You are on page 1of 15

Facultad de Derecho y Gobierno

Ciencias Políticas y Gestión Pública

Construcción del Estado-Nación en Chile

Alejandra Magdalena Pino Rocha


alejandra.pinorocha@gmail.com

Resumen:

Este ensayo académico, tiene como propósito identificar de los procesos que influyeron en la
construcción del estado nación en Chile. Abordándolo desde los orígenes de los estados naciones,
ubicados en diferentes puntos geográficos, considerando las posibles influencias teóricas y periodos
históricos, que contribuyeron en consolidar esta forma de estado y como esto en Chile.

Palabras Claves: Construcción, Estado-Nación, Chile.

Abstract:

This academic test, it has as intention identify the processes that influenced in the construction of
the condition nation in Chile. It approaching from the origins of the conditions nations, located in
different geographical points, considering the possible theoretical influences and historical periods,
which they contributed in consolidating this form of condition and as this in Chile.

Keywords: Construction, Nation-state, Chile


Introducción

C
oncebimos la construcción de un estado como un largo proceso de formación histórica,
social, económica y política, hacia un fortalecimiento de una gran estructura, para lograr
describir este largo camino, utilizaremos la siguiente distribución en el presente ensayo
académico.

En una primera instancia, se describirán los primeros orígenes en la humanidad del estado, en
ubicaciones geográficas claves, influencias teóricas de las distintas épocas y periodos históricos que
incidieron la formación del estado, se continuará con una breve descripción de los indicios en
Latinoamérica, para proseguir en el caso de Chile de esta forma se procurará responder la pregunta
de investigación que corresponde a ¿Qué procesos influyeron en la construcción del estado nación
en Chile?

Los objetivos de este escrito se basan en comprender, considerar y recabar los antecedentes más
directos, del proceso de formación del estado nación en Chile, a través de la metodología del
método comparado, llevándolo a un estudio de caso. De esta forma se obtendrá un conocimiento
solido con respecto a este ámbito en Chile.

Primeros Inicios.

Si bien no existe una fecha determinada para el surgimiento de los estados, si se puede establecer
un rango de tiempo que nos permita ubicarnos dentro la historia. Los antecedentes del estado
nacional como construcción política singular pueden remontarse diez mil años atrás, al surgimiento
de las sociedades agrícolas en Mesopotamia, organizaciones que movilizaron un capital significativo;
también a la Res publica romana (509 a. C.) y la burocracia altamente técnica de la China imperial
(221 a. C.) ( (Flórez R., 2012, p. 109) , posterior a estás civilizaciones pertenecientes a la Edad
Antigua, donde se establecen los primeros cimientos del estado, principalmente por la obra política
de Aristóteles encauzada en el estudio de las polis griegas dando un esclarecimiento respecto a los
ordenamientos políticos de esta época. Aristóteles fue una de las bases para el estudio del siguiente
periodo correspondiente a la Edad Media durante los siglos XV – XVI , etapa en la cual la palabra
“Estado” se impuso por la difusión del escrito El Príncipe de Nicolás Maquiavelo dedicado al
Magnífico Lorenzo de Médici, en referencia a los Principados, donde en su libro añade: “Todos los
Estados, todos los dominios que han tenido y tienen soberanía sobre los hombres, han sido y son
repúblicas o principados…” (Perícola, 2011, p. 253) Fue durante el renacimiento, donde surgió el

2
pensamiento político de Maquiavelo que se inspira en la realidad política de su época, caracterizada
por la declinación del orden feudal medieval y la aspiración de la mayoría de las naciones europeas
para organizar Estados nacionales y consolidarlos territorialmente; y conceptúa la política como
actividad eminentemente práctica en relación entre política y moral, nuevas formas de gobierno y
el arte de la guerra para la conservación y engrandecimiento del Estado (Perícola M, 2011, p. 254) .
Por otro lado, fue en esta etapa donde se realizó la alianza entre la monarquía y la burguesía – nueva
fuerza ascendente a finales de la Edad Media – resultaron en la eliminación del feudalismo y el
nacimiento del Estado moderno, en este punto se situaron algunas situaciones que impulsaron a
forjar el nacimiento del estado como una organización pública dotada de la capacidad de ejercer y
controlar el uso de la fuerza sobre una población determinada y en un territorio definido, conforme
a un específico cuerpo de derecho soberano. (Martínez B., 2008).

