de los argumentos del Secretario de Estado, que no han sido considerados en las observaciones
anteriores, son más bien de aplicación a la conveniencia que a la constitucionalidad del proyecto de ley. Sin embargo, lo haránse notará en las discusiones que serán necesarias en
referencia a los jefes particulares de los poderes del gobierno que están involucrados en la cuestión. Los del Procurador General ahora estarán adecuadamente a la vista. Su primera
objeción es que el poder de incorporación no se otorga expresamente al Congreso. Esto se concederá, pero solo en este sentido, que no se declara en términos expresos que el Congreso
puede erigir una corporación. Pero esto no puede significar que no hay ciertos poderes expresos que necesariamente lo incluyen. Por ejemplo, el Congreso tiene el poder expreso de ejercer
legislación exclusiva en todos los casos, sobre ese distrito (que no exceda diez millas cuadradas) como puede, por cesión de estados particulares y la aceptación del Congreso, convertirse
en la sede del gobierno de los Estados Unidos;y ejercer como autoridad sobre todos los lugares comprados, por consentimiento de la legislatura del estado en el cual el mismo será para la
construcción de fuertes, arsenales, muelles y otros edificios necesarios. Aquí, entonces, está el poder expreso de ejercer una legislación exclusiva, en todos los casos, sobre ciertos lugares;
eso es hacer, con respecto a esos lugares, todo lo que cualquier gobierno pueda hacer. Porque el lenguaje no permite una designación más completa del poder soberano que en esos
términos completos. Es, en otras palabras, un poder para aprobar todas las leyes y, en consecuencia, aprobar leyes para erigir corporaciones, así como para cualquier otro propósito que sea
el objeto de la ley en un gobierno libre. Seguramente nunca se puede creer que el Congreso, con poderes exclusivos de legislación en todos los casos,no puede erigir una corporación dentro
del distrito que se convertirá en la sede del gobierno, para la mejor regulación de su policía. Y, sin embargo, hay una negación incondicional del poder para erigir corporaciones en todos los
casos por parte del Secretario de Estado y del Fiscal General; el primero, de hecho, habla de ese poder en estos términos enfáticos: que es un derecho que permanece exclusivamente con
los estados. Por lo tanto, en la medida en que exista un poder expreso para realizar cualquier acto de legislación en particular, existe una expresa para erigir una corporación en el caso
descrito anteriormente. Pero, hablando con precisión, ningún poder particular es más que eso implícito en un general. Por lo tanto, el poder de imponer un arancel sobre un galón de ron es
solo un particular implícito en el poder general de recaudar impuestos, aranceles, impuestos y arbitrios.Esto sirve para explicar en qué sentido se puede decir que el Congreso no tiene un
poder expreso para hacer corporaciones. Este puede no ser un lugar inadecuado para tomar nota de un argumento que se usó en un debate en la Cámara de Representantes. Allí se
argumentó que si la Constitución pretendiera conferir un poder tan importante como el de erigir corporaciones, habría sido mencionado expresamente. Pero el caso que se ha notado es
claramente uno en el que existe tal poder, y sin embargo, sin ninguna especificación de concesión expresa de él, más allá de que todo lo particular implicado en un poder general puede
decirse que así se concede. Pero el argumento en sí se basa en una concepción exagerada y errónea de la naturaleza del poder. Se ha demostrado que no es de un tipo tan trascendente
como el razonamiento supone, y que, visto con una luz justa,es un medio que debería haberse dejado implicar, en lugar de un fin que debería haberse otorgado expresamente. Habiendo
observado que el poder de erigir corporaciones no se otorga expresamente al Congreso, el Fiscal General procede de la siguiente manera: Si puede ejercerlo, debe ser 1. Debido a que la
naturaleza del gobierno federal lo implica. 2. Porque está involucrado en algunos de los poderes específicos de la legislación. 3. Porque es necesario y apropiado llevar a ejecución algunos
de los poderes especificados. "Estar implicado en la naturaleza del gobierno federal, dice él, generaría una doctrina tan indefinida como para captar cada poder. Esta proposición, debería ser
remarcada, no es precisamente, o incluso sustancialmente, aquello en lo que se ha confiado. La proposición en la que se basa es,que los poderes especificados del Congreso son en su
naturaleza soberanos. Que incumbe al poder soberano erigir corporaciones, y que, por lo tanto, el Congreso tiene el derecho, dentro de la esfera y en relación con los objetos de su poder, de
erigir corporaciones. Sin embargo, se supondrá que el Fiscal General consideraría las dos proposiciones en la misma luz, y que la objeción hecha a la otra se haría a la otra. A esta objeción
ya se ha dado una respuesta. Es esto, que la doctrina se establece con esta calificación expresa, que el derecho de erigir corporaciones solo se extiende a casos y objetos dentro de la esfera
de los poderes específicos del gobierno. Una autoridad legislativa general implica un poder para erigir corporaciones en todos los casos.Un poder legislativo particular implica la autoridad
para erigir corporaciones en relación con casos que surgen bajo ese poder solamente. De ahí la afirmación de que, como incidente para el poder soberano, el Congreso puede erigir una
corporación en relación con la recaudación de sus impuestos, no es más para afirmar que pueden hacer lo que quieran, que el dicho de que tienen un poder para regular el comercio. , sería
afirmar que tienen el poder de regular la religión; o que el mantenimiento de que tienen poder soberano en cuanto a impuestos, sería mantener que tienen poder soberano en cuanto a todo lo
demás. El Procurador General se compromete en el siguiente lugar para demostrar que el poder de las corporaciones no está involucrado en ninguno de los poderes específicos de la
legislación confiada al gobierno nacional. Para esto,él ha intentado una enumeración de los detalles que él supone ser comprendido bajo las varias cabezas de PODERES para establecer y
