You are on page 1of 1

Los anticuchos son originarios del Perú, pero con la llegada de los

TRADICIONES Y COSTUMBRES conquistadores españoles llegaron al Perú. En esa época al


Historia del Turrón de Doña Pepa anticucho se le agregaron ingredientes europeos, como la carne
de res (que remplazaría a la de llama u otros utilizados en la época
del imperio Inca) y el ajo. Mencionan que de acuerdo a la tradición,
los anticuchos se preparaban originalmente con carne de llama y
que al llegar los españoles los ensartaron con palitos a modo de
brochetas.
Historia de los Picarones

Cuenta la historia oral y escrita, que


hacia fines del siglo XVIII, una esclava llamada Josefa Marmanillo
comenzó a sufrir una parálisis en los brazos, enfermedad que
posibilitó que fuera liberada de la esclavitud, pero al mismo tiempo
al impedirle trabajar la dejaba sin posibilidad de sustento: en tales Este plato tiene sus orígenes en los tiempos del Virreinato del
circunstancias escuchó rumores sobre los milagros que realizaba Perú. Posiblemente una adaptación de los buñuelos españoles
la imagen del Cristo de Pachacamilla, viajó hasta Lima, y tanta fue que consumían los conquistadores y la población de esclavos y
su fe y devoción que se recuperó de su enfermedad, y en que resultaban más caros. Durante el Imperio Inca se preparaban
agradecimiento creó el dulce dedicado al Cristo de Pachacamilla, como alimentos los camotes y el zapallo, y a inicios de la conquista
actualmente llamado Señor de Los Milagros. En la siguiente salida se combinaron con ingredientes traídos por los españoles como
del Señor, Josefa levantó el turrón, ofreciéndoselo. la harina de trigo y surguió este nuevo dulce llamado "picarón".
Eran ofrecidos durante la Procesión del Señor de Los Milagros en
Al regresar a Cañete, la esclava aseguraba que el Cristo la había Lima, donde desde el siglo XVII las pregoneras ofrecían
mirado sonriendo mientras bendecía la ofrenda. También existe la anticuchos, choncholíes y picarones con miel. Esta misma
versión que Josefa llevó una primera vez el turrón a la procesión y tradición se ha conservado por 300 años y se vive durante el mes
se lo ofreció al Cristo de Pachacamilla, curándose al retornar a de octubre.
Cañeta. En cualquier forma, en los años posteriores siempre
regresó a Lima para ofrecer su turrón en las procesiones del Cristo
morado a los fieles, tradición que continuaron su hija, su nieta, y
las generaciones posteriores así sucesivamente hasta nuestros
días.

Se bautizo definitivo con el nombre «turrón de Doña Pepa» en


recuerdo de su inventora, se produjo recién a inicios del siglo XX.

El tradicionalista peruano Ricardo Palma describe los pregones


limeños en sus Tradiciones Peruanas publicadas en 1883,
mencionando la venta de anticuchos a las 3 de la tarde.

A las seis de la mañana pasaba la lechera.


A las siete en punto la tisanera y la chichera de terranova.
A las ocho, ni un minuto más, ni un minuto menos, el bizcochero
y la vendedora de leche-vinagre, que gritaba: ¡ A la cuajadita!.
A las nueve, hora de Canónigos, la vendedora de Zanguito de
ñanjú y choncholíes.
A las diez la tamalera.
A las once pasaban la melonera y la mulata de convento vendiendo
Ranfañote, cocada, bocado de Rey, Chancaquitas de cancha y de
maní y frejoles colados. El Hábito Morado
A las doce aparecían el frutero de canasta llena y el proveedor de
empanaditas de picadillo. La indumentaria clásica del devoto del Señor de los Milagros es el
La una era indefectiblemente señalada por el vendedor de ante con hábito morado con soguilla blanca. Esta era la vestimenta que se
ante, la arrocera y el alfajorero. usaba en el Beaterio de Las Nazarenas, fundado por Antonia Lucía
A las dos de la tarde, la picaronera, el humitero, y el de la rica causa del Espíritu Santo. Algunas fuentes dicen que el color morado se
de Trujillo. debe al duelo que la devota guardaba por la muerte de su esposo.
A las tres el melcochero, la turronera y el anticuchero.
A las cuatro gritaban la picantera y el de la piñita de nuez.
A las cinco chillaban el jazminero, el de las karamanducas y el
vendedor de flores de trapo que gritaba: "¡ jardín, jardín,
muchacha..¿no hueles?"
A las seis canturreaban el raicero y el galletero.
A las siete pregonaban el caramelero, la mazamorrera y la
champucera.
A las ocho, el heladero y el barquillero.

Historia de los Anticuchos

Feria del Señor de los Milagros

Octubre también es el mes de la principal feria taurina del Perú y


una de las más importantes de Sudamérica. En ella, toreros de
primera línea de Europa y América compiten por el codiciado
Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, que se otorga desde
En los archivos de la Biblioteca 1947. La Feria del Señor de los Milagros se celebra desde hace más
Nacional de Lima (Perú), se cree que el término proviene del de 60 años en la Plaza de Acho, que fuera inaugurada en 1766,
quechua antikuchu (anti: Andes y kuchu: ‘corte’) o anti-uchu iniciándose las corridas el último domingo de octubre.
(uchu: ‘potaje, mezcla’).