(Held, 1997) menciona que “La formación de esta forma de estado debe ser entendida en el
contexto de las segmentaciones políticas y problemas religiosos de la edad medieval, por otro lado,
permite considerar las innovaciones institucionales y las discusiones que se llevaron a cabo para
llegar a una adecuada forma de comunidad política. El Estado moderno encuadro el desarrollo de la
democracia y sus distintos procesos que aplacaron su afianzamiento”. Como punto de referencia
geográfica para el establecimiento de este tipo de estado, se atañe a Europa puesto que los estados
correspondientes a esta parte del mundo han desempeñado un papel transcendental en la
elaboración del mapa político. Es importante mencionar que los estados europeos eran quienes
alcanzaban su hegemonía sobre territorios, alcanzando distintas victorias que se traducían en
tributos y rentas, los cuales les permitían lograr sus distintas aspiraciones de expansión territorial y
de poder, teniendo como consecuencias constantes disputas con estados colindantes.

Dentro de los elementos que surgieron por medio de este tipo de organización estatal que fueron
de gran importancia para el porvenir en la historia de los sistemas de estados, señalados por (Held,
1997) que corresponden a:

“a) La creciente coincidencia de los límites territoriales con un sistema de gobierno


uniforme; si bien todos los estados formularon reivindicaciones territoriales, solo con los
estados modernos se fijaron fronteras exactas

b) la creación de nuevos mecanismos de elaboración y ejecución de leyes;

c) la centralización del poder administrativo;

3
d) la alteración y extensión de los controles fiscales;

e) la formalización de las relaciones entre los Estados mediante el desarrollo de la


diplomacia y las instituciones diplomáticas y

f) la introducción de un ejército permanente (véanse Anderson, P., 1974b, págs. 15-42; y


Giddens, 1985, capítulo 4)”

Por otro lado paralelamente, fue conformándose el concepto de nación, entendido como una
colectividad forjada por la historia y determinada a comportar un futuro común, la cual es la
soberanía y constituye la única fuente de legitimidad política (Français, 2000, pág. 9). Es a partir del
siglo XVIII aprox. Donde se empieza a consolidar el estado nación, con los avances del Renacimiento,
Revolución Francesa y la Ilustración, a partir de estos acontecimientos históricos y otros, como las
luchas de poder o las confrontaciones sociales de la época, se da inicios a una reestructuración en
Europa con respecto a las comunidades nacionales y en el continente americano, quienes ya se
encontraban bajo el alero de estados europeos como colonias. 1

Orígenes en América Latina.

Apremiando con la idea de contextualizar, realizaremos en este punto, un breve resumen sobre el
surgimiento de los estados a través de la historia y otros elementos, trasladándonos
geográficamente a Latinoamérica, para plasmar como las distintas influencias europeas que llegaron
al denominado nuevo continente. A mediados del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX se
establecieron los primeros indicios para la formación de estados en esta parte del mundo.

“El proceso de formación de los Estados nacionales en América Latina respondió desde un comienzo a una
serie de luchas por el poder, fue un proceso prolongado y caracterizado por una gran inestabilidad política.
Así, en este proceso de consolidación de los nuevos Estados se debió hacer frente a varios problemas
internos en cada país y a la lucha entre las élites oligárquicas criollas por obtener diversas cuotas de poder”
(Castillo V., 2012, p.11)

Tal como menciona Claudia Castillo en el texto anterior, los distintos países que componen a
Latinoamérica, no nacieron con un estado enérgico e institucionalizado, si no que atravesaron por
distintos procesos independentistas excluyendo a Brasil - quién logro emancipar de los portugueses