recaudar impuestos, etc .; para pedir prestado dinero en el crédito de los Estados Unidos, para regular el comercio con naciones soberanas; entre los estados, y con las tribus indias, para
disponer y hacer todas las reglas y regulaciones necesarias respecto del territorio u otra propiedad perteneciente a los Estados Unidos. El diseño de qué enumeración debe mostrar, qué se
incluye bajo esos diferentes jefes de poder, y negativamente, que el poder de erigir corporaciones no está incluido. La verdad de esta inferencia o conclusión debe depender de la precisión
de la enumeración. Si se puede demostrar que la enumeración es defectuosa, la inferencia se destruye. Para hacer esto será atendido sin dificultad.Se establece que los jefes de la facultad
de establecer y recaudar impuestos son: 1. Determinar los sujetos de impuestos, etc. 2. Declarar la cantidad de impuestos, etc. 3. Prescribir el modo de recaudación. 4. Para ordenar la
manera de contabilizar los impuestos, etc. La defectuosidad de esta enumeración consiste en la generalidad de la tercera división, "prescribir el modo de recaudación", que es en sí mismo un
capítulo inmenso. Se mostrará más adelante que, entre una gran variedad de detalles, comprende el poder en cuestión, es decir, erigir corporaciones. Los titulares de la facultad de pedir
dinero prestado, se establece que son: 1. Para estipular la suma que se prestará. 2. Un interés o ningún interés a pagar. 3. El tiempo y la forma de pagar, a menos que el préstamo se
coloque en un fondo irredimible. Esta enumeración es susceptible de una variedad de objeciones. Omite, en primer lugar, la pignoración o hipoteca de un fondo para la seguridad del dinero
prestado, un ingrediente habitual y, en la mayoría de los casos, esencial.La idea de estipular un interés o no interés es demasiado limitada. Debería haber sido dicho, para estipular la
consideración del préstamo. Las personas a menudo piden prestado por consideraciones distintas al pago de intereses, también lo hacen los gobiernos, y por lo tanto, a menudo consideran
que es necesario hacerlo. Todo el mundo recuerda los billetes de lotería y otros douceurs que a menudo se dan en Gran Bretaña como incentivos colaterales para el préstamo de dinero al
gobierno. También hay frecuentemente condiciones colaterales, que la enumeración no contempla. Cada contrato que se ha hecho para los dineros prestados en Holanda, incluye
estipulaciones de que la suma debida estará libre de impuestos, y del secuestro en tiempo de guerra, e hipotecará todas las tierras y propiedades de los Estados Unidos para el
reembolso.También se sabe que una lotería es un recurso común para pedir prestado dinero, que ciertamente no cae bajo ninguna de las cabezas enumeradas. Se dice que los jefes del
poder para regular el comercio con naciones extranjeras son: 1. Prohibirlos a ellos o sus mercancías de nuestros puertos. 2. Imponerles deberes, donde antes no existían, o aumentar los
deberes existentes sobre ellos. 3. Sujetos a cualquier especie de regulación aduanera. 4. Otorgarles cualquier exención o privilegio que la política pueda sugerir. Esta enumeración es mucho
más excepcional que cualquiera de los primeros. Omite todo lo que se relaciona con los ciudadanos, los buques o las mercancías de los Estados Unidos. Las siguientes omisiones palpables
ocurren a la vez: 1. De la facultad de prohibir la exportación de mercancías, que no solo existe en todo momento,pero que en tiempo de guerra sería necesario ejercer, particularmente en
relación con las tiendas navales y bélicas 2. De la facultad de prescribir reglas relativas a las características y privilegios de un fondo americano, cómo será navegada, o si por ciudadanos o
extranjeros, o por una proporción de cada uno. 3. De la facultad de regular la forma de contratar a los marineros; la policía de los buques en sus viajes, etc., cuyo acto para el gobierno y la
regulación de los marineros, en el servicio de los mercaderes, es un espécimen. Que los tres artículos anteriores son omisiones, no se dudará de que hay una larga lista de elementos que
admiten poca o ninguna pregunta, de la cual se darán algunas muestras. 1. La concesión de recompensas a ciertos tipos de buques y ciertas especies de mercancías; de esta naturaleza,es
la asignación para el pescado seco y encurtido y las disposiciones saladas 2. La prescripción de normas relativas a la inspección de los productos que se exportarán. Aunque los estados
individualmente son competentes para este reglamento, aún no hay ninguna razón, al menos en lo que se refiere a la autoridad, por la cual un sistema general podría no ser adoptado por los
Estados Unidos. 3. La regulación de políticas de seguro; de salvamento sobre bienes encontrados en el mar, y la disposición de tales bienes. 4. La regulación de los pilotos. 5. La regulación
de las letras de cambio emitidas por un comerciante de un estado sobre un comerciante de otro estado. Esta última pertenece más bien a la regulación del comercio entre los estados, pero
se omite por igual en las especificaciones bajo ese encabezado. La última enumeración se refiere al poder de desechar,y hacer todas las reglas y regulaciones necesarias respecto del
territorio u otra propiedad perteneciente a los Estados Unidos. Se dice que los jefes de este poder son: 1. Ejercer una propiedad sobre el territorio de los Estados Unidos que puede
denominarse propiamente propiedad de los Estados Unidos, como en el territorio occidental, e instituir un gobierno en el mismo; o, 2. Para ejercer una propiedad sobre la otra propiedad de
los Estados Unidos. La idea de ejercer una propiedad sobre el territorio u otra propiedad de los Estados Unidos es particularmente indefinida y vaga. No satisface en absoluto la concepción
de lo que debe haber sido concebido por un poder para hacer todas las reglas y reglamentaciones necesarias, ni habría habido ningún uso para una cláusula especial, que no autorizaba
nada más.Porque el derecho de ejercer una propiedad está implícito en la propia definición de propiedad. Se admite que, en relación con el territorio occidental, se pretende algo más; incluso
