You are on page 1of 1

A cierta hora del día los patos tapan el sol

Vuelan, de a miles, entre el maizal y la laguna. Los contornos del mundo se confunden.
Ni siquiera podés asegurar adónde llega la punta de tu zapato. Cuánta agua tiene el aire
que te enfría los pulmones. Pero esa bandada infinita ya está sobre vos. Podés tirarle al
tun tun con la escopeta. Hacer que un pato caiga con la última estampida. Que el cielo
se ponga celeste por un rato.