1
Entre los siglos XVI y XVIII, los estados europeos de la costa atlántica desempeñaron un papel
determinante en la conquista de nuevos territorios y en la promoción de vastos intercambios
comerciales con el llamando nuevo continente (América) y el extremo oriente (Asia Oriental).
4
tardíamente – sino que los distintos países, transitaron por procesos de separación de los diversos
virreinatos (del Perú, Nueva Extremadura, Nueva Granda, Río de Plata, entre otros.) preestablecidos
por los distintos imperios dominantes en la región. (Rincón C., 2012, p. 91) Posterior a estos
procesos, distintos países latinoamericanos logran independizarse, importando ideas de
construcción de estados que imperaban en Estados Unidos y Europa, dichas doctrinas no
prosperaron, puesto que las élites criollas de la época no consideraron, los cambios de la estructura
económica – social, política y las instituciones propias del estado nación, ya que estos elementos
eran distintas en la región, por lo que no funcionaron en ellos los estados nacionales, al estilo, por
ejemplo, del Estado francés que les era contemporáneo, sino Estados definidos jurídicamente pero
sin control efectivo sobre el territorio y la población y disgregados también en múltiples unidades
autónomas. (Pérez R., 2007, p. 17).

Chile al igual que otros países pertenecientes a la región, tuvieron que atravesar por distintas
circunstancias, esencialmente en el proceso de independencia, puesto que este último, no aseguro
inmediatamente la formación y orden de un estado como se mencionaba con anterioridad, por lo
cual debieron pasar por largos periodos para llegar a la concepción del aparato estatal. Dentro de
las dificultades que se pueden mencionar con respecto al tema latinoamericano, en el año 2010,
Luis Ortega señala que :

“Las nuevas repúblicas hispanoamericanas no contaban ni con la capacidad


política, ni con los recursos humanos calificados, ni con los financieros que les
permitieran ejercer un control efectivo, manejar sus territorios de manera eficiente y
dotarlos de la infraestructura básica que facilitara el desarrollo de los mercados. En
este sentido, y en la perspectiva del desarrollo de la capacidad política de los gobiernos
nacionales, el atraso material fue un importante elemento de retardo del desarrollo
político.”
Por otro lado, en el año 2012, Gabriel Cid, describe los trances del proceso Independencia en
Latinoamérica de la siguiente forma:

“La desmembración de la Monarquía hispánica iniciada en la década de 1810 tuvo consecuencias


trascendentales en la política latinoamericana del siglo XIX. Entre los problemas más importantes
originados tras la Independencia de España se encontraban la formación y consolidación de un
Estado autónomo, el afianzamiento del republicanismo como sistema de gobierno y, finalmente, la
construcción de la nación como nueva categoría identitaria”. (Cid G., 2012, p.330).

5
Una vez conquistada la independencia y concluidas las luchas internas entre conservadores y
liberales que generalmente dieron como resultado el establecimiento de Estados liberales, América
Latina, no ya desde el punto de vista jurídico constitucional, sino desde el punto de vista socio -
histórico ha pasado por cuatro formas de Estado. (Rincón C., 2012, p. 93). De los cuales solo se
mencionarán los que están involucrados en este ensayo, que corresponden a:

1. El estado liberal-oligárquico en el siglo XIX y a inicios del XX.


2. Estado nacional-popular.

Las pautas del Estado y la vida política latinoamericana han ido variando con el tiempo, del mismo
modo que se han ido modificando las formas de organización social y los modelos de desarrollo o
“proyectos nacionales”. Casi todos los países han atravesado, más temprano o más tarde, etapas
relativamente similares en su evolución política. (Rincón C., 2012, p. 94)

Chile y el surgimiento del estado nación.

Como ya se ha mencionado y dado que es el principal objetivo de este escrito, comenzaremos


desglosando por punto los procesos que consiguieron influir en la construcción del estado nación
en Chile.