la institución de un gobierno, es decir, la creación de un cuerpo político o corporación de la más alta naturaleza; uno que, en su madurez, podrá crear otras corporaciones. ¿Por qué,
entonces, la misma cláusula no autoriza la erección de una corporación, con respecto a la regulación o disposición de cualquier otra propiedad de los Estados Unidos? Esta idea se ampliará
en otro lugar. Por lo tanto, parece que las enumeraciones que ha intentado el Fiscal General son tan imperfectas que no autorizan conclusión alguna; por lo tanto, no tienen tendencia a
refutar que todos y cada uno de los poderes con los que se relacionanincluye el de erigir corporaciones, que sin duda lo hacen, como lo demostrarán cada vez más las siguientes
ilustraciones. Se presume que se ha demostrado satisfactoriamente en el curso de las observaciones precedentes: 1. Que el poder del gobierno, en cuanto a los objetos confiados a su
gestión, es, en su naturaleza, soberano. 2. Que el derecho de erigir corporaciones es uno inherente e inseparable de la idea del poder soberano. 3. Que la posición de que el gobierno de los
Estados Unidos no puede ejercer ningún poder, sino tal como le es delegado en su Constitución, no milita en contra de este principio. 4. Que la palabra necesaria, en la cláusula general, no
puede tener una operación restrictiva que derogue la fuerza de este principio; en efecto,que el grado en que una medida es o no necesaria no puede ser una prueba de derecho
constitucional, sino de conveniencia solamente. 5. Que el poder para erigir corporaciones no debe ser considerado como un poder independiente o sustantivo, sino como un poder incidental
y auxiliar, y por lo tanto más apropiadamente dejado a la implicación, que expresamente otorgado. 6. Que el principio en cuestión no extiende el poder del gobierno más allá de los límites
prescritos, porque solo afirma un poder de incorporar para fines dentro de la esfera de los poderes especificados. Y, por último, que el derecho a ejercer dicho poder en ciertos casos se
otorga inequívocamente en los términos más positivos y completos. A todo lo que queda por agregar, ese poder se ha ejercido realmente en dos casos muy eminentes, a saber, en la
construcción de dos gobiernos,uno al noroeste del río Ohio y el otro al suroeste, el último independiente de cualquier pacto anterior. Y resulta una demostración completa y completa de que
el Secretario de Estado y el Fiscal General están equivocados cuando niegan en general el poder del gobierno nacional para erigir corporaciones. Ahora se tratará de demostrar que hay un
poder para erigir uno del tipo propuesto por el proyecto de ley. Esto se hará mediante el rastreo de una relación natural y obvia entre la institución de un banco y los objetos de varios de los
poderes enumerados del gobierno; y al mostrar que, políticamente hablando, es necesario para la ejecución efectiva de uno o más de esos poderes. En el curso de esta investigación, se
establecerán varias instancias, a modo de ilustración de un derecho para erigir corporaciones bajo esos poderes.Algunas observaciones preliminares pueden ser apropiadas. El banco
propuesto debe consistir en una asociación de personas, con el propósito de crear un capital conjunto, para ser empleado principalmente y esencialmente en préstamos. Hasta ahora, el
objeto no solo es legal, sino que es el mero ejercicio de un derecho que la ley permite a cada individuo. El Bank of New York, que no está incorporado, es un ejemplo de dicha asociación. El
proyecto de ley propone, además, que el gobierno se convierta en propietario conjunto de esta empresa, y que permita que las facturas de la empresa, pagaderas a la vista, sean admisibles
en sus ingresos; y estipula que no otorgará privilegios, similares a los que deben permitirse a esta empresa, a otros. Todo esto es indiscutiblemente dentro del alcance de la discreción del
gobierno. La única pregunta es,si tiene el derecho de incorporar esta empresa, para permitirla más eficazmente para lograr fines que son legales en sí mismos. Para establecer tal derecho,
queda por mostrar la relación de tal institución con uno o más de los poderes especificados del gobierno. En consecuencia, se afirma que tiene una relación, más o menos directa, con el
poder de recaudar impuestos, el de pedir prestado dinero, el de regular el comercio entre los estados y el de levantar y mantener flotas y ejércitos. Para los dos primeros, la relación puede
decirse que es inmediata. Y, en último lugar, se argumentará que está claramente dentro de la disposición que autoriza la elaboración de todas las reglas y regulaciones necesarias con
respecto a la propiedad de los Estados Unidos, tal como ha sido practicado por el gobierno.Un banco se relaciona con la recaudación de impuestos de dos maneras. Indirectamente,
aumentando la cantidad de medio circulante y acelerando la circulación, lo que facilita los medios de pago; directamente, mediante la creación de una especie conveniente de medio en el
que deben ser pagados. Designar o designar el dinero o la cosa en la que se pagarán los impuestos no es solo un ejercicio propio, sino necesario, de la facultad de recaudarlos. En
consecuencia, el Congreso, en la ley relativa al cobro de los impuestos sobre los impuestos y el tonelaje, ha estipulado que se pagarán en oro y plata. Pero aunque era una parte
indispensable del trabajo decir en qué deberían pagarse, la elección de lo específico era mera cuestión de discreción. El pago podría haber sido requerido en las propias mercancías. Los
impuestos en especie, sin importar cuán juzgados, tengan precedentes,incluso en los Estados Unidos; o podría haber estado en el papel moneda de varios estados, o en los recibos del
Banco de América del Norte, Nueva York y Massachusetts, todos o cualquiera de ellos; o podría haber sido en facturas emitidas bajo la autoridad de los Estados Unidos. Ninguna parte de
esto puede, se presume, ser disputada. El nombramiento, entonces, del dinero o la cosa en la que se pagarán los impuestos, es un incidente del poder de cobro. Y entre los recursos que
pueden adoptarse, está el de los proyectos de ley emitidos bajo la autoridad de los Estados Unidos. Ahora, la forma de emitir estos proyectos de ley es nuevamente cuestión de discreción.
Sin duda, el gobierno podría proceder de la siguiente manera: podría estipular que deberían emitirse bajo la dirección de ciertos funcionarios, pagaderos a la vista y, para respaldar su
crédito,y darles una buena circulación, podría, además de darles una moneda en sus impuestos, apartar, de cualquier dinero en su tesorería, una suma determinada, y apropiarse, bajo la
dirección de esos oficiales, como un fondo para responder los proyectos de ley, tal como se presentaron pago. La constitucionalidad de todo esto no admitiría una pregunta, y sin embargo
equivaldría a la institución de un banco, con miras a la recaudación de impuestos más conveniente. Para la idea más simple y precisa de un banco es, un depósito de moneda u otra
propiedad, como un fondo para circular el crédito sobre él, que es para responder al propósito del dinero. Que tal arreglo sería equivalente al establecimiento de un banco, sería obvio si el
lugar donde se guardaba el fondo para separarlo se convirtiera en un receptáculo del dinero de todas las demás personas que deberían inclinarse a depositarlas allí para su custodia. ; y lo
sería aún más si los oficiales encargados de la dirección del fondo estuvieran autorizados a hacer descuentos a la tasa de interés habitual, con buena seguridad.Negar el poder del gobierno
para agregar estos ingredientes al plan sería refinar a todo el gobierno. Un proceso adicional ilustrará aún más claramente el punto. Supongamos que, cuando la especie de banco que se ha
descrito está a punto de ser instituida, se debe insistir en que, para garantizarle el debido grado de confianza, el fondo no solo debe separarse y apropiarse en general, sino también debería
estar específicamente investido en los oficiales que debían tener la dirección de la misma, y en sus sucesores en el cargo, para el fin de que pudiera adquirir el carácter de propiedad privada,
incapaz de reanudarse sin una violación de las sanciones por las cuales el los derechos de propiedad están protegidos, y ocasionan una alarma más seria y general: la aprehensión de la
cual podría operar como un control sobre el gobierno.Tal proposición podría oponerse a los argumentos en contra de la conveniencia de la misma, o la solidez de la razón asignada para ello,
pero no es concebible lo que podría alentarse contra su constitucionalidad. Y sin embargo, tal disposición de la cosa equivaldría a la erección de una corporación; porque la verdadera
definición de una corporación parece ser esta: es una persona jurídica, o una persona creada por ley, que consiste en una o más personas físicas autorizadas a poseer una propiedad, o una
franquicia en sucesión, de manera legal, como contradistinguido de la capacidad natural. Deje que la ilustración avance un paso más. Supongamos que se ha instituido un banco de la
naturaleza que se ha descrito, con o sin incorporación, y esa experiencia ha demostrado, como probablemente sea, que, estando totalmente bajo una dirección pública,no poseía el requisito
de confianza para el crédito de los billetes. Supongamos, también, que, por algunas de esas coyunturas adversas que de vez en cuando asisten a las naciones, hubo una gran fuga de la
especie del país, a fin de no causar angustia general por la falta de un medio de circulación adecuado, sino producir, como consecuencia de esa circunstancia, defalcaciones considerables
en los ingresos públicos. Supongamos, también, que no hubo ningún banco instituido en ningún estado; en tal postura de cosas, ¿no sería más manifiesto que la incorporación de un banco
como el propuesto por el proyecto de ley sería una medida inmediatamente relativa a la recaudación efectiva de los impuestos, y completamente dentro de la provincia del poder soberano de
proporcionando, por todas las leyes necesarias y apropiadas, para esa colección? Si se dice,que tal estado de cosas haría que sea necesario, y por lo tanto constitucional, que no es así
ahora, la respuesta a esto, (y una sólida que sin duda es), debe ser todavía, lo que ya se ha dicho; las circunstancias pueden afectar la conveniencia de la medida, pero no pueden aumentar
ni disminuir su constitucionalidad. Un banco tiene una relación directa con el poder de pedir dinero prestado, porque es lo usual, y en emergencias repentinas, un instrumento esencial en la
obtención de préstamos al gobierno. Una nación se ve amenazada por una guerra, se necesitan grandes sumas para realizar los preparativos necesarios. Los impuestos se establecen para
el propósito, pero se requiere para obtener el beneficio de ellos. La anticipación es indispensable. Si hay un banco, el suministro puede tenerse de inmediato. Si no hay ninguno, se deben
buscar préstamos de individuos.El progreso de estos es a menudo demasiado lento para la exigencia; en algunas situaciones, no son practicables en absoluto. Con frecuencia cuando lo son,
es de gran importancia poder anticipar el producto de ellos por adelantado desde un banco. La esencialidad de tal institución como instrumento de préstamos se ejemplifica en este mismo
momento. Una expedición india será procesada. El único fondo, del cual puede surgir el dinero, consistentemente con los compromisos públicos, es un impuesto, que solo comienza a
cobrarse en julio próximo. Los preparativos, sin embargo, se harán instantáneamente. El dinero debe, por lo tanto, ser prestado; y de quién podría ser prestado, si no hubiera bancos
públicos? Sucede que hay instituciones de este tipo, pero si no hubiera ninguna, sería indispensable crear una. Que se suponga que existió la necesidad,(como sería un caso fortuito), que se
hicieron propuestas para obtener un préstamo; que una cantidad de individuos se presentaron y dijeron, estamos dispuestos a acomodar al gobierno con el dinero; con lo que tenemos a
mano, y el crédito que podemos obtener sobre él, no dudamos de poder proporcionar la suma requerida; pero para esto, es indispensable que seamos incorporados como un banco. Esto es
esencial para ponerlo en nuestro poder para hacer lo que se desea, y estamos obligados por esa cuenta a considerarlo como condición o condición del préstamo. ¿Se puede creer que el
cumplimiento de esta proposición sería inconstitucional? ¿Esto no solo demuestra lo contrario? Es una parte necesaria de un poder para pedir prestado, para poder estipular la consideración
o las condiciones de un préstamo. Es evidente, como se ha comentado en otro lugar,que esto no se limita a la mera estipulación de una franquicia. Si puede, y no se percibe por qué no