El estado nación en Chile comienza con la fusión de la idea de estado y nación como un solo ente
durante el la mitad del siglo XIX. El quebrantamiento de la disposición dado por la colonia, fueron
una de las razones para indagar en un nuevo orden, que fuese capaz de dar una respuesta certera
a la multiculturalidad que se había dado en el territorio, dando paso a la diversidad social. En otros
ámbitos para dar el punta pie inicial en la indagación de este nuevo orden, se inició con la unificación
territorial del espacio geográfico que compone a Chile, prosiguiendo con la centralización política,
con la propósito de dar por finalizada los poderes locales que habían logrado surgir durante el
proceso de independencia, con disputas entre las localidades preponderantes, para conseguir el
ideal de la creación de un solo estado, prosiguiendo con lado económico y sus complicados circuitos
que existían en la sociedad colonial y por otro lado el tema cultural, este último referido a los
criterios raciales, con la superioridad de raza en la sociedad chilena, denominar como inferior a otro,
por su color de piel u origen, lo cual deja marginado a los pueblos indígenas en el proceso de cierta
forma, por lo que no lograron realizar un mayor aporte en la construcción, solo se les permitió
acceder a la integración simbólica como ciudadanos libres de la nación. Otro de los elementos, para
el nacimiento del estado, es que, los cimientos de la formación se establecieron por pequeños

6
grupos reducidos, alentados por sentimientos nacionales por medio de guerras entre las élites
dominantes (conservadores y liberales) fue ampliamente difundido la idea de creación el aparato
estatal en el sentir de la nación por medio de la educación, literatura y la creación de símbolos que
representen a la patria. (Bello M., 2010, p. 5, 8) Esto fue a grandes rasgos los elementos que
componen el proceso de construcción en Chile.

A continuación, se explicitarán por puntos para dilucidar de la manera más minuciosa y resaltando
los hitos en el proceso de construcción chilena.

Cronológicamente fijamos el punto de partida en la sociedad posterior a la independencia; el primer


momento resulta particularmente significativo, ya que hacia esa época Chile dio curso a una serie
de medidas que permitieron la consolidación y estabilidad del Estado nacional, en tanto que la
segunda marca la consolidación de los planteamientos de lo que fue la educación (Iglesias S., 2017,
p.19 )

1. Conciencia Nacional
Ana María Stuven menciona en su texto sobre la generación de 1842 y la conciencia
nacional chilena, que históricamente nuestro país, se ha caracterizado en esa
generación, por una honda trasformación cultural en muchos aspectos como la
literatura, educación, artes, política y organización social, con la primicia de una
organización del estado de un grupo intelectual que repercute en el sentir nacional de
la época. Con respecto a lo señalado que alude a la enseñanza, Sol Serrano menciona
que la educación fue pensada explícitamente desde la intelectualidad y la dirigencia
estatal como un modo de socializar tanto los principios republicanos como “forjar una
nación con una identidad común a todos los habitantes de un territorio, es decir, forjar
una ideología nacional como fuente de legitimación política” (Serrano S., 1994, p.64) ,
la educacion fue una estretegia de la época para la identificación originaria, y política
también se utilizo para culturizar a las distintas etnias que se encontraban en Chile.
De igual forma Claudia Castillo, recalca que la identidad nacional construida desde la
instrucción primaria y el aprendizaje por medio de lo patriótico y cívico, desempeñaron
un papel clave con respecto a la legitimidad y transmisión de valores. Este aprendizaje
patriótico, civilizador y con el ideal de progreso, fueron pilares en la construcción del
Estado nacional. (Castillo V., 2012, p.. 199)

7
En el año 2010, Álvaro Bello, por otro lado, menciona que parte de la “difusión de la
concientalización nacional presente en el estado, pudo salir a la luz cuando los países
de América Latina formaron un aparato burocrático y el sistema de instrucción publica,
como medio de difusión, también alude que cada país y cada grupo social es
constructor o “productor” de naciones ha echado mano, según las distintas épocas, de
diferentes argumentos para legitimar la construcción del Estado-nacional y lo ha
representado, tarde o temprano, como un proceso supuestamente colectivo,
compartido, democrático y exitoso, cuando en realidad no siempre ha sido así”.
Con relación a la literatura, fue como un soporte discursivo de lo nacional fue una de
las temáticas fundamentales de la Generación de 1842, aquella generación de
intelectuales claves en la búsqueda de la construcción de una identidad nacional
renovada, con fuerte contenido proyectual, republicano y liberal. (Stuven, 1987)

2. División Geográfica
Con la emancipación del país, se presentó una problemática en relación con la
estructura territorial, si proseguía como estaba o se realizaba un cambio, elaborando
una nueva división completamente nueva, finalmente se tomó la decisión de crear una
nueva división política-administrativa.
Durante el periodo colonial, el país se encontraba divido en tres ciudades, la primera,
ubicada en el norte del país, Coquimbo, en el centro Santiago y por último en el sur,
Concepción, esta división colonial se modificó en el proceso de independencia, al igual
que en otros temas que conciernen a la construcción del estado, esta se llevó a cabo,
bajo la influencia de la división del territorio francés, bajo los ideales de la ilustración,
pues otorgo una base moderna para la organización del territorio, lo que se tradujo
para el territorio chileno, en un mayor fraccionamiento del territorio con la primicia de
lograr una eficiencia administrativa durante el desarrollo entre los años 1811 al 1826,
cuando se elaboró el primer esquema para la división territorial - político
administrativo de Chile, elaborado por Claudio Gay.
Desde el punto de vista político esto se transformó en la preponderancia de los
gobiernos locales en regiones en contra del ya conocido, centralismo en Santiago, lo
cual dificulto este proceso de organización geográfica, ya que esta dilucidaba las
distintas pretensiones políticas de cada provincia. (Sanhueza M., 2008) Finalmente, en

8
el 1826, se concluyó que el país quedaría fraccionado, tal como lo menciona el
Reglamento Orgánico y Acta de unión del pueblo de Chile, de Mario Góngora.

“Artículo 24. – Chile, en su estado actual se dividirá inmediatamente en seis departamentos,


que cada uno comprenda la extensión que haya de mar a cordillera, limitándose de norte a
sur en esta forma: Primer departamento: desde el despoblado de Atacama, hasta el río de
Choapa. Segundo y tercer departamentos: desde Choapa hasta las riberas de Lontué. Cuarto y
quinto departamentos: desde Lontué hasta el Biobío, y sus fortalezas al sur y adyacencias.
Sexto departamento: de todas las poblaciones que posee o adquiera el Estado desde el Biobío
hasta sus límites en el sur”

Si bien se conservaron las principales ciudades, esto cambio la fisionomía territorial del
país a través de un ordenamiento vertical2 , distinto a la de la colonia, se puede
distinguir que la geografía juega un importate rol ya que fue una manifestación
geográfica de la soberanía del Estado unitario y centralizado sobre el territorio y, por
tanto, también, de consolidación de la nación. (Sagredo B., 2006)

3. Político
Puesto que se llego a la consolidación efectiva del estado, los distintos intentos
gobernativos anteriores, durante el período de independencia, ademas de la nueva
división geografica de Chile, fue uno de los primeros desafios a los cuales se
enfrentaron, la consolidación de las autoridades en el poder político. Durante la
década del 1850, las tenciones políticas se hicieron presentes, impidiendo una
consolidación en este sentido. Una vez terminadas las disputas que llevaron a una
Guerra Civil en el 1859, se alcanzo una nueva estructuración política a partir del 1863,
lo que contribuyo a la una recuperación de las finanzas públicas, lo que apoyo
finalmente a una organización de la administración y definición territorial. (Ortega,
2010, p.142)

2
En la Colonia, la gobernación de Chile estaba conformada por extensiones horizontales, con una
disposición este-oeste, normalmente en función de un río. Estos espacios transversales, entre la
cordillera y el mar, no formaban una unidad territorial mayor al estar aislados unos de otros, sin
comunicación y dejando áreas "vacías" entre ellos. (Sagredo B., 2006)
9
Ricardo Iglesias (2017) menciona que, la elite que se consolidó en el poder, requería
darle forma a la naciente aparato estatal. El orden se afianzó con la proclamación de
la Constitución Política de 1833, que permitió establecer el orden público, regular las
relaciones entre los poderes, afianzar la soberanía nacional y, por último, impulsar una
organización estatal en lo relativo a economía, administración y educación. Chile y su
estado lograron dar origen a discursos y acciones coherentes para el surgimiento la
nación cuyos planteamientos se mantuvieron durante todo el siglo XIX no ajeno a
fricciones, pero que no pusieron en debate el proyecto republicano.