puede hacerlo, entonces la concesión de una capacidad corporativa puede estipularse como una consideración del préstamo. No parece haber nada impropio o extraño de la naturaleza de la
cosa en dar individualidad, o una capacidad corporativa a un número de personas, que están dispuestas a prestar una suma de dinero al gobierno, para permitirles hacerlo mejor, y
convertirlos en un instrumento ordinario de préstamos en futuras emergencias del estado. Pero la visión más general del tema es aún más satisfactoria. El poder legislativo de pedir prestado
dinero, y de hacer que todas las leyes sean necesarias y adecuadas para llevar a cabo ese poder, parece obviamente competente para el nombramiento del órgano,a través del cual las
habilidades y voluntades de los individuos pueden ser más eficazmente ejercidas para la acomodación del gobierno mediante préstamos. El Fiscal General se opone a este razonamiento con
la siguiente observación: "Pedir dinero prestado presupone la acumulación de un fondo para prestar, y es secundario a la creación de una capacidad para prestar". Esto es plausible en
teoría, pero no es cierto en realidad. En un gran número de casos, no existe una acumulación previa de un fondo igual a la suma total requerida. Y no se puede presuponer nada más, que la
existencia de recursos que, puestos en actividad con la mayor ventaja por la naturaleza de la operación con el gobierno, serán iguales al efecto que se desea producir. Se debe suponer que
todas las disposiciones y operaciones del gobierno contemplan las cosas como realmente son.La institución de un banco también tiene una relación natural con la regulación del comercio
entre los estados, en la medida en que favorece la creación de un medio conveniente de intercambio entre ellos, y para mantener una circulación plena, al impedir desplazamiento frecuente
de los metales en remesas recíprocas. El dinero es la base misma del comercio. Y esto no significa meramente oro y plata; muchas otras cosas han cumplido el propósito, con diferentes
grados de utilidad. El papel ha sido ampliamente utilizado. Por lo tanto, no se puede admitir, con el Procurador General, que la regulación del comercio entre los estados, en lo que respecta
al medio de circulación e intercambio, debe considerarse confinada en moneda. Incluso se puede suponer que la totalidad o la mayor parte de la moneda del país podría llevarse a cabo.El
Secretario de Estado se opone a la relación aquí insiste en el siguiente modo de razonamiento: erigir un banco, dice él, y regular el comercio, son actos muy diferentes. Quien crea un banco,
crea un tema de comercio, también lo hace aquel que levanta un cesto de trigo o extrae un dólar de las minas, sin embargo, ninguna de estas personas regula el comercio de ese modo.
Hacer una cosa que se puede comprar y vender, no es prescribir regulaciones para comprar y vender. Esto está haciendo que la regulación del comercio consista en la prescripción de reglas
para comprar y vender. Esta, de hecho, es una especie de regulación del comercio, pero corresponde más a la provincia de las jurisdicciones locales que a la del gobierno general,de cuya
atención se debe suponer que se destinaron a los arreglos políticos generales relativos al comercio, de los cuales dependen sus intereses agregados, más que a los detalles de compra y
venta. En consecuencia, tales son las regulaciones que se encuentran en las leyes de los Estados Unidos; cuyos objetos son alentar la empresa de nuestros propios comerciantes y avanzar
en nuestra navegación y fabricación. Y es en referencia a estas relaciones generales de comercio, que un establecimiento que proporciona facilidades a la circulación, y un medio
conveniente de intercambio y enajenación, debe ser considerado como una regulación del comercio. El Secretario de Estado argumenta, además, que si se tratara de una regulación del
comercio, sería nula, ya que se extendería tanto al comercio interno de cada estado como a su exterior.Pero, ¿qué regulación del comercio no se extiende al comercio interno de cada
estado? ¿Cuáles son todos los aranceles sobre los artículos importados que equivalen a prohibiciones, pero hay tantas recompensas sobre las manufacturas nacionales, que afectan los
intereses de las diferentes clases de ciudadanos, de diferentes maneras? ¿Cuáles son todas las disposiciones en el acto de navegación que se relacionan con el comercio entre el distrito y el
distrito del mismo estado? En resumen, ¿qué regulación del comercio entre los estados, pero debe afectar el comercio interno de cada estado? ¿Qué puede operar sobre el todo, pero debe
extenderse a cada parte? La relación de un banco con la ejecución de los poderes que conciernen a la defensa común ha sido anticipada. Se ha observado que, en este momento, la ayuda
de una institución de este tipo es esencial para las medidas que deben aplicarse para la protección de nuestras fronteras.Ahora queda por demostrar que la incorporación de un banco está
dentro de la operación de la disposición que autoriza al Congreso a establecer todas las normas y reglamentos necesarios sobre la propiedad de los Estados Unidos. Pero antes es necesario
anunciar una distinción que ha sido tomada por el Fiscal General. Admite que la palabra propiedad puede significar propiedad personal, independientemente de cómo se haya adquirido, y sin
embargo afirma que no puede significar dinero proveniente de las fuentes de ingresos señaladas en la Constitución, "porque", dice él, "la disposición y regulación del dinero es la causa final
para elevarlo por impuestos. "Pero sería más exacto decir que el objeto al que se pretende aplicar el dinero es la causa final para elevarlo, que la disposición y regulación del mismo es tal.El
apoyo del gobierno - el apoyo de las tropas para la defensa común - el pago de la deuda pública, son las verdaderas causas finales para recaudar dinero. los disposición y regulación de la
misma, cuando se plantea, son los pasos por los que se aplica a los fines para los que se planteó, no los fines en sí mismos. Por lo tanto, se debe suponer que el dinero que se recaudará
con impuestos, así como cualquier otra propiedad personal, debe estar dentro del significado, como ciertamente lo hacen dentro de la letra, de la autoridad para hacer todas las reglas y
regulaciones necesarias concernientes a la propiedad de los Estados Unidos. Un caso lo hará más claro. Supongamos que se libera la deuda pública y se liberan los fondos ahora
comprometidos. En algunos casos, sería conveniente revocar los impuestos; en otros, la derogación podría perjudicar a nuestra propia industria, nuestra agricultura y nuestras manufacturas.