En la misma línea, se define este punto de la independencia chilena, como los primeros
hitos del estado nación, a pesar de las distintas disputas propias del proceso de
independentista, Chile logra establecer un régimen político sólido con el triunfo de los
conservadores en batalla, si bien los primeros elementos de la conformación de estado
como tal, no se establecieron definidamente en un comienzo del proceso, con el
término de las disputas entre liberales y conservadores, se lograron avances pequeños
para la formación de los elementos esenciales, a modo de ejemplo se permitió
controlar el presidencialismo y abrió espacio al surgimiento de nuevos partidos
políticos. Aumentó el número de votantes y se permitió el desarrollo de un sistema
político plural, aunque limitado a las élites, aspecto recurrente en el desarrollo político
chileno. (Valenzuela, 1985)

4. Económico:
Desde el punto de vista económico durante el periodo colonial, Chile poseía una
economía basada en la agricultura y el comercio de estos y otros productos por medio
de una junta económica establecida en la época, con el pasar de los años surgieron
diversas ideas con el ideal de dejar de depender de las importaciones provenientes del
Perú, para abrirse a otras actividades económicas como el lino, algodón y la industria
pesquera. Durante el período que estamos describiendo se decretó en el 1811 el
comercio exterior con algunas limitantes. Desde aquí comienzan distintas influencias
provenientes de españoles (mercantilismo), franceses y los británicos el cual despertó
interés en los distintos aplicados en la economía.

10
Por otro lado, la división geográfica influyo en el desarrollo económico lo que significo:
“La incorporación de los territorios salitreros obtenidos en la Guerra del Pacífico (1881),
ayudaron a mejorar la economía del país elevando el volumen de impuestos con que pudo
contar el estado para incrementar su poder frente a determinados grupos sociales, lo que
tuvo como uno de sus resultados la aceleración del proceso de “separación de funciones” de
los poderes políticos, económicos y sociales del país. A su vez, los cambios en la estructura
productiva del país incentivaron la migración campo/ciudad cuyo nuevo contingente pasó a
formar parte de la fuerza de trabajo en los incipientes procesos industriales de Valparaíso y
Santiago. (Bello M.,2010, p.12)

5. Emblemas Patrios
Este punto, esta enlazado con la conciencia nacional y el sentirse identificado con la
nación, tiene relevancia, tal como se señala a continuación:

La importancia de los símbolos para la construcción nacional radica en que, como ha notado
Karen Cerullo, estos son tótems modernos, signos que encarnan la identidad que buscan
representar, al tiempo que distinguen y reafirman la identidad de la comunidad representada
frente a los “otros”. Himnos, banderas y escudos cumplen esta función en el mundo de las
naciones modernas. (Cerullo K, 1993, p.444).

Reflexiones Finales.

La formación del estado nación, surge por medio del fenómeno de la modernidad, proveniente de
las influencias del continente europeo. Este proceso, en Chile se traduce a una estabilidad política e
institucional a través de los años de su historia política, la cual se forjo a través de la unificación
territorial que se llevó a cabo, logrando que efectivamente existiera un solo estado que dirigiera al
país, si bien esto se logró posterior a las distintas disputas políticas existentes en la época, fueron
cruciales al momento de la articulación del poder político, ya que las élites dominantes y
conservadoras fueron las que guiaron finalmente este proceso.