En estos casos, por supuesto, se mantendrían. Aquí, entonces, habría dinero proveniente de las fuentes autorizadas de ingresos,lo cual no entraría dentro de la regla por la cual el Fiscal
General se esfuerza por excluirlos de otros bienes personales, y del funcionamiento de la cláusula en cuestión. El dinero está en las arcas del gobierno, lo que obstaculiza que se haga tal
disposición como se contempla en el proyecto de ley; ¿o qué incorporación de las partes involucradas, bajo la cláusula que se ha citado? Se admite que, con respecto al territorio occidental,
otorgan el poder para erigir una corporación, es decir, instituir un gobierno; ¿y por qué regla de construcción puede mantenerse que las mismas palabras en una constitución de gobierno no
tendrán el mismo efecto cuando se aplican a una especie de propiedad que a otra en la medida en que el sujeto sea capaz de hacerlo? O que un poder legislativo para hacer todas las reglas
y regulaciones necesarias,o para aprobar todas las leyes necesarias y adecuadas, con respecto a la propiedad pública, que se admite para autorizar una incorporación en un caso, no lo
autorizará en otro? justificará la institución de un gobierno sobre el territorio occidental, y no justificará la incorporación de un banco para la administración más útil de los dineros de los
Estados Unidos? Si hará lo último, lo mismo que el primero, entonces solo bajo esta disposición, el proyecto de ley es constitucional, porque contempla que los Estados Unidos serán
propietarios conjuntos de las acciones del banco. Hay una observación del Secretario de Estado a este respecto que puede requerir notificación en este lugar. --Longong, dice él, no debe
establecer impuestos ad libitum, para cualquier propósito que quieran, sino solo para pagar las deudas o garantizar el bienestar de la Unión.Ciertamente, no se puede inferir de esto el poder
de aplicar su dinero a la institución de un banco. Es cierto que no pueden, sin incumplimiento de confianza, imponer impuestos para ningún otro fin que no sea el bienestar general; pero
tampoco puede ningún otro gobierno. El bienestar de la comunidad es el único fin legítimo para el cual se puede recaudar dinero en la comunidad. Se puede considerar que el Congreso tiene
una sola restricción que no se aplica a otros gobiernos, no pueden aplicar legítimamente el dinero que recaudan para fines meramente o puramente locales. Pero, con esta excepción, tienen
una discreción tan grande en relación con la aplicación del dinero como cualquier legislatura. La prueba constitucional de una aplicación correcta siempre debe ser, ya sea para un propósito
de naturaleza general o local. Si el primero,no puede haber falta de poder constitucional. La calidad del objeto, en qué medida realmente promoverá, o no, el bienestar de la Unión debe ser
cuestión de discreción consciente; y los argumentos a favor o en contra de una medida, bajo esta luz, deben ser argumentos relativos a la conveniencia; o falta de sentido, no derecho
constitucional; lo que se relaciona con el orden general de las finanzas, con los intereses generales del comercio, etc., siendo objetos generales, son constitucionales para la aplicación del
dinero. Un banco, entonces, cuyos proyectos circularán en todos los ingresos del país, es evidentemente un objeto general, y, por esa misma razón, uno constitucional, en lo que respecta a
la apropiación de dinero para él. Si realmente será beneficioso o no, es digno de un examen cuidadoso, pero ya no es un punto constitucional,en lo particular referido, que la pregunta, si las
tierras occidentales se venderán por veinte o treinta centavos por acre. Se alberga la esperanza de que, para este momento, se haya hecho aparecer, a satisfacción del Presidente, que un
banco tiene una relación natural con el poder de recaudar impuestos -para el de regular el comercio- a la de proporcionar para la defensa común y que, como el proyecto de ley considerado
contempla al gobierno a la luz de un propietario conjunto de las acciones del banco, lleva el caso dentro de la cláusula de la Constitución que respeta inmediatamente los bienes de los
Estados Unidos. Estados. Bajo la convicción de que tal relación subsiste, el Secretario del Tesoro, con toda deferencia, concibe que resultará como una consecuencia necesaria,desde la
posición de que todos los poderes especiales del gobierno son soberanos, en cuanto a los objetos propios, que la incorporación de un banco es una medida constitucional, y que las
objeciones al proyecto de ley, en este sentido, están mal fundamentadas. Pero, desde un ferviente deseo de dar la mayor satisfacción posible a la mente del Presidente, sobre un tema tan
delicado e importante, el Secretario del Tesoro le pedirá indulgencia, mientras que da algunas ilustraciones adicionales de casos en los que un poder de las corporaciones de erección
pueden ser ejercidas, bajo algunas de esas cabezas de los poderes especificados del gobierno, que se alega incluyen el derecho de incorporar un banco. I. No parece susceptible de duda,
que si el Congreso hubiera considerado apropiado proporcionar, en las leyes de recaudación, que los bonos se otorgarían para los deberes,se debe dar al colector del distrito, A o B, según