Durante la búsqueda, en diversos textos y en su gran mayoría, se ha hablado de que esta fusión
estado-nación, fue adaptada a Chile de una manera positiva, esta nunca hubiera sido posible sin
influencias externas al país, la adaptación a este modelo de estado fue forzada por las élites que
ostentaban del poder político de la época, quizás con el afán de parecerse en cierto modo a los

11
estados europeos, como en gran parte de la cultura chilena, como se menciona dentro del texto, en
un principio esto no funciono en su totalidad, como se tenía presupuestado, puesto que obviamente
no existía una experiencia en la construcción en un estado independiente y el manejo de este, más
que los ejemplos de otras realidades que no estaban cerca de las condiciones de Chile en ese
entonces. La idea de educar a la población para que se sintieran identificados con el patriotismo,
fue uno de los grandes puntos, que debo destacar, porque el rol de educar, en esa época le
correspondía a el estado, y este último aprovecho esta instancia para conseguir concientizar a la
población con este sentir de unificación en torno a un solo estado y a la vez, sirvió para instruir a la
sociedad en el tema, quizás no todos lograron acceder a educarse, pero esto, perfectamente pudo
difundirse a través de la divulgación de este sentir, por medio de los emblemas nacionales, que
aportaron a la identificación.

La división geográfica de Chile siempre ha favorecido a la centralización en la capital, lo cual


lamentablemente viene de tiempos remotos en la construcción de la sociedad chilena, siempre se
ha combatido este punto, en parte por el desamparo que desde ese tiempo, mantienen las distintas
localidades, provocando rivalidades en las distintas provincias y poniendo en riesgo en parte la tan
anhelada unificación para la formación del estado, si bien gran parte de estas disputas no solo se
concentraban en el poder que posee la capital, también se ve reflejado en los aspectos económicos
y sociales que afectaron a la población de una manera u otra. El tema social, no se abarca en el
ensayo, pero si hace alusión a los grupos étnicos, los cuales no fueron incluidos y en consecuencia
no tuvieron una participación significativa en este proceso, ya que en gran parte de la formación
fueron excluidos y no considerados por la elite dominante, como parte de la nación, se buscaba la
unificación para que así, existiera un solo grupo cultural y que finalmente se sintieran identificados
con la nación, hasta el día de hoy esto no ocurre, un claro ejemplo, es el caso mapuche, que no se
sienten identificados con gran parte de la cultura chilena, los pueblos originarios fueron obligados
a adaptarse a estas costumbres y en parte, abandonando las propias, como ya es conocido, este
proceso no fue un proceso pacifico si no que fue al contrario, por medio de fuerza, la que los hizo
integrarse forzosamente a la nación.

Desde un punto de vista económico y político, que dentro del proceso independentista estuvieron
bastante ligadas, para el fortalecimiento de aparato estatal en Chile, ya que gran parte de la elite
dominaba ambas ramas mencionadas, condicionando de cierta forma la participación en el poder
de otros interesados. La estabilidad de estos ámbitos logró afianzar la construcción del estado.

12
Para finalizar, se ha pretendido describir brevemente de esta forma, algunos puntos relevantes a
considerar en la formación del estado nación en Chile, dentro de un contexto político. Todos los
puntos que se lograron tocar tienen una inferencia entre sí por, sobre todo, lo relativo a la
identificación común de la sociedad chilena.

Aún queda por desarrollar y analizar la evolución de este modelo de estado y su estado actual en el
mundo, y si este aún, pudiese dar respuesta a los problemas actuales, desde una perspectiva
política, ya que en este campo de estudio sigue siendo un poco escaso, el estudio de este tema
enfocado en Chile.

Referencias

Armijo G., L. (s.f). Tesis "La construcción de la identidad nacional desde el discurso de género en la
historiografía conservadora chilena”. Santiago. Obtenido de
http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/112661/cs39lag104.pdf?sequence=1

Bello M., Á. (s.f.). Hegemonía, historia y pueblos indígenas en la formación del Estado-nación
chileno. Revista de Educacion Aula Abierta N° 131. Obtenido de
http://chitita.uta.cl/cursos/2012-1/0000738/recursos/r-5.pdf

Castillo V., C. (2012). Tesis "El estado chileno y la construccion de identidad nacional". Valdivia.
Obtenido de http://cybertesis.uach.cl/tesis/uach/2012/ffc352e/doc/ffc352e.pdf

Cerutti, Á., & González, C. (2005). Notas sobre formacion del estado nacional en Ehile. Scripta
Ethnologica, XXVII, 45-47. Obtenido de http://www.redalyc.org/pdf/148/14811516003.pdf