sea necesario, para que él y sus sucesores en el cargo, en fideicomiso para los Estados Unidos, consideren que habría sido congruente con la Constitución hacer tal arreglo; y sin embargo,
esto, se concibe, equivaldría a una incorporación. II. No es un recurso inusual de impuestos cultivar ramas específicas de ingresos, es decir, hipotecar o vender el producto de ellos por
ciertas sumas definidas, dejando la recaudación a las partes a quienes se hipotecaron o vendieron. Incluso hay ejemplos de esto en los Estados Unidos. Supongamos que existiera una rama
particular de ingresos que fuera manifiestamente conveniente colocar sobre esta base, y que había varias personas dispuestas a comprometerse con el gobierno, con la condición de que se
incorporasen, y las sumas invertidas en ellas, como bien por su mayor seguridad, en cuanto a la recuperación y gestión más conveniente de los impuestos. ¿Se puede suponer que podría
haber algún obstáculo constitucional a la medida? Se presume que no podría haber ninguno.Ciertamente, es un modo de recopilación que el gobierno debería adoptar, aunque las
circunstancias deben ser muy extraordinarias, lo que induciría al Secretario a pensar que es conveniente. III. Supongamos que una nueva rama comercial inexplorada se presente, con algún
país extranjero. Supongamos que es manifiesto que para llevarlo a cabo con ventaja se requiere una unión de las capitales de varias personas, y que esas personas no estarían dispuestas a
embarcarse sin una incorporación, así como para obviar esa consecuencia de una asociación privada que hace que cada individuo responsable en todo su patrimonio de las deudas de la
empresa, en la medida de sus posibilidades, en cuanto a la administración más conveniente del negocio, qué razón puede haber para dudar de que el gobierno nacional tenga el derecho
constitucional de instituir e incorporar un tal ¿empresa? Ninguna. Poseen una autoridad general para regular el comercio con países extranjeros. Este es un medio que se ha practicado con
ese fin, por todas las principales naciones comerciales, que tienen empresas comerciales hasta la fecha, que han subsistido durante siglos. ¿Por qué los Estados Unidos,
constitucionalmente, no pueden emplear los medios usuales en otros países para alcanzar los fines que se les han confiado? Un poder para hacer todas las reglas y regulaciones necesarias
relacionadas con el territorio, se ha interpretado como un poder para erigir un gobierno. Un poder para regular el comercio, es un poder para hacer todas las reglas y regulaciones necesarias
relacionadas con el comercio. ¿Por qué no puede, entonces, incluir el de erigir una empresa comercial, así como, en otros casos, erigir un gobierno? Es notable que las convenciones
estatales, que han propuesto enmiendas en relación con este punto, tengan la mayoría, si no todas, de ellas.se expresaron así: ¡el Congreso no concederá monopolios, ni erigirá ninguna
empresa con ventajas exclusivas de comercio! Por lo tanto, al mismo tiempo, expresaron su opinión de que el poder de crear empresas comerciales o corporaciones era inherente al
Congreso y no se oponía a ello más que a la concesión de privilegios exclusivos. El Secretario alberga todas las dudas que prevalecen sobre la utilidad de tales compañías, pero no puede
razonar, para inducir una duda, que existe una autoridad constitucional en los Estados Unidos para establecerlas. Si se exigiera tal razón, no se podría dar ninguna, a menos que fuera esto:
que el Congreso no puede erigir una corporación. Lo cual no sería mejor que decir que no pueden hacerlo, porque no pueden hacerlo, primero suponiendo una incapacidad, sin razón,y luego
asignar esa inhabilidad como la causa de sí misma. Las ilustraciones de este tipo se pueden multiplicar sin fin. Sin embargo, no se perseguirán más. Hay una especie de evidencia sobre este
punto, que surge de una visión agregada de la Constitución, que no es de peso insignificante: el poder muy general de establecer y recaudar impuestos, y apropiarse de sus ganancias -que
de pedir prestado dinero indefinidamente- que de acuñar dinero y regular monedas extranjeras: el de hacer todas las reglas y regulaciones necesarias respecto de la propiedad de los
Estados Unidos. Estos poderes combinados, así como la razón y naturaleza de la cosa, hablan fuertemente este lenguaje: que es el diseño manifiesto y el alcance de la Constitución el
conferir al Congreso todos los poderes necesarios para la administración efectiva de las finanzas de los Estados Unidos. .En lo que concierne a este objeto, parece que no hay parsimonia de
poder. Para suponer, entonces. que el gobierno está impedido de emplear un instrumento tan usual y tan importante para la administración de sus finanzas como el de un banco, es suponer
lo que no coincide con el tenor general y la complexión de la constitución, y lo que no es agradable a las impresiones que cualquier espectador nuevo consideraría al respecto. Poco menos
que una cláusula prohibitiva puede destruir las fuertes suposiciones que resultan del aspecto general del gobierno. Nada más que demostración debería excluir la idea de que el poder existe.