Cid , G. (2012). La nación bajo examen. La historiogradía sobre el nacionalismo y la identidad


nacional en el siglo XIX chileno. Revista de la Universidad Bolivariana, 11(32), 329-350.
Obtenido de https://scielo.conicyt.cl/pdf/polis/v11n32/art16.pdf

Edward, J. (s.f.). La historia del pensamiento económico en Chile (1790s-1970s). Recuperado el 20


de 10 de 2018, de Escuela de Gobierno, Universidad Adolfo Ibáñez:
https://www.researchgate.net/profile/Jose_Edwards2/publication/326328708_Historia_d
el_pensamiento_economico_en_Chile_1790-
1970/links/5b462ea4aca272c609374398/Historia-del-pensamiento-economico-en-Chile-
1790-1970.pdf?origin=publication_detail

Flórez R., J. (2012). De Maquiavelo al Estado postmoderno. Paradigmas políticos de aproximación al


fenómeno estatal. Revista Derecho del Estado Nº 29, 107-144. Obtenido de
http://www.scielo.org.co/pdf/rdes/n29/n29a05.pdf

Français, A. (2000). El crepusculo del Estado-nacion, Una interpretación histórica en el contexto de


la globalización. UNESCO "Programa de Gestión de las Transformaciones Sociales, MOST",
1-33. Obtenido de http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001204/120486So.pdf

13
Held, D. (1997). La democtracia y el orden global, Del estado moderno al gobierno cosmopolita.
Barcelona.

Iglesias S., R. (2017). Tesis Doctoral: "La conformación del Estado nacional chileno durante el siglo
XIX: educación, nación y ciudadanía". Valladolid, España. Obtenido de
https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/25812/1/Tesis1297-170921.pdf

Martínez B., J. (2008). Génesis teórica del estado. Revista de Filosofía de Santa Fe (Rep. Argentina)
N° 16, 129-152.

Martínez D., G. (1993). La formación del Estado y la acción colectiva en España: 1808-1845. Historia
social, 101. Obtenido de
https://www.jstor.org/stable/40340325?seq=1#page_scan_tab_contents

Ortega, L. (2010). La política, las finanzas públicas y la construcción territorial. Revista UNIVERSUM,
1(25), 140-150. Obtenido de https://scielo.conicyt.cl/pdf/universum/v25n1/art_10.pdf

Pérez R., H. (2007). El tránsito hacia el Estado nacional en América Latina en el siglo XIX; Argentina,
México y Colombia. Bogota: CES con Tercer Mundo Editores del Grupo TM S.A. Obtenido de
http://bdigital.unal.edu.co/1331/2/01PREL01.pdf

Perícola, M. (2011). El objeto de estudio de la Teoría del Estado. Revista sobre enseñanza del
Derecho(N° 22), 249-271.

Rincón C., E. (2012). Evolución histórica del Estado-Nación en América Latina: del liberalismo al
posneoliberalismo. Cuestiones Políticas - IEPDP-F F. de Ciencias Jurícas y Políticas., Vol. 28(N°
49). Obtenido de
http://produccioncientificaluz.org/index.php/cuestiones/article/view/14604/14580

Sagredo B., R. (2006). Chile, del orden natural al autoritarismo republicano. Revista de Geografía
Norte Grande, 5-30. Obtenido de https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0718-
34022006000200001&script=sci_arttext

Sanhueza, M. (2008). La primera división político-administrativa de Chile 1811-1826. Historia, Vol


II(N° 41), 447-493. Obtenido de https://scielo.conicyt.cl/pdf/historia/v41n2/art05.pdf

Stuven V., A. (1987). La generacion de 1842 y la conciencia nacional chilena. Revista de Ciencia
Política, 9(1), 61-80. Obtenido de
https://repositorio.uc.cl/bitstream/handle/11534/10967/000352478.pdf?sequence=1&isA
llowed=y

Valenzuela, J. (1985). Democratización: Vía reforma, La expansion del sufragio en Chile. Buenos
Aires: Editorial del Edis.

Vallès, J. (2000). Ciencia Política, una introducción (6° Edición ed.). España, Barcelona: Editorial Ariel
S.A.

14
15