Para todas las preguntas de esta naturaleza, la práctica de la humanidad debería tener un gran peso contra las teorías de los individuos. El hecho, por ejemplo,que todas las principales
naciones comerciales hayan utilizado corporaciones o compañías comerciales, a los fines del comercio exterior, es una prueba satisfactoria de que su establecimiento es un incidente para la
regulación del comercio. Este otro hecho, que los bancos son un motor habitual en la administración de las finanzas nacionales, y un instrumento de préstamo ordinario y el más eficaz, y que,
en este país, se ha considerado esencial, se opone firmemente a la suposición de que un gobierno vestido con la mayoría de las prerrogativas más importantes de la soberanía en relación
con sus ingresos, sus deudas, sus créditos, su defensa, su comercio, su relación con las naciones extranjeras,Este otro hecho, que los bancos son un motor habitual en la administración de
las finanzas nacionales, y un instrumento de préstamo ordinario y el más eficaz, y que, en este país, se ha considerado esencial, se opone firmemente a la suposición de que un gobierno
vestido con la mayoría de las prerrogativas más importantes de la soberanía en relación con sus ingresos, sus deudas, sus créditos, su defensa, su comercio, su relación con las naciones
extranjeras,Este otro hecho, que los bancos son un motor habitual en la administración de las finanzas nacionales, y un instrumento de préstamo ordinario y el más eficaz, y que, en este
país, se ha considerado esencial, se opone firmemente a la suposición de que un gobierno vestido con la mayoría de las prerrogativas más importantes de la soberanía en relación con sus
ingresos, sus deudas, sus créditos, su defensa, su comercio, su relación con las naciones extranjeras,su relación con las naciones extranjeras,su relación con las naciones extranjeras, está
prohibido hacer uso de ese instrumento como un apéndice de su propia autoridad. Se ha establecido como una prueba auxiliar de la autoridad constitucional, para probar si se anula cualquier
derecho preexistente de cualquier estado o individuo. La investigación propuesta resistirá el examen más severo en este punto. Cada estado puede erigir tantos bancos como quiera. Toda
persona puede continuar con el negocio bancario en la medida que le plazca. Otro criterio puede ser esto. Si la institución o cosa tiene una relación más directa, en cuanto a sus usos - a los
objetos de los poderes reservados de los gobiernos estatales, que a los de los poderes delegados por los Estados Unidos. Esta regla, de hecho, es menos precisa que la anterior, pero aún
puede servir como guía.Seguramente un banco tiene más referencia a los objetos confiados al gobierno nacional que a los que se dejan al cuidado de los gobiernos estatales. La defensa
común es decisiva en esta comparación. Se presume que nada de importancia en las observaciones del Secretario de Estado y el Fiscal General ha pasado desapercibido. Hay, de hecho,
una variedad de observaciones del Secretario de Estado destinadas a mostrar que las utilidades atribuidas a un banco, en relación con la recaudación de impuestos, y el comercio, podrían
obtenerse sin ella; para analizar cuál, prolongaría la discusión más allá de todos los límites. Debe ser perdonado por dos razones; primero, porque el informe sobre el banco puede hablar por
sí mismo a este respecto; y en segundo lugar,porque todas esas observaciones se basan en la idea errónea de que la cantidad de necesidad o utilidad es la prueba de un ejercicio
constitucional de poder. Solo se harán una o dos observaciones. Una es que no ha advertido una ventaja esencial para el comercio en general que se menciona en el informe, como peculiar
de la existencia de una circulación bancaria, igual en la estimación pública del oro y la plata. Es esto lo que hace innecesario encerrar el dinero del país, acumular durante meses
sucesivamente, para el pago periódico de intereses. El otro es esto: que sus argumentos para demostrar que las órdenes de tesorería y las letras de cambio, en el curso del comercio,
evitarán cualquier desplazamiento considerable de los metales, se basan en una visión particular del tema. Un caso lo probará.Las sumas recaudadas en un estado pueden ser pequeñas en
comparación con la deuda que se le adeuda; el equilibrio de su comercio directo y tortuoso con el asiento del gobierno, puede ser incluso, o casi; aquí, entonces, sin cuentas bancarias, que
en ese estado responden al propósito de la moneda, debe haber un desplazamiento de la moneda, en proporción a la diferencia entre la suma recaudada en el estado y la que debe pagarse
en ella. Con los recibos bancarios, no se produciría tal desplazamiento, o en la medida en que lo hizo, sería gradual e insensible. De muchas otras maneras, también, habría al menos un
desplazamiento temporal e inconveniente de la moneda, incluso cuando el curso del comercio eventualmente lo devuelva a su propio canal. La diferencia de las dos situaciones en el punto
de conveniencia para el tesoro, solo puede ser apreciada por uno,que experimenta la vergüenza de tomar medidas para el pago de los intereses sobre una acción, un lugar que cambia
continuamente en trece diferentes lugares. Una cosa que se ha omitido, simplemente ocurre, aunque no es muy importante para el argumento principal. El Secretario de Estado afirma que el
proyecto de ley solo contempla un reembolso, no un préstamo, para el gobierno. Pero aquí ciertamente está equivocado. Es verdad que el gobierno invierte en las acciones del banco una
suma igual a la que recibe en préstamo. Pero recordemos que, por lo tanto, no deja de ser propietario de las acciones, que sería el caso, si el dinero recibido fuera en forma de pago. Sigue
siendo un propietario aún, y compartirá los beneficios o pérdidas de la institución,de acuerdo con que el dividendo es más o menos que el interés de pagar sobre la suma prestada. Por lo
tanto, esa suma es manifiestamente, y en el sentido más estricto, un préstamo. Alexander Hamilton Secretario del Tesoro